ISSTH 416 – Estafando al Maestro

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Mientras las palabras del joven resonaban en los oídos de Gu La, sus ojos se abrieron de par en par. De repente pensó en las ocasiones en el pasado, en las que la gente había pagado el precio por ofender a Meng Hao.

Su cuerpo comenzó a temblar mientras miraba a su tercer aprendiz. De repente, comenzó a preguntarse si esta persona… era su tercer aprendiz o su enemigo.

“Gu La, ¿qué opinas?” Dijo Meng Hao, sonriendo mientras lo miraba. El cuerpo de Gu La era como un colador, no solo temblando, sino también sudando frío. Estaba a punto de abrir la boca para responder cuando…

“¡Qué agallas!” Gritó el joven, una vez más cortando la explicación de su Maestro. “¿Te atreves a llamar a mi Maestro por su nombre personal? ¿Qué te hace pensar que estás calificado para hacer eso?”

“¡Tú!”, Gritó Gu La, con los ojos enrojecidos. Estaba especialmente asustado porque Meng Hao había fruncido el ceño. De repente, su ceño fruncido hizo que Gu La sintiera como si cientos de miles de relámpagos explotaran dentro de su corazón y su mente. Su rostro cambió por completo cuando dejó escapar un aterrado aullido. “¡¡CÁLLATE!!”

Su voz hizo eco en el área, causando que las caras de los miembros de la Tribu del Cuervo Soldado circundantes cayeran mientras se alejaban instintivamente de Gu La.

El joven miró en silencio a Gu La por un momento antes de decir rápidamente, “Maestro, qué pasa. Este tipo es arrogante hasta el extremo. ¡Antes, estaba siendo infinitamente sarcástico! Dominante y…”

La furia en el corazón de Gu La se elevó a alturas incalculables. Las llamas de la furia parecían estar a punto de estallar en sus ojos, y parecía querer tragar vivo a su aprendiz. Esta fue la primera vez que comenzó a preguntarse cómo su aprendiz podría ser tan idiota. ¿No podría el niño ver la expresión de Gu La, y escuchar las palabras pronunciadas por el monstruo inhumano?

“¿Dominante? ¡Pedazo de mierda! ¿Cuándo fui tu Maestro? Maldito idiota, ¡no eres mi aprendiz! ¡Eres mi enemigo!” Al mismo tiempo que ardía la furia de Gu La, también sintió una profunda sensación de crisis mortal. Todo su cuerpo estaba hormigueando al pensar en cómo había sido cortado en pedazos sangrientos ese año. Un rugido masivo explotó cuando él puso su palma en el pecho del joven.

Sonó un chasquido cuando el joven voló hacia atrás con un grito miserable. Tosió una gran bocanada de sangre cuando se estrelló contra el suelo a lo lejos, y luego se desmayó.

Eso no fue suficiente para aliviar la ira de Gu La. Su cuerpo destelló hacia el joven inconsciente y comenzó a pisotearlo.

Se escuchó un crujido, y el joven de repente recuperó la conciencia. Soltó otro grito, luego se desmayó por segunda vez.

Al ver que esto sucedió, los rostros de los miembros de la Tribu del Cuervo Soldado circundantes se volvieron inmediatamente intensos incluso retrocedieron un poco más.

“Gran maestro Gu, ¿cuál es el significado de todo esto?”

Gu La fingió no escucharlos. Dio un salto en el aire, voló, luego se dejó caer de rodillas frente a Meng Hao. Las lágrimas corrían por su rostro, que estaba lleno de una expresión de felicidad sin límites.

“Finalmente te he encontrado Joven Maestro. Joven maestro… tu antiguo sirviente te ha estado buscando durante la mayor parte de un año… Realmente pensé que me habías abandonado. Yo… yo…”

Tan pronto como las palabras de Gu La llenaron el aire, se escucharon gritos de asombro. Ya sea Wu Chen y los demás de la Tribu del Cuervo Explorador, o el grupo de miembros de la Tribu del Cuervo Soldado en el aire, ninguno de ellos podría tener otra expresión más que de completo asombro cuando escucharon las palabras de Gu La. Casi no podían creerlo.

Uno por uno, comenzaron a respirar pesadamente mientras miraban a Gu La y Meng Hao.

Wu Chen y los demás de la Tribu del Cuervo Explorador estaban mirando con los ojos muy abiertos.

“Esto… ¿cuál es la relación entre ellos?”

“Resulta que el Gran Maestro Meng es en realidad el Maestro del Gran Maestro Gu… ¡Entonces resulta que el Gran Maestro Meng es aún más prestigioso de lo que pensábamos!”

“No es de extrañar que las artes secretas Dragoneer del Gran Maestro Meng sean tan profundas. Incluso puede criar Reyes Neo-Demonios. Si su sirviente es un Dragoneer de Rango 7, ¿qué rango posee él?”

Sin embargo, aún más sorprendido que los miembros de la Tribu del Cuervo Explorador, fueron las personas influyentes de la Tribu del Cuervo Soldado que habían acompañado a Gu La hasta este lugar.

“El Gran Maestro Gu realmente llamó a ese tipo Joven Maestro… Esto… ¡¿qué está pasando exactamente aquí?!”

“¿Es realmente cierto…? Si ese tipo es el Joven Maestro del Gran Maestro Gu, bueno, considerando lo poderoso que es el Gran Maestro Gu, ¿qué hay de su Maestro…?”

La expresión de Meng Hao era la misma de siempre mientras miraba a Gu La con una misteriosa sonrisa. Obviamente, a Gu La le preocupaba que Meng Hao le aplicara algún tipo de castigo. Él claramente lamentó todo lo que había pasado antes. Ahora, se arrodilló allí, mirando ansiosamente a Meng Hao, con una expresión de pérdida y súplica.

“Has cuidado bien del Gigante Salvaje”, dijo Meng Hao fríamente. “Cuando te necesite, te llamaré.” Se volvió hacia el Gigante Salvaje y le dio unas palmaditas. Luego, sacudió su manga y se dio la vuelta, caminando hacia la distancia. El Gigante Salvaje parecía renuente a separarse de él.

Gran Peludito, el Murciélago Negro y el resto de la horda de Neo-Demonios siguieron a Meng Hao. En cuanto a Wu Chen y el resto de los miembros de la Tribu del Cuervo Explorador, también los siguieron rápidamente, jadeando.

Gu La se inclinó respetuosamente hacia Meng Hao, luego dijo en voz alta: “¡Joven Maestro, tu antiguo sirviente se compromete a cumplir tus órdenes hasta la muerte!”

Con eso, Gu La dejó escapar un suspiro. Su cuerpo ya no temblaba, pero ya casi había muerto de miedo. Vio a Meng Hao irse antes de ponerse de pie, la expresión orgullosa y soberbia, una vez más apareció en su rostro. Con las manos enlazadas a la espalda, se volvió hacia los asombrados y boquiabiertos miembros de la Tribu del Cuervo Soldado.

“El Joven Príncipe de nuestra casa es aún joven, pero tan digno como siempre. Nunca les dije quién soy… Soy el Protector Dao de un misterioso legado del Desierto Occidental. Me han encargado proteger al Joven Príncipe de nuestra casa. Hace medio año, nos separamos cuando nos teletransportamos a esta área.” Rodando sus ojos hacia ellos, le dio unas palmaditas al Gigante Salvaje, y luego lo tomó para dirigirse hacia la Tribu del Cuervo Soldado. Aunque Gu La parecía haberse recuperado, la expresión de sus ojos era la misma que la de una persona que sobrevivió a un gran desastre. En cuanto al Gigante Salvaje, siguió rugiendo por carne.

“Maldición”, pensó Gu La, “No puedo quedarme en este lugar por mucho más tiempo. Tengo que huir en la noche. Alejarme de ese inhumano Meng Hao…” Incontables ideas surgieron en la cabeza de Gu La, sin embargo, luego comenzó a dudar. Recordó las palabras que Meng Hao había dicho justo antes de irse, y comenzó a luchar interiormente. Un momento después, dejó escapar un largo suspiro.

Al final, simplemente no tuvo el coraje de huir en secreto.

Mientras tanto, Meng Hao avanzó a través de las montañas, seguido de su horda de  Neo-Demonios. Wu Chen y los demás de la Tribu del Cuervo Explorador lo siguieron con cautela. No pudieron evitar mirar a Meng Hao con respeto, incluida Wu Ling. Por supuesto, el respeto de Wu Chen por Meng Hao hace tiempo que se había convertido en fanatismo.

Todos estaban callados. Meng Hao no habló, así que nadie más se atrevió a pronunciar ninguna palabra. Finalmente emergieron del bosque de la montaña; a lo lejos, ahora era visible la Tribu del Cuervo Explorador.

Finalmente, Wu Chen no pudo soportarlo más. Después de un momento de vacilación, corrió hacia adelante y dijo en voz baja, “Gran… Gran Maestro Meng… Gran Maestro Meng, Senior, ¿cuál es exactamente la relación entre usted y el Gran Maestro Gu?”

Detrás de él, los ojos de los demás comenzaron a brillar. Esta fue la misma pregunta que todos ellos se habían estado haciendo todo este el tiempo.

Meng Hao no se detuvo ni un momento mientras avanzaba. En cambio, sonrió.

“Cuando llegué a este lugar, traje un Gigante Salvaje que resulta ser adicto a la carne. Alimentarlo fue bastante molesto. Afortunadamente, tenía un asistente a cargo de cuidar al Gigante Salvaje. Él no era otro que Gu La.” Habiendo dado esta explicación simple, Meng Hao continuó en adelante.

Cuando Wu Chen escuchó la explicación, resonó como un trueno en sus oídos. Los otros jadearon, y todos miraron a Meng Hao con expresiones aún más fanáticas que antes.

Por lo que pudieron ver, el Gigante Salvaje era un Neo-Demonio, y uno impactante en eso. ¡Pero aún más chocante fue que Meng Hao tenía un Dragoneer de Rango 7 que lo criaba!

Todo esto se convirtió inmediatamente en una capa de misterio que envolvió a Meng Hao.

A medida que se acercaban a la Tribu del Cuervo Explorador, Meng Hao se volvió para mirar a Wu Chen y los demás. Con una sonrisa, dijo: “No me importa que todos ustedes sepan sobre este asunto, pero por favor no se lo digan a otros.” Luego se volvió, transformándose en un rayo de luz que se disparó en la distancia junto con su horda de Neo-Demonios.

Wu Chen y los otros se tomaron de las manos e hicieron una reverencia cuando se fue. Todos y cada uno decidieron en sus corazones que, dado que el Gran Maestro Meng no deseaba que se divulgaran los sucesos ocurridos hoy, definitivamente no se los mencionarían a nadie.

Wu Chen y los demás lo observaron hasta que desapareció. Todos ellos tenían sentimientos indescriptibles dentro de ellos; lo que habían experimentado hoy era algo mucho más allá de lo que habían experimentado en muchos años.

Suspirando emocionalmente, continuaron hacia la Tribu. En contraste con el fanatismo de Wu Chen, Wu Ling se mostró pensativa mientras caminaba en silencio a través de la Tribu. Tenía una expresión oscura en su rostro, así como un poco de vacilación. Sin embargo, después de mirar a Wu Chen, sus ojos se llenaron de determinación, añadiendo cierta belleza especial a su aspecto.

Después de que caía la noche, la figura de Wu Ling se convirtió en un rayo de luz que se disparó directamente hacia el patio de Meng Hao.

Llegó rápidamente, después de lo cual se quedó afuera bajo la luz de la luna, lo suficientemente hermosa como para hacer latir el corazón de cualquiera.

Mordiéndose el labio, pero con los ojos llenos de determinación, dio un paso adelante y luego dijo en voz baja: “Wu Ling solicita audiencia con el Gran Maestro Meng.”

Meng Hao estaba sentado con las piernas cruzadas en el patio. Sus ojos se abrieron, y escaneó el área. Cuando vio a Wu Ling, frunció el ceño. Sin embargo, él no la rechazó. Sin decir una palabra, agitó su mano, haciendo que se abriera la puerta del patio.

Mientras Wu Ling entraba, pudo observar su bella silueta.

Ella se quedó allí nerviosa, y al ver la fría expresión de Meng Hao, rápidamente dijo: “Muchas gracias, por permitir que Wu Ling  ingrese, Gran Maestro Meng.”

Meng Hao la miró, inexpresivo.

“La última vez, cuando Wu Chen vino a pedirle ayuda, Wu Ling no entendió las cosas y realizó muchas observaciones impropias. Gran Maestro Meng, por favor no se ofenda…” Empezaba a ponerse aún más nerviosa, y ahora estaba inconscientemente agarrando la esquina de su prenda. Ella bajó la cabeza.

Meng Hao frunció el ceño.

Ella ahora estaba jadeando un poco. Su mente se sentía como si estuviera en caos. Todas las palabras que ella había preparado antes de venir aquí simplemente no salían. “… Con respecto al asunto de hoy, por favor no se preocupe, Gran Maestro Meng. Me aseguraré de que entiendan que no se debe correr la voz.”

“¿Por qué estás aquí?”, Gritó Meng Hao con frialdad, interrumpiéndola.

Wu Ling estaba completamente nerviosa. Las fuertes palabras de Meng Hao hicieron temblar su corazón. Apretando los dientes, levantó la vista.

Mientras lo hacía, su mano derecha se acercó y desabrochó su prenda exterior. La prenda inmediatamente cayó al suelo, revelando su ropa interior de color rosa amarillento. Bajo la luz de la luna, sus hermosas curvas de repente parecían emanar un aire de seducción conmovedor.

Su cara estaba pálida, pero sus ojos estaban decididos. Se quedó allí debajo de la luna, temblando ligeramente, pero mirando a Meng Hao con los dientes apretados.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente