ISSTH 376 – ¡Marcas!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Los rugidos de diez mil dragones emergieron de las aguas profundas que aparecieron arriba en el cielo. Los rugidos fueron impactantes al extremo, causando que sangre saliera desde la boca de las bestias en el suelo. Uno por uno, comenzaron a sangrar de sus ojos, nariz y boca. Entonces, simplemente cayeron muertos.

En cuanto a los Cultivadores de abajo, también tosieron sangre. Sus cuerpos se volvieron pálidos, sus mentes se tambalearon, el flujo de su Qi y su sangre fue reprimido, y sus bases de Cultivo estaban al borde del colapso.

Una mirada sombría apareció en el rostro del Cultivador vestido de negro en el aire. Él comenzó a realizar un conjuro con su mano derecha.

“Esto definitivamente va más allá de lo que anticipé. Él puede obtener dos Generaciones de Legados… Bueno, ¡Eso no será suficiente!”

“¡Destrucción de nacimientos de vida, Manantiales Amarillos de los Tres Mundos! ¡Flores den su fruto, revelen los Tres Mundos!” La mano del Cultivador con túnica negra se volvió borrosa, y frente a él apareció una esfera negra. El orbe comenzó a expandirse y emanó un resplandor oscuro en todas direcciones mientras se transformaba en un sol negro, que se encendía mientras avanzaba.

A medida que se acercaba a los diez mil dragones rugientes, el sol negro de repente explotó, destrozando el aire mismo, destruyendo todo lo que había cerca mientras se convertía en un agujero negro que lo consumía todo.

Tan pronto como apareció el agujero negro, los dragones rugieron. Un estruendo llenó el aire, y el suelo tembló. Los dragones no parecían capaces de controlar sus propios cuerpos mientras eran succionados hacia el agujero negro.

“Si realmente fueras el Gran Dragoneer de quinta generación del Clan de la Nieve Frígida, entonces me daría la vuelta y me iría. Pero eres solo una insignificante Marca de Legado. ¡No puedes detenerme!” La voz del Cultivador con túnica negra era autoritaria mientras movía su manga. Abajo, el Pozo Celestial que la tempestad había llenado, una vez más se sacudió y comenzó a abrirse.

Alrededor de Meng Hao, en la ciudad, había cientos de personas, cuyos rostros estaban pálidos y llenos de desesperanza. La guerra había llegado al punto de que ni siquiera eran capaces de participar en ella. Eran como hojas secas en una tormenta de viento, incapaces de actuar por sí mismos.

Debajo del Estanque de los Diez Mil Dragones, las venas sobresalían por todo el cuerpo de Meng Hao. Su rostro se torció en una expresión feroz mientras luchaba por controlar el dolor dentro de él. Se alzó contra él, y luchó contra el impulso de simplemente desvanecerse en la inconsciencia. Se mantuvo, apretando sus dientes.

La antigua y débil voz de Hanxue Bao le dijo a Meng Hao sus últimas palabras: “No debes perder el conocimiento. Al aprovechar la buena fortuna de la Nieve Frígida, una generación te convierte en un hijo Elegido, dos generaciones te convierten en un Héroe y tres generaciones te hacen Elegido del Cielo. En cuanto a cuatro, ¡Tal cosa nunca se ha visto!”

“Cada Marca gloriosa es el Legado del  experto más poderoso de cada generación. A medida que el Legado se une a tu alma, la marca entrará al mundo para acompañarte. Cuantas más generaciones adquiera, más Marcas aparecerán. El día que llegues a la Separación del Espíritu, todas estas marcas, estos primeros puntos de inflexión de nuestros Poderosos Cultivadores… aparecerán para ayudarlo.”

“¡Sigue adelante! Si eres capaz de soportar el Legado de Tercera Generación, entonces podrás evitar la calamidad que se cierne sobre ti. Esta es tanta ayuda como puedo proporcionar. ¡Realmente espero que tengas éxito y ayudes a mi Clan a superar este desastre!”

Meng Hao levantó su cabeza y rugió. Mientras lo hacía, su ropa se hizo jirones. Su cabello revoloteó, y todo a su alrededor pareció romperse. Lo único que quedaba era su rugido.

Mientras rugía, los Diez Mil Dragones, independientemente de si estaban siendo atrapados por el agujero negro o no, se unieron a él. Un rugido masivo y glorioso llenó el aire.

El Cultivador con túnica negra frunció el ceño y luego lanzó un conjuro con su mano derecha. Extendió su mano y empujó su palma hacia Meng Hao.

“Cenizas a las cenizas, polvo al polvo. Lo que ha fallecido, desaparecerá. Lo que queda, permanecerá para la eternidad.” Mientras las palabras del Cultivador vestido de negro resonaban, los diez mil dragones estallaron en pedazos uno por uno. Arriba, el Estanque de los Diez Mil Dragones también colapsó.

Parecía como si todo estuviera terminando, tal como lo había dicho el Cultivador con la  túnica negra.

Sin embargo, fue en este momento que un temblor recorrió el cuerpo de Meng Hao. Mientras que sus ojos habían sido escarlata momentos antes, ahora eran de color blanco puro.

Cuando el Cultivador con túnica negra vio esto, su rostro parpadeó nuevamente, revelando una expresión de incredulidad.

“¡Imposible!”

Incluso mientras su mente se balanceaba, la voz de una tercera persona se podía escuchar en la cabeza de Meng Hao. Esta voz era venerable y antigua, y llenó toda la conciencia de Meng Hao.

“Soy el Patriarca de la Cuarta Generación del Clan de la Nieve Frígida, Hanxue Hui de los Manantiales Amarillos. Me desperté en una tierra de muerte y cenizas. Obtuve la iluminación en un Bosque de Huesos. Concebí el concepto de engendrar el Espíritu Silencioso. Arroje mi cuerpo para convertirme en un Espíritu Dao. ¡Este fue mi Primera Separación! ¡Soy Hanxue Hui*, Gran Dragoneer de Cuarta Generación!” Mientras la voz se hacía eco, un aura poderosa, de muerte sin precedentes apareció de repente frente a Meng Hao. Se extendió, llenando el área, causando que tanto el cielo como la tierra se tornaran grises.

De repente, incontables rugidos podían  escucharse en el cielo gris. Los rugidos pronto tomaron forma; innumerables almas fantasmas aparecieron. Parecían antiguos, llenos de rencor y locura.

En el suelo, todas las bestias que habían muerto momentos antes, de repente comenzaron a temblar y luego se pusieron de pie. Una luz gris brilló en sus ojos cuando levantaron sus cabezas y aullaron. El suelo tembló cuando todos los cadáveres en el suelo se levantaron, incluso los de los Cultivadores, mientras permanecían con los ojos en blanco y vacíos.

Arriba en el cielo, un estruendo llenó el aire cuando un enorme Dragón Esquelético rugió en la existencia. Abajo, una Serpiente Esquelética gigantesca irrumpió en el suelo.

El mundo entero se había convertido en un Mundo de Muerte. Fue en este momento que detrás de Meng Hao, de repente un río amarillo apareció de la nada. Si miras detenidamente las aguas que surgen, dirías que en realidad están compuestas de… innumerables fantasmas.

Estas no eran aguas amarillas del río. ¡Estos eran los Manantiales Amarillos!

Los Manantiales Amarillos habían aparecido, algo sorprendente al extremo.

Encima de los Manantiales Amarillos flotaba una pagoda compuesta de dieciocho niveles, ¡como los Dieciocho Niveles del Infierno!

El aura de muerte grisácea circuló alrededor de Meng Hao, causando que su rostro se viera pálido. El aura de muerte incluso comenzó a irradiar fuera de su cuerpo, y De repente, ¡abrió los ojos!

Cuando lo hizo, fue como un trueno. Un estampido retumbante se elevó hasta los Cielos mientras miraba a su alrededor con sus ojos totalmente grises.

“¡Gran Dragoneer de los Manantiales Amarillos!” Todos los cultivadores de bajo nivel en el área de repente se pusieron pálidos. Parecían haber perdido la cabeza. Sus cuerpos estaban rígidos como si su fuerza de vida hubiese sido borrada.

Fue lo mismo con los Cultivadores del Desierto Occidental. Los dos Cultivadores del Alma Naciente del Desierto Occidental se quedaron allí inmóviles, sus cuerpos temblaban mientras miraban a Meng Hao flotando en el aire. La expresión de estupefacción en sus caras excedió a aquellas cuando apareció la Tempestad y el Estanque de los Diez Mil Dragones.

“Hace seis mil años”, dijo uno de ellos, “el Legendario Gran Dragoneer de los Manantiales Amarillos, sin ayuda de nadie, provocó un viento huracanado y una lluvia de sangre sobre el Desierto Occidental; fue un reino de terror! ¡Él esclavizó millones de bestias muertas e incluso controló un Neo-demonio del 10° Rango!!

“Según la leyenda, la cantidad de vidas que tomó antes de que él mismo pereciera, ¡era imposible de contar! “

“Él fundó la Tierra de Huesos… “

“Él estableció las Montañas Grises…”

“Él…”

Las mentes de los dos Cultivadores del Alma Naciente se llenaron de incredulidad absoluta.

“Maldición”, dijo el Cultivador con túnica negra. Una mirada de intriga llenó sus ojos. Detrás de él, Hanxue Zong parecía estar a punto de volverse loco. Su corazón se llenó de celos intensos, y en su interior, gritaba que todo esto le pertenecía.

“¡Entonces, puedes despertar tres Marcas de las generaciones pasadas! Su pequeña base de cultivo de formación del Núcleo parece ser bastante poderosa. Qué raro… ¡Qué lástima que todavía no sea suficiente!” Con eso, el Cultivador con túnica negra lanzó otro conjuro y luego agitó su mano.

“Obtuve la iluminación del Dao en la oscuridad de la noche, bajo el cosmos giratorio. ¡Para mi Primera Separación, corté la luz de mis Días!” Sus ojos brillaron cuando levantó su mano derecha y señaló hacia el cielo. Un rayo apareció de repente en la escena gris que lo rodeaba. Un estallido resonó cuando el rayo descendió directamente hacia su mano derecha.

¡Este color de este rayo era completamente negro!

El Cultivador con túnica negra lo tomó, y mientras lo hacía, se transformó en una Espada de Rayos, estos se retorcian y se extendieron hasta el cielo. ¡El Cultivador con túnica negra balanceó la Espada Relámpago, aparentemente con la intención de desgarrar en dos el cielo gris!

Un enorme explosión resonó cuando la Espada de Rayos descendió. Una gran brecha apareció en el cielo cuando la hoja cortó, erradicando directamente el gris del mundo.

El cuerpo de Meng Hao tembló cuando el dolor lo apuñaló. Incluso cuando la Espada de Rayos descendió, Meng Hao subconscientemente levantó sus manos en el aire. Mientras lo hacía, todas las criaturas muertas comenzaron a flotar para formar una gigantesca esfera de huesos.

Todo el Qi gris en el área se disparó hacia la esfera de los huesos. En un abrir y cerrar de ojos, la esfera se infundió con el Qi gris, y comenzó a emanar un poder impactante mientras voló para encontrarse con la Espada del Relámpago.

Se produjo una explosión masiva que provocó que todos los Cultivadores debajo de la etapa Alma Naciente se desmayaran instantáneamente. Algunos de ellos incluso explotaron.

Mientras el sonido seguía retumbando, la esfera de huesos se derrumbó en pedazos, incapaz de enfrentarse a la Hoja de la Espada.

La sangre salió la boca de Meng Hao mientras caía y se estrellaba contra el suelo. Una vez más, el Pozo Celestial se abrió debajo de la Ciudad Santa de la Nieve. De nuevo, la ciudad comenzó a colapsar y caer. Meng Hao se rió amargamente. Tres generaciones fueron su límite; incluso eso no fue suficiente para permitirle obtener la victoria sobre un verdadero experto en la Separación del Espíritu.

Arriba, el Cultivador con la túnica negra inhaló profundamente. La sangre manaba de las comisuras de su boca mientras miraba hacia abajo, hacia donde había caído Meng Hao. Una extraña luz brillaba en sus ojos.

“Las Seis Generaciones de Marcas Legadas del Clan de la Nieve Frígida, ciertamente están a la altura de su reputación. Una vez que tenga mis manos sobre ellas, definitivamente seré capaz de realizar mi Tercera Separación. Luego completaré el gran círculo de la Separación del Espíritu.” Sus ojos irradiaban determinación mientras levantaba su mano derecha. Justo cuando estaba a punto de alcanzar a Meng Hao, su rostro cambió por tercera vez.

¡¡Un shock completo lo invadió!!

¡Cuando Meng Hao aterrizó en el suelo, una marca apareció en su mano derecha!

* El “Hui” en su nombre es el caracter de “ceniza” o “gris”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente