ISSTH 382 – ¡Sin ojos, pero no Sin Voz!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Ten fe en Lord Quinto, ¡gana la vida eterna! Cuando Lord Quinto aparece, ¡quién se atreve a cruzarse en su camino!

“¡Tres círculos a la izquierda, tres círculos a la derecha! Sacudan esos traseros… ¡Observen la Formación de Hechizos de la  Ejecución Inmortal!”

El sonido retumbante como un trueno se escuchó cada vez más fuerte. A lo lejos, se podía ver una niebla ondulante que cubría el Cielo y la Tierra. Dentro de la niebla turbulenta había miles de figuras enormes corriendo de un lado a otro, sus cuerpos giraban en extrañas posturas. Mientras corrían, emanaban un poder indescriptible, de tal manera que cualquiera que posara su vista sobre todo el panorama se quedaría sin palabras.

Había más de cinco mil personas corriendo, haciendo que todo temblara y retumbara. La niebla turbulenta parecía afectar todo a su alrededor, como si el cielo y la tierra se rasgaran a su paso. Frente a los cinco mil hombres que corrían había un loro multicolor. Bramó altivamente y sus graznidos resonaron en el aire.

“¡Vamos, vamos! ¡Griten un poco más fuerte por Lord Quinto!

Toda esta escena sacudió por completo a los mil cultivadores del Desierto Occidental. Los ocho expertos del Alma Naciente miraron conmocionados esos hombres extraños, y al pájaro que los guiaba.

En cuanto al Cultivador de túnica blanca de la Tribu Constelación, el cuenco frente a él de repente comenzó a temblar. Las aguas turbias dentro él, comenzaron a derramarse mientras el Cultivador levantaba su mirada.

En cuanto a los miembros del Clan de la Nieve Frígida dentro de la Muralla de Espinas, la luz del hechizo debajo de ellos continuó haciéndose cada vez más brillante. Sin embargo, los más de doscientos Cultivadores no pudieron evitar jadear. Sus cuerpos comenzaron a entumecerse por la impactante escena, y todo lo que podían hacer era mirar aturdidos.

Los cuatro Grandes Ancianos se quedaron boquiabiertos, al igual que Hanxue Bao. Hanxue Shan miró con su boca abierta y su rostro lleno de incredulidad.

Fuera de la Muralla de Espinas, algunos de los Cultivadores de las Tierras Negras, dentro de la fuerza del Desierto Occidental, comenzaron a gritar con voz temblorosa.

“¡Esa es… la Formación de Hechizos de Lord Quinto de la Iglesia de la Luz Dorada!”

Inmediatamente, esto hizo que la gente entendiera qué era exactamente esta extraña escena.

“¡La Iglesia de la Luz Dorada! ¡Patriarca Luz Dorada!”

Dentro de la Muralla de Espinas, los miembros del Clan de la Nieve Frígida respiraban con dificultad mientras las voces del exterior llegaban a sus oídos. No les llevó mucho tiempo reaccionar. De repente, algunos de los Cultivadores comenzaron a hablar.

“¿Son de la Iglesia de la Luz Dorada?”

El nombre de la Iglesia de la Luz Dorada había alcanzado la prominencia en las Tierras Negras recientemente, y las historias sobre el Patriarca Luz Dorada eran completamente misteriosas y fascinantes. Ver lo que estaban viendo ahora hizo que sus mentes se llenaran de conmoción.

Ninguno de los Cultivadores presentes estaba seguro de por qué estaban allí. Meng Hao tosió ligeramente al pensar en la fama que había ganado recientemente la Iglesia de la Luz Dorada. Miró al grupo de más de cinco mil Cultivadores que se aproximaban, todos los cuales se decía que eran sus propios seguidores.

“¡Iglesia de la Luz Dorada!”, Gritó. “Escucha mis órdenes. ¡Rodea a los cultivadores enemigos fuera de la Muralla de Espinas!” De repente, un deslumbrante brillo dorado brotó de él, que no era otro que la luz de su Núcleo Dorado Perfecto. Circuló alrededor de su cuerpo, bañando todo a su alrededor con luz dorada. Cualquiera que estuviera cerca no podía dejar de verlo claramente.

Cuando su voz retumbó, y la luz dorada comenzó a brillar, los Cultivadores a su alrededor se volvieron para mirarlo.

Los ojos de los Cuatro Grandes Ancianos estaban muy abiertos, e incluso Hanxue Bao lo miraba con una expresión profunda.

Mientras se acercaban, los cinco mil Cultivadores, escucharon la voz de Meng Hao y vieron la luz dorada, con lo cual sus voces se combinaron con un poder impactante Mientras gritaban.

“¡¡Seguiremos los mandatos del Patriarca hasta la muerte !!” Cinco mil voces rugieron y sus palabras hicieron eco en todas partes. La niebla turbulenta siguió a los cinco mil Cultivadores mientras corrían para rodear el área. Impactantes sonidos retumbantes acompañaron su carrera; el cielo se volvió gris y la tierra tembló. Aparecieron capas y capas de niebla, dentro de las cuales se veían figuras fantasmas imponentes que parecían Guerreros Celestiales.

Sin embargo… sus posturas eran anormales y sus extremos posteriores temblaban de una manera extraña. Dando al panorama completo un tono muy extraño…

Verlo sorprendió a los cultivadores del Desierto Occidental, así como también a los cultivadores del Clan de la  Nieve Frígida. Ellos miraron con asombro a Meng Hao, sus mentes daban vueltas. Si en este punto no se habían dado cuenta de quién era Meng Hao, entonces realmente no merecían ni siquiera estar vivos.

“Tú eres… ¡eres Patriarca Luz Dorada!” Exclamó el Primer Anciano con un grito ahogado, su rostro estaba lleno de incredulidad.

Uno por uno, los Cultivadores de Clan de la Nieve Frígida comenzaron a respirar pesadamente y emitir exclamaciones en voz baja.

“¿Patriarca… Luz Dorada ?!”

“¡El Patriarca Luz Dorada!”

Sabían que la Iglesia de la Luz Dorada había surgido en los últimos días en medio del caos de las Tierras Negras. Había ocupado la ciudad de Dongluo y le había causado bastante dolor de cabeza al Palacio de las Tierras Negras. El patriarca Luz Dorada era una figura de completo misterio; su congregación era de cinco mil hombres, y podían formar un hechizo completamente impactante.

No había nadie en las Tierras Negras que no hubiera oído hablar del nombre del Patriarca Luz Dorada; él era completamente famoso.

Descubrir repentinamente que Meng Hao era en realidad el Patriarca Luz Dorada los llenó de incredulidad.

Hanxue Shan tenía los ojos muy abiertos; ¿cuántos secretos tenía Meng Hao? Ya fuera por sus habilidades como Gran Maestro del Dao de la alquimia, su poder para catalizar la Muralla de Espinas, o su identidad como Patriarca Luz Dorada, en este momento, continuaba revelando capa tras capa de proezas asombrosas.

Hanxue Bao parecía pensativo mientras miraba profundamente a Meng Hao, luego se tomaba de las manos y se inclinaba.

Al verlo inclinarse, los cuatro Grandes Ancianos y el resto del Clan de la Nieve Frígida inmediatamente siguieron su ejemplo, inclinándose profundamente ante Meng Hao.

“Senior”, dijo Meng Hao, “no hay necesidad de eso”. Entendió el significado del arco; era una manera de agradecerle por salvar al Clan de la Nieve Frígida.

Los estampidos sonaban continuamente desde la niebla turbulenta en el exterior de la Muralla de Espinas. El resplandor del hechizo a sus pies, continuó haciéndose más brillante. Parecía que serían teletransportados en cualquier momento.

“El Clan de la Nieve Frígida recordará para siempre tu gran bondad, Compañero Daoísta”, dijo Hanxue Bao. “Ni yo mismo ni las generaciones sucesivas después de mí, te olvidarán jamás.” Mirando a Meng Hao, levantó su mano derecha, tras lo cual salió volando una semilla de la Muralla de Espinas. “Realmente no hay nada que el Clan de la Nieve Frígida pueda hacer por ti. Cuando lleguemos a la Secta del Destino Violeta, esta semilla nos será de poca utilidad. Sin embargo, en el peligroso camino que caminas, podría brindarte un poco más de protección.”

Meng Hao no se negó. En lo que a él respectaba, esta semilla era muy importante. Estaba bastante seguro de que sería capaz de hacer que sus vides consumieran la semilla, o tal vez usar alguna otra técnica de transformación en ella. Él asintió con la cabeza cuando la aceptó.

“Senior, y todos los demás Compañeros Daoistas del Clan de la Nieve Frígida. Su hechizo está listo para activarse. Me quedaré aquí para protegerlos cuando se vayan. Una vez que todos se hayan ido, destruiré lo que queda del portal de hechizos. ¡Sinceramente les deseo a todos ustedes… que tengan un viaje seguro!” Había estado con el Clan de la Nieve Frígida por alrededor de medio año y había experimentado bastante con ellos. Había logrado sus objetivos al venir aquí, así que ahora haría una última cosa cómo pago.

Mientras tanto las explosiones podían  escucharse en el mundo exterior. Se podían ver incontables figuras dentro de la niebla, y los gritos espeluznantes de los Cultivadores del Desierto Occidental hacían eco en las ruinas de lo que fue alguna vez la Ciudad Santa de la Nieve. Todo esto se fusionó para formar una especie de canción de partida. Meng Hao miró a los miembros del Clan de la Nieve Frígida cuando el hechizo se activó. Cuando los miembros del Clan desaparecieron, volvieron a mirar a Meng Hao, y con las manos juntas, él se inclinó profundamente.

Estas personas no eran extrañas; reconoció las caras de todos y cada uno. Por supuesto, él no sabía todos sus nombres. Pero teniendo en cuenta cómo había defendido la ciudad junto a ellos durante estos últimos meses, y los había salvado en múltiples ocasiones, había dado lugar a un cierto compañerismo.

“¡Siempre recordaré tu bondad, Gran Maestro Meng!”

“Gran maestro Meng, ¡espero que llegue un día en el futuro cuando podamos reunirnos nuevamente!”

“Gran maestro Meng, ¡cuídate!”

Uno por uno, los miembros del Clan de Nieve Frígida desaparecieron en el hechizo de teletransportación. Los cuatro Grandes Ancianos miraron a Meng Hao, y se  inclinaron profundamente. Sus expresiones fueron algo melancólicas mientras desaparecían en el hechizo.

Hanxue Shan estaba allí parada; ella no se inclinó ni habló. Ella no pudo evitar que las lágrimas fluyeran de sus ojos mientras lo miraba fijamente, y él la vio.

Se quedaron mirándose el uno al otro, separados por el hechizo, sus figuras lentamente se hicieron borrosas mientras brillaban en los ojos del otro.

En el momento antes de que todo el mundo se desvaneciera en la nada, Hanxue Shan reunió su valor y habló a la figura de Meng Hao. “Cada vez que nieve, debes pensar en mí.”

Meng Hao sabía que no podía verlo, pero sonrió y asintió de todos modos.

Un suspiro brotó en el corazón de Hanxue Bao, y él negó con la cabeza. Ahora era el único miembro del Clan de la Nieve Frígida que no había ingresado al hechizo de teletransportación. Miró a su alrededor, a las ruinas que lo rodeaban, y luego a la niebla que se agitaba, desde donde podía oírse tanto aullidos de rabia como chillidos de miseria.

De repente, todo parecía estar muy lejos.

“¿Estás seguro de que no vendrás con nosotros al Dominio Sur?”, Proyectó a Meng Hao.

“No puedo. Gracias por su amabilidad, Sénior. Te deseo un buen viaje.” Con una leve sonrisa, se tomó de las manos y se inclinó ante Hanxue Bao, mientras desaparecía.

Hanxue Bao no respondió. Cerró los ojos cuando desapareció. Las luces cegadoras de la teletransportación se dispararon en el aire, transformándose en ondas que se elevaban hacia el cielo y luego desaparecieron.

Meng Hao los miró mientras desaparecían. Después de un momento reflexivo, agitó su mano derecha hacia el portal de hechizos. Una explosión llenó el aire y el suelo tembló cuando el portal se rompió, transformándose en cenizas que nunca serían reformadas.

Se giró para mirar la niebla circundante, y de repente, apareció una haz de luz multicolor. Era el loro, que voló para posarse en el hombro de Meng Hao. Fue seguido por la jalea de carne, que tenía la forma de un sombrero.

El suelo tembló cuando las enredaderas estallaron para rodearlos. En este momento, la figura de Meng Hao era completamente demoníaca.

Fue en este instante que un sonido de crujidos se escucho dentro de su bolsa de almacenamiento. Él la golpeó con su mano derecha, entonces el capullo salió volando. Las grietas que cubrían su superficie se colapsaron repentinamente, ¡y apareció una larva blanca!

Esta larva era tan blanca como la nieve de invierno. Tenía el tamaño de un dedo meñique, y todo su cuerpo era tan translúcido como el cristal. No hacía frío, sino que emanaba un poder extraño e impactante que parecía capaz de sacudir el Cielo y la Tierra.

¡La Larva sin Ojos!

Sus ojos vacíos emanaron una luz fría, y cuando se desprendió del capullo, emitió un grito que hizo que todo se sacudiera.

Las larvas no hacen ningún sonido. ¡Pero esta Larva sin Ojos, si lo hizo!

¡Este era un sonido que emitiría sólo una vez en su vida!

Mientras la Larva sin Ojos gritaba, todo temblo. Las Tierras Negras, el Dominio Sur, el Desierto Occidental e incluso las Tierras Orientales se estremecieron.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente