ISSTH 425 – ¡La Separación no Puede Continuar!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En el Mar de la Vía Láctea, flotaba una isla. Si mirabas a la isla desde arriba en el cielo, tenía el aspecto de una tortuga. Esta isla había sido un gran misterio en el Mar de la Vía Láctea durante los últimos años. Flotaba aquí y allá, rodeado de brumas.

De repente, la isla flotante se detuvo y se escuchó desde dentro un asombroso rugido de furia.

“¡¡LÁRGATE!! Bastardo! Me quedé dormido, ¿y ahora vienes a molestarme? ¿Crees que quiero esos recuerdos de ese idiota de Meng Hao? ¡Maldición! ¡¡LÁRGATE!!”

La estruendosa voz del Patriarca Confianza hizo eco, levantando enormes olas en el Mar de la Vía Láctea.

La voz arcaica dijo ansiosamente, “¿¡Cómo podría algo como eso existir siquiera!? ¿Cómo puedo lograr esta Separación? ¡¿¡¿Cómo?!?!”

Sonaba completamente aturdido y exasperado, temblando por la existencia de Meng Hao. En otra isla de la Vía Láctea, un anciano encorvado que estaba de pie frente al caballete de un artista, pintaba una imagen del hombre alto y fornido que estaba frente a él.

En medio de una pincelada, el anciano frunció el ceño y miró hacia el cielo. Un profundo resplandor apareció de repente.

“Las personas que existen en mi memoria no pueden tener su Karma separado por los Cielos de Ji”, dijo en voz baja. Levantó su mano derecha en el aire y luego agitó su pincel. Una gota de tinta voló y luego se fundió en el aire.

De repente, todo el cielo en la región se volvió completamente negro.

Un grito miserable se escuchó resonando desde el vacío. La voz no era otra que la del antiguo Ji Diecinueve.

Cuando el grito llenó el aire, todos los Cultivadores que se vieron afectados por la destrucción de los hilos del Karma repentinamente se estremecieron. Los hilos que los conectan a Meng Hao, de repente comenzaron a recuperarse. Regresaron de la destrucción absoluta para formarse una vez más. De hecho, debido a que estaban siendo reformados de la destrucción, eran aún más fuertes y tenaces que antes.

La cara de Chu Yuyan era blanca pálida. Sus ojos cerrados se abrieron, y miró en silencio al personaje ‘Meng’ escrito en la pared. Levantó lentamente la mano y escribió el personaje “Hao”.

Píldora Demonio guardó la píldora medicinal y miró sin decir palabra a lo lejos. Sin embargo, sus ojos estaban llenos de firmeza y determinación.

Gordito se frotó la cabeza mientras pensaba, confuso, sobre los acontecimientos del pasado. De repente, su cuerpo tembló y jadeó. Ahora había muchos más recuerdos del pasado. Su rostro parpadeó cuando recordó a Meng Hao.

Chen Fan era el mismo, como lo era la totalidad de las tierras del Dominio Sur. En las Tierras Negras y el Desierto Occidental, todos los Cultivadores cuyos hilos del Karma se vieron afectados, se recuperaron de repente.

Xu Qing mordió su labio en silencio. Ella miró el frasco de pildoras en su mano, y sus ojos se llenaron de una profunda ansiedad. Ella ahora recordaba todo lo que había pasado, y estaba llena de frialdad. Solo podía imaginar la soledad que experimentaría si la imagen de Meng Hao no existiera en sus recuerdos.

Dentro de su silencio, ella apretó los dientes. Sabía que el poder era la única forma de resolver los problemas de verdad. Ahora estaba más decidida que nunca a fusionarse completamente con los recuerdos de Matriarca Fénix y aumentar el nivel de su base de Cultivo.

De vuelta en el Desierto Occidental, en la Tierra Santa del Cuervo Divino, dentro de las profundidades del volcán, Meng Hao estaba temblando en la Piscina del Destino. Él también escuchó el grito miserable. Mientras se hacía eco, abrió los ojos y vió que el sedal plateado se tornaba negro. La negrura se extendió, y cuando lo hizo, la línea se convirtió en humo y cenizas. Las cenizas y el humo se extendieron en medio del grito.

El sonido del grito causó que los ojos de Meng Hao destellaran con frialdad. No había podido ver lo que acababa de suceder, pero había sido testigo de la ruptura del Karma del viejo lombriz. Solo podía imaginar la muerte que acababa de experimentar.

Una intención asesina emano de sus ojos cuando vio una figura indistinta frente a él. Era la imagen de un Cultivador rodeado de llamas negras, gritando mientras luchaba por desaparecer de este lugar.

La figura indistinta repetidamente gritaba un nombre. “Shui Dongliu, es Shui Dongliu…”

Los ojos de Meng Hao brillaron. Su mano izquierda se levantó y colocó la Máscara de Sangre en su rostro. Un poder masivo y frenético explotó desde su base de Cultivo. Emanó oleadas de Qi Sangriento mientras cargaba hacia adelante.

¡El Dedo de sangre, La palma de sangre,  Mundo de Muerte Sangrienta!

Todos aparecieron, causando rugidos masivos que llenaron el aire mientras descendían sobre la figura ilusoria. La intención asesina de Meng Hao se elevó mientras agitaba su mano nuevamente. La Formación de Espadas de Loto apareció; mientras giraba, el poder del Tiempo emano de ella.

“¡MUERE!”, Gritó Meng Hao, con su voz fría. Su mano destelló con un gesto de conjuro y señaló hacia adelante.

La Guillotina de Qi Violeta y el Garrote de Violeta Qi, explotaron con un rugido, causando que la luz violeta se extendiera por los alrededores.

“¡Sin un Rostro, Una Sola Palabra, Las Llamas de la Guerra se Unifican!” Meng Hao levantó su mano izquierda y presionó la máscara. Inmediatamente, apareció un rostro gigantesco. Abrió su boca y dijo una palabra sin voz. Un rugido llenó el aire mientras se disparaba hacia la figura ilusoria.

Mientras los gritos miserables continuaban, Meng Hao cargó hacia adelante, acomodándose el guante del Clan Fang. Golpeó, y se escuchó un ruido masivo. La intención asesina de Meng Hao se elevó aún más mientras golpeaba una y otra vez, más de cien veces.

Cada uno de estos puñetazos contenía un poder increíble. Los golpes que sonaban no parecían tener fin, y la figura ilusoria parecía estar a punto de estallar en pedazos. Parecía haber sido sellado, siendo incapaz de hacer cualquier movimiento en absoluto; incluso su base de Cultivo era incomparablemente débil a lo que era unos momentos antes. Todavía estaba tratando de desaparecer y escapar, pero Meng Hao realizó otro conjuro, y apareció el Octavo Hechizo de Sellado de Demonios.

Cuando la figura de repente dejó de moverse, el rostro de Meng Hao se distorsionó con el deseo de matar. Ninguna de sus artes mágicas parecía tener ningún efecto sobre esta figura. Y, sin embargo, Meng Hao no estaba dispuesto a dejarlo escapar.

Había matado a uno de los hijos de Ji, y no tenía miedo de matar a este Ji Diecinueve. Eso fue especialmente cierto teniendo en cuenta que si no lo mataba ahora mismo, cuando estaba en su punto más débil, entonces el hombre sin duda le causaría interminables problemas en el futuro.

Apretando los dientes, Meng Hao volvió a presionar la Máscara de Sangre.

“¡Bandera de tres serpentinas!”, Gruñó. ¡Este era el objeto mágico más poderoso que poseía!

Teniendo en cuenta el nivel actual de su base de Cultivo, podría, con esfuerzo, utilizar una serpentina. Esta vez, tampoco apareció en forma ilusoria. Tan pronto como las palabras salieron de su boca, el poder llenó el área cuando apareció una larga serpentina de color sangre. Tan pronto como salió de la mano de Meng Hao, el Cielo y la Tierra temblaron. Ésta disparó hacia adelante, envolviendo la figura de Ji Diecinueve, y arrastrándolo.

Ji Diecinueve dejó escapar un grito horrorizado y lleno de conmoción, miedo e incredulidad.

“¡Esta… esta es… la Bandera del Emperador de la Montaña y el Mar!” Gritó alarmado mientras el rugido sacudía su cuerpo. De repente, lo que había sido un cuerpo ilusorio, sólo en parte, fue arrastrado por la fuerza. Allí, parado directamente frente a Meng Hao, había un anciano.

Estaba claramente en muy mal estado; su cara estaba cubierta con una tinta negra ardiente, y su aura estaba en un caos absoluto. En ese momento, parecía que estaba siendo reprimido por la fuerza, y ahora solo podía ejercer el poder de la etapa de la Formación del Núcleo.

Su rostro estaba lleno de asombro. Apenas podía creer que hubiera sido atraído a este mundo.

“¡Imposible! No puede ser la Bandera del Emperador. La legendaria Bandera del Emperador fue destruida…”

“¿¡Qué estandarte del emperador, Perra!?” dijo Meng Hao, su rostro se contorsionó con furia mientras pensaba en cómo básicamente había muerto. Luego recordó lo que Shui Dongliu había dicho años atrás, que las personas que él recordaba no podían tener su Karma separado por el Clan Ji. Estaba seguro de que sin Shui Dongliu, probablemente estaría muerto.

En medio de su rabia, sin pensarlo, imitó la fraseología del loro. Con eso, apretó la mano en un puño y golpeó. Una explosión llenó el aire, y el anciano soltó un grito.

“Trivial mortal, ¿te atreves a lastimarme? Tú…”

¡BOOOM!

“¿¡Te atreves a matarme!?!?”

¡BAAAM!

Meng Hao lo golpeó repetidamente con su puño increíblemente poderoso, golpeó al anciano hasta que su cuerpo estuvo a punto de explotar. Sin embargo, la base de Cultivo del hombre era fundamentalmente intrépida. A pesar de haber sido atacado de esa manera, su cuerpo se estaba recuperando rápidamente.

“Maldito mortal, me heriste y me arrastraste fuera del Mundo de Ji. Pero solo espera hasta que esté completamente recuperado. ¡Te mataré con mis propias manos!”

Los ojos de Meng Hao parpadearon con frialdad, y retrajo su mano derecha. Miró fríamente al anciano, lo que hizo que el anciano lo mirara conmocionado. Entonces, el anciano comenzó a reír fríamente.

Sin embargo, en el instante en que comenzó a reírse, la mano derecha de Meng Hao hizo un gesto de encantamiento y luego presionó la frente del anciano.

“Sería una pena matarte. Sin embargo, tu sangre, junto con la sangre de ese hijo de Ji que maté, ¡pueden ayudarme a crear mi Espíritu de Sangre!”

“Mi recuperación superará rápidamente cualquier pequeña lesión que me inflijas”, dijo el anciano, con un tono feroz. De repente, Meng Hao agitó su mano y apareció la Formación de Espadas de Loto. El poder ondulante del Tiempo fluyó, golpeando implacablemente al viejo.

La cara del viejo cayó, pero dejó escapar un resoplido frío.

“Si fueras el doble de poderoso, tal vez podría afectarme”. ¡Pero ese nivel de poder de Tiempo simplemente no es suficiente!”

“¿No es suficiente?”, Preguntó Meng Hao, con los ojos parpadeando fríamente. Instantáneamente sacó sus cuatro Espadas de Madera y las apuñaló en el cuerpo del hombre para impedir su recuperación.

El anciano era inherentemente tiránico y arrogante, pero en el instante en que vio las cuatro Espadas de Madera, y especialmente cuando lo apuñalaron, no tuvo más remedio que gritar miserablemente.

“¡Maldición! ¡Maldición! Esas son… ¡Espadas Asesinas de Inmortales! Tú, tú, tú… ¿quién eres? ¿Cómo puedes tener tantas? A pesar de que no están completamente liberadas… ¡¡realmente son Espadas Asesinas de Inmortales!!” Sus heridas de repente empeoraron, y su recuperación se ralentizó a paso de tortuga. Gracias a las muchas formas de tormento de Meng Hao, Ji Diecinueve estaba en una situación increíblemente miserable.

“¡Todavía hay más tiempo para causarte sufrimiento!” Dijo Meng Hao, había una frialdad profunda destellando en su mirada.

Mientras tanto…

En el Gran Tang en las Tierras del Este existía una lujosa mansión. Sentada dentro estaba la chica con el genio explosivo que Meng Hao había conocido ese año, Fang Yu. Ella estaba limpiando un poco de sangre de su boca; ¿cómo pudo Ji Diecinueve haber imaginado que los efectos de su Separación Kármica llegarían hasta el Gran Tang en las Tierras Orientales, y a Fang Yu?*

El rostro de Fang Yu se llenó de furia, y ella se puso de pie. Estaba a punto de salir por la puerta cuando de repente se escuchó la voz de una mujer, impactante y furiosa hasta el extremo. Venía del área restringida en la parte posterior de la mansión.

“¡¡CLAN  JI !!”

Cuando escuchó la voz, la cara de Fang Yu parpadeó. Ella vio a alguien que volaba desde el área restringida hacia ella. Era una mujer de mediana edad elegantemente vestida. Su rostro era hermoso, pero sombrío. Tan pronto como ella apareció, todo se oscureció, y el aire mismo comenzó a vibrar. La tierra tembló y aparecieron grietas en las superficies de los edificios cercanos, a pesar de los hechizos restrictivos que los protegían.

“Mamá…” dijo Fang Yu, temblando. No temía a nadie en el mundo más que a su madre.

“¡Tú, ven conmigo!”, Dijo la mujer. Esta mujer no era otra que la mujer que apareció en el Clan Song en el Dominio Sur. Sus ojos irradiaban una intención asesina mientras se volvía hacia la mansión del Clan Ji que existía en el Gran Tang de las Tierras Orientales.**

“Mamá, no hagas nada precipitado. Papá nos advirtió antes sobre…”

“No me hables de tu padre. ¿Vienes o no?” Los ojos de la mujer parecidos a los de un fénix irradiaban intensas intenciones asesinas.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente