ISSTH 366 – El Camino a los Cinco Colores

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Poco a poco, la tierra dejó de temblar. La voz que había emanado de abajo de la tierra se desvaneció, y el silencio cayó sobre la Plaza Santa.

La multitud de personas miraba hacia el cielo, en el lugar donde Zhou Dekun había desaparecido. Todos estaban taciturnos y sus estados de ánimo habían caído en picada.

Al Gran Maestro Zhou, el alquimista número uno en las Tierras Negras, se lo habían llevado tan fácilmente.

Él nunca volvería a la Ciudad Santa de la Nieve que tanto amaba. Tal vez terminaría en una nueva ubicación, y continuaría construyendo su reputación como un  Gran Maestro…

Este evento repentino fue algo que nadie de los presentes podría haber predicho.

Meng Hao miró al cielo, contemplando lo que hubiera pasado si hubiera prevalecido en el duelo de la alquimia con Zhou Dekun, o si Zhou Dekun no hubiera actuado tan superior en este momento. Tal vez no hubiera sido Zhou Dekun quien se llevarán, sino…a Él.

Meng Hao se quedó allí pensativo.

A su alrededor, los cientos de Cultivadores estaban de la misma manera. Hoy habían pasado muchas cosas, y todos parecían incapaces de absorberlo todo.

Rodeado de silencio, Meng Hao negó lentamente con la cabeza y miró a Hanxue Shan, ella tenía una expresión confusa en su rostro, y luego estaba la anciana, la Tercera Anciana. Él estrechó sus manos y se inclinó ante ella, luego se volvió y lentamente se alejó, abandonando este mundo de silencio.

Cuando estaba a punto de marcharse, los Cultivadores de los alrededores parecieron volver en sí. Uno por uno, voltearon a verlo.

Los cuatro Grandes Ancianos también voltearon a mirarlo. El Segundo Anciano contuvo su lengua, pero el Cuarto Anciano dio un paso vacilante hacia adelante. La anciana no dijo nada.

Primer Anciano, el enano, puso una sonrisa en su rostro y se adelantó. En voz alta, se dirigió a Meng Hao: “Gran maestro, ¿a dónde vas?”

Meng Hao se detuvo y miró hacia atrás. “Mi apellido es Meng”, dijo. “Antes, alguien dijo que no era bienvenido en la Ciudad Santa de la Nieve. Naturalmente, eso significa que tengo que irme.” Él suspiró, sacudió la cabeza y se dio vuelta para irse.

Las palabras inmediatamente causaron que los centenares de Cultivadores que los rodeaban sintieran conmoción en sus corazones. ¿Cómo podrían ellos no reaccionar a tales palabras? Antes, cuando Zhou Dekun estaba presente, todos despreciaban a Meng Hao. Pero Zhou Dekun no era más que historia antigua, de repente, la posición de Meng Hao era infinitamente más alta que antes.

Sin Zhou Dekun, no había otro Gran Maestro. ¡Para la Ciudad Santa de la Nieve, tal pérdida, era demasiado grande!

El Primer Anciano miró airadamente al Segundo Anciano, luego se adelantó sonriendo para bloquear el camino de Meng Hao.

Inmediatamente, los Cultivadores circundantes comenzaron a gritarle a Meng Hao.

“Gran Maestro Meng, lo que sucedió antes fue un malentendido. El Clan de la Nieve Frígida fue desconsiderado en sus tratos hacia su huésped. No hay necesidad de tenerlo en cuenta. Gran maestro, por favor, de ninguna manera permita que el malentendido permanezca en su corazón.”

“¡Sí! Gran maestro Meng, estás en el pináculo del Dao de la alquimia. No es necesario que te rebajes a nuestro nivel. ¡Este es tu hogar, Gran Maestro Meng!”

“Gran maestro Meng, ¿por qué no quedarse? Si te vas, tu talento nunca se notará en el mundo exterior. Si te quedas aquí, ¡puedes ser aún más famoso!”

“Gran maestro Meng, le suplicamos que se quede!”

Las voces de los cientos de Cultivadores se elevaron en el aire, llenas de sinceridad y cordialidad. Meng Hao inmediatamente pareció emocionarse. Dejó de caminar, miró a los Cultivadores que los rodeaban, y luego se tomó las manos y se inclinó profundamente.

“Estoy en deuda con su amabilidad, Compañeros Daoistas. En general, yo, Meng, nunca podría negarme. Sin embargo…hay personas aquí a las que no les gusta mi persona. Me temo que no tengo más remedio que irme.” Sus palabras causaron que la cara de Segundo Anciano cayera de inmediato; miró a su alrededor y vio que algunas personas lo miraban. Apretando los dientes, avanzó unos pasos y luego se tomó de las manos y se inclinó profundamente ante Meng Hao.

“Gran maestro Meng, por favor, perdóname. Me equivoqué antes, y te ruego que no te ofendas. En mi corazón, estás verdaderamente en el pináculo del Dao de la alquimia, eres un Gran Maestro. Cuando el Clan de la Nieve Frígida estaba en una situación desesperada, no pensó en las dificultades e ignoró el peligro, de inmediato acudió en nuestra ayuda. ¡Nunca olvidaré tu bondad, incluso cuando mis dientes se caigan de la vejez!”

“Primer Anciano”, continuó solemnemente. “Sugiero que le demos al Gran Maestro Meng una Larva Frígida de Nieve. Esa es la única manera de expresar adecuadamente la profundidad de la gratitud del Clan de la Nieve Frigida.”

“¡Una no es suficiente!” Dijo el Cuarto Anciano. Era un hombre de rostro sombrío, pero ahora, mostraba una sonrisa en su rostro, dio unos pasos hacia adelante y se inclinó profundamente ante Meng Hao con las manos entrelazadas. “Una definitivamente no es suficiente. Actualmente tenemos dos al borde de eclosionar. Deberíamos darles las dos al Gran Maestro Meng, eso sería lo mejor. Primer Anciano, espero que pueda estar de acuerdo. Esta es la única forma de expresar la gratitud del Clan. En cuanto a las larvas, mientras exista el Clan, y el tiempo sea próspero, siempre podremos aumentar su cantidad.”

El Primer Anciano se sintió un poco ansioso al mirar a Meng Hao. Con Zhou Dekun fuera, la única persona que les quedaba era este Gran Maestro Meng. Apretó los dientes y dijo: “¡Tienes toda la razón! Gran maestro Meng, por favor, no temas. ¡La Larva Frígida de Nieve te será entregada en un plazo de un año!”

Meng Hao se regocijaba interiormente, pero por fuera parecía vacilar. Esto era algo que acababa de aprender de Zhou Dekun.

Su vacilación causó que todos los Cultivadores circundantes lo aclamaran, instándolo a quedarse. Meng Hao continuó dudando, y luego comenzó a negar con la cabeza. Entonces comenzó una segunda ronda de gritos, y finalmente pareció vacilar.

“No es que no quiera quedarme”, dijo con un suspiro. “Pero este lugar es muy peligroso. Mi base de Cultivo es baja, y me temo que no seré lo suficientemente poderoso como para protegerme… Además, solo puedo quedarme aquí durante medio año. Simplemente no hay forma de que me pueda quedar por un año entero.”

El Primer Anciano y los otros intercambiaron miradas. Finalmente, la anciana habló, mirando a Meng Hao con una expresión extraña. “Si los cuatro trabajamos juntos, podemos reducir el tiempo en más de la mitad. Podemos producir la Larva de Nieve Frígida en menos de medio año.”

“Después de que tengas la Larva Frígida de Nieve, Gran Maestro Meng, simplemente puedes irte”, dijo el Primer Anciano. “No haremos nada para impedírtelo.”

Muchos de los Cultivadores en la audiencia continuaron llamando a Meng Hao, instándolo a quedarse. Teniendo en cuenta que había tantas solicitudes solemnes, Meng Hao finalmente aceptó de mala gana. Esto causó que sonaran una gran cantidad de palabras respetuosas de agradecimiento.

Fue de esta manera que Meng Hao terminó quedándose en la Ciudad Santa de la Nieve. También fue así cómo se hizo famoso en la región. Independientemente de Cultivadores externos o miembros del Clan de la Nieve Frígida, el nombre del Gran Maestro Meng resonaba en sus oídos como un trueno.

Si no fuera por la anterior presencia de Zhou Dekun en la ciudad, no hubiera sido tan fácil para ellos aceptarlo, ni verlo con tanta importancia.

Afortunadamente, Zhou Dekun había establecido una base sólida y había causado que todos en la ciudad desarrollaran un respeto saludable por el Dao de la alquimia. El fanatismo con el que los lugareños veían a los alquimistas hizo que los miembros del Clan de la Nieve Frígida aceptaran a Meng Hao con total cortesía.

En tales circunstancias, era lógico que Meng Hao tomara las bases que Zhou Dekun había construido y las hiciera completamente suyas.

Si el pobre Zhou Dekun supiera lo que estaba sucediendo, seguramente escupiria varias bocanadas de sangre y se llenaría de un remordimiento interminable. Suspiraría y pensaría como era casi imposible mantener su acto en todo momento. Lamentablemente, todo lo que se había esforzado para crear con trabajo duro, ahora pertenecía a Meng Hao.

Sin embargo, Meng Hao también se sintió algo ofendido. Después de todo, él no se había propuesto llegar a esta situación; fue el resultado de una serie de coincidencias afortunadas. Todo había aterrizado directamente frente a él, y no había forma de evitarlo. Acababa de golpearlo directamente.

En los días siguientes, casi todos los Cultivadores de la ciudad estaban hablando del Gran Maestro Zhou. La residencia de Meng Hao estaba constantemente resguardada por los miembros del Clan de la Nieve Frigida.

Durante este tiempo, varios Cultivadores poderosos vinieron a hacerle una visita formal. Todos fueron extremadamente educados. La forma en que Meng Hao lidió con ellos fue muy diferente a la misteriosa vaguedad que había sido el sello distintivo de Zhou Dekun. Meng Hao sonreiría y les daría consejos reales sobre el Dao de la alquimia. Con solo unas pocas palabras, pudo hacer que los Cultivadores locales se perdieran al instante en sus pensamientos.

Medio mes más tarde, Meng Hao había consolidado por completo su lugar dentro de la Ciudad Santa de la Nieve. Su nombre incluso comenzaba a extenderse por todo el mundo fuera de las murallas de la ciudad.

En cuanto al Gigante Salvaje de noventa metros de altura, la gente ya lo veía como la montura personal de Meng Hao. El Dragoneer del Desierto Occidental fue visto como su lacayo.

Muchos de los Cultivadores que planearon solicitar los servicios de confección de píldoras de Meng Hao, descubrieron que le gustaban las flores de loto. Por tal motivo, no escatimaron costos al buscar en diversas ubicaciones para encontrar lotos para él. Pronto, el patio de Meng Hao estuvo completamente adornado con lotos de nieve, cuyo aroma lo cubría completamente.

En cuanto a la invasión del Palacio de las Tierras Negras, como Hanxue Zong había prometido, realmente no hicieron ninguna incursión militar durante tres meses. Esto le dio al Clan de la Nieve Frígida un poco de tiempo para prepararse. A medida que el tiempo pasaba, se levantaban más Formaciones de Hechizos para defender la ciudad. Todos los Cultivadores de la ciudad fueron movilizados por el Clan de la Nieve Frígida mientras se fortalecían los diversos distritos de la ciudad.

Solo Meng Hao estaba relativamente inactivo. La mayor parte del tiempo, se sentaba a meditar junto a las flores de loto. De vez en cuando, sacaba un poco del Suelo Celestial y estudiaba los símbolos mágicos en su interior. Otras veces llamaba a Gu La para examinar sus tatuajes de tótem.

En cuanto a los relámpagos que ocasionalmente caían del cielo, Meng Hao estaba completamente acostumbrado a eso. Ahora tenía un instinto temible cuando se trataba de sentir el peligro. Por supuesto, el Patriarca del Clan Li chillaba y maldecía constantemente. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, la encarnación de su alma se volvió cada vez más resistente al rayo.

Según el análisis de Meng Hao, el Patriarca del Clan Li ya se estaba transformando en un Alma del Rayo.

Entre todas las cuestiones, la mayor ganancia de Meng Hao tuvo que ver con los símbolos del Suelo Celestial. Los había estado estudiando desde el momento en  que llegó a las Tierras Negras. Finalmente, en este punto, comenzó a percibir algunas de las pistas.

Estos símbolos de Suelo Celestial son muy similares a los tótems. Puedo determinar con un ochenta por ciento de certeza, que el llamado Talismán Celeste … ¡era en realidad un Tótem Primordial!” Respirando pesadamente, miró el Talismán de Papel Celestial en su mano, y sus ojos comenzaron a brillar.

“¡Toda mi investigación hasta este momento apunta hacia los tótems!”, Pensó. Un destello se vio en su mirada. Luego cerró sus ojos durante un largo momento mientras aclaraba sus ideas. “La razón por la que estoy tan increíblemente interesado en los tótems es porque después de la Tribulación Celestial, el enigma principal que enfrentaré es cómo lograr el Alma Naciente Perfecta.”

Las Almas Nacientes se dividen en cinco elementos y colores. Cuatro equivale a Sin Defectos, cinco es Perfecta… Si pudiera adquirir el manual del Núcleo Dorado de la Escritura del Espíritu Sublime, entonces podría entender cómo pasar con éxito de un Alma Naciente de cuatro colores a un Alma Naciente Perfecta. Desafortunadamente, el manual del Núcleo Dorado se perdió hace mucho tiempo…” El resplandor en sus ojos se hizo más fuerte.

“Las otras etapas ni siquiera se pueden comparar con la etapa del Alma Naciente. Si quieres obtener cuatro colores…es muy difícil. Incluso yo no sé cómo hacerlo. Sin embargo, los tótems del Desierto Occidental, así como la técnica de confección de píldoras de los cinco elementos de Yan Song de las Tierras Orientales, me han dado una nueva dirección para explorar.”

“Si puedo tener éxito o no, será determinado por más estudio e investigación. Necesito más Cultivadores del Desierto Occidental para poder estudiar sus tatuajes tótem. ¡Esa es la única manera de llegar a una conclusión acertada!” Meng Hao tomó aire profundamente, y sus ojos brillaron con un aura fría.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente