ISSTH 355 – ¡El Dragón Alado de la Lluvia Aparece!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Parecía que los Cultivadores que se acercaban se estaban preparando para atacar. Meng Hao parpadeó. “Parece que, aunque la salve, nadie creerá que lo hice”. A la cabeza estaba un joven apuesto que parecía extremadamente nervioso. Su base de Cultivo estaba en la etapa Avanzada de la Formación del Núcleo.

A su lado había una docena de Cultivadores, el más débil estaba en la etapa inicial de la Formación del Núcleo y tres de ellos eran del mismo nivel que el joven, la Etapa Avanzada de la Formación del Núcleo.

Al frente de su grupo había cinco planetas girando; la formación del hechizo brillaba intensamente y los ayudó a avanzar como el viento cuando atacaron.

De repente, Hanxue Shan se lanzó hacia adelante. Su velocidad era increíble, haciendo que los ojos de Meng Hao parpadearan de sorpresa. Claramente, ella antes había estado ocultando los verdaderos límites de su velocidad. Mientras volaba hacia adelante, una nube de hielo y nieve apareció bajo sus pies, impulsándola hacia adelante. Los otros dos Cultivadores también se lanzaron hacia adelante, utilizando técnicas mágicas y tesoros para aumentar su velocidad.

Obviamente estaban preocupados de que Meng Hao los atacara, o hiciera algo más para detenerlos.

Aparentemente, su uso de estas técnicas y artículos fue un desperdicio; Meng Hao no hizo nada más que verlos partir, había una débil y enigmática sonrisa en su rostro. Ni siquiera dio medio paso hacia adelante; él solo los dejó alejarse.

Esto causó que los dos Cultivadores miraran en estado de shock. Sin embargo, no tuvieron tiempo de pensar mucho al respecto; tan vigilantes como siempre, escoltaron a Hanxue Shan mientras volaba hacia el campo de batalla, listos para defenderla con sus vidas. Cuando Hanxue Shan voló, un resplandor plateado emano de su persona. Donde quiera que fuera la luz plateada, las bestias circundantes dejarían de moverse y comenzarían a temblar. Esto les permitió recorrer rápidamente una gran distancia.

Cuando Hanxue Shan y sus guardias estaban a varios cientos de metros de Meng Hao, los vio reunirse con el Joven Cultivador y su grupo. Ambos parecían bastante emocionados, pero obviamente sabían que este no era el momento para ningún tipo de discusión. Los Cultivadores del grupo del joven se desplegaron para proteger a Hanxue Shan, y todos se dirigieron hacia la ciudad.

Fue en este punto que Hanxue Shan finalmente dio un suspiro de alivio. Miró a Meng Hao a lo lejos, con un brillo astuto y complaciente en sus ojos.

Sin embargo, justo cuando el grupo partió, Dragones, Cultivadores de las Tierras Negras, así como un enorme grupo de lobos negros, se lanzaron sobre ellos para atacarlos. A lo lejos se encontraban algunos Cultivadores del Desierto Occidental, ocho de ellos también se abalanzaron sobre el grupo. El campo de batalla estaba en caos, pero Meng Hao era capaz de ver claramente todos estos desarrollos.

“No pienses que olvidaré tan fácilmente el hecho de que te salvé la vida”, murmuró Meng Hao. Para entonces, incluso él podía ver que esta no era una batalla decisiva. Ambas partes tenían varias dudas y se estaban conteniendo.

El combatiente más poderoso en el campo, era el Cultivador de Alma Naciente del Palacio de las Tierras Negras, y ni siquiera había hecho un ataque. La persona que había sido enviada para escoltar a Hanxue Shan era de la última etapa de Formación del Núcleo. La Ciudad Santa de la Nieve ni siquiera había desplegado cultivadores del Alma Naciente en lo absoluto.

“Se están deteniendo”, pensó Meng Hao, escaneando el campo de batalla. “Ninguno de los lados quiere revelar su verdadera fuerza. Esta batalla es solo una manera de sentirse el uno al otro. No veo mucho allí abajo que pueda causarme ningún problema “. Comenzó a caminar hacia adelante, seguido del confuso Cultivador del Desierto Occidental.

De repente, un destello de luz apareció dentro de la Ciudad Santa de la Nieve, una figura salió disparada más allá de las murallas de la ciudad. Era una mujer mayor con cabello gris. El Cultivador de Alma Naciente con la máscara de plata del Palacio de las Tierras Negras se adelantó para recibirla, sus ojos brillaron. Ninguno de los dos habló; en cambio, inmediatamente atacaron con habilidades divinas.

Una explosión resonó, y el cielo sobre el campo de batalla de repente se oscureció.

Al mismo tiempo, la matanza en el campo de batalla se hizo más intensa y más cultivadores salieron de la Ciudad Santa de la Nieve para unirse a la lucha.

En cuanto a Hanxue Shan, ella se estaba poniendo más nerviosa. A pesar de estar rodeada por guardias de la Ciudad Santa de la Nieve todavía estaba bastante lejos de la ciudad. Además, los lobos, los leones, los Dragones de Lluvia y los Cultivadores de los alrededores del Palacio de las Tierras Negras y el Desierto Occidental dificultaban su avance. En su grupo de una docena de Cultivadores de la Ciudad Santa de la Nieve, tres ya habían muerto.

La Formación de Hechizos de los Cinco Planetas giró rápidamente, pero incluso los brillantes rayos de luz blanca que salieron de ella, fueron incapaces de sacarlos por completo del peligro en el que se encontraban. Aún más importante, uno de los enormes gigantes se acercaba, blandiendo su gigantesca espada. Además, un grupo de más de una docena de Dragones de Lluvia se estaba acercando actualmente hacia los Cinco Planetas, claramente con la intención de destruirlos.

Si la Formación de Hechizos de Cinco Planetas fuera destruida, entonces la situación empeoraría mortalmente.

Un rugido llenó el aire cuando la docena de Dragones de Lluvia comenzaron a aullar. Sus cuerpos brillaron con una luz parpadeante mientras disparaban hacia la Formación de Cinco Planetas. Los Fuertes rugidos llenaron el aire cuando esta comenzó a agrietarse. Momentos después, colapsó por completo.

Cuando la Formación de los Cinco Planetas se destruyó, cuatro de los Cultivadores que rodean a Hanxue Shan murieron. Cuando escuchó sus agonizantes gritos de muerte, su rostro se puso pálido. Observó cómo uno de los Cultivadores decidió autodetonarse antes de ser asesinado. La poderosa explosión se extendió, golpeando a sus enemigos, y les dio un poco más de tiempo.

El joven de la etapa Avanzada de la Formación de Núcleo agarró ansiosamente a Hanxue Shan, con los ojos inyectados en sangre mientras la arrastraba hacia la ciudad. Parecía preocupado de que las bestias cercanas y Cultivadores también pudieran usar la autodetonación.

La complacencia que Hanxue Shan había mostrado anteriormente hacia Meng Hao había desaparecido por completo, reemplazada por el dolor. Solo podía morderse el labio mientras seguía al joven frente a ella.

Fue en este momento cuando Meng Hao entró al campo de batalla. Antes de que él se hubiera adentrado demasiado lejos, los lobos negros cercanos cargaron hacia él, irradiando un salvajismo frenético. La mano derecha de Meng Hao salió disparada y agarró a uno de ellos por el cuello. Usando su mano izquierda, forzó una píldora medicinal en su boca, lo que provocó que comenzara a temblar violentamente. De repente, la piel comenzó a caerse de su cuerpo, que luego comenzó a hincharse. Todo este proceso solo tomó el espacio de algunas respiraciones. Cuando otros lobos se acercaron, Meng Hao lo soltó.

Una explosión llenó el aire cuando el lobo sin pelo dejó escapar un grito miserable, y luego explotó. No hubo carne y sangre, sino más bien una neblina negra que se extendió en todas direcciones. Tan pronto como los lobos entrantes tocaron la niebla, sus cuerpos comenzaron a marchitarse y lanzaron gritos miserables mientras sus cuerpos también se transformaban en niebla. Muy rápidamente, el área que rodea a Meng Hao estaba llena de una espesa niebla.

Él procedió hacia adelante, su expresión era tan tranquila como de costumbre. Por supuesto, la escena que acababa de reproducirse haría que los ojos de cualquier observador se llenaran de asombro.

Mientras caminaba, la niebla se dispersó, matando a cualquiera de las bestias que la tocara. No pasó mucho tiempo hasta que estuvo rodeado de una niebla de docenas de metros en cada dirección. Ahora, muchas personas en el campo de batalla estaban mirando en su dirección.

Hanxue Shan también vio lo que estaba pasando. Fue en este momento que un enorme león azul, de más de veinte metros de longitud, se abalanzó sobre Meng Hao. Antes de que pudiera acercarse, sin embargo, la mano derecha de Meng Hao se extendío tan rápido como un rayo, sujetando el cuello del león. Una vez más, usó su mano izquierda para forzar una píldora medicinal en su boca.

Todos observaron asombrados cómo el pelaje del león gigantesco comenzaba a desprenderse de repente. Después de eso, explotó, no en carne y hueso, sino más bien, en una niebla azul.

La niebla azul se extendió en el aire frío, fusionándose rápidamente con la neblina negra. La nueva bruma se expandió, y ahora, Meng Hao no tenía necesidad de atacar personalmente a ninguno de los leones azules. Tan pronto como tocaran la niebla, sus aullidos resonarían en el campo de batalla.

Se escuchó una exclamación de los Cultivadores cercanos del Palacio de las Tierras Negras.

“¡¿Quién es ese?!”

“Eso es … ¿veneno? ¡Ese tipo es un experto en venenos!”

“No es un veneno ordinario. ¡Mira lo que hace a los neo-demonios del Desierto Occidental! Este veneno…es … ”

Los Cultivadores del Palacio de las Tierras Negras retrocedieron, sus rostros bajo sus máscaras se llenaron de conmoción. Teniendo en cuenta que incluso las bestias demoníacas de los Cultivadores del Desierto Occidental no tenían manera de evitar el veneno de Meng Hao, ¿cómo podrían hacerlo?

Aún más sorprendidos que ellos estaban los Cultivadores del Desierto Occidental, quienes miraron a Meng Hao con miradas de asombro y terror.

Entre las fuerzas del Desierto Occidental había tres personas que claramente no eran tan altas como los demás, pero que todavía lucían tatuajes de tótem. Estos fueron los Dragoneers del Desierto Occidental, hombres capaces de controlar a los neo-demonios.

Todos los Dragones de Lluvia, los lobos negros y leones en el área estaban bajo su control. Sin embargo, parecían más asustados que cualquier otra persona en el campo de batalla. Su respiración se hizo entrecortada mientras miraban la niebla que rodeaba a Meng Hao; sus corazones estaban llenos de asombro.

“¡Dragoneer! Él es un Dragoneer…”

“Solo un Dragoneer podría entender tan bien a los neo-demonios como para poder matarlos así…”

Meng Hao siguió avanzando. Arriba, rugidos feroces sonaron cuando tres Dragones de Lluvia se abalanzaron sobre él. Meng Hao levantó la vista, una luz extraña brillaba en sus ojos. No había necesidad de usar veneno en esta situación. Todo lo que hizo fue abrir su boca en dirección a los dragones, inhalando profundamente.

Al hacerlo, el Núcleo del Dragón Alado de la Lluvia que existía dentro de su Núcleo Dorado repentinamente tembló. De repente, la imagen ilusoria de un enorme Dragón Alado de la Lluvia apareció detrás de Meng Hao.*

Era enorme, de varios cientos de metros de longitud, y estalló con un aire dominante de profunda superioridad. ¡Era un soberano del cielo! Cuando Meng Hao sopló, el Dragón Alado de la Lluvia abrió su boca y cargó hacia los Dragones de Lluvia. Parecía estar hambriento; hambriento como si no hubiera comido durante decenas de miles de años.

Los tres Dragones de la Lluvia lanzaron gritos desesperados y miserables. Ahora que se enfrentaban a un Dragón Alado de la Lluvia, temblaban, y se podía ver el terror en sus ojos. Querían huir, pero ya era demasiado tarde.

El Dragón Alado de la Lluvia se los tragó, una escena que hizo que todos en el campo de batalla se voltearan a verlo. Los Cultivadores del Desierto Occidental miraban con los ojos muy abiertos, jadeantes, con sus rostros cubiertos de sorpresa.

“¡Él…él consumió esos neo-demonios!!”

“Gran Dragoneer!¡Definitivamente es un Gran Dragoneer!”

“¡Ese fantasma de un Dragón Alado de la Lluvia es su neo-demonio Celestial! ¡Definitivamente es un neo-demonio Celestial!¡El neo-demonio Celestial de un Gran Dragoneer!!”

Los Cultivadores del Palacio de las Tierras Negras, los Cultivadores de la Ciudad Santa de la Nieve, todos miraban la escena mientras sus mentes se tambaleaban. El Dragón Alado de la Lluvia detrás de Meng Hao alzó su cabeza hacia el cielo produciendo un rugido silencioso y luego disparó hacia los demás Dragones de Lluvia.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente