ISSTH 426 – ¡Solo Por Esta Vez!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Momentos después, un rugido masivo llenó esta lujosa mansión en el Gran Tang de las Tierras Orientales. Toda la mansión se sacudió, y luego comenzó a desmoronarse en pedazos. Grandes grupos de personas emergieron de ella rápidamente, aunque parecían bastante tranquilos. De hecho, algunos incluso tenían conversaciones agradables en tonos bajos. Algunos tenían libros, e incluso había un hombre que tenía un ábaco y caminaba mientras hacía cálculos al mismo tiempo.

Todos parecían completamente imperturbables. Solo se podía llegar a una conclusión… Esta mansión a menudo experimentaba colapsos atronadores…

Cuando la mansión se vino abajo, la hermosa mujer y Fang Yu se transformaron en rayos de luz que se dispararon en dirección a la Mansión Ancestral del Clan Ji.

Un suspiro se escuchó desde el interior de la mansión que se derrumbaba cuando apareció un hombre de mediana edad, sacudiendo la cabeza, vestía ropa de estudiante. Miró a su esposa e hija desaparecer en la distancia y luego suspiró de nuevo, pero no hizo nada para obstaculizarlas.

Mientras volaba por el aire, el rostro de la hermosa mujer estaba lleno de intenciones asesinas. Ella se movió con una velocidad impactante. A su lado, Fang Yu parecía nerviosa, pero en realidad estaba bastante emocionada por dentro.

Después de un poco de tiempo, las dos se acercaron a una ciudad amurallada, la totalidad de la cual estaba completamente sumida en la oscuridad. Era de forma cuadrada, como un sello gigante que había sido presionado en la tierra.

Situado dentro de la ciudad había un palacio imperial, que desde la distancia, se veía magnífico. Las estructuras palaciegas se extendían a su alrededor, y al frente había una gran plaza en la que se podían ver dieciocho estatuas de dragones, éstas emanaban auras impactantes.

Este palacio imperial solo tenía una puerta principal, que era completamente dorada. De la superficie de esta puerta sobresalían 3.927 uñas doradas. Cada una de estas uñas era completamente fuera de lo común, y obviamente podría considerarse un tesoro precioso.

La puerta también estaba tallada con nubes en alza y bestias auspiciosas. Todo era de oro, lo que lo hacía parecer una especie de Puerta Celestial.

Esta era la mansión ancestral número uno del Clan Ji en todo el Gran Tang de las Tierras Orientales. En total, tenían casi cien, cada una de los cuales parecía un palacio imperial, aunque no lo eran. Después de ser erigidos, estos palacios resistieron poderosamente durante años, sin debilitarse. Eran como un escudo figurativo para todo el Clan.

Rodeando este palacio imperial, los miembros del Clan Ji también habían erigido un enorme muro.

El avance de Fang Yu y su madre envía ondas impactantes a través del aire, así como también un fuerte viento. Inmediatamente, los Cultivadores dentro del Clan Ji notaron esto.

“¡Alto inmediatamente!”

“Si das un paso más, ¡serás ejecutada sin dudarlo!”

Fang Yu miró a su madre con ansiedad. “Mamá, no hagas nada precipitado…”

Cuando las palabras salieron de su boca, la bella mujer levantó su pie derecho y pateó violentamente la puerta de la ciudad. Inmediatamente, una explosión resonó en todas direcciones mientras la ciudad entera temblaba. La puerta se destrozó en pedazos, derrumbándose en polvo. El viento producido por la fuerza de la explosión arrastró consigo los escombros.

“¡Qué descarada! ¿¡Te atreves a hacer un movimiento contra el Clan Ji!?”

Cuando la puerta se derrumbó, se oyeron aullidos dentro de la ciudad y aparecieron multitudes de personas que salieron disparadas por el aire hacia la puerta. “¿¡Estás buscando morir!?”

“Mamá, no seas precipitada, no debes bajo ninguna circunstancia ser impulsiva…”

“¡Cállate!”, Gritó la hermosa mujer, mirando a Fang Yu. Apretó su mano derecha en un puño y luego lo estrelló contra el suelo, que se onduló como el agua de mar, mientras resonaba un estampido masivo. Las grietas se extendieron en todas direcciones, rompiendo el piso de manera impactante.

La mujer, irradiando intención asesina, se lanzó hacia los Cultivadores que llegaban. Todo lo que se necesitó fue un solo golpe de ella, y salieron volando uno por uno como cometas con sus cuerdas cortadas. Se tambalearon en el aire, gritando miserablemente.

La mujer era como un dragón violento y embravecido. Donde quiera que ella iba, todo temblaba. Era como un tornado, ninguno de los casi mil Cultivadores que se acercaban podía hacer algo para detenerlo.

Fang Yu se mantuvo a un lado. Continuó llamando a su madre para que no hiciera nada precipitado, pero su rostro irradiaba un instinto asesino bastante similar al de su madre, junto con adrenalina. Llegó al punto en que ella también explotó de rabia y se haría cargo de cualquiera que su madre ya se hubiera derribado.

Después que pasara el espacio de algunas respiraciones, el cielo se oscureció de repente. La muralla de la ciudad parecía estar a punto de ser completamente destruida, y la tierra misma estaba cubierta de innumerables grietas. Finalmente, la muralla de la ciudad se derrumbó en polvo. La bella mujer se transformó en un torbellino que se dirigió hacia el Palacio Imperial.

En un abrir y cerrar de ojos, llegó a la Puerta Celestial del Palacio Imperial. La enorme Puerta brillaba con luz dorada. De repente, se escuchó un rugido desde el interior de la ciudad mientras docenas de figuras salían disparadas de su interior. Sus bases de Cultivo emanaban un poder impactante a medida que soltaban su poder.

“Señora Fang, ¿está usted aquí como representante del Clan Fang para declarar la guerra al Clan Ji?”

Una de las figuras que se aproximaba era un anciano de cabellos blancos que hablaba con voz sombría. Junto a él no había nadie más que Ji Once, cuyo rostro estaba lleno de asombro. Miró sorprendido a la pareja de madre e hija cuando se acercaron.*

“No estoy aquí representando al Clan Fang”. ¡Estoy aquí como madre, representándome a mí misma!” La mandíbula de la hermosa mujer estaba en su lugar, y sus ojos como el fénix irradiaban una poderosa intención asesina. Ella puntuó sus palabras al golpear nuevamente su puño contra el suelo.

El cielo y la tierra se llenaron de rugidos, y parecía que hasta el aire se derrumbaría. Un viento negro se extendió en todas las direcciones, chocando contra el grupo de docenas de miembros del Clan Ji que se aproximaba.

Sus expresiones inmediatamente se oscurecieron. Al mismo tiempo, Fang Yu dijo con urgencia: “Mamá, no hagas…”

Antes de que ella pudiera terminar, la bella mujer cargó hacia la puerta Celestial del Palacio Imperial y la golpeó directamente con su puño.

Cuando el golpe aterrizó, se escuchó una explosión impactante que sacudió casi la mitad de las Tierras Orientales. Esta Puerta Celestial del Clan Ji había estado aquí, emanando su majestuosidad desde quién sabe cuántos años. Pero ahora, sonidos de grietas crujían resonando a medida que, capa por capa, comenzaba a desintegrarse por completo. Mientras se transformaba en fragmentos que se desmoronaban poco a poco, las más de tres mil uñas de oro se dispararon hacia el Palacio Imperial, para estrellarse contra las dieciocho estatuas de dragones que en realidad estaban en proceso de cobrar vida.

Un sonido caótico llenaba el aire, y los dieciocho dragones lanzaron gritos miserables. Sus cuerpos no pudieron soportar el ataque y explotaron. En este punto, la mitad del palacio estaba destrozada, y toda la ciudad estaba alborotada.

“… algo precipitado…” terminó Fang Yu. Miró en silencio a su madre y a la puerta dorada destruida.

“¡Meng Li! ¿¡Estás loca!?”**

Aullidos de rabia se podían escuchar del grupo que se aproximaba de una docena o más ancianos. Sus ojos irradiaban furia e intención asesina, pero también un poco de impotencia.

“¿Te atreves a dañar a mi hijo? ¡Desmantelaré toda esta Mansión Ancestral del Clan Ji y destrozaré tu Puerta del Cielo Sur! ¡Otros le temen a la gente de Clan Ji, pero no yo!” La intención asesina hervía en los ojos de la mujer y parecía no tener fin. Ella lo había suprimido durante mucho tiempo, pero ya no podía hacerlo. Ella entró directamente a través de la puerta principal que se desmoronaba.

Fang Yu corrió tras ella. El equipo de madre e hija pasó por la Puerta Celestial, y de repente se encontraron en un mundo diferente.

Frente a ellas, se extendía una cordillera, completamente de color blanco. Desde cierta distancia, parecían estar cubiertas de nieve, pero si mirabas más de cerca, verías que en realidad estaban hechas de jade.

Toda la cordillera era la misma, y ​​en su punto más alto había una casa simple. La casa estaba rodeada por estructuras palaciegas, y a mitad de camino de la casa se veía un enorme puente en forma de puerta. Estaba ricamente ornamentado con jade y mármol, y en su superficie, tres personajes estaban tallados en una caligrafía fluida que hacía que las palabras parecieran Dragones voladores y Aves Fénix danzantes.

“¡Puerta Cielo Sur!”

En la montaña de jade habían sido tallados caminos que conducían debajo de este puente, hasta el fondo de la montaña, donde existía un lago. El reflejo del Palacio Imperial en la cima se podía ver en la superficie del lago. No existían ondas en su superficie, lo que hacía que el reflejo fuera muy realista. Si no mirabas muy de cerca, es probable que ni siquiera pudieras distinguir entre los dos. La montaña y el reflejo de la montaña en el lago eran casi idénticos.

“Mamá…” dijo Fang Yu tan pronto como entraron. Normalmente, era bastante audaz, pero a partir de este momento, estaba un poco sorprendida. Todo lo que sucedió hasta ahora era increíblemente impactante. Ella miró a su madre, casi aturdida.

La hermosa mujer soltó un resoplido mientras miraba las blancas montañas de jade. En este punto, un poco de terror podía verse incluso en sus ojos. Sin embargo, el temor desapareció rápidamente, borrado por la furia y la intención asesina. Ella respiró hondo, durante ese tiempo, un terrorífico y frenético poder repentinamente se elevó dentro de ella.

Su cabello se ondeó rápidamente, y sus ojos brillaron intensamente. Todo a su alrededor cambió, e incluso el cielo se volvió borroso a medida que una enorme presión se extendía. Sorprendentemente, ¡ahora tenía una espada en la mano!

Y esta espada… ¡era una Espada de Madera!

No era la misma que las cuatro Espadas de Madera que Meng Hao había adquirido. En cambio, estaba cubierta con caracteres escritos en un estilo antiguo.

“¡QUIEBRATE!”

Agarrando la espada con fuerza, la hermosa mujer la balanceó hacia la Puerta del Cielo Sur en la montaña. El golpe con la espada hizo que el cielo se volviera negro y que el suelo se convirtiera en nada. Era como si todo el poder del mundo fuera absorbido por esta única espada y siendo transformado en una cascada de Qi de Espada. Este impactante Qi silbó en el aire directamente hacia la Puerta del Cielo Sur.

Fue en este preciso momento cuando se acercó la docena de ancianos. Estaban llenos de furia, pero tan pronto como vieron la espada, sus caras se llenaron de conmoción.

“¡Maldición! Una Espada Asesina de Inmortales!”

“¡Estás loca, Meng! Tú, tú, tú… ¿te atreves a empuñar esa Espada Asesina de Inmortales aquí en el Planeta Cielo Sur?”

La velocidad del Qi de Espada fue tal que llegó a la Puerta del Cielo Sur en un abrir y cerrar de ojos. Sin embargo, en algún momento desconocido, justo al lado de la Puerta del Cielo Sur, apareció un joven. Basado en su apariencia, él no era muy viejo; sin embargo, su cuerpo irradiaba una antigüedad intangible.

Miró el Qi de Espada que se acercaba, y luego a la hermosa mujer. Negando con la cabeza, no hizo nada para bloquearlo. El Qi de Espada se estrelló contra la Puerta del Cielo Sur, causando que toda la estructura se sacudiera y luego se derrumbara en pedazos.

La Puerta del Cielo Sur se había mantenido desde el momento en que el Clan Ji llegó al Planeta del Cielo Sur, y representó su posición de regencia. Esta fue la primera vez que colapsó.

El joven miró la puerta que se derrumbaba y luego dijo con frialdad: “Por el bien de tu padre, Senior Meng, no te presionare demasiado. Continúa y descarga tu enojo. Pero… ¡Solo será por esta vez!”

El joven agitó su manga, y todo en el mundo comenzó a ponerse borroso, y todos comenzaron a desaparecer.

Antes de que ella desapareciera por completo, la hermosa voz de la mujer sonó en todo el mundo, llena de determinación y firmeza.

“Voy a darte una advertencia también”, dijo, “¡Será MEJOR haya sido solo esta vez!”


* Ji Once fue brevemente mencionado en el Capítulo 310.

** Meng Li, Anteriormente se la llamó “Señora Fang” y aquí se llama Meng Li. En la cultura china, las mujeres no cambian su nombre al casarse. Sin embargo, se pueden abordar con el apellido de su esposo si se usan con el título correcto. En chino, su nombre es 孟丽 mèng lì – Meng es un apellido, el mismo que Meng Hao. Li significa “hermoso”.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente