ISSTH 348 – Asalto a la ciudad Dongluo

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¿Estás seguro de que tu formación de hechizo puede contener a un Cultivador del Alma Naciente?”, Preguntó Meng Hao fríamente mientras caminaba a través de la niebla.

“Por supuesto, no hay problema”, respondió el loro. Golpeando su pecho con su ala, dijo: “La Formación del Hechizo Celeste de Lord Quinto es única en todas las Nueve Montañas y Mares. Extrae su poder de las personas. Como tenemos más de un millar, bueno, quizás no podamos matar a un Cultivador del Alma Naciente, pero definitivamente podemos atraparlo. Es un juego de niños.” Su tono era elevado, como si sus acciones fueran doblemente eficientes.

“¿Se puede mover la formación de hechizos?”, Preguntó Meng Hao. Se detuvo por un momento cuando vio en la niebla a un Cultivador de Clan Dongluo de la etapa inicial de Formación del Núcleo. El hombre estaba atacando frenéticamente la niebla a su alrededor, había una expresión de terror y desesperación en su rostro.

No podía ver a Meng Hao, pero Meng Hao podía distinguirlo claramente. Meng Hao se puso en movimiento de nuevo, y en un momento estuvo al lado del hombre. Agitó su mano, y la niebla se condenso, rodeando al Cultivador del Clan Dongluo, envolviendolo. Cuando se disipó, Meng Hao se fue. Detrás de él, el Cultivador del Clan Dongluo se derrumbó inconsciente en el suelo.

“Por supuesto que se puede mover. Mientras nuestros hombres sigan corriendo, la formación de hechizos de Lord Quinto puede ir a cualquier parte, y llevarse a la gente dentro con ella.” Una expresión de orgullosa arrogancia cubrió la cara del loro.

Meng Hao asintió y continuó avanzando. No pasó mucho tiempo antes de que encontrara a Dongluo Han. El rostro del hombre estaba pálido y lleno de vigilancia. Estaba observando la niebla; su Qi del Núcleo estaba en pleno despliegue y estaba en guardia contra cualquier cambio.

Meng Hao lo miró pensativo por el espacio de algunas respiraciones, luego avanzó en su dirección. La niebla comenzó a agitarse, y el rostro de Dongluo Han se oscureció. Sin embargo, antes de que pudiera reaccionar, una mano apareció en la niebla detrás de él y golpeó su espalda.

Un gran poder recorrió su interior, sellando su base de Cultivo. Después de eso, ni siquiera tenía la fuerza para girar su cabeza. En cambio, cayó al suelo, inconsciente.

Meng Hao salió de entre la niebla y miró a Dongluo Han. Él no lo mató; noquearlo fue suficiente por ahora.

Meng Hao se volvió y siguió caminando hacia la distancia. Cada vez que se encontraba con miembros del clan Dongluo, los incapacitaba y los dejaba inconscientes.

Sin embargo, algunos de ellos, terminaron en los caminos de las figuras que estaban corriendo. Estos solo podrían perecer con miserables chillidos bajo el poder de la formación de hechizos.

Después de pasar suficiente tiempo como para quemar un palo de incienso, Meng Hao encontró a Dongluo Ling dentro de la niebla. Su cabello estaba desordenado, y sus hermosos rasgos estaban llenos de ansiedad y desesperanza. Ella había utilizado todos los métodos que tenía a su disposición, pero no pudo escapar. ¿Cómo no podría ella sentir desesperación?

Ella no podía ver a sus compañeros del Clan; era como si todo el mundo se hubiera convertido en niebla, y ella era la única persona que quedaba. Cuando los enormes fantasmas pasaron corriendo, emitieron una gran presión que llenaba de terror su corazón.

¿Cómo pudo haber imaginado que la persona que la molesto tanto tendría una formación de hechizo tan temible? Ella no se atrevió a acercarse a los fantasmas que corrían; ya había visto a algunos de sus compañeros, miembros del Clan, correr hacia ellos y morir pisoteados al instante.

De hecho, ella podía oler el olor a sangre fresca que se elevaba en el aire.

Meng Hao la observó, con una mirada fría. Levantó su mano derecha, causando que la niebla se arremolinara y se dirigiera hacia ella. Inmediatamente la envolvió y luego lentamente se disipó. Luego de que desapareciera la niebla que la envolvía ella apareció inconsciente en el suelo, completamente inmóvil.

Además del Cultivador de Alma Naciente del Clan Dongluo, había más de setenta miembros de Clan en la niebla. Hasta ahora, Meng Hao ya había incapacitado a la mitad de ellos.

Después de pasar el tiempo suficiente para quemar la mitad de un palillo de incienso, Meng Hao lentamente retiró su mano de la espalda de otro apático miembro del clan Dongluo. El hombre escupió una bocanada  de sangre y luego colapsó, inconsciente.

“Ese es el último”, dijo Meng Hao. Se dio la vuelta y miró a través de la niebla hacia el experto del Alma Naciente. Actualmente estaba disparando habilidades divinas constantemente, así como empleando su teletransportación menor. En su mente, él avanzaba lentamente, pero desde la perspectiva de Meng Hao, simplemente estaba yendo en círculos.

Avanzar en círculos no le permitiría escapar de la niebla.

“El clan Dongluo vino con malicia”, dijo Meng Hao, “así que vamos a darles una lección.”

“¡Mueve la formación de hechizos!”

Inmediatamente, el loro en su hombro levantó su cabeza y dejó escapar un poderoso graznido.

La niebla que los rodeaba comenzó a agitarse de inmediato. Los mil Cultivadores que corrían dentro ya no corrían en un recorrido sinuoso. Sus ojos estaban cerrados, como si sus voluntades estuvieran fusionadas con la del loro. De acuerdo con los pensamientos del loro, la formación de hechizos comenzó a moverse hacia la ciudad de Dongluo.

Mirando la niebla desde afuera, era como un mar embravecido dentro de la cuenca. Mientras se agitaba, lentamente comenzó a moverse, saliendo de la cuenca y aumentando su diámetro al mismo tiempo.

El mar de niebla era enorme, con decenas de miles de metros de diámetro. A medida que avanzaba, era como si una enorme bestia hecha de niebla consumiera todo lo que tocaba.

El mar de niebla se movió hacia adelante, y mientras lo hizo, las figuras gigantes lentamente se hicieron visibles. Sus rugientes voces lentamente se volvieron más claras.

“Ten fe en Lord Quinto, gana la vida eterna…”

El sonido se extendió, cada vez más fuerte y más claro. Eventualmente, sacudió el Cielo y la Tierra, atrayendo la atención de los Cultivadores Renegados que residían en la región que rodeaba la ciudad de Dongluo. Miraron con los ojos muy abiertos la increíble vista del mar de niebla.

Cada vez más personas comenzaron a ver la masa de niebla; parecía moverse lentamente, pero en realidad avanzó a gran velocidad. Algunas personas volaron en el aire para observar, con los ojos muy abiertos.

Actualmente, la niebla estaba a unos quinientos kilómetros de la ciudad de Dongluo, avanzando lentamente. Los espectadores no tenían idea de lo que era, pero podían oír las voces indistintas que emanaban desde adentro. El sonido de ellos los dejó conmocionados.

“¿Qué significa eso?”

“Qué gran franja de niebla. Parece que hay gente corriendo dentro … “.

“No, lo que sea que haya dentro es mucho más grande que las personas. ¡Parece que tienen más de treinta metros de altura! ¡¿Qué es esta niebla?!”

Ahora había varios cientos de Cultivadores flotando en el aire que estaban observando. Estos fueron todos los Cultivadores Renegados que no se habían unido a ninguna de las fuerzas de poder locales. Miraban fijamente con los ojos muy abiertos, guardando la distancia con miedo, temiendo que la niebla los envolviera.

La niebla avanzaba, acercándose cada vez más a la ciudad de Dongluo. 500 kilómetros, 400 kilómetros, 250 kilómetros, 150 kilómetros ….

La niebla se elevó en el cielo y, a medida que avanzaba, emitió un estruendoso sonido que sacudió la tierra. El polvo voló en el aire, y una inmensa presión emanó. Los Cultivadores que seguían en el aire retrocedieron más lejos con miradas de temor en sus rostros.

Mientras tanto, en la ciudad de Dongluo todo estaba relativamente desolado. Aparte de los miembros del clan Dongluo, los únicos otros cultivadores en la ciudad eran un puñado de Cultivadores de Renegados. Cuando todos se dieron cuenta de lo que estaba pasando, sus corazones comenzaron a llenarse de consternación.

No tenían idea de qué era la niebla; lo único que sabían era que la ciudad de Dongluo estaba claramente en su camino. Dada la velocidad con la que se movía la niebla, llegaría en el tiempo que le lleva quemar un palillo de incienso.

A medida que se acercaba, la gente dentro de la ciudad de Dongluo comenzó a encogerse de miedo, como si quisieran huir.

“¿Qué sucede? ¿Es el Palacio de las Tierras Negras?”

“Maldición, ¿cómo es que se mueve tan rápido? ¿Qué técnica del Palacio de las Tierras Negras es esta? Esta niebla es tan inmensa que es aterradora… “

La mayoría de los miembros del clan Dongluo se reunieron en la segunda capa de la ciudad. Había aproximadamente quinientos de ellos, y todas sus caras estaban llenas de expresiones desagradables. Parados frente a todos ellos había dos ancianos con rostros sombríos.

Estos dos viejos eran el resto de los tres Cultivadores de Alma Naciente del Clan Dongluo. Parado junto a ellos estaba el actual Jefe del Clan Dongluo. Él fruncía el ceño, y su expresión era de ansiedad.

Encima de ellos, tres Pavos Reales escarlatas volaban en círculos en el aire, inquietos. Emitieron gemidos quejumbrosos mientras observaban la niebla entrante.

Un aura opresiva había descendido sobre la totalidad de la ciudad de Dongluo.

Uno de los Cultivadores de Alma Naciente que estaba junto al Jefe del Clan, un hombre de mediana edad, dijo: “De acuerdo con mi investigación, todas las fuerzas que el Tercer Anciano llevó consigo a la Iglesia de la Luz Dorada han desaparecido… Después de eso, la Iglesia de la Luz Dorada estaba completamente vacía… Fue entonces cuando apareció esta niebla extraña. Su objetivo es claro: la ciudad de Dongluo!” Hizo una pausa por un momento, había una expresión de amargura, miedo y reverencia en su rostro. “Hice los arreglos para que siete hombres investigaran la niebla desde varias direcciones a medida que se acercaba, pero… Sin importar el nivel de su base de Cultivo, tan pronto como tocaron la niebla, fueron absorbidos. Después de eso, perdimos todo contacto.”

El Jefe del Clan suspiró por dentro. Él podría ser el Jefe del Clan, pero incluso si su opinión difería de la de los Ancianos, todavía tenía que cumplir con sus deseos. Su opinión con respecto a la Iglesia de la Luz Dorada había sido cooperar con ella y formar una alianza.

Sin embargo, los tres Ancianos veían a la Iglesia de la Luz Dorada como nada más que un grupo de Cultivadores Pícaros. El fundador de la Iglesia, el Patriarca Luz Dorada era solo un Cultivador de la Formación de Núcleo, y por lo tanto no estaba calificado para formar una alianza con el Clan Dongluo. Podía rendirse o ser esclavizado, esas eran sus únicas opciones.

Fue bajo estas suposiciones que el Tercer Anciano había establecido su plan.
Ahora, la Iglesia de la Luz Dorada obviamente les devolvió el golpe, de una manera que superó las predicciones del Clan Dongluo. El Palacio de las Tierras Negras aún no se había cruzado en su camino, pero ya enfrentaban una crisis.

El otro Anciano del Alma Naciente dijo fríamente: “¿Se atreve una luciérnaga a competir con la luna llena? Emplea la Gran Formación de Conjuros del Clan. ¡Si la Iglesia de la Luz Dorada quiere atacarnos con niebla, entonces el Clan Dongluo la romperá con nuestra formación de hechizos!”

En este punto, la niebla estaba ahora a unos 25 kilómetros de la ciudad.

Vigas de luz verde comenzaron a emanar desde la ciudad de Dongluo, transformándose en miles de hojas que cubrían la ciudad.

Dentro de la niebla, Meng Hao miró hacia la ciudad de Dongluo. Sus ojos brillaban con frialdad. Sobre su cabeza giraba la Formación de Espadas de Loto. A su alrededor había más de setenta Cultivadores del Clan Dongluo que anteriormente habían estado inconscientes. Ahora estaban despiertos, aunque, sus ojos estaban vacíos. Parecían haber perdido los sentidos, como si sus cuerpos ni siquiera estuvieran bajo su propio control.

Meng Hao había usado el arte de la Entrega Justa* para tomar el control sobre ellos.

“Los Selladores de Demonios generalmente no intercambian golpes con otros”, murmuró Meng Hao. “Los golpes son entregados por medio de la Entrega Justa”. Levantó su mano derecha y la agitó frente a él.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente