ISSTH 379 – Ofertas

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Cuando Meng Hao despertó, se encontró mirando la espalda de alguien.

Tenía una silueta hermosa. Sus curvas delicadas acentuaban sus hermosos hombros. Una cintura flexible descendía a una redondez perfecta.

Llevaba una blusa de color rosa pálido que Meng Hao casi no notó cuando la miró.

Su cabello era largo y hermoso, y emanaba un aroma delicado y juvenil. De repente, el cielo nublado pareció iluminarse un poco para Meng Hao.

No era que Meng Hao no disfrutará mirando la belleza. Sin embargo, como Cultivador, lo primero que hizo cuando abrió los ojos no fue contemplar la hermosa figura que tenía delante; en su lugar, envió su Sentido Espiritual para comprobar si sus pertenencias habían sido tocadas después de desmayarse.

Él estaba rodeado de ruinas. Sin embargo, podía decir que todavía estaba en la Ciudad Santa de la Nieve. Aunque, la ciudad en sí, ahora consistía solamente en edificios rotos y destrozados. Había algo extraño en todo. Una luz plateada cubría el suelo, claramente era algún tipo de hechizo. Sin embargo, este hechizo no parecía estar completo; Obviamente estaba empezando a formarse.

Todo estaba en silencio. Lo único que se podía escuchar era el crujido que provenía de las hogueras en el área.

A lo lejos, podía ver a dos de los cuatro Grandes Ancianos, sentados allí con las piernas cruzadas. Además, había un poco más de cien Cultivadores, todos ellos meditando, claramente agotados.

Casi todas estas personas eran miembros del Clan de la Nieve Frígida. Solo había unos pocos que no pertenecían al Clan. Meng Hao recordó mirar hacia el suelo antes de desmayarse y ver a unas trescientas personas.

Los otros dos Grandes Ancianos del Clan de la Nieve Frígida se concentraban en el hechizo y conversaban en voz baja. Sus expresiones eran ansiosas, y de vez en cuando levantaban la vista para mirar el cielo.

En el momento en que Meng Hao se despertó, los cuatro Grandes Ancianos lo miraron. Esto, a su vez, atrajo la atención de los otros Cultivadores circundantes. Pronto, todos habían abierto los ojos y miraban a Meng Hao. La bella figura frente a él era, por supuesto, Hanxue Shan, quien abrió sus ojos, dejando de meditar, para darse la vuelta y mirar a Meng Hao.

La felicidad resplandecía en su mirada, al igual que algo más, el amor ciego de una joven y su adoración.

Meng Hao inspiró profundamente y luego se sentó lentamente. Hanxue Shan se acercó y lo ayudó con su brazo. Se sentía débil, pero su base de Cultivo estaba intacta. No pudo obligarse a rechazar su ayuda.

Podía ver la expresión demacrada en su rostro. Estaba lleno de sufrimiento debido a la destrucción de su ciudad, el declive de su Clan, la confusión con respecto al futuro, la impotencia y la preocupación por él.

Todo eso no desaparecería solo porque Meng Hao se despertó.

El Primer Anciano se puso de pie y luego se acercó a Meng Hao. Lo observo, luego se tomó las manos y se inclinó profundamente. “Muchas gracias por sus acciones, Gran Maestro Meng. El Clan de la Nieve Frígida nunca olvidará tu bondad.”

El Segundo Anciano, la anciana y el Cuarto Anciano estaban todos heridos. Sin embargo, ellos también se tomaron de las manos y se inclinaron profundamente a Meng Hao.

No fueron solo ellos. Todos los Cultivadores de los alrededores se pusieron de pie y luego se inclinaron ante Meng Hao.

Todo lo que había pasado antes de que Meng Hao se desmayara había quedado profundamente grabado en sus corazones. Sin Meng Hao, estarían muertos, transformados en un mar de sangre.

Meng Hao había salvado a todos los presentes por sí solo, y al Clan de la Nieve Frígida.

Sus reverencias se llenaron de completa y absoluta sinceridad.

Él asintió, pero no dijo nada. Era apropiado aceptar sus reverencias, pero habría sido algo irrespetuoso hablar en ese momento. Después de un momento, Meng Hao preguntó lentamente: “¿Cuántos días estuve inconsciente?”

“Siete días”. La persona que respondió su pregunta no era uno de los Cultivadores circundantes. La voz vino de atrás suyo. Era antigua y provocaba expresiones de veneración en las caras de todos los Cultivadores circundantes.

La mente de Meng Hao tembló de repente. Se volvió y vio a un anciano que se acercaba desde las ruinas, acompañado por una docena de miembros del Clan de la  Nieve Frígida. Estaba marchito, como si acabara de salir de la tumba. Su ropa era simple, y su base de Cultivo no era alta. Sin embargo, al acercarse, se sentía como si una tempestad se arremolinase alrededor de la zona.

“Senior…” dijo Meng Hao, sintiéndose sorprendido. A simple vista, pudo decir que esta era el Patriarca de la sexta generación del Clan de la Nieve Frígida, el Cultivador de la Separación del Espíritu, Hanxue Bao. Que este hombre apareciera de repente fue un shock. Lógicamente hablando, debería haber perecido.

Se acercó a Meng Hao y, al ver la mirada seria en su rostro, explicó: “He dispersado todas mis habilidades, y desistí de intentar abrirme paso. Ya no estoy en la etapa de la Separación del Espíritu. Cuando absorbió mi Legado, dejé ir mi fuerza vital a la  Muralla de Espinas a cambio de diez años de longevidad. En diez años, pereceré.” Los Cultivadores circundantes, incluidos los cuatro Grandes Ancianos, ocultaron el dolor en sus expresiones, mostrando solo respeto.

“Hiciste un buen trabajo”, dijo Hanxue Bao, sentado frente a Meng Hao. Una sonrisa afable cubrió su rostro. “Creo que tal vez haya solo una persona, en todo El Cielo Sur, en la etapa de Formación del Núcleo, que posiblemente aceptó los seis legados de nuestro Clan. Obviamente, esa persona eres tú “.

El corazón de Meng Hao se llenó de gratitud. A partir de ahora, entendió que este hombre realmente no tenía aspiraciones de poseerlo. Meng Hao realmente había tropezado con una increíble buena fortuna.

Estaba a punto de hablar cuando Hanxue Bao negó con la cabeza, interrumpiendolo. Al mirar a Meng Hao con sinceridad, dijo: “Si te unes a nuestro Clan de la Nieve Frígida , bajo mi autoridad, se te otorgará a Hanxue Shan como tu concubina.”

Meng Hao se quedó boquiabierto. A un lado, la cara de Hanxue Shan se puso roja e inclinó la cabeza para ocultar su vergüenza.

“No te preocupes, no interferiré con tu vida amorosa. Ella puede ser una de las muchas concubinas. ¡Conviértete en un miembro del Clan de la Nieve Frígida y serás el Patriarca de esta generación!” Los ojos de Hanxue Bao brillaron con un aire de solemnidad.

“Haré que valga la pena que te unas, ofreciéndote tres bendiciones.”

“He dispersado mis habilidades, y ya no estoy en la etapa de la Separación del Espíritu. Sin embargo, tengo toda una vida de iluminación. ¡Con mi ayuda, tendrás un ochenta por ciento de posibilidades de alcanzar la etapa de la Separación del Espíritu dentro de quinientos años! ¡Esa es la primera bendición que te daré!”

“La sangre del Clan de Nieve Frígida contiene otra técnica secreta de Gran Dragoneer. Es más poderosa que cualquier otra magia que hayas adquirido. Al transmitírtela, todas las criaturas vivientes serán incapaces de hacer nada más que dormir frente a ti. ¡Esa es la segunda bendición!”

“En tercer lugar, aunque el Clan de la Nieve Frígida actualmente está en declive, nuestra Reserva Dao todavía está aquí. No podemos permanecer en esta ubicación, por lo que viajaremos al Dominio Sur. Hace mucho tiempo, fui amigo del Gran Maestro Píldora Demonio de la Secta del Destino Violeta. Moveremos nuestro Clan a la Secta del Destino Violeta.

“Ven con nosotros de las Tierras Negras al Dominio Sur. Mi reputación puede ganarse el patrocinio del Gran Maestro Píldora Demonio. Has demostrado que tu Dao de alquimia es fuerte. Si lo solicito, el Gran Maestro Píldora Demonio seguramente me dará cara y te aceptará como aprendiz.”

La voz de Hanxue Bao hizo eco en los oídos de Meng Hao. Se sentó allí pensando, sonriendo para sí mismo con ironía. Aparte de la iluminación de la Separación del Espíritu, nada de lo que se le había ofrecido era muy atractivo. La técnica secreta de Dragoneer era sin duda poderosa, pero Meng Hao ya poseía tres grandes técnicas secretas. En cuanto a ser el aprendiz del Gran Maestro Píldora Demonio, bueno, no era que la idea de ello fuera inherentemente poco atractiva. Sin embargo, Meng Hao, a pesar de que hacía tiempo que había dejado la Secta del Destino Violeta, todavía consideraba al Gran Maestro Píldora Demonio como su Maestro.

Se había kowtow tres veces para convertirse en aprendiz, y ese primer kowtow duró toda una vida.*

Pagina Anterior
Pagina Siguiente