ISSTH 357 – El Orgulloso Sir Zhou

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente



La Ciudad Santa de la Nieve era mucho más grande que la ciudad de Dongluo, y estaba dividida en una ciudad interior y una ciudad exterior. El centro de la ciudad pertenecía al Clan de la Nieve Frígida, mientras que la ciudad exterior era para otros Cultivadores.

El clima frío provocaba frecuentes tormentas de nieve. Debido a esto, el paisaje blanco y nevado era algo que nunca se vería en el sur de las Tierras Negras.

En la Sección Este de la Ciudad Exterior había una hilera de mansiones, cada una de las cuales contenía un manantial espiritual. Aunque la energía espiritual que emitían no era grande, en las Tierras Negras, tales residencias podían considerarse lujosas.

Cada residencia era autónoma y estaba protegida con hechizos para garantizar que ningún visitante no deseado pudiera ingresar. Aún más importante, los hechizos de protección en realidad estaban vinculados a la Formación de Hechizos principal de toda la Ciudad Santa de la Nieve, lo que los hacía increíblemente poderosos.

Las personas que ocupaban estas mansiones eran invitados de suma importancia. Por supuesto, este fue también el lugar donde se arregló la vivienda de Meng Hao.

Su mansión y su patio no eran enormes, pero tampoco pequeños. El Gigante Salvaje estaba sentado como una pequeña montaña, roncando suavemente. Ocasionalmente se despertaba, con lo que tomaba un poco de carne de una gran pila que había a un lado, se la metía en la boca y la tragaba. Si alguna vez se despertara y no encontrara carne alrededor, abriría los ojos y rugiría.

“Carne… Carne…” diría entonces.

Cuando eso ocurría, Meng Hao corría a regañadientes y buscaba algo de carne. No pasó mucho tiempo para que Meng Hao comenzara a preguntarse cuál de los dos era el maestro…

Además del Gigante Salvaje, amante de la carne, también había un hombre de mediana edad en el patio. Una mirada de amargura cubría constantemente su rostro, como si tuviera un melón amargo en la boca. Después de alimentar al Gigante Salvaje solo dos veces, Meng Hao decidió pasar esa sagrada tarea a este hombre.

Él no era otro que el Dragoneer del Desierto Occidental que Meng Hao había capturado. Meng Hao lo había liberado, pero luego lo había obligado a consumir una píldora venenosa, lo que le impedía hacer otra cosa que suspirar y aceptar su destino.

A Hanxue Shan, le había llevado bastante tiempo cumplir uno de los requisitos que Meng Hao le impuso para su mansión. Al final, ella logró proporcionarle una variedad de semillas de loto, que Meng Hao luego catalizó.

Ahora, todo el patio estaba repleto de lotos. Por supuesto, los lotos ordinarios no podrían crecer aquí; estos eran lotos de nieve.

Los lotos de nieve llenaban de belleza el patio. A menudo, Meng Hao miraba las flores durante todo el día.

Al observar su forma, y con el tiempo, fue capaz de sentir su esencia. Al obtener la iluminación con respecto a la esencia de la flor, pudo mejorar su Formación de Espadas de Loto.

Tal vida le parecía extraña al Dragoneer del Desierto Occidental. Sin embargo…Meng Hao finalmente preguntó su nombre, así como otra información. Ayudó a Meng Hao a entender lo que eran los Neo-demonios. Y luego, el corazón de este hombre de mediana edad llamado Gu La se enfrió y se llenó de desesperación.

Eso fue porque a Meng Hao le gustaba estudiar. Le gustaba estudiar sangre, huesos, carne y tótems. Cada vez que estudiaba alguna de estas cosas, era como una pesadilla para Gu La.

Actualmente Meng Hao estaba sentado con las piernas cruzadas frente a un loto. Mientras lo estudiaba, la información sobre los Dragoneers del Desierto Occidental daba vueltas en su mente. “Los Dragoneers se dividen en nueve rangos, y el rango 9 se conoce como Gran Dragoneer. Los Neo-demonios también se dividen en rangos, y son simplemente criaturas extrañas que vivieron dentro del Desierto Occidental, que finalmente llegaron a llamarse Neo-demonios.”

Después de los rangos del 1 al 9, para los Neo-Demonios, está el rango 10. A estos se los conoce como Neo-Demonios Terrestres. ¡El rango 11 es un Neo-demonio Celestial, y el rango 12 son…tótems!” Una luz extraña brilló en los ojos de Meng Hao. Ahora que había aprendido más sobre los Neo-demonios, su comprensión de los tótems del Desierto Occidental era más completa. Él ya no era un completo ignorante.

Según las leyendas del Desierto Occidental, los Tótems de cada tribu se originaron a partir de los neo-demonios del Rango 12, que también podrían considerarse como Neo-demonios Celestiales. Solo los Neo-demonios de tan alto rango podrían convertirse en tótems. Después de que lo hicieran, la sangre de sus descendientes podría usarse para dibujar tatuajes tótems. Fue de esta manera que los tótems se transmitieron de generación en generación.

Una gran tribu tendría muchos tótems. Una tribu pequeña y débil podría tener solo uno.

Ese fue el origen de los tótems. Se podría decir que toda la variedad de tótems diferentes existió porque en algún lugar en el tiempo, apareció un Neo-demonio de Rango 12.

“¿Qué tan poderoso es un Neo-demonio de rango 12?”, Pensó Meng Hao. No había forma de que él supiera, ni Gu La podía explicar claramente. Solo podía decir que eran extremadamente poderosos; en cuanto a los detalles, pocas personas realmente lo sabían.

En el Desierto Occidental, muchos Cultivadores practicaron el cultivo de tótems. ¡Pero las únicas personas que podían controlar a los Neo-demonios eran los Dragoneers!

Además de estudiar los tótems, Meng Hao también continuó buscando la verdadera iluminación con respecto a los símbolos mágicos en el suelo Celestial. Casi lo hizo por instinto. Si no estuviera involucrado en alguna otra investigación, pasaría su tiempo libre afuera, tratando de obtener más iluminación.

Pasaron varios días en la Ciudad Santa de la Nieve. Sin embargo, el Clan de la Nieve Frígida no había mencionado ni una vez el asunto de la Larva Frígida de Nieve. De hecho, tampoco mencionaron nada sobre los servicios de confección que se suponía que debía realizar. A medida que pasaban los días, nadie fue a visitarlo. Estaba solo dentro de la mansión, casi como si lo hubieran olvidado.

Él no tenía prisa. Después de su demostración de poder, en la batalla hace varios días, estaba seguro de que el Clan de la Nieve Frígida tenía planes de usarlo para alguna tarea. Alguien vendría a visitarlo eventualmente.

Además, a medida que el conflicto aumentara, especialmente cuando llegara a las etapas finales, Meng Hao estaba seguro de que sus venenos solo serían cada vez más útiles. Él era el invitado y ellos eran el anfitrión, eso nunca cambiaría; sin embargo, a medida que el invitado fuera más poderoso, el anfitrión naturalmente se vería obligado a ceder algo.

Por lo tanto, Meng Hao aprovecho este tiempo para disfrutar de las flores, estudiar tótems y obtener la iluminación del suelo Celestial.

Mientras tanto, en lo profundo del corazón del centro de la Ciudad Santa de la Nieve, la anciana estaba sentada con las piernas cruzadas con otras tres personas en la sala del templo principal del Clan de la Nieve Frígida. Delante de ellos ardía una lámpara de aceite, su llama bailaba con el viento frío, proyectando sombras parpadeantes en la sala del Templo.

Esas cuatro personas fueron los cuatro Grandes Ancianos del Clan de la Nieve Frígida. Todos tenían bases de Cultivo del Alma Naciente, y ejercían mucho poder como administradores de la ciudad.

Uno de los cuatro, era un anciano de cabellos grises con una marca en forma de luna en su frente. La marca brilló mientras hablaba. “Todavía estoy en desacuerdo con la sugerencia del Tercer Anciano. Las cuestiones relativas a las Larvas Frígidas de Nieve son muy serias. Actualmente, solo hay dos que podrán alcanzar la fase de larva. ¿¡Cómo podríamos darle una a un extraño!? ”

Estos cuatro ya habían estado discutiendo el asunto de Meng Hao durante bastante tiempo.

“Estoy de acuerdo con el Segundo Anciano”, dijo fríamente un hombre de mediana edad. Tenía una expresión sombría en su rostro. “Antes que nada, ni siquiera sabemos de dónde es ese Cultivador experto en venenos. Su base de Cultivación está simplemente en la etapa de Formación del Núcleo, ¡y aun así se atreve a exigir jactanciosamente una Larva Frígida de Nieve! Lo más probable es que vea que la Ciudad Santa de la Nieve se tambalea al borde del colapso, así que pensó que vendría e intentaría extorsionarnos. ¡En mi opinión, deberíamos ir a matarlo como una advertencia a los demás!”

“Mira, hemos estado discutiendo este asunto por un tiempo”, dijo la anciana. “Cualesquiera que sean los objetivos de este hombre, para él llegar en este momento particular es obviamente sospechoso. Sin embargo, en la batalla de hace unos días, mostró poderes que incluso llamaron mi atención. ¿Podemos realmente cerrar las puertas frente a un aliado así? Si lo hacemos, ¿quién más se atrevería a venir en nuestra ayuda? Cuarto Anciano, dices que no sabemos de dónde es. ¿Pero no todos en las Tierras Negras son Cultivadores Renegados? ¿Cómo podría incluso probar de dónde viene?”

“Además, ya di mi palabra Y no me retractare. Si sus venenos no son efectivos, entonces no importará. ¡Pero si ayudan a asegurar la victoria, entonces la Larva Frígida de Nieve será suya!” Su voz era tranquila pero poderosa.

La sala principal del templo estuvo en silencio por un tiempo. El único Anciano que no había hablado hasta ahora era Primer Anciano. Tenía cabello blanco y rasgos antiguos. Era bajo y encorvado, casi como un enano. Finalmente, él abrió los ojos.

Inmediatamente, brillaron con un resplandor, causando que la sala principal del templo al instante se hiciera más brillante. Incluso pareció suprimir la luz que emanaba de la lámpara de aceite.

En el instante en que comenzó a hablar, los otros tres Ancianos, incluso la anciana, inclinaron la cabeza.

“Muy bien”, dijo. “Ustedes tres han estado debatiendo el tema por bastante tiempo. Antes de tomar una decisión, ¡esperemos a que Sir Zhou pueda identificar el veneno en esa sangre!”

El tiempo pasó. Cuatro horas después, de repente se escucharon pasos en la sala del templo. Los cuatro Ancianos levantaron la cabeza para ver a un anciano acercándose. Vestía una larga túnica negra, y su rostro estaba lleno de una expresión de orgullo. Mientras caminaba hacia ellos, dos jóvenes mujeres lo seguían con cautela. Sus ojos brillaban con ferviente respeto, como si una sola palabra de este hombre les pudiera hacer algo.

Cuando el anciano entró en la sala del Templo, el Segundo Anciano, el Tercero y el  Cuarto se pusieron de pie. Sus caras se llenaron de sonrisas.

“Sir Zhou”, dijeron a modo de saludo.

“Saludos, Compañeros Daoistas”, dijo Sir Zhou en un tono frío. Su expresión era arrogante, como solía ser. Sus rasgos no eran antiguos; en cambio, su rostro brillaba con un tono saludable. La arrogancia parecía irradiar de él. Obviamente, estaba acostumbrado a ocupar una posición elevada, o al menos, estaba acostumbrado a que la gente lo adulara.

Si Meng Hao estuviera presente, estaría increíblemente conmocionado. Él reconocería a este anciano. ¡No era otro que el Lord Horno de la División de la Píldora del Este, Lord Zhou Dekun, que había sido capturado y llevado a las Tierras Negras!*

A pesar de su comienzo difícil, Meng Hao finalmente había desarrollado una buena relación con el viejo Zhou, y los dos finalmente se hicieron buenos amigos. Había llevado a Meng Hao a visitar muchos clanes de cultivadores, donde habían sido atendidos como la realeza. La mirada en la cara del hombre ahora era similar a cómo había sido en ese momento.

Su captura había preocupado a Meng Hao, en la medida en que después de llegar a las Tierras Negras, había hecho algunas averiguaciones. Sin embargo, ninguna información había aparecido. Siempre había supuesto que Zhou Dekun estaba siendo atormentado en algún lugar desconocido en las Tierras Negras…

Sin embargo, parecía que en todos los aspectos, Zhou Dekun estaba aún mejor ahora que antes. Su aspecto envejecido de antes había sido reemplazado por un brillo rubicundo. Por las miradas respetuosas y tímidas que le estaban dando las dos jóvenes muchachas, estaba claro que el viejo Zhou era como un viejo árbol que había florecido repentinamente. Florecido una y otra vez…

“Sir Zhou, ¿cómo va la investigación del veneno?” Dijo el Primer Anciano con una sonrisa. Permaneció sentado con las piernas cruzadas, pero su expresión era de cortesía. Le habló como si fuera un igual, a pesar del hecho de que Zhou Dekun solo estaba en la etapa final de la Fundación Establecida.

“Considerando el nivel de mi Dao de la  alquimia”, respondió Zhou Dekun con orgullo, “solo hay dos personas bajo el Cielo que pueden superarme. ¡Uno es mi Maestro, de quien todos ustedes saben, El Gran Maestro Píldora Demonio! El otro es mi hermano menor Fang Mu. Aparte de estos dos, ¡me atrevo a decir que nadie está por encima de mí!” Agitó su mano, donde apareció una botella de jade.

“Esta sangre envenenada que me diste es definitivamente extraordinaria. Tomó varios días de investigación exhaustiva antes de que pudiera comprenderla por completo. En cualquier otro lugar, esta persona podría ser considerada un Elegido del Cielo. Sin embargo, en mi opinión, él es poco más que un maestro alquimista. ¡Podría desintegrar su veneno con un solo aliento! Este hombre debería saber que el Dao de veneno no es tan simple. Cuando se trata de la élite del Dao de la alquimia, hay una sola persona en el mundo a quien admiro. Ese no es otro que mi hermano menor, Fang Mu. Cuando apareció su Píldora del Tormento, se alzó con el nombre de Gran Maestro Píldora Caldero. ¡Podría ser considerado el Patriarca de todos los venenos que existen!” Terminó su discurso con la mandíbula apretada con orgullo. Claramente, Zhou Dekun estaba insinuando que su hermano menor era increíble,

Expresiones serias y corteses cubrieron los rostros de los Ancianos, con la excepción del Primer Anciano. Detrás de él, las dos jóvenes lo miraron con expresión de adoración.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente