ISSTH 435 – ¡El Chismoso de Gran Peludito!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¿Es aquí donde vive tu Maestro?”, Preguntó Zhou Ye, sonriendo tranquilamente dentro de su meteorito. Su expresión era de extremo desapego, ya que todos los seres vivos no eran más que insectos en sus ojos, y existían pocas cosas que pudieran captar su interés.

Sus ojos luego se movieron hacia Gu La.

“¿Un Dragoneer de Rango 7? Ese posiblemente… ¿será tu Maestro?” Con una sonrisa, Zhou Ye se acercó al aparentemente débil y agonizante Lobo Blanco, y luego negó con la cabeza.

Estaba rodeado por más de diez mil arañas, todas circulando alrededor de su cuerpo e incluso tapaban el cielo. Un aura impactante se extendía de ellas, especialmente de las 32 arañas gigantes que continuaban emanando ondas comparables a la etapa Inicial del Alma Naciente, causando que la energía en el área se agitara.

Gu La comenzó a respirar pesadamente mientras observaba la escena. Cuando sus ojos se posaron en Zhou Ye, jadeó. No fue muy difícil identificar al hombre. Basado en el poder que emana de él,si no era un Gran Dragoneer, entonces definitivamente era un Dragoneer de Rango 9.

“Seguir a un Dragoneer de Rango 7, no puede compararse con seguirme a mí…”, dijo Zhou Ye, con los ojos llenos de desprecio. Agitó su mano derecha, y al instante una de las arañas de trescientos metros de largo voló hacia Gu La, emanando una fuerte intención asesina mientras se acercaba a él.

“Primero exterminaré a tu Maestro…”, dijo Zhou Ye fríamente. “…y luego usaré su sangre para cortar tu vínculo. De ahora en adelante, estarás conmigo.”

Cuando las palabras salieron de su boca, la araña grande de trescientos metros descendió sobre Gu La. En el instante en que lo hizo…

Un resoplido resonó repentinamente desde el interior de la niebla. Comenzó muy débil, pero en un abrir y cerrar de ojos se transformó en algo así como un trueno. En ese momento aparecieron olas invisibles que dispararon hacia la araña que se acercaba.

Esta araña gigante, cuyo poder era similar al de la etapa Inicial del Alma Naciente, comenzó a temblar al instante. Dejó escapar un grito miserable y luego, asombrosamente, se retiró. Sin embargo, antes de que pudiera moverse más de unos pocos metros, comenzó a temblar tan violentamente, que su cuerpo explotó en pedazos.

Un simple suspiro provocó que una araña de trescientos metros de alto se destrozara en pedazos. La expresión facial de Zhou Ye cambió completamente, llenándose de gran asombro.

Al mismo tiempo, la figura de Meng Hao se hizo visible, lentamente, mientras salía de la neblina. Su ritmo era lento, pero mientras caminaba, las brumas bullían. Su poderosa aura se elevó hacia los Cielos.

Después de adquirir dos Tatuajes Tótems, la base de Cultivo de Meng Hao fue lo suficientemente poderosa como para hacerle frente a la etapa Inicial del Alma Naciente, pero ciertamente no tan fuerte como para matar a un Cultivador de esta etapa con un solo bufido. Desafortunadamente para la araña, ésta era un Neo-Demonio, ¡no un Cultivador!

Como un Sellador de Demonios, Meng Hao era innatamente capaz de emitir presión sobre los Neo-Demonios. Esta fue una técnica que había llegado a dominar durante el mes pasado, en el que tomó el mando de todos los Neo-Demonios en su bolsa de almacenamiento.

Meng Hao había llegado a llamarlo… ¡Presión Demoníaca!

¡Ahora que podía usar la Presión Demoníaca, Meng Hao era un Gran Dragoneer en algo más que solo el nombre!

Mientras caminaba, Zhou Ye volvió a parpadear. Sin siquiera darse cuenta, retrocedió unos pasos. Las más de diez mil arañas a su alrededor comenzaron a temblar. Era como si para ellas, Meng Hao fuera el Neo-Demonio más poderoso del mundo. Además del temblar, algunas de ellas incluso dejaron escapar gritos miserables.

“¡Gran Dragoneer!” Zhou Ye estaba jadeando mientras miraba la reacción de los Neo-Demonios a su alrededor. Un zumbido le llenó la mente, una sensación que solo había experimentado antes cuando conoció a los Grandes Dragoneers en su Tribu.

A pesar de su cambio en la expresión facial, Zhou Ye dijo bruscamente: “Bueno… ¿y qué si eres un Gran Dragoneer? ¿Cuantos Neo-Demonios tienes, tú…?”

Antes de que pudiera terminar su declaración, se escucharon sonidos de zumbidos en la neblina negra detrás de Meng Hao, cuando de repente aparecieron casi mil mosquitos verdes.

Cada uno de los mosquitos medía unos tres metros de largo y tenía piezas bucales largas y afiladas. Sus cuerpos estaban cubiertos de pelo erizado, y se veían incomparablemente malévolos mientras bloqueaban el cielo.

“¡Demonsquitos!” Jadeó Zhou Ye, sus ojos se abrieron de par en par. Tales criaturas eran raras en el Desierto Occidental. De hecho, en toda su vida, Zhou Ye solo había visto diez en total. No solo tenían la temible habilidad de drenar la sangre de los cuerpos de criaturas mucho más grandes que ellos, lo que era más impactante fue que… ¡Eran extremadamente venenosos!

En realidad, en algunos aspectos su veneno no era realmente un veneno, ¡sino una plaga!

Estos Demonsquitos eran increíblemente divinos y poderosos, y el impactante hecho de que había más de un millar de ellos causó que Zhou Ye respirara pesadamente.

Simultáneamente, las diez mil arañas en el área comenzaron a chillar, y algunas de ellas incluso cayeron boca abajo en el suelo, sin atreverse a moverse.

Detrás de los mil Demonsquitos, apareció una luz negra. Dentro de la luz negra había innumerables cuervos negros volando por el aire. Sus ojos emanaban un impactante y brillante resplandor escarlata.

“¡Esos son… Cuervos Demoníacos!” El cerebro de Zhou Ye una vez más se llenó con un zumbido. Cuervos como estos no se veían a menudo en el Desierto Occidental. Lo más aterrador de todo fueron las leyendas contadas sobre ellos. ¡Supuestamente, estos Cuervos Demoníacos tenían alguna conexión con los muertos! Según las historias… ¡Podrían devolver la vida a las personas muertas!

Algunas de las arañas junto a Zhou Ye estaban ignorando completamente cualquiera de sus órdenes. Se postraron en el suelo, sin atreverse a mover siquiera un músculo.

Luego, incluso más Neo-Demonios aparecieron detrás de Meng Hao. Cada uno hizo que la expresión de Zhou Ye parpadeara. Cuando apareció el cocodrilo rojo, Zhou Ye se quedó sin aliento y su rostro se llenó de un asombro sin precedentes.

“¡Demondile Ardiente! Ese es… un Neo-Demonio de la antigüedad, ¡un Demondile Ardiente! ¡Nacen en el Rango 8, dentro de las profundidades de los volcanes!”

Después de eso, el lagarto gigante salió gateando. Tan pronto como apareció, dejó escapar un rugido poderoso que causó que la niebla negra circundante se congregara, para ser succionada en su boca.

“Eso es… eso es… ¡otro Neo-Demonio Antiguo! ¡¡Un Lagarto Asesino de los Cielos!!” Todo el cuerpo de Zhou Ye estaba temblando. En este punto, todas y cada una de sus arañas estaban asustadas hasta la muerte. Incluso las arañas de trescientos metros de largo temblaban y se postraban, sin atreverse a moverse.

“¿Quién… exactamente a quién logré provocar…? Un Gran Dragoneer con tantos temibles Neo-Demonios… ¡Maldita sea, incluso los Grandes Dragoneers en la Tribu no tienen Neo-Demonios que puedan compararse con estos!”

El rostro de Zhou Ye estaba pálido cuando dijo: “Senior…”

Antes de que pudiera terminar, Meng Hao, con su rostro inexpresivo,destelló moviéndose hacia delante con increíble velocidad para aparecer junto a Gran Peludito.

Ignorando completamente a Zhou Ye, Meng Hao se puso en cuclillas y acarició suavemente la espalda de Gran Peludito. Al hacerlo, el veneno desapareció por completo de su interior. Después de un respiro, Gran Peludito volvió a la normalidad. Se puso de pie y dejó escapar algunos sonidos mientras frotaba a Meng Hao con su enorme cabeza.

“Entiendo”, dijo Meng Hao, asintiendo con la cabeza. Luego señaló con su dedo, causando que una de las arañas cercanas de trescientos metros explotara al instante. Luego señaló a otra. También explotó.

Una tras otra, Meng Hao exterminó seis de las arañas de trescientos metros de largo. Esas fueron las que lesionaron a Gran Peludito. Ahora no eran más que cenizas flotando en el viento.

“¿Alguna más?” Preguntó Meng Hao, mirando a Gran Peludito. Éste asintió y dejó escapar unos pocos sonidos más.

Al ver esto, el cuero cabelludo de Zhou Ye se entumeció. Ahora estaba asustado de muerte.

“Soy de la Tribu de los Cinco Venenos, yo…” Cuando comenzó a hablar, Meng Hao lo miró de repente.

Meng Hao dio un paso adelante, y en un abrir y cerrar de ojos estaba directamente frente al meteorito de Zhou Ye. Extendió la mano e hizo un gesto, abofeteando el aire.

La bofetada causó un vendaval que agitó el aire. El meteorito voló hacia atrás, produciendo sonidos de agrietamiento, y enormes grietas cubrieron su superficie. Aunque no se destruyó en pedazos, ahora se veía claramente en su superficie, la huella profunda de una palma.

“Hmph”, dijo Meng Hao, con los ojos brillantes.

La mente y el corazón de Zhou Ye se tambaleaban, y la sangre salía de su boca. Sus ojos estaban llenos de incredulidad y completo asombro. Este meteorito era un tesoro precioso de los Dragoneers de su Tribu.

Los Dragoneers del Desierto Occidental parecen poderosos porque pueden controlar grandes cantidades de Neo-Demonios; sin embargo, tienen una debilidad fatal.

¡Esa debilidad es el hecho de que los Dragoneers en general carecen de una poderosa base de Cultivo!

Debido a esa debilidad, pueden ser asesinados fácilmente. Es por eso que los Dragoneers en el Desierto Occidental cuidan especialmente de su seguridad. Este meteorito era exactamente un tesoro tan precioso, capaz de resistir un golpe de la etapa Inicial del Alma Naciente sin ser dañado.

Sin embargo… justo ahora, Zhou Ye podía sentir claramente que su tesoro precioso se había roto. Eso solo podría significar una cosa. ¡Este Gran Dragoneer tenía una base de Cultivo en la etapa del Alma Naciente!

“Los Grandes Dragoneers en mi Tribu están solo en la etapa del Gran Círculo de la Formación del Núcleo. Los Grandes Dragoneers que tienen bases de Cultivo del Alma Naciente, son… ¡Casi completamente invencibles! ¡Son raros en el Desierto Occidental y sus Artes Secretas Dragoneer son capaces de convocar a Neo-Demonios de la etapa de la Separación del Espíritu!”

Zhou Ye estaba tan asustado que todo su cuerpo estaba temblando. Dejó escapar un chillido mientras presionaba su meteorito para moverse aún más rápido. Claramente, estaba planeando huir.

Para entonces, los miembros de la Alianza de las Cinco Tribus, incluidos los excéntricos del Alma Naciente, habían llegado a la escena. Ver todo lo que había sucedido los hizo jadear. Sabían que Meng Hao era fuerte, y habían supuesto que si todos unían fuerzas, podrían reprimirlo si fuera necesario. Ahora, sus rostros cayeron y sus corazones se llenaron de malos presentimientos cuando se dieron cuenta de que su falta de acción, momentos antes, había dejado al Lobo Blanco y al Gigante Salvaje heridos.

Antes de que pudieran comenzar a pensar en cómo compensar sus acciones, el cuerpo de Meng Hao se lanzó hacia Zhou Ye. Su mano derecha formó un puño, y lanzó un golpe. Una explosión resono en el aire, y más grietas aparecieron en el meteorito.

“¡Senior…! ¡Por favor… Perdóname! ¡Senior, todo esto fue un accidente… Un malentendido!”

Unos sonidos de choque llenaron el aire, mientras Meng Hao golpeaba tres veces seguidas. Finalmente, se escuchó un sonido de agrietamiento, cuando el meteorito se desintegró en pedazos. Zhou Ye tenía el rostro pálido y era incapaz de huir. Meng Hao se acercó y lo agarró por el cuello.

Luego miró hacia Gran Peludito. “¿Fue este brazo?”, Preguntó.

Gran Peludito asintió con la cabeza, dejando escapar unos pocos sonidos mientras recordaba la humillación que había soportado.

Meng Hao asintió y agarró a Zhou Ye, quien dejó escapar un grito escalofriante cuando su brazo fue arrancado directamente de su cuerpo y transformado en una bruma de sangre y carne. La expresión de Meng Hao era la misma de siempre mientras flotaba allí en el aire. Estaba a punto de liberar a Zhou Ye, cuando de repente notó al Gigante Salvaje, a Peludito # 2 y a los demás que estaban atados y heridos dentro de las telarañas.

Al ver esto, un destello frío apareció en sus ojos. De repente apretó su puño. Se escuchó un crujido cuando el cuello de Zhou Ye fue aplastado instantáneamente. Sus ojos se abrieron de par en par, y él… ya estaba muerto.

Meng Hao liberó a Zhou Ye y luego se volvió para enfrentarse a los excéntricos del Alma Naciente de la Alianza de las Cinco Tribus.

“Bueno, hola…”, dijo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente