ISSTH 347 – ¡La Niebla Mágica se Convierte en un Mar!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Las palabras de Meng Hao resonaron como truenos.

Después de escucharlo no solo el Cultivador del Alma Naciente lo miró en estado de shock; todos los miles de Cultivadores circundantes se quedaron boquiabiertos.

Cuando las palabras resonaron, Big-head estaba en la distancia pensando en la desgracia de Meng Hao. Jadeó. En su opinión, las palabras de Meng Hao eran simplemente demasiado pretenciosas.

Los ojos de Dongluo Ling se abrieron de par en par; ella nunca había imaginado que alguien pudiera ser tan arrogante. Dongluo Han también lo observó en estado de shock, junto con todos los demás miembros del Clan Dongluo, que lo miraban incrédulos.

El Cultivador del Alma Naciente comenzó a reírse. Su risa se hizo cada vez más fuerte, y la expresión de su rostro se volvió más sombría. Hacía tiempo que había comenzado a emanar de su cuerpo una fuerte intención asesina.

“¡Jovencito, realmente no sabes la altura de los Cielos y la profundidades de la Tierra! ¡Bien, si estás buscando morir, puedo cumplir tu deseo!” Mientras hablaba, comenzó a caminar hacia Meng Hao.

Simultáneamente, los miembros del Clan Dongluo en las crestas alrededor de la cuenca se transformaron en rayos de luz y se lanzaron hacia abajo.

Sin embargo, incluso cuando entraron en acción, el loro, que en ese momento volaba por el aire, de repente gritó con su voz chillona: “¡Preparen la Formación!”

La voz chillona golpeó los oídos de los miles de espectadores. Inmediatamente, los más de cien Cultivadores que habían estado con Meng Hao desde el principio comenzaron a correr, casi por instinto. Su acción desconcertó a los otros Cultivadores. Habían estado entrenando durante muchos días con el loro, esencialmente desarrollando esta habilidad de la nada. Fue difícil, pero ya habían empezado a familiarizarse con la formación de hechizos; trabajar al unísono con los demás hizo las cosas mucho más simples.

Al mismo tiempo que los Cultivadores comenzaron a correr, el Cultivador del Alma Naciente se estaba acercando a Meng Hao. Levantó su mano derecha, formando una palma, para luego cerrarla en un puño. El aire alrededor de Meng Hao colapsó, encogiéndose rápidamente, aplastando a Meng Hao.

Los ojos de Meng Hao brillaron intensamente. Cuando el anciano se acercó a él, la Formación de Espadas del Loto apareció de repente y salió disparada hacia adelante. Sonó un explosión, y mientras lo hacía, Meng Hao golpeó con su mano derecha con un poder increíble.

El anciano frunció el ceño. De repente, detuvo su avance y desapareció, evadiendo por completo la formación de espadas de Meng Hao. Luego, reapareció detrás de Meng Hao, con una mirada sarcástica en su rostro. Extendió su mano izquierda y la cerró en un puño. “Romper”, dijo.

Otra explosión resonó, cuando el aire alrededor de Meng Hao se rompió, junto con él, cortando su cuerpo en miles de pedazos.

“Ahora conoces la brecha entre la etapa de Formación del Núcleo y la etapa del Alma Naciente”, dijo el anciano. “No importa si tienes una increíble formación de espada o algún poder extraño en tu puño derecho. En el… ¿eh?”

Incluso en medio de su palabrería, el rostro del viejo se oscureció repentinamente y se llenó de sorpresa.

Esto se debió a que el cuerpo de Meng Hao había sido destrozado, no en trozos de hueso y carne, sino más bien…¡En Qi!

“¿¡¿¡Un clon!?!? ¿¡Cómo podría un Cultivador de Formación de Núcleo tener un clon!?” Su rostro se retorció, se dio vuelta. Mientras lo hacía, vio una gran niebla, dentro de la cual se podían ver enormes figuras de casi treinta metros de altura, corriendo de un lado a otro.

Las docenas de miembros del Clan que lo habían acompañado aquí no estaban por ningún parte.

Esto…” El rostro del hombre era antiestético. Si él no entendía que había quedado atrapado, entonces no merecía ser un Cultivador del Alma Naciente.

“Esta pequeña formación de hechizos no puede detenerme”, dijo con una voz fría. Su cuerpo parpadeó y desapareció mientras empleaba otra teletransportación menor. Cuando reapareció, su rostro se llenó de una profunda conmoción. Esto fue porque había descubierto que todavía estaba rodeado de la niebla sin fin.

Entonces la teletransportación menor no funciona…” El anciano le dio una palmada en la bolsa de almacenamiento para producir una tira de bambú. Frotó su superficie, haciendo que se encendiera. Un aullido resonó de las llamas y el humo; se transformó en la imagen fantasma de una bestia feroz, que cargó hacia la niebla.

“¡Destruye!”, Exclamó el anciano.

Mientras una explosión resonaba, Dongluo Ling y los demás miraban la niebla a su alrededor con miedo. Todos habían sido separados, y de vez en cuando se podían escuchar gritos miserables.

Los miembros del clan Dongluo que habían estado atacando desde las crestas de la cuenca, parecían sorprendidos. Cualquiera de los que entró en la niebla instantáneamente se perdió. En cuanto a los Cultivadores que no entraron en la niebla, respiraron profundamente mientras miraban hacia la cuenca. A partir de este momento, parecía como si se hubiera convertido en un lago de niebla.

¡La niebla había llenado toda la cuenca!

La niebla se revolvió y se agitó con un poder asombroso; dentro se veían grandes figuras fantasmales corriendo de un lado a otro. Las figuras parecían estar cantando algo, aunque no se oía claro. Su carrera causó que la tierra temblará; por encima, el cielo se aclaró y las nubes comenzaron a amontonarse.

Los miembros del clan Dongluo que no habían sido atraídos por la niebla estaban a punto de retirarse, cuando de repente descubrieron que, sin darse cuenta, ¡había aparecido niebla detrás de ellos! ¡Estaban atrapados! ¡Un golpe fatal estaba a punto de caer sobre ellos!

Las únicas personas que sabían sobre esta formación de hechizos de Meng Hao eran los cientos de Cultivadores que habían tratado de matarlo. Sin embargo, casi todos ellos estaban muertos. Cualquiera de ellos que no había muerto era ahora parte de las fuerzas de Meng Hao, y habían consumido píldoras de veneno. Por supuesto, no divulgarían ninguna información al respecto.

Por lo tanto, esta formación de hechizo fue la carta de triunfo más grande de Meng Hao. Nadie lo sabía, y con mil personas para impulsarlo, le dio a Meng Hao una sorprendente ventaja.

Por el momento, se sentó con las piernas cruzadas en una cámara subterránea secreta, su verdadera zona de meditación aislada. Mientras miraba hacia arriba, su visión cruzó la tierra para ver todo lo que estaba pasando arriba.

Vio la muerte de los miembros del clan Dongluo y otros Cultivadores que habían traído. También vio al viejo experto en Alma Naciente intentando frenéticamente romper la formación de hechizos. Desafortunadamente para él, el poder de la formación del hechizo ya se había desatado. Cuando estaba completamente funcional, incluso un Cultivador de Alma Naciente no podría romperlo.

“El clan Dongluo vino con intenciones viciosas“, pensó Meng Hao. “No puedes culparme por responder de la misma manera”. Presionó su dedo índice derecho sobre el suelo. Inmediatamente, Qi Demoníaco se fusionó para formar un cuerpo ilusorio. En un abrir y cerrar de ojos, asumió la apariencia de Meng Hao, luego pasó a través del suelo para unirse a los eventos en el mundo exterior.

Meng Hao se levantó y salió de la cámara secreta. Cuando apareció en la niebla, un rayo de luz multicolor voló hacia él; era el loro, que aterrizó en su hombro, su rostro estaba lleno de arrogancia y complacencia. Miró alrededor con burla.

“Meng Hao, ¡saqueemos la ciudad! Despoja a ese clan cualquiera, como se llame. ¡Lo que es suyo será nuestro! ¡Con la Formación de Hechizos de Lord Quinto, podemos atormentar a esos hijos de P*rra que no son buenos! Entonces puedo ir a visitar a esos lindos pajaritos de nuevo. ¡Jajaja! ¡Lord Quinto es siempre el más rudo! Pajaritos, solo espera a Lord Quinto, ¿está bien? ¡Lord Quinto ya ha decidido que a partir de ahora, esa ciudad de Dongluo cambiará su nombre a La Ciudad de Pavos Reales Violados.”

Meng Hao ignoró al loro. Su cuerpo destello y se lanzó hacia adelante. Debido a la ayuda del loro, la niebla no le hizo absolutamente nada a Meng Hao. Recorrer el interior era tan fácil como caminar por un camino pavimentado.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente