ISSTH 430 – Luchando Contra la Etapa del Alma Naciente

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Un sonido retumbante resonó en el aire cuando cuatro figuras salieron disparadas de la boca del séptimo volcán. A la cabeza estaba un hombre vestido con una larga túnica blanca. Su cabello se movía a su alrededor, y sus ojos destellaban como con un rayo. Su expresión irradiaba la emoción que sentía en este momento. Este no era otro que Yan Song.

Detrás de Yan Song estaba Li Tian, ​​cuyos ojos se fruncieron, estaba alerta vigilando la situación. Silbó en el aire como un Dragón Negro, su bata negra ondeaba con viento. Realmente se parecía a un dragón; la vista era increíblemente imponente.

Detrás de él estaban Mo Li y el Excéntrico Wang.

Cuando los cuatro aparecieron, al instante se llenaron de interés con respecto a este mundo gris. ¡Lo siguiente que vieron fue el gran árbol, además de Meng Hao y el cadáver debajo!

Sin embargo, lo que más les llamó la atención fue el horno de píldoras.

“¡Así que está aquí!” Dijo Yan Song, sus ojos destellaron con frialdad. Junto a él, los ojos de Li Tian eran sombríos mientras flotaba en el aire y miraba a Meng Hao.

Mo y Wang también flotaron en el aire, mirando alrededor con miradas vigilantes. Después de ver que Meng Hao era la única persona presente aquí, sus rostros se iluminaron con una luz extraña.

“Compañero Daoista Meng, eres tan rápido”, dijo Li Tian, ​​riendo sin alegría. “No estás usando tu máscara hoy, pero todos somos viejos amigos, ¿verdad? No hay necesidad de disfraces. Nos venciste aquí, lo cual está bien, pero de acuerdo con nuestro acuerdo previo, por favor, desembolsa los tesoros que hayas adquirido. Es hora de dividir nuestras ganancias.” Mientras hablaba, avanzó hacia Meng Hao. Yan Song, Mo y Wang también se acercaron, rodeando a Meng Hao.

Meng Hao frunció el ceño mientras miraba a los excéntricos del Alma Naciente que se acercaban. Su rostro se oscureció y dejó escapar un resoplido frío, luego de repente golpeó el suelo con su pie derecho, haciendo que el horno de píldoras volara en el aire.

En el instante en que su pie comenzó a moverse, la mano derecha de Li Tian se movió y señaló a Meng Hao.

“Compañero Daoista Meng, ¡¿qué estás haciendo?!” Un borrón negro salió disparado de su dedo. Mientras volaba, se transformó en una flor negra con cinco pétalos que giraba en el aire. Cada pétalo de la flor parecía un rostro siniestro. Emitieron gritos de dolor mientras disparaban hacia Meng Hao.

Meng Hao agitó su mano derecha. Una luz sangrienta estalló cuando el aire frente a él se volvió del color de la sangre y apareció una mano enorme. Instantáneamente se disparó hacia la flor negra, chocando contra ella, produciendo una explosión masiva.

Cuando el sonido de la explosión se apagó, Meng Hao retrocedió. Yan Song y los demás continuaron acercándose. Fue en este momento que Meng Hao finalmente habló.

“Compañero Daoista Li, me gustaría hacerte una pregunta. ¿Qué estás haciendo exactamente? ¿Por qué no van todos a mirar ese horno de píldoras?”

Él sacudió su manga, su expresión era sombría. Habiendo escuchado sus palabras, Yan Song y los demás de repente dejaron de moverse. Los ojos de Li Tian se entrecerraron y cayeron sobre el horno de píldoras. Los otros también miraron y al instante vieron el agujero.

El agujero obviamente no fue hecho recientemente. Yan Song y los demás eran zorros astutos, y solo les tomó una mirada darse cuenta de que el agujero había sido creado hace mucho, mucho tiempo, no recientemente.

“Eso es…”

Los cuatro fruncieron el ceño y respiraron con aparente dificultad.

La expresión de Meng Hao fue de extremo desagrado, incluso rabia. “No he estado aquí por mucho tiempo. ¡Después de llegar a este árbol, solo vi este cadáver y ese horno de píldoras dañado!”

Se había dado cuenta antes de que el Cuervo Dorado debilitado, se había ocultado desde hacía mucho tiempo encima del árbol. Incluso si miras detenidamente, no podrías verlo.

“Si dijera que no encontré nada, no me creerías. ¡Bien, encontré algo!” Riendo fríamente, levantó su mano derecha para revelar un deslizamiento de jade. Mientras todos miraban, sacó otro deslizamiento de jade, uno blanco, y luego marcó la información del primero en él. Después de eso, arrojó el primer trozo de jade hacia delante.

Yan Song lo atrapó, y lo miró con el ceño fruncido. Luego se lo entregó a Li Tian y a los otros, quienes también lo examinaron y comenzaron a fruncir el ceño.

Deberían ser capaces de decir a simple vista si el deslizamiento de jade era real o falso. Pero incluso Yan Song, un experto en el Dao de la alquimia, no estaba familiarizado con la mayoría de las antiguas plantas medicinales enumeradas en el mismo.

La cara de Meng Hao estaba oscura, incluso llena de ira. Con un tono desafiante, dijo, “¿Quieres causar un gran alboroto por solo un deslizamiento de jade? ¡Que decepcionante! Me iré ahora. ¡A partir de ahora, mi camino no está conectado a ninguno de ustedes!”

Su expresión imponente y sus palabras agudas dejaron a Yan Song y los demás incapaces de ofrecer ningún tipo de respuesta.

Meng Hao dió un bufido frío. Luego, su cuerpo destelló cuando se convirtió en un rayo de luz de colores y se disparó en la distancia.

Antes de que pudiera llegar muy lejos, Li Tian desapareció de repente. Cuando reapareció, estaba directamente frente a Meng Hao.

“Compañero Daoista Meng, ¿por qué estás tan apurado por irte? Exactamente, ¿qué más adquiriste? No espere que unas palabras triviales nos convenzan de que no tomó la píldora medicinal que salió de ese horno de píldoras.”

Meng Hao se detuvo. Ahora, su expresión ya no era sombría, sino calma. Sus ojos se mantenian fríos mientras miraba a Li Tian.

“Bueno, compañero Daoísta Li, ¿qué brillante opinión tienes?”

“No me atreveré a usar la palabra brillante, compañero Daoista Meng”, respondió lentamente, mirando a Meng Hao a los ojos. “Pero como llegaste aquí antes que nosotros, sería difícil evitar que sospechemos de ti. Simplemente entrega tu bolsa de almacenamiento y déjanos revisarla, eso debería ser suficiente.”

Meng Hao lo miró y luego comenzó a reír. Su risa se convirtió en una risa estruendosa, que eventualmente comenzó a hacer ondas que sacudieron todo en el área. La expresión de Li Tian se oscureció; Yan Song y los demás de repente se veían muy serios.

“¿Quieres buscar en mi bolsa de almacenamiento? Li Tian, ​​¿de repente has alcanzado la etapa de la Separación del Espíritu?!” La intención asesina ardió en los ojos de Meng Hao. Él comenzó a levantar su mano derecha, pero incluso mientras lo hacía, Li Tian lanzó un gesto de encantamiento con ambas manos y luego las empujó hacia adelante.

Cuando él empujó sus manos hacia adelante, una niebla oscura surgió, que luego se transformó en una larga lanza negra. Un zumbido llenó el aire cuando la lanza se disparó hacia Meng Hao. Se movía a una velocidad increíble, pero incluso cuando se acercaba a Meng Hao, el Tatuaje Tótem de madera en su frente brillo. De repente, un enorme caracter de Madera apareció frente a él.

Simultáneamente, estalló un aura de Madera sin límites. Al instante, la lanza que se acercaba comenzó a temblar.

Un zumbido llenó el aire cuando el cuerpo de Meng Hao se disparó hacia atrás a gran velocidad. Su mano izquierda dió una palmada a su bolsa de almacenamiento, y las Espadas del Tiempo de Madera volaron para crear la Formación de Espadas de Loto. ¡La formación rotó en el aire,y su apariencia era como la de un enorme loto!

Esta formación encarnaba tanto la forma como la voluntad de un loto. Además, contenía las propiedades naturales de la inteligencia encarnada por un loto, una iluminación que Meng Hao había llegado a obtener a lo largo de sus años de observar los lotos.

Impulsado por el poder de las Espadas del Tiempo de Madera, un brillante loto de diez metros de largo se disparó por el aire hacia Li Tian, ​​retumbando todo el camino.

“¡Tiempo!” Dijo Meng Hao suavemente, mientras su expresión permanecía fría.

Inmediatamente, el impactante poder del Tiempo emanó hacia Li Tian. Su rostro cayó cuando de repente sintió que su cuerpo envejecía. Todo dentro de la región del loto experimentó el paso del tiempo. Todo parecía moverse más rápido que el mundo que lo rodeaba; en un abrir y cerrar de ojos, un ciclo completo de sesenta años había desaparecido.

Li Tian nunca antes había encontrado una técnica mágica como esta. Su expresión se oscureció, y lanzó un gesto de conjuro con su mano derecha. Mientras agitaba su mano, una luz negra brotó de su cuerpo para resistir las Espadas de Madera del Tiempo. Realizó una teletransportación menor, reapareciendo a varios cientos de metros de distancia.

Incluso mientras trataba de huir, los ojos de Meng Hao brillaron con intención asesina. Dió un paso adelante y luego utilizó el Destello de Sangre. Moverse una distancia tan corta lo hizo parecer casi como si hubiera usado teletransportación menor, y de repente estaba directamente frente a Li Tian. Su mano derecha se cerró formando un puño y lanzó un golpe contundente.

Una explosión resonó. La cara de Li Tian cayó y escupió un trozo del aura de su Alma Naciente. El aura de colores brillantes se transformó en la imagen de una persona pequeña que se parecía exactamente a Li Tian. La figura soltó un agudo grito cuando se disparó hacia Meng Hao.

¡BOOOOM!

El cuerpo de Meng Hao tembló mientras retrocedía siete u ocho pasos, con el rostro ceniciento. En cuanto a Li Tian, ​​retrocedió unos cuatro pasos. Su expresión era de ferocidad, pero el miedo brillaba en sus ojos.

“Compañeros Daoistas Yan, Mo y Wang”, dijo. “¿Qué estáis esperando allí? Si realmente están dispuesto a dejar que este tipo se vaya, me detendré.”

Antes de que Yan Song y los demás pudieran reaccionar ante las palabras de Li Tian, ​​Meng Hao se rió fríamente y una vez más se lanzó hacia adelante.

“¡Es demasiado tarde para contenerse ahora!” Aparecieron cinco figuras alrededor de Meng Hao que se parecían a él. Estos no eran otros que los Clones de Sangre de Meng Hao, cada uno de los cuales podía ejercer una cantidad incalculable del poder de Meng Hao.

Simultáneamente, un brillo dorado surgió alrededor de Meng Hao. El poder total del Gran Círculo del Núcleo Dorado Perfecto explotó. Encima de la cabeza de Meng Hao apareció un cielo estrellado antiguo. Dentro de este campo de estrellas apareció mágicamente un impactante Gran Árbol Madera Verde.

La base de Cultivo de Meng Hao estaba en el Gran Círculo de la etapa del Núcleo Dorado. Sin embargo, incluso con solo el poder del tipo Madera que poseía, podía luchar contra la etapa Inicial del Alma Naciente. Ahora que también había adquirido potencia de tipo Metal, había muy poca diferencia entre él y la etapa Inicial del Alma Naciente, aunque había algunas habilidades divinas que no podía emplear.

Avanzando rápidamente, Meng Hao señaló con su dedo índice derecho. El Dedo de Sangre, la Palma de Sangre y el Mundo de Muerte Sangrienta, junto con su Qi del Núcleo en forma de Cielo Estrellado y el Tótem tipo Madera, todos alimentaron la Formación de Espadas de Loto. En un abrir y cerrar de ojos, su poder se incrementó exponencialmente.

Zumbaba mientras giraba en el aire. Al mismo tiempo, Meng Hao gritó nuevamente: “¡Tiempo!”

“¿¡Esta magia otra vez!?” El rostro de Li Tian cayó. Aunque su base de Cultivo era más alta que la de Meng Hao, y tenía más habilidades divinas a su disposición, había poco que podía hacer cuando se enfrentaba a la magia del Tiempo. Ni siquiera se atrevió a acercarse. Su longevidad ya estaba llegando a su fin tal como estaba. Para él, este arte era como la muerte misma. Sintiendo su aura arruinada, no tuvo más remedio que retirarse.

Al ver que la Formación de Espadas de Loto giraba a punto de descender sobre él, Yan Song y los demás finalmente tomaron medidas. Se lanzaron hacia delante para aparecer cerca de Li Tian. La poderosa presión de las bases de Cultivo de cuatro Cultivadores del Almas Nacientes emanó inundando los alrededores repentinamente.

“¡Compañero Daoista Li, Compañero Daoista Meng, por favor déjenme decir una palabra!” Dijo Yan Song, mirando directamente a Meng Hao.

La expresión de Meng Hao era tan tranquila como siempre, pero interiormente dejó escapar un suspiro de alivio. Incluso si se ponía la Máscara de Sangre, no era rival para cuatro cultivadores del Alma Naciente, al mismo tiempo. Sin embargo, en base a la situación actual, no tuvo más remedio que llenar de recelo a los demás al arrinconar a alguien que otros no se atrevian a provocar.

“No hay nada malo en decir lo que piensas, compañero Daoista Yan”, dijo con voz fría.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente