ISSTH 378 – ¡Extermina al Espíritu!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“Yo soy Agarwood, un Espíritu del Noveno Mar”. Caí en Cielo Sur y en el Desierto Occidental… Encontré una transformación mágica, que reabrió mi conciencia. La Entrega Justa me hizo Demoníaco. Mi línea de sangre permaneció en el Cielo Sur y evolucionó hasta convertirse en un Clan. Mi legado se transmitió de generación en generación, pero pocos en la actualidad poseen mi línea de sangre.

“El Agarwood tiene dos cabezas, el cuerpo de un dragón y la cola de un fénix. Nunca derrama lágrimas; derramar lágrimas terminara su vida. Ahora, me he ido. Dejé el Cielo Sur para regresar a casa … ¡Aparte de la Liga de Selladores de Demonios, solo mis descendientes pueden recibir mi legado!” La antigua voz resonó en la cabeza de Meng Hao. Una luz gloriosa interminable lo rodeaban. De repente, apareció la imagen ilusoria de una criatura. Tenía la forma de un dragón, con dos cabezas y la cola de un fénix, ¡y no tenía menos de tres mil metros de largo!

En el instante en que apareció el Agarwood de dos cabezas, el cielo se desvaneció, y un rugido llenó toda la creación. Meng Hao podía sentir un extraño e indescriptible poder vertiéndose en él desde el Agarwood.

El Rayo Descendente del Cultivador con túnica negra se hizo añicos. Sus ojos se llenaron de asombro, e inmediatamente retrocedió, estupefacto. Podía sentir un aura de miedo y terror sin precedentes que emanaba de esta bestia de dos cabezas.

“¡Huye!” Esto fue lo primero que llenó su mente. Tenía que alejarse de este lugar. Su base de Cultivo estaba en la etapa de Separación del Espíritu, pero él era una persona prudente. Por eso había investigado antes de venir aquí.

Su prudencia no era porque le importara que él fuera un Patriarca en la Separación del Espíritu, ni que estaba enfrentando nada más que a un joven de la Formación Núcleo. Las cuestiones relativas a la cara tampoco significaban nada para él en este momento. Lo único que le importaba era la aguda sensación de crisis que llenaba su corazón.

Cuando el Cultivador vestido de negro huyó, una voz llenó la mente de Meng Hao. La voz era familiar. ¡No era otro que el Patriarca de Sexta Generación, Hanxue Bao! “¡Mátalo!”

A continuación, otra voz Se escuchó, ¡La del Gran Dragoneer de la Quinta Generación!

“¡Mátalo!”

“¡Mátalo!”

“¡Mátalo!”

Voces llenaron su cabeza. Desde la Sexta generación hasta la Segunda, Qi’nan Tian. Gritaron uno tras otro, y mientras lo hacían, los ojos de Meng Hao se llenaron de un resplandor frío. Lentamente levantó su mano derecha.

El Agarwood que se retorcía en el aire a su alrededor se desvaneció repentinamente en un parpadeo. ¡Se transformó en rayos de luz que se dirigieron hacia el cuerpo de Meng Hao, fundiéndose en él!

Meng Hao respiró lentamente, y luego dijo: “¡Tempestad!” Al instante, una tempestad negra surgió alrededor de Meng Hao. Se extendió rápidamente, haciendo que pareciera que todo el mundo estaba lleno de furia.

Dentro de la tempestad apareció la imponente figura de Hanxue Bao. Su apariencia era algo indistinta, pero su estatura lo hacía indomable. Tan pronto como apareció, su mirada se posó en el Cultivador con túnica negra.

El cuero cabelludo del Cultivador de la  túnica negra se entumeció, y una sensación de muerte lo azotó. De repente sintió el impulso de reírse a carcajadas. Él era un Patriarca en la Separación del Espíritu, y sin embargo, allí estaba, sintiendo la cercanía de la muerte frente a un Cultivador de la Formación del Núcleo.

No solo era aterrador, era supremamente cómico.

“Diez Mil Dragones”, dijo Meng Hao, agitando su mano derecha. El Estanque de los Diez Mil Dragones apareció de nuevo. Dentro de él, rugieron diez mil dragones negros. Sorprendentemente, detrás de ellos apareció la figura de un anciano vestido con una túnica negra, quien miró fríamente al Cultivador en la Separación del Espíritu.

¡Este no era otro que el Patriarca de la Quinta Generación!

“¡Manantiales Amarillos!”, Dijo Meng Hao, la tercera en su cadena de declaraciones. Un rugido de sonido llenó el aire cuando los Manantiales Amarillos aparecieron de repente, junto con la Pagoda con los dieciocho niveles del infierno. El mundo se volvió gris y surgió un aura espesa de muerte, esta se transformó en la imagen de un hombre vestido con una túnica gris. Tenía una calavera en su mano y Qi gris ondulaba a su alrededor, este se transformó en imágenes de todo tipo de bestias.

¡Este era el Patriarca de Cuarta Generación!

“¡Pleno Invierno!”, Dijo Meng Hao. Sintió el poder estallar a su alrededor, todo viniendo de las marcas en su mente. ¡Este era el extraño poder del Agarwood que se había derramado en él!

El tercer patriarca apareció dentro de una tormenta de nieve, cuya frialdad congelo el suelo.

De repente, crepitantes sonidos llenaron el aire cuando apareció el Monte Agarwood, rodeado por interminables vientos nevados y relámpagos. En la cima de la montaña, rodeada de nieve y viento, había un anciano que miraba al Cultivador con túnica negra.

La cara del cultivador con túnica negra se puso pálida. Él escupió una bocanada de sangre, aumentando dramáticamente su velocidad. Estaba intentando crear un portal para teletransportarse, pero no pudo.

“¡Cuatro Estaciones!” La intención asesina irradiaba de los ojos de Meng Hao. Cuando rugió, el cielo cambió. Aparecieron las imágenes de las cuatro estaciones, cubriéndolo todo.

“¡Agarwood!” Esta fue la última de las sucesivas palabras de Meng Hao. Mientras los pronunciaba, su mano derecha descendió, y señaló directamente al Cultivador vestido de negro.

Mientras extendía su dedo, la negra tempestad convergió en la forma de dos enormes alas.

¡Los diez mil dragones rugientes, junto con el Estanque de los Diez Mil Dragones, formaron la cabeza de un dragón!

El Manantiales Amarillos se retorcieron, atrayendo las dieciocho capas del infierno junto con él para formar un enorme cuerpo en forma de dragón, de casi tres mil metros de largo.

¡El Monte Agarwood colapsó y las piezas formaron la cola y las garras de un fénix!

Finalmente… el Cielo de Cuatro Estaciones se fusionó para formar una segunda cabeza. Todas estas cosas convergieron juntas para convertirse en lo que, en los tiempos antiguos, había dominado los Cielos… ¡Él Agarwood!

¡Alas tempestuosas, una cabeza de dragones, un cuerpo formado por Manantiales Amarillos, una montaña por cola y otra cabeza del Cielo de Cuatro Estaciones!

Cuando apareció Agarwood, dejó escapar un rugido que rompió el cielo y destrozó la tierra. Era una fuerza que podía aniquilar todo, destruirlo en todas las direcciones. En este momento, el Cultivador con túnica negra sintió una sensación sin precedentes de peligro mortal. Era una fuerza de destrucción que simplemente no podía soportar.

Sus pupilas se contrajeron, y ambas manos rápidamente destellaron en un gesto de hechizos. Aparecieron tesoros mágicos, y finalmente un resplandor negro que se elevó hasta los cielos y tomó la forma de un sol negro.

“Si el verdadero yo de cualquiera de ustedes apareciera, estaría muerto”. En cambio, has formado el Agarwood. Bueno, he realizado mi Segunda Separación. No puedes destruir mi reencarnación. ¡Lo único que puedes hacer es detener mi primer cuerpo!

“La reencarnación existe, entonces siempre existiré. ¡Mi Karma no puede ser aniquilado! ¡El Altar de Deificación de los Cielos de Ji tiene mi nombre en él! ¡No puedes Cortar mi Karma! ¡Resucitaré!” El Cultivador con túnica negra alzó la cabeza y aulló. El sol negro se estrelló contra el Agarwood y se escuchó una enorme explosión. Todo se hizo añicos, destruyendo la tierra, matando a todos los Cultivadores que estaban por  debajo.

Luo Chong tuvo suerte; más o menos en el momento en que Meng Hao había recibido la Marca de la quinta generación del Patriarca del Clan de la Nieve Frígida, había tenido un mal presentimiento y había huido. Debido a su acción prudente, él y algunos cientos  de otros Cultivadores que fueron con él se salvaron.

La explosión estalló, y el Agarwood desapareció lentamente.

El sol negro también se desvaneció. Al hacerlo, en su interior se pudo ver la imagen del Cultivador con túnica negra, y luego se transformó en cenizas. La luz brillante que los había rodeado se hundió lentamente en la tierra, y desapareció.

El Cultivador con la única negra no se veía por ningún lado.

Meng Hao no estaba seguro si estaba vivo o muerto. Lentamente, todo a su alrededor comenzó a volver a la normalidad. Una sensación extrema de debilidad lo invadió. Su visión comenzó a desvanecerse y comenzó a colapsar en la inconsciencia.

Sin embargo, antes de que eso pudiera pasar, se mordió la punta de la lengua, utilizando el último trozo de energía que poseía para hacer algo que normalmente sería incapaz de hacer… escupió algo de Voluntad Divina que luego se dirigió en dirección a la antigua Ciudad de Dongluo.

Esa fue su acción final antes de que todo se desvaneciera en la oscuridad y cayera al suelo.

La Ciudad Santa de la Nieve todavía estaba allí, aunque estaba completamente en ruinas. Había menos de trescientos Cultivadores vivos, incluidos los Cuatro Grandes Ancianos. Todos se quedaron allí, con los rostros pálidos, mirando a Meng Hao con expresiones de profunda veneración.

Meng Hao no podía ver nada, pero podía sentir que alguien lo estaba abrazando. Él también olía una delicada fragancia. Dentro de la oscuridad de su mundo, una voz antigua lentamente resonó en su mente.

“Sucesor, recuerda el Agarwood. Puedo proyectarme tres veces para ayudarte a evitar la muerte.”

Mientras tanto, lejos de la Ciudad Santa de la Nieve, al otro lado de las Tierras Negras, en la antigua Ciudad de Dongluo, más de cinco mil Cultivadores corrían y gritaban.

“Ten fe en el Lord Quinto, ¡gana la vida eterna! Cuando Lord Quinto aparece, ¿quién se atreve a cruzarse en su camino?”

Los más de cinco mil Cultivadores corrían por la ciudad en un patrón circular. Verlo era bastante sorprendente. El terreno temblaba mientras corrían, y una niebla los envolvía. En las profundidades de la niebla se lograba discernir un resplandor brillante.

El resplandor tenía la apariencia de una espada, condensándose lentamente. El brillo no se extendía, pero emanaba un aura aterradora. Cerca del resplandor estaba el loro, que parecía nervioso. Sus alas se agitaron mientras volaba a su alrededor.

“Ah, la Formación de Ejecución Inmortal, creada por nadie más que yo, Lord Quinto. Maldita sea, esta Formación de Hechizos nunca violó a Lord Quinto más de nueve veces. ¡Eso nunca sucedió!” El loro apretó la mandíbula como si acabara de tomar una decisión difícil. Justo cuando parecía estar a punto de cargar a la luz brillante, llegó la Voluntad Divina de Meng Hao.

El loro de repente dejó de moverse. Se quedó en estado de shock por un momento y luego dejó escapar un grito.

“¡Me asustaste hasta la muerte! Casi rompí por completo mi concentración. Entonces, estás en problemas, ¿eh Meng Hao? ¿Necesitas que te rescate? Bien…bien. Tendremos que ver qué cosas peludas y emplumadas puedes encontrar para mí en el futuro. Creo que iré a salvarte “. Con eso, el loro agitó sus alas, elevándose.

Un rugido llenó el aire y el suelo tembló. Los más de cinco mil Cultivadores que se habían refugiado en la Iglesia de la Luz Dorada, miraron fijamente hacia el Cielo mientras el loro hablaba.

“¡Escuchen, niños! Su Patriarca Luz Dorada está en problemas. ¡Vamos a salvarlo! Vengan…vamos. Comiencen a correr de la forma en que les enseñé. Usen los pasos de la Formación de Ejecución Inmortal. Tres círculos a la izquierda, tres círculos a la derecha. Sacudan esos Traseros… ¡Vamos tan rápido como puedan! Ahora, hagan coro conmigo… ”

Los Cultivadores formaron una larga fila y comenzaron a correr. Una niebla ondulante surgió, parecían nubes oscuras, que luego se alejaron en la distancia.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente