ISSTH 367 – ¡Meng, Eres una Gallina!,¿¡Te Atreves a Pelear Conmigo o no!?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Tres meses pasaron en un instante. Durante ese tiempo, la Ciudad Santa de la Nieve estuvo movilizada, ya que todos los Cultivadores estuvieron realizando varias preparaciones. Mientras tanto, varios eventos trascendentales ocurrieron en las Tierras Negras. El nombre de los Nueve Unidos se mantuvo, pero en realidad, ya no existían. Aparte de la Ciudad Santa de la Nieve, solo quedaba otra: la Ciudad de las Redes.

La Ciudad de las Redes aún sobrevivía debido a su Patriarca en la Separación de Espíritu, así como la posición favorable que ocupaban. Además, la ciudad contenía casi diez mil Cultivadores. Debido a su tamaño significativo, el Palacio de las Tierras Negras centró la mayor parte de sus fuerzas allí, dejando a la Ciudad Santa de la Nieve libre por el momento.

Por supuesto, la posición geográfica de la Ciudad Santa de la Nieve tuvo mucho que ver con eso también, considerando su lejanía y la nieve que cubría el área durante todo el año.

Los una vez ilustres Nueve Unidos ahora consistía sólo de la Ciudad Santa de la Nieve y la Ciudad de las Redes. Todos los demás habían sido destruidas o evacuadas. La mayor parte de las Tierras Negras ahora pertenecía al Palacio de Tierras Negras.

En realidad, había una tercera área en las Tierras Negras que ofrecía obstáculos al Palacio de Tierras Negras. Esa era la ubicación antiguamente conocida como la ciudad de Dongluo, pero ahora pertenecía a la Iglesia de la Luz Dorada.

La Iglesia de la Luz Dorada había alcanzado la fama en todas las Tierras Negras durante estos tres meses. Tenía cinco mil miembros, junto con una sorprendente Formación de Hechizos. Por el momento, el Palacio de las Tierras Negras no tuvo más remedio que retirarse y permitir que la Iglesia de la Luz Dorada permaneciera allí.

En cuanto al misterioso y enigmático Patriarca Luz Dorada, era aún más famoso en las Tierras Negras, y las leyendas sobre él se multiplicaron.

Llegando al final de los tres meses, la situación en las Tierras Negras era muy  volátil. Fue en este momento que el ejército de Cultivadores del Palacio de las Tierras Negras apareció nuevamente fuera de la Ciudad Santa de la Nieve, junto con Cultivadores del Desierto Occidental. Todas sus fuerza consistía en varios miles de Cultivadores y más de treinta mil bestias.

Esto no fue un mero sondeo; fue una guerra a gran escala. El suelo estaba lleno de carros de guerra utilitarios que retumbaban a través de la tierra, propulsados ​​por el poder de Formaciones Mágicas que absorbian la energía circundante. Los carros se erizaron con puntas afiladas, y emanaban una luz extraña, pareciendo indicar que podían explotar con una fuerza mágica impactante.

En cuanto a las más de treinta mil bestias feroces, cubrían la tierra y el cielo en todas las direcciones.

Entre los Cultivadores, la base de Cultivo más débil que se pudo observar fue la Fundación Establecida. En cuanto a la etapa de la Formación de Núcleo, había aproximadamente quinientos.

Un poder tan enorme fue suficiente para sorprender a todos las Tierras Negras. Sin embargo, aún más impactante fue el hecho de que no había sólo un Cultivador del Alma Naciente en el ejército, ¡sino cuatro!

Obviamente, los cuatro Cultivadores de Alma Naciente estaban allí para tratar con los cuatro Grandes Ancianos del Clan de la Nieve Frígida. Dos eran del Palacio de las Tierras Negras y llevaban máscaras de color plata, mientras que los otros dos eran del Desierto Occidental.

Las Formaciones de hechizos Protectores que rodeaban la Ciudad Santa de la Nieve, parecían copos de nieve. También había diez enormes objetos en forma de estrella girando en el cielo por encima de la ciudad, emanando innumerables ondas de poder Mágico.

Dentro de la ciudad, había un poco más de mil Cultivadores, incluidos los miembros del Clan de la Nieve Frígida. Había una gran diferencia en comparación con las fuerzas de la invasión. Las fuerzas de la Ciudad Santa se dividieron en cuatro grupos de batalla, encargados de proteger las murallas de la ciudad.

Los rostros de los Cultivadores de la ciudad estaban tensos, se sentían nerviosos, pero ninguno de ellos huyó. Mientras, los cuatro Grandes Ancianos se hicieron cargo de diferentes áreas en la ciudad. Sus rostros también estaban llenos de ansiedad.

Meng Hao salió de su patio y se dirigió a una de las murallas de la ciudad. Miró hacia la masa oscura que formaban las fuerzas enemigas. Había observado batallas a gran escala anteriormente, pero esta sería la primera vez que veía una desde esta posición.

Cuando se trataba de una gran guerra de Cultivadores como ésta, el poder de Meng Hao, aunque podría ser grandioso, no fue suficiente. Solo alguien de la etapa de Separación del Espíritu podría asegurar la victoria…o la derrota.

¡La batalla estaba lista para estallar en cualquier momento!

De repente, el sonido de los tambores de guerra se escuchó, haciendo eco en el aire. Tan pronto como se oyó, la masa de bestias voladoras, así como los neo-demonios en el suelo, aullaron y cargaron hacia la Ciudad Santa de la Nieve.

A ellos se unieron los miles de Cultivadores y sus carros de guerra cuando lanzaron a las puertas de la Ciudad.

“¡Píldora del Mar de Relámpagos!”, Exclamó el Primer Anciano del Clan de la Nieve Frigida. Un sonido retumbante llenó el aire, y todo se oscureció. Las Formaciones Defensivas que rodeaban la Ciudad Santa de la Nieve, parecieron separarse.

Tan pronto como sus palabras se hicieron eco, cuatro píldoras medicinales fueron arrojadas de la ciudad. Una de ellas fue capturada instantáneamente por un Dragón de Lluvia que volaba en el cielo; de repente, su cuerpo comenzó a temblar, y un estallido llenó el aire cuando explotó en pedazos. Desde dentro de la sangre y la carne triturada, se dispararon múltiples rayos.

Se extendieron en todas direcciones para formar un enorme Mar de Relámpagos, de aproximadamente trescientos metros de ancho.

¡Cualquier bestia voladora que era atrapada en el Mar de los Rayos inmediatamente comenzaría a soltar agudos chillidos mientras eran despedazados!

Las tres pastillas del Mar de Relámpagos restantes, aterrizaron en el suelo y causaron temblores en la tierra. De repente, Mares Relámpagos de trescientos metros de ancho estallaron. Bestias y Cultivadores por igual dejaron escapar gritos miserables cuando fueron destrozados por los Relámpagos.

Al mismo tiempo, nubes negras aparecieron en el cielo sobre sus cabezas. De su interior, más relámpagos ardientes descendieron, golpeando el suelo.

Los impactantes efectos de estas cuatro Píldoras del Mar de Relámpagos fueron en realidad más allá de lo que Meng Hao había anticipado. Las había preparado tres meses antes y se las había dado al Clan de la Nieve Frigida.

En su opinión, las píldoras deberían haber producido mares de relámpagos de varias docenas de metros de ancho, no cientos. Sin embargo, sólo le llevó un momento entender lo que había sucedido. Esta área estaba constantemente envuelta por tormentas de nieve y tempestades. El suelo helado y el viento aullante eran en realidad Formaciones de Hechizos especiales de la Ciudad Santa de la Nieve. Amplificaron los efectos de las Píldoras del Mar de Relámpagos, haciendo que su poder aumentara exponencialmente.

La amplificación tiene límites“, pensó Meng Hao. “Usarla demasiado a esta capacidad, hará que las formaciones de hechizos se destruyan por sí mismas.”

Se escucharon voces de alegría en toda la ciudad.

“¡Gran Maestro Meng es increíble!”

“Esa fue una píldora mágica inventada por el Gran Maestro Meng. ¡Tal poder no tiene precedentes! ¡Sacudió el Cielo y la Tierra! “

“¡Gran Maestro Meng!”

Los gritos se desplazaron fuera de las murallas de la ciudad, seguidos por un grupos de Cultivadores. Mientras volaban, uno de los objetos en forma de estrellas encima de la ciudad también voló, cortando a los Cultivadores del Palacio de Tierras Negras y triturándolos en pedazos.

El suelo tembló cuando la muerte llegó al campo de batalla. Las explosiones resonaban y chillidos espeluznantes se podían oír por todas partes. La sangre se derramó como la lluvia. Desde su posición en la muralla de la ciudad, Meng Hao vio cómo todo esto sucedía y su corazón tembló.

Una luz mágica emanaba de los carros de guerra y se estrelló contra las defensas de la ciudad. El hielo en el suelo comenzó a resquebrajarse, y hasta el cielo mismo parecía estar a punto de ser destrozado.

Fue en este momento que un Cultivador del Desierto Occidental voló por los aires. Estaba en la etapa avanzada de la Formación del Núcleo y tenía tres tatuajes tótem en su cuerpo. Uno era un Dragón Lluvia, otro era un Espíritu de Montaña, y el tercero era un poderoso río. Mientras flotaba en el aire, mantenía una cabeza cortada en su mano, chorreando sangre. Miró hacia la ciudad y se rió de buena gana.

“Gran Maestro Meng, ¡qué diablos!, ¿¡te atreves a salir y luchar contra mí!?” Detrás del hombre, apareció un Dragón de Lluvia, rugiendo mientras volaba hacia el cielo. Al lado del Dragón de Lluvia había un enorme Espíritu de Montaña que sonreía ferozmente hacia la ciudad. Debajo de los pies del Cultivador, apareció un enorme río que parecía sacudir el mundo.

“Soy Ta Luo, Cultivador de tres tótems de la Tribu Espina del Desierto Occidental. ¡Desafío al Gran Maestro Meng de la Ciudad Santa de la Nieve a un duelo! ¿Te atreves a pelear conmigo? ¡No me digas que lo único que puedes hacer es preparar píldoras !? Meng, Gallina, ¿te atreves a pelear conmigo o no? Tu alquimista de segunda! Todo lo que puedes hacer es preparar píldoras en alguna habitación oscura oculta en alguna parte. ¡¿Te atreves a venir a pelear conmigo a la intemperie?! “

Mientras sus palabras retumbaban, Meng Hao estaba en la pared de la ciudad, su expresión era la misma de siempre mientras miraba al Cultivador que gritaba y mostraba sus tótems.

“Un tótem de un Espíritu de Montaña”, pensó Meng Hao. “Parece una montaña y un espíritu. Definitivamente necesito estudiarlo.” De repente, sus ojos destellaron mientras miraba hacia el cielo.

Junto a él estaba el Tercer Anciano, la anciana. Ella frunció el ceño.

“Él solo está tratando de provocarte”, dijo. “Obviamente es un truco, Gran Maestro Meng, tú…” Antes de que ella pudiera terminar de hablar, el cuerpo de Meng Hao parpadeó y salió disparado de la muralla de la ciudad.

La cara de la anciana se oscureció, y ella se lanzó al aire para seguirlo. Sin embargo, mientras lo hacía, uno de los Cultivadores del Alma Naciente con una máscara de plata del Palacio de Tierras Negras se rió brutalmente, y luego desapareció. Cuando reapareció, estaba directamente frente a la anciana, bloqueando su camino.

El Cultivador del Desierto Occidental con la cabeza cortada en su mano flotaba allí, mirando a Meng Hao mientras se acercaba. Riendo a carcajadas, apretó su mano derecha, causando que la cabeza cortada explotara y salpicara su cuerpo con sangre y carne. Con una sonrisa feroz, disparó hacia Meng Hao.

Se acercaron el uno al otro a toda velocidad, lo que por supuesto atrajo la atención de los Cultivadores de ambos bandos de la batalla. Los de la Ciudad Santa de la Nieve estaban muy nerviosos, y los otros tres Grandes Ancianos intentaron volar para ayudar, pero fueron obstruidos por los otros Cultivadores del Alma Naciente del Palacio de las Tierras Negras y del Desierto Occidental.

“Meng, eres idiota, ¡te ayudaré a entender cómo los Cultivadores del Desierto Occidental matan gente!”. El poder de su Base de Cultivo de la Formación Núcleo explotó con un efecto impactante. El Dragón de Lluvia detrás de él rugió, el Espíritu de la Montaña irradiaba ferocidad, y el poderoso río se agitaba en el aire. Toda la escena era muy imponente.

Este hombre tenía plena confianza en que sería capaz de matar a su oponente. Una vez que este Gran Maestro Meng se enredara con él, solo tomaría un momento o dos para asegurarse de que muriera.

“¡Una vez que salió de las murallas de la ciudad, su destino quedó sellado!”, Pensó el Cultivador del Desierto Occidental, sonriendo ferozmente. En un abrir y cerrar de ojos, estaban a unos treinta metros el uno del otro. La expresión de Meng Hao era la misma de siempre; sin embargo, un brillo sangriento de repente emanó de su cuerpo. De repente, él desapareció. Fue el Destello de Sangre que repentinamente lo colocó directamente frente al sonriente Cultivador del Desierto Occidental.

Los ojos del hombre se abrieron de par en par, y sin siquiera pensar en ello, se movió hacia atrás para retirarse. Sin embargo, la mano de Meng Hao se disparó como un rayo, agarró su ropa y luego lo levantó por encima de su cabeza. Hizo este movimiento sin problemas, como si lo hubiera practicado miles de veces.

Fue un movimiento extraño, y todos los que lo vieron se quedaron boquiabiertos.

En el momento en que Meng Hao agarró al imponente Cultivador del Desierto Occidental y lo levantó, un rayo apareció repentinamente en el cielo. Este relámpago en particular se veía diferente de un rayo normal.

Eso fue porque no era un relámpago ordinario; ¡Esto fue…un Rayo de la Tribulación Celestial!

Ninguno de los espectadores tuvo oportunidad de reaccionar. La Tribulación Celestial descendió sobre el cuerpo del Cultivador del Desierto Occidental. El Dragón de Lluvia rugió cuando se hizo añicos. El Espíritu de la Montaña colapsó y el Río explotó. El Cultivador del Desierto Occidental ni siquiera tuvo tiempo de gritar. La Tribulación Celestial se estrelló contra su cuerpo, carbonizandolo completamente.

¡Estaba absolutamente muerto!

Él no era como Meng Hao, que fue capaz de resistir semejante rayo de varias maneras distintas. Obviamente, este hombre no estaba equipado con ninguno de esos métodos, y fue asesinado.

Muy mal por ese tótem del Espíritu de la Montaña“, dijo Meng Hao, sacudiendo la cabeza. Soltó su agarre, dejando caer el cadáver. Todos miraron, aturdidos, cuando Meng Hao uso el Destello de Sangre y se desvaneció, volviendo a la muralla de la ciudad a una velocidad increíble.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente