ISSTH 411 – Rango 7 Mo Zi

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El loro nunca regresó. Meng Hao no estaba demasiado preocupado por esto. ¿Quién sabía cuántos largos años había vivido el loro, y sin embargo, parecía seguir sin aprender a no cortejar a la muerte. Sin embargo, todavía no había muerto. Meng Hao estaba bastante seguro de su habilidad para sobrevivir.

Además, la jalea de carne estaba con el loro en forma de campana. En todo caso, el único por el cual preocuparse no era el loro, sino por la pobre Bestia Foránea.

Varios días pasaron, durante los cuales Meng Hao pasó la mayor parte de su tiempo en su patio, estudiando su Tatuaje Tótem del Árbol Madera Verde. Este parpadeaba allí en su frente, irradiando una fuerza de vida ilimitada por todo su cuerpo. Cada vez que cerraba los ojos para meditar, parecía que incluso el latido de su corazón podía crear ondas en toda la tierra y el cielo a su alrededor.

“Este es solo uno de los cinco elementos, un Tótem tipo Madera. Ya ha impulsado mi base de Cultivo mucho más cerca de la etapa del Alma Naciente…” Cuando abrió los ojos, brillaron con fuerza.

Después de examinar cuidadosamente el poder totémico dentro de él, había llegado a un nuevo entendimiento.

“Si puedo adquirir un segundo Tótem de los  cinco elementos, mi base de Cultivo, a pesar de estar en el Gran Círculo del Núcleo Dorado, en realidad será lo suficientemente fuerte como para luchar con el poder de la cima de la etapa Inicial del Alma Naciente, incluso sin la Máscara Sangre!”

“De hecho… mediante el uso del poder de los Tótems, ¡podría utilizar algunas de las habilidades divinas que pertenecen a la etapa Alma Naciente!”

Durante el mismo período de tiempo, Meng Hao también experimentó un poco con la horda de Neo-Demonios que había adquirido de Mo Fang. Los alimentó con Píldoras de Nutrición de Demonios, y también los llevó a cazar. En un período relativamente corto de tiempo, comenzaron a volverse más feroces y más duros. Por supuesto, debido a las restricciones de tiempo, todavía había una gran brecha de poder entre Gran Peludito y los otros Lobos Madera Verde en comparación con la nueva horda.

Sin embargo, si las cosas seguían progresando como lo hacían, aunque no se pudieran comparar con los cinco Lobos Madera Verde, continuarían transformándose y fortaleciéndose.

Finalmente, una tarde, Meng Hao estaba sentado con las piernas cruzadas cuando mientras meditaba, de repente, un enorme rugido sacudió el distrito montañoso detrás de la Tribu del Cuervo Explorador. Mientras el rugido retumbaba en el aire, una enorme Pitón Negra de más de veinte metros de largo disparó hacia Meng Hao en un rayo oscuro.

La serpiente negra emitía un poderoso aura, llena de salvajismo. Su lengua bífida entraba y salía de su boca, y su mera presencia provocó que la energía del área circundante se volviera un completo caos. Además, una neblina negra con una apariencia celestial bullía a su alrededor mientras volaba.

De pie sobre la Pitón Negra, había un anciano vestido con una túnica negra. Su expresión era sombría, y sus ojos estaban llenos de arrogancia y desprecio cuando la serpiente negra se acercó y luego flotó en el aire sobre el patio de Meng Hao. El anciano miró hacia abajo con una mirada condescendiente a Meng Hao.

La base de Cultivo del viejo no era extremadamente alta, solo en la etapa Intermedia de la Formación del Núcleo. Sin embargo, su cuerpo estaba adornado con complejos Tatuajes Tótem, que emanaban ondas impactantes. Debido a ellos, el hombre en realidad emanaba un aura similar a la de la etapa del Alma Naciente.

“Entonces, ¡Tu eres Meng Hao!” Su voz retumbó como un trueno. No sonaba como la voz de un ser humano, sino más bien, como el rugido combinado de innumerables bestias. El sonido se extendió en todas las direcciones, causando que temblaran los corazones de todos los Cultivadores en el distrito montañoso trasero. Todos los Neo-Demonios también comenzaron a temblar de miedo.

Hubo personas que inmediatamente reconocieron al hombre que montaba en la Pitón Negra.

“¡Gran maestro Dragoneer de Rango 7, Mo Zi!”

“¡Realmente es el Gran Maestro Mo Zi! Entonces, ¡ha venido a buscar al Gran Maestro Meng!”

“El Gran Maestro Meng se llevó a la horda de Neo-Demonios de Mo Fang. No serviría de nada incluso si el Gran Padre y los demás interfirieran ahora. Esta será la primera batalla entre los Dragoneers de la Tribu del Cuervo Explorador. El Gran Maestro Mo contra el Gran Maestro Meng!”

Meng Hao estaba sentado con las piernas cruzadas en su patio. Lentamente abrió los ojos, y brillaron con frialdad. Miró con indiferencia al anciano de túnica negra que flotaba en el aire encima de la serpiente negra.

Él simplemente miró hacia arriba; no había una nitidez sorprendente en su mirada, ni dijo ninguna palabra que sacudiera el cielo. Él sólo miró por encima. Cuando su mirada pasó sobre la salvajemente arrogante y feroz serpiente negra, de repente comenzó a temblar.

Terribles olas de miedo de repente se levantaron en su mente simplista. La mirada de Meng Hao parecía relativamente casual, y el anciano no podía ver ninguna pista sobre lo que estaba sucediendo. Pero la serpiente se sacudió violentamente, su mente y su corazón temblaban. El miedo y el temor brotaron desde lo profundo de su propia alma.

Casi parecía que la presión estaba consumiendo su fuerza vital, por el miedo y el temor que sentía en su alma… este probablemente también estaría presente incluso en el Antiguo Ancestro que dió origen a la línea de sangre de esta criatura. También temblaría de miedo delante de Meng Hao. El aura indescriptible que emanaba, hacía que la serpiente negra lo adorara tanto como a los Cielos.

Solo le tomó una mirada, y la serpiente negra dejó escapar un agudo aullido, e inmediatamente retrocedió. El sorprendido anciano vestido con la túnica negra hizo todo lo que pudo, pero la serpiente negra era completamente incapaz de recuperarse.

Fue solo después de que Meng Hao apartó la mirada, que un momento después, la serpiente negra logró enderezarse. Si Meng Hao la hubiera mirado por más tiempo, probablemente habría caído del cielo.

Ningún observador podía ver lo que había sucedido. Sin embargo, el corazón de Mo Zi tembló y apenas pudo evitar jadear. Sus ojos estaban muy abiertos. Había venido aquí de una manera autoritaria para castigar a Meng Hao y recuperar a la horda de Neo-Demonios. De repente, todos sus planes cambiaron por completo. Flotó allí en el aire, mirando a Meng Hao, con una multitud de pensamientos dando vueltas en su mente.

“Maldición”, pensó, “no es de extrañar que el Gran Padre, el Gran Anciano y otros no hicieran nada para evitar que viniera aquí. ¡Resulta que este tipo es un Dragoneer de alto nivel! ¿Qué Rango es él…?”

“¿Cómo puedo ayudarte?”, Preguntó fríamente Meng Hao. Su voz era tranquila, pero sus ojos estaban llenos de frialdad. Levantó la vista hacia el Dragonner de Rango 7, Mo Zi, y de repente se dio cuenta de que los tótems en el cuerpo del hombre eran bastante interesantes.

“Soy Mo Zi. Compañero Daoista Meng, mi hijo no es un buen estudiante, pero pasó la mitad de su vida recolectando concienzudamente su horda neo-demoníaca. Exijo una explicación con respecto a este asunto. Sin embargo, ambos somos Dragoneers. En un mes, llegará el día en que las cinco Tribus del Cuervo Divino irán a adorar a su Ancestro.”

“¡En ese momento, la orden de quién entra en la tierra del Ancestro será determinada por una competencia entre las cinco grandes Tribus! ¡Ese día, espero experimentar tus artes secretas de Dragoneer!” Mo Zi no sabía qué rango de Dragoneer era Meng Hao; Sin embargo, habiendo venido aquí, no podía irse inmediatamente. Por lo tanto, forzó estas palabras, luego giró y se fue con su Pitón Negra.

Cuando se fue, él tomó una decisión. “Debo determinar con certeza qué Rango de Dragoneer posee. No puedo hacer nada precipitado. Usaré la competencia de las cinco grandes Tribus para determinar cuánto de él es verdadero y cuánto es falso.”

Llegó abruptamente y se fue rápidamente. Los espectadores de los alrededores vieron todo lo que sucedió y solo pudieron observar todo en estado de shock.

Meng Hao también miró todo sorprendido por un instante. Solo le llevó un momento darse cuenta de por qué el Dragoneer Mo Zi había venido aquí. Sin embargo, sus motivos para ir y venir eran bastante contradictorios. Meng Hao sonrió fríamente, y sus ojos brillaron.

“Entonces, el tiempo esperado ha llegado; las cinco grandes Tribus ofrecerán sacrificios a su Ancestro… La única forma de hacerlo es ingresar al Tierra Santa del Cuervo Divino. Ese es el punto de encuentro prescrito con los demás.”

“Sin embargo, ahora que tengo mi Tótem de tipo Madera, entrar a Tierra Santa no es tan importante. Además, la Tribu del Cuervo Explorador realmente me ha tratado bastante bien.” Después de pensarlo un momento, cerró los ojos para continuar su investigación sobre su Tótem del Árbol Madera Verde.

Al día siguiente, al amanecer, cuando la luz apenas aparecía en el cielo, Meng Hao salió de su trance. Miró a su silenciosa horda de Neo-Demonios. Actualmente, sus docenas de Neo-Demonios se organizaron en tres grupos. El primero fue el de los Lobos Madera Verde, dirigidos por Gran Peludito.

Otro era el de los Murciélagos Madera Verde, liderados por el Murciélago Negro. Había una gran diferencia en los números de ambos grupos. Había más Lobos Madera Verde; sin embargo, los Murciélagos Madera Verde eran de mayor Rango. Los dos grupos no estaban necesariamente igualados, pero había una clara delimitación entre los dos. No se llevaban muy bien, y existía un poco de hostilidad entre ellos.

El tercer grupo estaba compuesto por las Serpientes Madera Verde. Sus números se encontraban entre los Lobos Madera Verde y los Murciélagos Madera Verde. Sin embargo, en términos de fuerza, no estaban a la altura de ninguno de los otros. Siendo la posición más baja, mostraron asombro absoluto por Gran Peludito y el Murciélago Negro.

Meng Hao miró pensativamente durante un rato a los tres grupos de Neo-Demonios. Entonces, su cuerpo destelló cuando salió del patio. Detrás de él, Gran Peludito levantó la vista, y luego también se volvió borroso mientras lo seguía, junto con el resto del grupo de Lobos Madera Verde. Los ojos del Murciélago Negro parpadearon, y voló en el aire, llevando los Murciélagos Madera Verde con él.

Las Serpientes Madera Verde tomaron la posición de flanqueo cuando Meng Hao abandonó el distrito trasero de la montaña. Durante todo el camino, cualquiera de los miembros de la Tribu del Cuervo Explorador que viera a Meng Hao lo miraría con asombro, luego agacharia la cabeza y haría todo lo posible para evitarlo.

Después de dejar la Tribu del Cuervo Explorador, Meng Hao se encontró en el bosque de la montaña circundante. Como solía hacer, envió a las diversas hordas de Neo-Demonios en diferentes direcciones para buscar comida. En cuanto a él, se sentó con las piernas cruzadas debajo de un árbol alto para meditar.

Gran Peludito no se fue, sino que se acostó junto a Meng Hao. Parecía perezoso, pero en verdad, sus ojos estaban llenos de vigilancia y frialdad mientras miraba a su alrededor.

Meng Hao había estado en la Tribu del Cuervo Explorador durante más de medio año. Durante ese tiempo, a menudo había sacado a sus Lobos Madera Verde para cazar; cada vez, Gran Peludito vigilaba de cerca a Meng Hao. En cuanto a la comida, generalmente la traían los otros Lobos Madera Verde. A menos que Meng Hao lo ordenara, nunca se apartaría de su lado.

Ahora, los Neo-Demonios de la horda de Meng Hao había crecido mucho más fuertes y más grandes; no obstante, Gran Peludito continuó actuando de la misma manera que antes.

Meng Hao acarició la cabeza de Gran Peludito. Mientras lo hacía, pensó en el mastín. De repente envió su mente a la Máscara de Sangre. Sintiendo que el mastín todavía estaba en un estado de sueño, suspiró.

“¿Cuándo finalmente te levantarás?”, Pensó. Retrajo su Sentido Espiritual y luego miró el bosque circundante. Una brisa azotaba los árboles, dando lugar a un crujido de sus hojas.

A primera vista, casi parecía el Dominio Sur. Sin embargo, también había algo poco familiar al respecto; no se sentía como en casa en absoluto.

“Después de dejar las Tierras Negras, el poder del Talismán Celestial que estaba interfiriendo con la búsqueda del Clan Ji debe haber desaparecido. De ahora en adelante… Necesito estar listo en cualquier momento para cuando el Clan Ji venga por de mí. Aunque, a pesar de estar lejos de las Tierras Negras, tal vez tengo suficiente poder del Talismán Celestial sobre mi persona como para continuar proporcionando interferencia.” Miró hacia el cielo, su corazón se llenó de preguntas.

Durante más de medio año, no había visto una sola persona del Clan Ji. Ahora estaba empezando a llegar a la conclusión de que adquirir los símbolos del Talismán Celestial y usarlos para obtener la iluminación, debe ser una de las razones principales por las que el Clan Ji no venía tras él.

“El Clan Ji…” pensó, sus ojos se llenaron de frialdad. “Uno de estos días, me haré fuerte… ¡Entonces el Clan Ji se verá obligado a reconocer mi superioridad!” Respiró profundamente, y la determinación llenó sus ojos.

Fue en este momento que la mente de Meng Hao repentinamente parpadeó. Giró su cabeza para mirar hacia la distancia. Además, una voz aguda surgió de repente en sus oídos desde la distancia.

“No importa si la primera persona en detectar a la Serpiente Hierro Negro eres tú o yo. Mi maestro es el Dragoneer de Rango 7, Gu La. ¿Realmente te atreves a competir con él?!”*


* Gu La es el Dragoneer del Desierto Occidental que Meng Hao capturó cuando llegó por primera vez a la Ciudad Santa de la Nieve. Más tarde, Gu La junto con el Gigante Salvaje, desaparecieron cuando Meng Hao se teletransportó a la región de las cinco Tribus del Cuervo Divino.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente