ISSTH 394 – ¡La píldora de Nutrición de Demonios Causa Furor!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Meng Hao siguió examinando el deslizamiento de jade.

“Los Neo-demonios son muy únicos. Inicialmente están divididos en nueve rangos. Los primeros tres son equivalentes a la etapa de la Condensación Qi. Los tres del medio son similares a la Fundación Establecida, mientras que los últimos tres son comparables a la Formación del Núcleo… ¡Los Neo-demonios que poseen un poder equivalente a los Cultivadores del Alma Naciente son los Neo-Demonios Terrenales!”

“Los Neo-Demonios Terrenales son relativamente poco comunes. Sin embargo, aún más raros son los Neo-Demonios que son tan poderosos como los Cultivadores en la Separación del Espíritu. ¡Esos son Neo-Demonios Celestiales!” Meng Hao pensó en el Dragón de Lluvia Alado, y cómo la gente había asumido que era un Neo-Demonio Celestial. Ahora todo tenía más sentido.

“Por encima de los Neo-Demonios Celestiales está el doceavo rango, rara vez se lo ve como las plumas de Fénix y cuernos de Qilin. ¡Los Neo-Demonios como ese son tótems, y son tan poderosos como la etapa Buscando el Dao, a solo un paso de ser Inmortal!”

“¿Los tótems realmente provienen de los Inmortales?”, Pensó Meng Hao. Pensó en todos los tótems que había visto y estudiado, y también en el Gran Árbol de la Tribu del Cuervo Explorador. De repente, apareció en su cabeza la imagen de un antiguo tótem compuesto por los símbolos mágicos del Suelo Celestial. Sacudió la cabeza.

“Quizás es solo de donde vienen algunos tótems. En cualquier caso, cuando se trata de tótems, hay algunos débiles y otros fuertes.” De repente, levantó la vista del jade hacia los cinco pequeños Lobos Madera Verde, que estaban sentados temblando en sus perreras de madera.

“Lobos recién nacidos de rango 1 de poder. Estos Lobos Madera Verde, tienen bastante talento latente; bestias como estas serían relativamente raras en el Dominio Sur. Parece que el Desierto Occidental realmente es un lugar adecuado para que existan los Neo-Demonios.” Luego cerró los ojos, mientras entraba en una meditación contemplativa.

Al final de la noche, Meng Hao de repente comenzó a escuchar varios llantos y gemidos. Pronto se convirtieron en aullidos, y sonaban casi como el berrinche de un niño. Comenzaron lentamente, pero cuando el amanecer iluminó el cielo, los gritos ya eran estridentes.

El sonido ahora era triste, como si estuviera lleno de descontento, como si lo que ocurría fuese lo más injusto en todo el Cielo y la Tierra.

Meng Hao frunció el ceño cuando abrió los ojos. El cielo de estaba nublado mientras miraba las perreras en el patio. Los cinco pequeños lobos de color verde rasguñaban frenéticamente la puerta de su perrera. Incluso estaban royendo la madera. Sus ojos verdes destellaban con locura… ¡Estaban hambrientos!

Soltaron continuos aullidos de angustia, y sus cuerpos se estremecieron débilmente. ¡Lo más melodramático de todo era que la puerta estaba medio roída!

“¡Oh, cállense!”, Dijo Meng Hao, mirándolos.

Los cinco pequeños lobos instantáneamente retrocedieron, mirándolo ansiosamente con sus enormes y brillantes ojos. Parecían sentirse agraviados y al mismo tiempo, también sentían que se morían de hambre. ¡Desde el momento en que nacieron hasta ahora, nunca pasaron hambre durante todo un día! La sensación de hambruna los llenó de espanto.

El regaño de Meng Hao los hizo sentir completamente maltratados.

Cinco pequeños lobos y una persona, se miraban debajo del cielo brumoso.

Sin embargo, después de que habían pasado aproximadamente diez respiraciones, los cinco pequeños lobos una vez más comenzaron a emitir aullidos tristes. ¡Estaban siendo abusados! ¡Estaban hambrientos!

Antes, nunca habían pasado un día sin comer, y ahora estaban siendo regañados por Meng Hao. Sus agudos sollozos se elevaron hacia el cielo, y sus pequeños cuerpos temblaron como si se estuvieran congelando. Algunos de ellos incluso tenían astillas de madera en la boca. Al ver esto, Meng Hao se puso de pie y se acercó. A medida que se acercaba, los pequeños Lobos Madera Verde, se alejaron de la puerta de la perrera, mirando ansiosamente a Meng Hao y llorando tan fuerte como podían.

Meng Hao extendió la mano y agarró uno de los pequeños lobos. Los otros de repente parecieron ponerse extremadamente nerviosos, y retrocedieron en las esquinas de sus perreras.

El pequeño Lobo Madera Verde que Meng Hao había agarrado, tenía una marca blanca en la cabeza. Al principio no era muy obvia, pero si mirabas de cerca, era claramente visible.

Después de recoger al pequeño lobo, este, comenzó a temblar y llorar miserablemente. Sus grandes ojos estaban llenos de impotencia y miedo.

“¿Todavía estás aullando? Creo que estabas aullando más fuerte hace un momento.” Le dirigió una mirada fulminante al pequeño lobo.

El pequeño Lobo Madera Verde con la cicatriz blanca continúo dejando escapar chillidos victimizados, y Meng Hao podía oír gruñidos en su estómago. Extendió la mano para tocarlo y descubrió que su estómago realmente parecía estar completamente vacío.

Se aclaró la garganta, avergonzado. “Parece que olvidé que ellos no son el Mastín de sangre. De hecho, necesitan comer…” Realmente se le había por olvidado completo.

El Mastín de Sangre no necesitaba comer, y Meng Hao había llegado hacía tiempo al estado donde se conseguiría su energía absorbiéndola del Cielo y la Tierra.

El pequeño lobo pudo sentir que la actitud de Meng Hao había cambiado, y al instante comenzó a aullar aún más fuerte. La expresión de dolor en sus ojos se hizo aún más obvia. Meng Hao de repente se sintió un poco culpable.

“Está bien, está bien, deja de llorar”, dijo, acariciando el pelaje del pequeño lobo. “Es mi culpa, ¿de acuerdo? Solo espera un poco, te traeré algo de comer.” Lo puso de nuevo en la perrera y luego se volvió de inmediato y salió corriendo del patio. Recordando las palabras pronunciadas por el anciano al salir, se dirigió hacia las montañas.

Regresó al mediodía, con una sonrisa forzada en su rostro. Después de entrar al patio, vio a los cinco pequeños lobos tendidos allí, pálidos, muriéndose de hambre. Se apresuró a entrar, y pasando de perrera en perrera, después de despertar a cada pequeño lobo, recogió sus cuencos de madera. Luego sacó algo de la comida que había adquirido esa mañana y lo puso dentro para que comieran.

Tan pronto como los pequeños lobos olieron la carne fresca, todo el poder latente en sus cuerpos pareció estallar, cargaron hacia adelante y comenzaron a devorar la carne como si nunca hubiesen probado tal manjar.

Meng Hao se quedó mirando a un lado. Básicamente no había logrado nada durante toda la mañana, aparte de buscar algo de comida…Esto iba a ser un problema.

“No estoy seguro de cómo los otros Cultivadores crían a sus Neo-Demonios, pero si tengo que seguir haciendo esto, va a ser realmente un inconveniente…” Meng Hao frunció el ceño. Sin embargo, al recordar los aullidos lastimeros de los pequeños lobos, se dio cuenta de que no podía permitirles morir de hambre.

Observó cómo los pequeños lobos consumían rápidamente la comida que se había pasado la mañana adquiriendo. Entonces, comenzaron a aullar de nuevo. De repente se dio cuenta que serían un dolor de cabeza.

“Ustedes son pequeños patriarcas…” dijo con un suspiro. Él rápidamente produjo un poco de agua para darles. Después de beberla, sus expresiones cambiaron e inmediatamente ignoraron a Meng Hao y comenzaron a jugar.

Meng Hao miró hacia el cielo de la tarde, luego regresó a su cabaña de madera, donde se sentó con las piernas cruzadas para pensar. Después de un momento, sus ojos se abrieron de repente, y se llenaron de un brillo intenso.

“A pesar de que son Neo-Demonios, todavía tienen bases de cultivo. Debido a eso… ¡entonces puedo comenzar a alimentarlos con píldoras medicinales en cualquier momento! En el Desierto Occidental, ven las píldoras medicinales como tesoros preciosos y no las usan a menudo. Por supuesto que no las usarían en los Neo-Demonios de bajo rango.” Fue en este punto que pensó en la de Nutrición de Demonios del Clan de la Nieve Frigida. *

La fórmula de la Píldora de Nutrición de Demonios era muy extraña. De hecho, las plantas medicinales sólo constituían una pequeña porción de la fórmula. El resto de los ingredientes requirió el refinamiento de la sangre y la carne de varios Neo-Demonios de alto rango. Originalmente, Meng Hao había estado un poco confundido por esto, pero ahora tenía sentido.

“El Clan de la Nieve Frígida solía ser uno de los Clanes más poderosos en el Desierto Occidental. Produjeron generación tras generación de Grandes Dragoneers. La razón de eso seguramente tenía que ver con su Técnica Secreta Dragoneer, junto con algunas fórmulas especiales de píldoras medicinales.”

“La Píldora de Nutrición de Demonios utiliza la sangre y la carne de varios Neo-Demonios diferentes, y en realidad se puede preparar con varios niveles de eficiencia.” Meng Hao dio una palmada en su bolsa de almacenamiento para producir el enorme cadáver de un Dragón de Lluvia.

En el campo de batalla de la Ciudad Santa de la Nieve, Meng Hao había aprovechado la oportunidad para reunir algunos cuerpos de varios Neo-Demonios con la intención de investigarlos y usarlos de alguna manera. Este Dragón de Lluvia tenía una base de cultivo de la etapa inicial de la Formación del Núcleo; de acuerdo con el sistema de clasificación, eso lo haría un rango 7.

“Crear algunas Píldoras de Nutrición de Demonios y probar la Técnica Secreta Dragoneer en estos pequeños lobos, debería estar bien.” Meng Hao miró hacia las perreras, y a los pequeños lobos que jugaban a pelear entre ellos.

Agitó su mano, y el cadáver del Dragón de Lluvia comenzó a encogerse. Un momento después, se había transformado en una neblina de sangre. En ese momento, Meng Hao produjo su horno de píldoras negro.

La cara del joven que existía en el horno de píldoras parecía pálida. Echó un vistazo a Meng Hao, y esta vez, no se atrevió a mostrar ningún rencor. Se desvaneció obedientemente, permitiendo a Meng Hao el uso completo del horno de píldoras, sin obstruirlo de ninguna manera.**

Él envió la sangre al horno de píldoras. En cuanto a las plantas medicinales, tenía bastantes, pero no todas las requeridas. Si él fuera un alquimista común, estaría perdido. Sin embargo, siendo un Gran Maestro del Dao de la alquimia, fue capaz de extraer propiedades medicinales de otras plantas medicinales que combinó para cumplir con los requisitos de la fórmula.

Surgieron más plantas medicinales, y Meng Hao continuó confeccionando hasta altas horas de la noche. Sostuvo el horno de píldoras en su mano derecha, calentándolo con la Llama Eterna invisible, mirándolo mientras hacía ajustes ocasionales.

Esta fue la primera vez que confeccionó una Píldora de Nutrición de Demonios, por lo que el tiempo pasó relativamente lento. A la mañana siguiente, al amanecer, los cinco pequeños lobos comenzaron a aullar de hambre una vez más. Los ojos de Meng Hao brillaron intensamente mientras golpeaba el horno de píldoras. Este dejó escapar un sonido retumbante, y luego salió una píldora medicinal de color rojo.

En el instante en que apareció, la imagen de un Dragón de Lluvia se podía ver dentro de ella. Parecía como si el Dragón de Lluvia quisiera tomar el control de la píldora medicinal y volar con ella. Sin embargo, Meng Hao extendió la mano y agarró la píldora. No importa cómo luchó, no fue capaz de escapar de su agarre.

“Ochenta por ciento de fuerza medicinal. ¡Aún se puede continuar el refinamiento!” Meng Hao arrojó la píldora nuevamente dentro del horno de píldoras y comenzó a utilizar el Conjuro de Transmutación del Dao de la Alquimia. Después de dos horas, surgió una píldora medicinal de color rojo oscuro que no emitía ningún aroma medicinal.

Sin embargo, tan pronto como apareció, comenzó a emanar un olor que los Cultivadores no podrían detectar, pero que los Neo-Demonios, si podían. Lo olían claramente, y tan pronto como apareció el aroma, los cinco pequeños lobos detuvieron su aullido y de repente lo miraron. Se abalanzaron contra la puerta de la perrera, mirando a través de las grietas, la píldora en la mano de Meng Hao. Sus cuerpos temblaban y parecían estar a punto de volverse locos. Comenzaron a golpear la puerta, como si estuvieran dispuestos a morir para obtener la píldora.

Al mismo tiempo, en todas las áreas circundantes de la Tribu del Cuervo Explorador que se dedicaron a criar Neo-Demonios, que incluían aproximadamente cien patios, comenzaron a oírse los rugidos. Todos los Neo-Demonios del rango 1 al 6, comenzaron a volverse locos. Sus aullidos parecían sacudir el Cielo y la Tierra. Al parecer, esta píldora medicinal era como una bendición indescriptible en sus ojos.

Cientos de Neo-Demonios estaban rugiendo. La intensidad del sonido inmediatamente sorprendió a todos los Criadores de Neo-Demonios en los diversos patios. Aparecieron expresiones de confusión en sus rostros, y comenzaron a lanzar hechizos sobre los Neo-Demonios que actuaban con una locura sin precedentes.

El viejo que había actuado con tanta arrogancia con Meng Hao antes, ahora estaba jadeando, con los ojos muy abiertos. Miró a los Neo-Demonios de rango 4 que estaba criando. Su rostro estaba lleno de asombro por la locura que estaban demostrando.

Una multitud de voces se oyó en el área.

“Que está pasando…?”

“¿Qué sucedió?”

“¿Los Neo-Demonios están en celo?”


* Meng Hao compró la fórmula de la Píldora de Nutrición de Demonios con sus logros de batalla en el Capítulo 370.

** Adquirió el horno de píldoras Negro durante la prueba de fuego para convertirse en un Lord Horno Violeta en el Capítulo 281. El horno inicialmente se resistió a él, por lo que era imposible que pudiera utilizarlo. Más tarde, se lo entregó a la jalea de carne en el Capítulo 295. Finalmente, lo forzó a rendirse cuando preparó la Píldora del Núcleo Dorado Perfecto en el Capítulo 336.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente