ISSTH 336 – ¡Liga del Fuego Infernal!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Un brillo brutal destello en los ojos de los tres Cultivadores. El patriarca Big-Head se rio de buena gana y una vez más dio una palmada en su bolsa de almacenamiento  para producir lo que parecía ser nada más que un grano ordinario de arroz.

Era grueso, brillante y blanco. A primera vista, verlo te haría sentir hambre.

Los ojos del Patriarca Rubicund y del Patriarca Pockmarks se estrecharon. “Eso es….”

“Este objeto fue sacado de la boca de un antiguo Gigante Locust”, dijo el Patriarca Big-head, con voz fría. “Se transmitió de generación en generación hacia mí. Después de estudiarlo a fondo, lo refiné nuevamente. Se puede usar para romper cualquier formación de hechizos en el Cielo y la Tierra.” Agitó su mano, y de repente, oleadas de granos de arroz volaron de su mano, fluyendo como hojas hacia el viento negro y brumoso que tenían delante.

El arroz blanco al instante comenzó a oscurecerse. Sólo tomó unos respiros para que se volviera completamente negro. El Patriarca Big-Head jadeó, y una extraña mirada apareció en sus ojos. Su cuerpo tembló y comenzó a encogerse como si se estuviera marchitando. Venas de sangre aparecieron en sus ojos.

¡Compañeros Daoistas, necesito el poder de vuestras bases de Cultivo!” Levantó su mano derecha, y el Patriarca Rubicund y el Patriarca Pockmarks inmediatamente comenzaron a transmitir poder desde sus bases de Cultivación. El Patriarca Big-head lo absorbió sin dudarlo.

Otros Cultivadores circundantes escucharon las palabras pronunciadas por el Patriarca Big-head. El patriarca Pockmarks miró a los discípulos restantes de la Secta del Río Han, y pronto, todos alcanzaron un entendimiento mutuo. Los cientos de Cultivadores circundantes vertieron el poder desde sus bases de Cultivo. El Patriarca Big-head se convirtió en un agujero negro que absorbía ese poder. Sus ojos se volvieron de color rojo brillante, y levantó la mano hacia arriba en el aire y extendió un dedo.

Arroz ilumínate…” dijo con voz ronca. Al instante, las capas de arroz ennegrecidas comenzaron a emitir rayos de luz cegadores, que se dispararon formando una gran cortina brillante. La luz iluminaba la oscuridad circundante del viento brumoso, y si uno miraba de cerca, vería que toda la zona se vio envuelta en un aura misteriosa.

El Patriarca Big-head se mordió la punta de la lengua y escupió una bocanada de sangre. La sangre brillante, que poseía el poder prestado por los cultivadores circundantes, se fundió en los brillantes granos de arroz en el viento brumoso.

“¡Transformación del Ejército Celestial!”

Una poderosa explosión llenó el aire, y los Cultivadores circundantes vieron al instante una gran cantidad de figuras demacradas que aparecían dentro de la niebla. Eran pequeños, aproximadamente la mitad del tamaño de una persona promedio, y no parecían ser ningún tipo de ejército celestial. De hecho, parecían más espíritus malignos que acababan de salir del infierno. Todos los granos de arroz se transformaron en espíritus malignos.!

¡En un abrir y cerrar de ojos, había cientos de ellos!

Los cuerpos de los espíritus malignos eran translucidos, como si no pudieran manifestarse completamente en el mundo. Aun así, una crueldad maligna y sanguinaria emanaba de ellos.

El rostro del Patriarca Big-Head estaba pálido, mientras retrocedía unos pasos se tomó de las manos y se inclinaba. “¡Ejército celestial, te ruego que rompas esta formación! ¡Las más de cien personas que están dentro son mis sacrificios para ti, oh! ejército celestial!” De pronto, la niebla empezó a agitarse cuando los fantasmas masivos comenzaron a golpear a los espíritus malignos se escucharon Impactantes explosiones.

Dentro de la formación del hechizo, los ojos del loro se abrieron de par en par con miedo e irritación.

“¡Maldición! Esa es una habilidad divina Inmortal que se supone debe convertir el arroz en soldados. ¿Quién fue el que lo convirtió en algo que convoca a los espíritus malignos? Eso no es algo que un Cultivador de Formación de Núcleo pueda lograr, y tampoco es una técnica de la Novena Montaña. Eso es algo de… ¡la Liga del Fuego Infernal de la Cuarta Montaña!

“De alguna manera ese tipo logró poner sus manos en un legado incompleto … Maldita sea, todos los demás pueden ignorar a estos espíritus malignos, pero teniendo en cuenta el estado actual de mi cuerpo … podría causar grandes problemas si los encuentro “. Por primera vez, el loro parecía algo nervioso. “Tan molesto …” dijo, tomando una respiración profunda.

Mientras tanto, de vuelta en la cueva del Inmortal en la pequeña montaña, los ojos de Meng Hao brillaron intensamente mientras miraba el horno de píldoras negro que sostenía en su mano. En la superficie del horno de píldoras estaba la cara de un joven, que miraba a Meng Hao con una expresión que decía que nunca cedería.

Esto no era otro que el horno de píldoras que había adquirido en la prueba de fuego del Lord Horno Violeta*. Sin embargo, desde el momento en que lo adquirió, no mostró ninguna señal de que alguna vez se sometería a él. Por el momento, Meng Hao lo miraba con el ceño fruncido. Finalmente, dio un bufido frío y realizó un sello con su mano derecha. Luego, él empujó su dedo hacia la cara del joven. Este se retorció y mostró una mirada llena de dolor.

Actualmente Meng Hao estaba rodeado por innumerables hilos de Qi, visibles sólo para sí mismo. Se arremolinaron hacia él desde todas las direcciones para verterse en el horno de píldoras.

Si todavía no te rindes, está bien, dijo Meng Hao fríamente. Un horno de píldoras con un espíritu dentro es un poco mejor, pero ya estoy acostumbrado a usar uno que no lo posea.” Meng Hao empujó hacia abajo, y el Qi Demoníaco en el área entró, transformándose en una jaula. La jaula rodeó la imagen del joven, y luego se transformó en algo que parecía una red, que lo suprimió por completo.

El joven gritó, lleno de ansiedad. Sin embargo, el grito fue débil.

Si quiero dejarte vivir, entonces puedes continuar existiendoSi te quiero muerto, solo me tomara un pensamiento.” La voz de Meng Hao era fría, y mientras pronunciaba las palabras, la red se tensaba, restringiendo por completo al joven en todos los aspectos. La negrura del horno de píldoras comenzó a aclararse, para ser reemplazada por un color violeta.

Echando un vistazo al horno de píldoras, Meng Hao agitó su mano derecha, con lo que emergió una gran cantidad de plantas medicinales. Su mano izquierda se movió como un fantasma cuando comenzó a catalizar, extraer fluidos, hacer ajustes y colocar los ingredientes en el horno de píldoras. En su mano derecha apareció una llama; no era roja, sino violeta.

Esta llama no era otra que la Llama Ardiente Eterna de la Píldora del Este, el Legado de la llama alquímica alimentada por su Núcleo Violeta. Esta ardiente llama alquímica le permitiría emplear el conjuro de invocación del Espíritu**.

Justo cuando Meng Hao estaba a punto de comenzar a confeccionar, la ansiosa voz del loro se transmitió a su mente. Meng Hao inmediatamente envió su sentido espiritual, con lo que vio la niebla en el mundo exterior, así como los cientos de malvados espíritus malignos.

Él guardó silencio por un momento, y luego miró el horno de píldoras. En sus ojos se vio un frío resplandor mientras se llenaban de determinación.

No me importa qué precio tenga que pagar, ¡dame tres días!”, él transmitió de vuelta. Luego cortó su conexión con el mundo exterior y comenzó a confeccionar.

Tres días …” pensó el loro, una luz febril brillando en sus ojos. Se podía ver un destello a sus pies, y apareció la jalea de carne.

Lord Quinto lo entiende, P*rra! ¡Que molesto! Nunca imaginé que alguien obtuviera el legado del Fuego Infernal. Aunque no está completo … ¡aún podría reprimir a Lord Quinto!El loro miró seriamente a la jalea de carne. “Tres días. Necesitas cooperar conmigo por tres días. Si Meng Hao no ha terminado en ese momento, entonces tendremos que huir.”

Solo en raras ocasiones la jalea de carne no sería habladora. Sin embargo, tan pronto como se enteró del legado del Fuego Infernal, sus ojos se ensancharon.

La jalea de carne se estremeció y asintió repetidamente. “La Liga del Fuego Infernal de la Cuarta Montaña …. ¿Cómo es posible que aparezcan aquí?”

El tiempo pasó lentamente. La expresión de Meng Hao permaneció tranquila todo el tiempo. Se oían ruidos retumbando desde fuera de la cueva del Inmortal, resultado de los problemas imprevistos que el loro había mencionado.

Meng Hao no era el tipo de persona que culpaba a los demás. Es cierto que la idea del loro había sido atraer a toda la gente de aquí. Sin embargo, a pesar de que surgieron problemas inesperados afuera, Meng Hao aún confiaba en que podrían ser manejados.

Esta era la confianza en uno mismo de un Cultivador.

Mientras no haya Cultivadores de Alma Naciente, entonces todo lo que tengo que hacer es ponerme la máscara de sangre, y puedo ocuparme de todo por mi cuenta si es necesario. Esta es una buena oportunidad para darle una pequeña lección al loro.” La mano izquierda de Meng Hao destello mientras vertía más plantas medicinales en el horno de píldoras, junto con una bocanada de Qi Violeta. Este Qi no era del Núcleo Qi, que podría dar a luz habilidades divinas, sino de su base vital de cultivo de Qi.

El objetivo de esta acción era hacer que su llama alquímica se hiciera aún más fuerte. Una variedad de pensamientos complejos llenaron su mente cuando comenzó a confeccionar la píldora del Núcleo Dorado Perfecto.

En circunstancias normales, esta píldora requeriría bastante tiempo para confeccionarla. Sin embargo, Meng Hao era un Gran Maestro del Dao de la alquimia. Además, tenía su Llama del Legado y el Conjuro de Invocación del Espíritu. Teniendo en cuenta todo eso, confiaba en que podría reducir bastante el tiempo de confección.

El tiempo pasó. Tres días después, los graznidos del loro resonaron a través del viento brumoso. Las explosiones llenaban el aire. La niebla ya había disminuido a la mitad. La intención asesina de los Cultivadores de las tres grandes Sectas se elevó hasta los Cielos. Llevaban días atrapados y constantemente enviaban energía desde sus bases de Cultivo. Estaban cada vez más agotados, pero su odio por Meng Hao los hizo que intensificaran sus esfuerzos.

De los cientos de espíritus malignos, solo quedaba la mitad. En cuanto a los más de cien Cultivadores que corrían dentro de la formación de hechizos, muchos estaban tosiendo sangre y sus cuerpos estaban encorvados. No parecían temer por sus vidas; no obstante, lentamente comenzaron a caer inconscientes .

A medida que más se desmayaban, las fuerzas de las tres grandes Sectas iban avanzando. El Patriarca Big-head sacó más arroz y lo arrojó al aire. La oscuridad llenó el área, incluso el cielo mismo. No había nubes; y la oscuridad tomo la apariencia mágica de un río turbio.

Aparecen los manantiales amarillos … Este es definitivamente el trabajo de la Liga del Fuego Infernal…” El loro se rio amargamente. Dentro de la niebla, una luz brillaba cuando apareció la jalea de carne. Voló por el aire indiferente, luciendo desanimado. Los dos habían usado una gran variedad de técnicas defensivas especiales durante los últimos tres días, pero ahora se estaban quedando sin energía.

“¡Maldición!” Dijo el loro con odio. “¡Si tuviera solo un año más para practicar, o quinientos Cultivadores, entonces el poder de este insignificante legado incompleto no podría romper la formación de hechizo Celestial de Lord Quinto! De repente, se escuchó una explosión dentro de la cueva del Inmortal.

Meng Hao tenía los ojos inyectados en sangre. Había usado toda la energía que pudo reunir para confeccionar la píldora del Núcleo Dorado Perfecto. En el momento crítico, el horno de píldoras comenzó a temblar. Hilos de luz dorada comenzaron a emanar desde dentro, bañando la cueva Inmortal con un brillo dorado.

El cabello de Meng Hao estaba desordenado, su expresión era indiferente. Y, sin embargo, la determinación aún brillaba en sus ojos inyectados en sangre. Su llama alquímica ardió mientras continuaba refinando la píldora, aumentando su fuerza medicinal.

En este momento, el cielo en el mundo exterior, que era oscuro y sombrío, de repente se llenó con cantidades masivas de nubes negras. Las nubes negras se agitaban, cubriendo un área de cincuenta kilómetros de diámetro. El rio ilusorio de los manantiales amarillos estaba oculto, y la espantosa oscuridad desaparecía. Sin embargo, la Tierra debajo se oscureció. Sonidos crepitantes llenaron el aire mientras innumerables relámpagos se retorcían arriba como serpientes plateadas.

Esta no fue la tribulación celestial de la perfección. ¡Esta fue la Tribulación de la Píldora causada por una píldora medicinal!

Sin embargo, si la píldora se preparó con éxito, y Meng Hao la consumió, entonces la Tribulación cambiaría. ¡Su explosividad aumentaría exponencialmente, y se transformaría en una horripilante y exterminadora Tribulación Celestial!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente