ISSTH 387 – Sellador de Demonios de la Novena Generación ¡Primer Sellado de los Cielos!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“La Tribulación Celestial tiene cinco colores, y los cinco elementos tienen cinco colores… Me pregunto si hay alguna conexión entre los dos.” Los ojos de Meng Hao brillaron. Ahora no era el momento de preocuparse por esas cosas. Tan pronto como los cinco colores terminaron de fusionarse, apareció un rayo de Tribulación de cinco colores y comenzó a descender.

A primera vista, este relámpago de Tribulación de cinco colores se asimilaba a un gigantesco árbol cayendo del cielo. Sin embargo, rápidamente se transformó en algo que se parecía a una Espada dorada. Atravesó el aire, cambiando nuevamente, esta vez en un enorme Mar que parecía listo para limpiar todo lo que estaba a la vista.

Después de un breve momento, cambió otra vez. ¡Ahora era un Mar de llamas que podría quemar todo lo que existía, en medio de la cual había un ave enorme formada de arcilla!

Estos cinco cambios sucedieron instantáneamente, y luego desaparecieron. Sin embargo, Meng Hao los vio a todos; Su corazón tembló al entender lo que estaba sucediendo.

¡BOOOOM!

El Rayo de Tribulación de cinco colores se estrelló contra Meng Hao, quien tenía la Larva sin Ojos y estaba rodeado por su seda. Él poseía la Transformación del Qi Violeta y tenía una base de Cultivo Perfecta, explotando con un poder intenso. Él tenía el guante en su mano derecha, que ni siquiera la Tribulación Celestial pudo destruir. Un estampido masivo llenó los oídos de los cinco mil Cultivadores en los alrededores, producido por una explosión que se elevó hasta los Cielos.

Cuando descendió el Rayo de la Tribulación de cinco colores, uno de los tres Expertos del Alma Naciente restantes en la región de tres mil kilómetros comenzó a temblar, y explotó en una nube de carne y sangre, que luego se disolvió en cenizas. Su Alma Naciente también fue exterminada.

“¡El Cielo de cinco colores!”, Gritó el Cultivador de túnica blanca de la Tribu Constelación. “¡Es el legendario Cielo de Cinco Colores!”. A estas alturas, la ropa del hombre colgaba hecha jirones sobre su cuerpo, y su antiguo rostro se descubrió. Lo más impactante fue que sus rasgos faciales estaban todos deformados, ¡ su oreja estaba cubierta con su propia piel!

Sus ojos brillaban con un destello escarlata, y su cuerpo temblaba mientras miraba hacia el cielo. Una mirada de miedo y asombro sin precedentes se podía ver en sus ojos.

El cuerpo de Meng Hao también temblaba. Apretó su mandíbula con fuerza mientras el relámpago de cinco colores caía sobre él. Danzaba alrededor de su cuerpo, aparentemente con la intención de hacerlo trizas y borrar su alma. Quería perforar su carne, destrozar su sangre y sus pasadizos de Qi.

Pero la Larva sin Ojos luchó tenazmente, como un Tesoro Supremo del Cielo y la Tierra, enviando capa tras capa de seda irrompible para bloquear y destruir los relámpagos de la Tribulación Celestial de cinco colores.

Gracias a la seda, el rayo de cinco colores desapareció gradualmente. Pronto, ni un solo rayo podría verse por ninguna parte. Meng Hao levantó la cabeza y rugió. El Qi Violeta surgió y una vez más restauró su cuerpo. Sin embargo, en su rostro, las arrugas de la edad ahora eran visibles.

“¡Un Rayo de Tribulación de cinco colores no puede romper la voluntad de Meng Hao!”

El cielo de cinco colores retumbó, y las nubes agitadas, de repente comenzaron a congregarse. A medida que las nubes se movían, parecía como si el mismo tiempo pasara dentro. Chispas de relámpagos llenaron los Cielos cuando aparecieron innumerables rayos de cinco colores. Todos ellos comenzaron gradualmente a fusionarse.

En ese mismo momento, una presión indescriptible se pudo sentir desde arriba. Cuando las nubes se contrajeron, parecía como si se estuvieran llenando con un rayo de aniquilación, capaz de destruirlo todo.

“¡Espera, Meng Hao!” Graznó el loro desde su posición fuera de la región de tres mil kilómetros. “¡Este es el último rayo!”

El relámpago retumbó cuando se formó, era el último rayo final de la Tribulación Celestial. En el espacio de unas diez respiraciones, ya no se podían ver nubes de tribulación en el cielo. ¡Lo único visible ahora era el resplandor de los cinco colores!

Este brillo de cinco colores… no era un rayo. En cambio, había tomado la forma de una mano gigantesca. Cada dedo de esta mano tenía un color, lo que la convertía en una gigantesca palma de cinco colores. Era Celestial, y compuesta de rayos; después de todo, se formó a partir de un rayo de cinco colores. Tras examinarla, esta enorme palma realmente parecía incomparable.

Extrañamente, ¡La Palma no tenía ninguna huella, como sería en una palma normal!

Un zumbido llenó el aire cuando la Palma de Cinco Colores comenzó a caer desde el cielo.

A medida que se acercaba, la tierra temblaba, destrozandose dentro del área de tres mil kilómetros. Todo se derrumbó. Los dos cultivadores del Alma Naciente restantes que se mantuvieron hasta ahora no pudieron hacerlo. Con gritos espeluznantes, explotaron. Sus almas nacientes, junto con cada rastro de su fuerza de vida, fueron completamente erradicadas.

En cuanto al miembro con túnica blanca de la Tribu Constelación, tosió una bocanada de sangre, su rostro se llenó de desesperación.

La palma descendió, y Meng Hao pudo sentir una presión sin precedentes. Su cuerpo tembló, su rostro palideció, y la sangre salió de su boca. Permaneció allí en medio del aire, temblando, siendo empujado lentamente por la inmensa presión.

La palma parecía capaz de aplastar una montaña en la nada; Meng Hao sintió como si no pudiera soportarlo. Pronto sería aplastado.

“El rayo final”, dijo Meng Hao, su cuerpo temblaba mientras lo empujaban hacia abajo. “¿Quieres exterminarme? Bueno, ¿qué tal si te sello?”

De repente, sacó su mano. Emitió maldad y locura mientras señalaba hacia el suelo.

“¡Qi demoníaco! ¡Arte de la Entrega Justa!”

El Qi Demoníaco una vez más emano desde la tierra en el área de tres mil kilómetros. Lo que Meng Hao no había tenido en cuenta, era que esta vez, simplemente no había suficiente Qi Demoníaco. Él Continuó descendiendo, hasta que finalmente aterrizó directamente sobre la tierra destrozada.

“¡No hay suficiente Qi Demoníaco!”, Exclamó, con las facciones de su rostro deformadas. Con un grito, produjo el Jade Sellador de Demonios y un rugido ensordecedor llenó el aire, mientras la tierra temblaba. Al mismo tiempo, el Jade de Sellado de Demonios en la mano de Meng Hao comenzó a emanar ondas que se extendieron, tres mil kilómetros, cinco mil kilómetros…

La cara de Meng Hao se retorció con salvajismo. Derramando el poder del legado Agarwood del Clan de la Nieve Frígida, así como el Qi del Inmortal que Muestra el Camino, que había recibido durante los eventos cerca de la Cueva del Renacimiento.

El poder salió de él y luego fue al Jade de Sellado de Demonios.

La mente de Meng Hao daba vueltas. Las ondas del Jade de Sellado de Demonios se extendieron aún más.

Cinco mil kilómetros…

Diez mil kilómetros…

¡Hasta un total de quince mil kilómetros!

De repente, Meng Hao pudo sentir toda la vegetación que existía en esta área. Todos los seres vivientes existían dentro de su voluntad. Cada cambio y fluctuación estaba bajo su control.

“¡Qi demoníaco! ¡Arte de la Entrega Justa!” Miró hacia la enorme Palma de cinco colores que descendía sobre él. Mientras su voz retumbaba, todo el Qi Demoníaco dentro de la región de quince mil kilómetros se precipitó hacia él.

Se solidificó alrededor de Meng Hao, creando un vórtice de Qi Demoníaco. Empezó con treinta metros de ancho, luego trescientos, luego tres mil, ¡finalmente… treinta mil metros!

Los ojos de Meng Hao brillaron llenos de voluntad y determinación. Lentamente levantó su mano derecha y luego la extendió hacia la enorme palma.

Mientras lo hacía, el Vórtice de Qi demoníaco se alzó, formando una mano que no era visible para nadie excepto para Meng Hao.

¡Esta palma parecía capaz de sellar cualquier cosa en el Cielo y la Tierra!

“¡Soy el Sellador de Demonios de la Novena Generación! “

¡¡ I SHALL SEAL THE HEAVENS !!*

Golpeó su mano derecha contra la palma descendente de cinco colores.

Su huelga llevó consigo su terquedad, su sueño de recorrer el camino de la cultivación hasta que se convirtiera en un poderoso experto, ¡y además, su mismísima fuerza vital!

Después de todo, si no podía trascender esta Tribulación, ¡estaría muerto sin duda alguna!

Este ataque también conllevó el Qi del  Inmortal que Muestra el Camino , el legado de Agarwood del Clan de la Nieve Frígida, y su propia locura.

¡Tal locura fue requerida! ¡Esta no fue una batalla de magia, sino un Sellado de los Cielos!

¡Este ataque se llenó con su dignidad, como el Sellador de Demonios de la Novena Generación, con el poder de sellar los Cielos, y el poder explosivo de todo el Qi Demoníaco de la tierra dentro de quince mil kilómetros!

Además de todo esto, surgieron aullando, el Patriarca del Clan Li junto con la Jalea de Carne. ¡Cada herramienta que tenía para luchar contra la Tribulación Celestial estaba ahora en juego!

El loro gritaba emocionado, con los ojos inyectados en sangre. Este era el momento que había estado esperando. Solo cuando descendía el rayo final podría hacer un movimiento y liderar en los cinco mil Cultivadores. De esta forma, no serían infectados por el rayo.

Los cinco mil Cultivadores dispararon hacia Meng Hao, dando vueltas a su alrededor. Se levantaron cantidades masivas de niebla para luchar contra el rayo final de La Tribulación del Relámpago Celestial.

Un rugido inmenso, más fuerte que todo lo que había ocurrido hasta este punto, presionó sobre los cinco mil Cultivadores, cubriendo incluso sus gritos. Era lo único que podía escucharse… ¡hizo eco cinco veces!

Este sonido no era otro que el sonido de las dos gigantescas palmas chocando unas con otras y rompiéndose.

Tras el primer eco, los cinco mil Cultivadores escupieron sangre. Fueron arrojados por el suelo en todas direcciones, y la niebla se disipó. El hombre de túnica blanca de la Tribu Constelación gritó cuando era completamente aniquilado en cuerpo y espíritu.

Tras el segundo eco, el cielo y la tierra temblaron. Todo en la superficie de la tierra se transformó en ruinas y cenizas. Todo el suelo cristalino se convirtió en un gran cráter…

Al tercer eco, la jalea de carne dejó escapar un quejumbroso aullido, y el Patriarca del Clan Li se tambaleó al borde de la destrucción.

Tras el cuarto eco, el loro dejó escapar un grito desconsolado cuando todas las coloridas plumas de su cuerpo se hicieron añicos.

Todo lo visible ahora, era un mundo de cinco colores.

En el quinto eco… Meng Hao vio su Palma Celestial Selladora de Demonios golpear la palma de cinco colores. Parecía como si una marca de sellado masiva se estuviera preparando para sellar la Tribulación Celestial.

En medio del rugido, las dos palmas colisionaron. Una era del Relámpago del Cielo de cinco colores, Otra de un Sellador Demoníaco de los Cielos. Una deseaba destrucción la otra…deseaba Sellar los Cielos.

La cantidad de poder involucrado era imposible de describir. En este momento, los Cielos no eran los Cielos, la Tierra no era la Tierra, ¡y lo Demoníaco no era Demoníaco!

El aire mismo se hizo añicos. Cuando el rugido lo llenó todo, el mundo de cinco colores se desvaneció repentinamente en una negrura completa…

Dentro de la negrura, los ojos de Meng Hao brillaban con fe. Miró a los Cielos negros, y dijo en voz baja:

“¡Así que se puede sellar los Cielos!”

Con eso, una increíble sensación de debilidad se derramó desde el interior de su corazón. Sonriendo, cerró los ojos, empleando la máxima capacidad protectora de la Larva sin Ojos. ¡Infinitas cantidades de seda salieron disparadas, transformándose en un enorme capullo!

El cuerpo de Meng Hao estaba completamente encerrado dentro del capullo.

No había sonido. No hubo una Revelación Celestial. Dentro del cráter, había un capullo que pareció  estar allí por una eternidad.

Poco a poco, el cielo recuperó su color. La palma de cinco colores ya no estaba. La palma demoníaca de Meng Hao se había transformado en cenizas. Lo único que quedaba era lo que había formado el núcleo de la palma, el Jade de Sellado de Demonios, que cayó en el suelo cerca del capullo de Meng Hao.

La presión ejercida por la Tribulación Celestial había desaparecido. El área sobre la cual la Tribulación había descendido… ahora estaba completamente silenciosa e inmóvil. La Tribulación había sido trascendida.

El loro y la jalea de carne, así como los cinco mil Cultivadores de los alrededores, todos parecían cansados ​​y apáticos. Se reunieron alrededor del capullo para hacer guardia para Meng Hao y esperar a que él emergiera.

El tiempo pasó. Pronto, un aura de transformación emergió del capullo. Dentro, Meng Hao estaba durmiendo, pero su cuerpo estaba cambiando gradualmente. Ahora estaba aún más acostumbrado al rayo. De hecho, de vez en cuando, rayos de rayos salían disparados de su cuerpo para bailar alrededor del capullo y luego extenderse hacia sus alrededores.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente