ISSTH 423 – Una Oportunidad Afortunada

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Meng Hao había practicado el Cultivo durante muchos años. Desde el día en que comenzó su viaje en el Monte Daqing hasta el final, había experimentado muchas situaciones mortales. Sin embargo, esta crisis en particular fue la más grande que había experimentado hasta ahora.

Las consecuencias de matar a uno de los hijos de Ji habían sido enormes. Recientemente, había percibido indicios de que el mastín podría estar comenzando a despertar, lo que le dio un poco de confianza. Excepto ahora…

¡Habiendo visto la muerte del viejo lombriz, Meng Hao sabía que no había absolutamente ninguna forma para que él luchara contra esta inaudita Separación Kármica!

Su rostro se puso pálido cuando se dio cuenta de que todo a su alrededor estaba una vez más completamente inmóvil. Los miembros de las cinco grandes Tribus, los Neo-Demonios, incluso las nubes en el cielo estaban completamente inmóviles. Solo la línea de pesca y Meng Hao podían moverse.

Disparó lo más rápido posible a través de la luz dorada, pasando a través de las enormes puertas con toda la velocidad que pudo reunir. Explotó con el poder del Gran Círculo del Núcleo Dorado Perfecto, desapareciendo en el interior.

Sin embargo, cuando Meng Hao entró por las puertas, la línea de pesca entró tras él. La velocidad con la que se movía era increíble, ya que lo siguió.

Esta puerta no era un dispositivo de teletransportación, sino un pasillo. Cuando Meng Hao salió del otro lado, vió que estaba rodeado de montañas.

Estas montañas eran de un turbio color dorado, y se podía sentir una presión levemente discernible que emanaba de ellas. A la distancia frente a él había algunas montañas que no tenían picos, sino que tenían agujeros en la parte superior. Parecía que un calor abrasador se elevaba desde los agujeros; ¡estos eran volcanes!

En total, había siete de ellos, todos vinculados entre sí. Este lugar… era la Tierra Santa de la Tribu del Cuervo Divino, y también el dominio del Cuervo Dorado.

Después de entrar, Meng Hao no se detuvo ni por un momento. Sin embargo, incluso mientras se lanzaba hacia delante, el aire a su alrededor comenzó a llenarse con lo que parecían grietas.

De las grietas emanaba un Qi temible. Meng Hao tuvo la sensación de que si se topaba con una de ellas, su cuerpo probablemente sería despedazado.

Meng Hao realmente podría sentir un extraño Qi llenando todo este reino volcánico. Era extraño y variado, como si estuvieran presentes innumerables Neo-Demonios.

Cuando Meng Hao voló hacia adelante, de repente vio una nube negra en la distancia. Parecía como si percibiera su intrusión en esta área, y estaba volando para interceptarlo. Esta nube negra en realidad estaba compuesto por innumerables cuervos negros. Había más de mil de ellos, tapando el cielo mientras volaban. Su velocidad era increíble, y cuando se acercaban, Meng Hao podía ver que sus ojos eran de un rojo brillante y estaban llenos de frenesí.

De hecho, a partir de las ondas que emanaban de sus bases de Cultivo, Meng Hao podría decir que, los más de mil cuervos, eran de Rango 7, comparables a la etapa de la Formación del Núcleo Inicial. ¡Había incluso diez de ellos que estaban en el Rango 9!

La cara de Meng Hao se oscureció. Sin embargo, fue en este punto que el hilo de pesca plateado, se disparó hacia el interior de la Tierra Santa del Cuervo Divino. Emitió una intensa presión que se extendió con el poder de la quietud. Pronto, todo dentro de la Tierra Santa del Cuervo Divino… comenzó a silenciarse y a quedarse inmóvil.

La hierba dejó de balancearse, y las grietas que aparecían en el aire de repente parecieron haberse paralizado. En cuanto a la bandada de cuervos negros que se aproximaba, dejó de moverse por completo. Incluso las olas de calor que salían de los volcanes cesaron.

Sin embargo… ¡más adelante, en el centro de los siete volcanes, había un lugar que parecía ser un punto de libertad dentro de toda la quietud!

“¡Allí hay fuerza vital!”, Pensó Meng Hao, con los ojos brillantes. Inmediatamente comenzó a volar en esa dirección.

Detrás de él, la línea plateada avanzaba a una velocidad increíble. ¡Al final apenas se podía ver el destello de lo que debía ser un anzuelo!

Esto lleva un tiempo describirlo, pero sucedió muy rápido. Meng Hao explotó hacia adelante con todo el poder de su base de Cultivo. Usó el Destello de Sangre sin dudarlo, causando que se formaran imágenes residuales en el aire mientras avanzaba. Se movió en saltos de cientos de metros, sin contenerse nada en este momento de grave crisis.

En un abrir y cerrar de ojos, estaba directamente al lado de la bandada de cuervos negros que permanecían inmóviles. Estaba a punto de continuar su camino, cuando de repente sintió un temblor en su corazón.

“Debido a la presencia de la línea de pesca, todo ha dejado de moverse, incluso estos Neo-Demonios. Se podría decir que este es el tipo de oportunidad que surge una vez cada mil años. En todo el tiempo que ha existido la Tierra Santa del Cuervo Divino, es muy probable que algo como esto nunca haya ocurrido… Realmente sería una lástima dejar pasar esta oportunidad… ¡Es un riesgo que estoy dispuesto a tomar!”

Sus ojos destellaron con una luz brillante que se transformó en determinación. Inmediatamente, agitó su mano derecha hacia los cuervos inmóviles. No tenían absolutamente ningún control de sí mismos cuando se convirtieron en rayos oscuros que se dispararon en el interior su bolsa de Cosmos.

Habiendo logrado eso, una vez más procedió hacia adelante.

¡Detrás de él, el hilo de pesca se acercaba!

Jadeando, Meng Hao se mordió la punta de la lengua y luego escupió un poco de sangre de su boca. Su cuerpo parpadeó cuando el Destello de Sangre se activó, impulsandolo hacia la distancia. Su rostro estaba pálido, pero no dudó en absoluto. En un instante, había llegado a un área con hierba espesa. Allí, podía ver un grupo de siete u ocho avispas venenosas revoloteando inmóviles en el aire. Detrás de ellos había un gigantesco nido de avispas rodeado de docenas de avispas.

Al verlos, Meng Hao apretó los dientes y agitó su mano derecha. Inmediatamente, las avispas y el nido fueron enviados al interior de su bolsa. Luego, el Destello de Sangre brilló de nuevo.

“¡Esta es una oportunidad extremadamente rara, tengo que aprovecharla!”, Gritaba Meng Hao por dentro, pero al mismo tiempo, sentía algo conflictivo. Este era un momento de peligro extremo, tal vez el más crítico que había experimentado desde que comenzó a practicar el Cultivo. Sin embargo… ¡este momento de crisis había transformado esta Tierra Santa del Cuervo Divino, en una fortuna sin precedentes!

Esta buena fortuna hizo que todo en la zona se quedara inmóvil, lo que permitió a Meng Hao acceder libremente a una variedad de Neo-Demonios. Tal oportunidad causó que incluso el corazón de Meng Hao comenzara a palpitar.

Eso fue especialmente cierto… cuando por casualidad miró a la boca de uno de los volcanes inmóviles. Allí pudo ver una enorme lagartija, medio emergida del volcán. Tenía decenas de metros de largo. Meng Hao ahora estaba aún más en conflicto.

“¡Pon todo en juego!” Rugió para sí mismo. Su cuerpo destelló mientras disparaba hacia la lagartija. Con el movimiento de su mano derecha, lo recogió en su bolsa de Cosmos. Luego, escupió un poco más de sangre de su boca para disparar a una velocidad increíble. En este momento, era casi como si Meng Hao hubiera olvidado el peligro que corría su vida. Cada vez que veía un Neo-Demonio, disparaba hacia él y lo recogía.

Una horda Neo-Demoníaca y poderosos Neo-Demonios, uno tras otro, cosas que habían existido por incontables años dentro de la Tierra Santa del Cuervo Divino, criaturas que nadie había podido atrapar ni siquiera a través de todos los años en que las cinco Tribus ofrecían sacrificios al Ancestro, bestias peligrosas que normalmente sólo podían evitarse con técnicas especiales… estaban completamente inmóviles, lo que hacía extremadamente conveniente para Meng Hao atraparlas.

Un grupo de más de mil mosquitos verdes se encontraba en la boca de un volcán, aparentemente justo en camino para luchar contra un gigantesco cocodrilo que estaba medio sumergido en la lava de su interior.

Las piezas dentales de los mosquitos emitían un resplandor misterioso, y sus cuerpos lucían feroces, cubiertos con innumerables bellos que parecían púas. Eran completamente impactantes en apariencia.

En cuanto al cocodrilo, era de un color rojo brillante, con dos ojos negros. Estaba medio sumergido en la lava, emanando ondas impactantes.

“¿¡Esto… cuántas hordas Neo-Demoníacas hay en este lugar?!” Pensó Meng Hao, sus ojos se abrieron de par en par. La sensación eufórica dentro de él no podía ser más intensa. Detrás de él, el hilo plateado silbaba hacia él mientras aumentaba su velocidad. Estaba a no menos de ciento cincuenta metros de distancia.

“¡Maldición!” Los ojos de Meng Hao estaban rojos cuando nuevamente utilizó el Destello de Sangre. Reapareció en la boca del volcán, donde agitó su mano derecha. Inmediatamente, los mosquitos y el impactante cocodrilo rojo fueron absorbidos en su bolsa de Cosmos.

Su cuerpo destelló una vez más mientras huía. Por ahora, el hilo plateado estaba a unos cien metros de él, y se movía cada vez más rápido por el aire.

La sensación de crisis fue increíblemente intensa. Los ojos de Meng Hao estaban completamente inyectados en sangre, y ahora no tenía tiempo para considerar a los Neo-Demonios circundantes. En cambio, continuó dirigiéndose hacia el volcán aparentemente activo que era su objetivo.

Excepto… mientras se acercaba, notó que más adelante había, sorprendentemente, un túmulo funerario.

El túmulo funerario estaba cubierto de grietas, lo que hacía que el ataúd del interior fuera claramente visible. Dentro del ataúd había un cadáver que era mitad humano y mitad bestia, tenía una apariencia completamente extraña.

Sin embargo, lo que hizo que Meng Hao jadeara fue que, encima del pecho del cadáver, ¡había una Espada de Madera!

En el instante en que vió la Espada de Madera, sus ojos se abrieron de par en par. Meng Hao podría decir que este cadáver en realidad no estaba muerto. De hecho, sus ojos estaban abiertos. Además, a pesar de la quietud en todas partes, todavía podía sentir un aura amenazante proveniente de él, y una presión poderosa, similar a la etapa de la Separación del Espíritu.

“¡Esta es la tercera Espada de Madera que he encontrado!”, Pensó, respirando pesadamente. Después de haber visto la espada, sabía que debía obtenerla. Incluyendo su espada duplicada, aumentaría la cantidad de Espadas de Madera que poseía, a cuatro.

En cuanto al origen de esta espada, Meng Hao no estaba seguro. Pero su intuición le dijo, que teniendo en cuenta que costaba para duplicar dos mil Piedras Espirituales de grado Ultra, obviamente era más que ordinaria. En cuanto a por qué no había manifestado su verdadera majestuosidad, tal vez era porque todavía no había adquirido suficientes.

Meng Hao tuvo la sensación intensa de que si no aprovechaba esta situación peculiar, nunca más tendría la oportunidad de arrebatar la Espada de Madera de este extraño cadáver.

Sintiéndose a la vez feliz y miserable, se mordió brutalmente la lengua, cambiando de dirección y disparando hacia el cadáver. Tan pronto como se acercó al túmulo funerario, su mano se abrió paso a través de una de las grietas y agarró la Espada de Madera. Cuando la arrancó, pudo oír débilmente un gruñido de profunda rabia proveniente del cadáver.

No hubo tiempo para ningún otro examen. El cuerpo de Meng Hao destelló mientras disparaba hacia el volcán en el centro mismo de esta Tierra Santa. Casi en el momento exacto en que ingresó, el hilo de plata que lo perseguía hizo lo mismo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente