ISSTH 204 – ¡La Liga de los Selladores de Demonios!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Demonio Sellado, Octavo Hechizo!

Esta era la única técnica entre la magia de la Secta de los Selladores de Demonios que Meng Hao había realmente dominado.

Cada generación de Selladores de Demonios debía de crear un nuevo hechizo, este había sido creado por la Octava Generación de Selladores de Demonios. Como Novena Generación de los Selladores de Demonios, Meng Hao debería haber sido preparado para enfrentarse a cualquier cosa. Sin embargo, el Patriarca Confianza había arruinado todo. Si no hubiera sido por una serie de coincidencias, así como a la buena fortuna, Meng Hao no habría sido capaz nunca de aprender el Octavo Hechizo del Demonio Sellado.

Tomó aire profundamente y bajó su mano derecha. Aparecieron imágenes fantasmales de todo a la vista. El cuerpo de Meng Hao tembló y el mundo se agitó. Todo se plegó encima de Zhou Jie, causando que aparecieran incontables imágenes fantasmales a su alrededor.

Todo esto toma un tiempo para ser descrito, pero de hecho, ocurrió en un instante. Las imágenes fantasmales empezaron a desvanecerse. Gritos miserables resonaron desde la mente de Zhou Jie; las voces no le pertenecían, sino que eran de los espíritus que habían ya entrando en su cuerpo.

El cuerpo de Zhou Jie tembló mientras sus ojos se llenaban con confusión. Desde su cuerpo empezó a salir un aura negra pulsante. El aura era extremadamente densa y, dentro de ella, se podían ver nueve imágenes fantasmales de ancianos con rostros retorcidos por la locura y el horror. Miraron a Meng Hao.

Ningún observador sería capaz de ver estas imágenes…. Tampoco de escuchar… los gritos escalofriantes!

Meng Hao era el único que podía ver o escuchar algo de todo esto. Era el Sellador de Demonios de Novena Generación y, a pesar de no haber alcanzado todavía su potencial, su gota de sangre había realmente confirmado ya su identidad como la Novena Generación. Eso era irrefutable.

Por tanto, podía ver estas cosas.

Los espíritus fantasmales gritaron miserablemente y después empezaron a hablar.

“La Liga de los Selladores de Demonios, tú eres la Novena Generación…”

“El día en el que nuestro Dao fue descubierto, vosotros, los Selladores de Demonios nos bloqueasteis, nos refinasteis, evitando que nos convirtiéramos en Demonios!”

“A quién le importa la Liga de los Selladores de Demonios? Ellos se volverán como nosotros finalmente, almas descarnadas del Cielo y la Tierra!”

Mientras sus palabras resonaban, sus cuerpos empezaron a temblar y sus gritos a intensificarse. El aura negra a su alrededor empezó entonces a disiparse y empezaron a ser absorbidos por el suelo. Sus figuras se fueron haciendo cada vez más borrosas y entonces empezaron a desaparecer.

Meng Hao observó esto pensativamente. No sabía mucho sobre la Liga de los Selladores de Demonios; iba gradualmente aprendiendo durante su camino. Ver a las almas descarnadas había causado que apareciera frialdad en sus ojos. Ondeó su mano derecha.

Mientras lo hacía, las almas descarnadas se desvanecieron. Sus gritos de agonía resonaron en los oídos de Meng Hao.

“Destrozar la Liga de los Selladores de Demonios! Lord Ji ha reemplazado los cielos y forjado la Tarima de la Concesión de la Inmortalidad. Nuestra lucha era volvernos inmortales, y entonces morimos. Y qué? Tu Liga evitó que alcanzáramos nuestro Dao. Solo espera hasta que las cosas cambien, entonces veremos cuántas de las incontables almas descarnadas del Cielo y la Tierra te devoran!!”

Mientras el sonido de las voces continuaba resonando, el rostro pálido de Zhou Jie empezó a recuperar su complexión. Sus ojos estaban llenos de confusión.

Meng Hao le miró pensativamente por un momento, después se giró con un movimiento de la manga y empezó a alejarse caminando en la lluvia.

Zhou Jie observó la figura de Meng Hao desapareciendo. Tomó aire profundamente y después unió sus manos y se inclinó respetuosamente.

“La siguiente vez que luchemos”, dijo manteniendo su aliento, “no te mataré, incluso si ganara. Te devolveré la amabilidad mostrada y probaré la determinación de mi cultivo”. Después se giró débilmente y desapareció en un rayo de luz.

Mientras tanto, en lo más profundo de una cueva en las Cien Mil Montañas de la Secta Tamiz Negro… El momento en el que las almas descarnadas murieron, se pudieron escuchar furiosos aullidos. Aunque resonaran por el cielo, ni uno solo de los discípulos de la Secta Tamiz Negra pudieron escucharlo.

“La Liga de los Selladores de Demonios! Él pertenece a la Liga de Selladores de Demonios!!”

“Malditos sean esos Selladores de Demonios, todas y cada una de las generaciones! Lord Ji les temía y maldijo a la Novena Generación de los Selladores de Demonio a morir! Él es la Novena Generación…”

“Muerte, muerte, muerte… La Liga de Selladores de Demonios debe morir! Todas las generaciones!!”

“A la Tarima de la Concesión de la Inmortalidad le falta únicamente el espíritu de un Sellador de Demonios. Encontradle! Robadle su espíritu y beber su sangre para lograr un cuerpo inmortal!!”

Mientras salían los aullidos, la totalidad de las Cien Mil Montañas repentinamente se agitaron. Las montañas se sacudieron, el suelo se agitó, como si el espíritu de las montañas se alzara. Pulsos de un aura negra emergió, causando que el cielo se volviera oscuro.

Sin embargo, en el mismo momento en el que los pulsos del aura negra estaban a punto de salir disparados, el cuerpo que había caído desde el cielo, aterrizando en la tierra cerca de la Cueva del Renacer del Dominio Sur, repentinamente se agitó. Mientras se agitaba, salió un aura desde él, un aura que no era visible para ninguna persona viva. Instantáneamente se extendió a través del Domino Sur, llenándolo todo con una fuerza terrible.

Esta fuerza terrible hizo que las almas descarnadas de debajo de las Cien Mil Montañas temblaran. Todo se quedó en silencio.

“Quién eres!?” En medio de ese silencio mortal, explotó un aura poderosa desde las profundidades bajo las Cientos de Miles de Montañas. Parecía suficientemente poderosa para hacer que el cadáver temblara. Cuando las otras almas descarnadas vieron esto, se postraron como si esta aura fuera de su soberano.

El aura que se hinchaba llenó el cielo encima de la Secta Tamiz Negro, cubriendo la tierra en millones de kilómetros en todas direcciones. Todo pareció totalmente negro. Lo más extraño era… que nadie podía realmente ver esto! Para cualquier espectador, el cielo era tan azul como el azul más oscuro del mar!

La voz que respondió era profunda y arcaica. “Vine buscando el destino”, dijo. El sonido resonó a través de las Cien Mil Montañas de la Secta Tamiz Negro, llenándolo todo con una antigüedad de años incontables. Parecía… algo cansada.

Dentro del agotamiento había una apenas detectable… aura asesina.

Parecía como si esta persona hubiera vivido una vida de luchas y hubiera matado tantas veces que fuera imposible de describir. La voz parecía contener una chocante voluntad.

“Qué quieres?!” Dijo el aura similar a un soberano de encima de la Secta Tamiz Negro.

“El destino viene y va. El Dao existirá siempre. Este chico tiene un destino. Si interferís, abandonaré el renacer, cambiaré mis planes y acabaré con todos vosotros”.

El aura del soberano no dijo nada. Después de que pasara algún tiempo, se desvaneció. Mientras lo hacía, resonó una voz enérgica.

“No hay necesidad de cambiar tus planes. Iremos a por ti! Seleccionar treinta Elegidos de la Secta Tamiz Negro y enviadlos a nuestra Cueva Negra del Inframundo! Regresaremos al mundo mortal!”

Mientras tanto… dentro de un hueco de la Cueva del Renacer, había un cuerpo. No era el cuerpo de un humano, sino el de un pez. Era un pez pequeño, del tamaño de una mano.

El lugar donde anteriormente el pescado había tenido los ojos, repentinamente empezó a arder con un fuego de ultratumba.

Bajo el Mar Vía Láctea, la cuerda larga se extendía por todo el fondo marino hacia el ataúd de madera que descansaba en medio de la masiva formación de piedras, se pudo escuchar un sonido de arañazos, como si hubiera alguien dentro del ataúd, arañando la tapa con sus uñas.

Una voz raspada se escuchó: “Liga de Selladores de Demonios…” La voz estaba llena con melancolía y recuerdos. Las palabras salieron lentamente, causando que apareciera una tormenta violenta en la superficie del Mar Vía Láctea.

Fin del Libro 2: Entrando en el Dominio Sur.

Nota de Er Gen: Este capítulo tiene 1000 letras menos. Sin embargo, todos los detalles han sido mostrados. Puedes decir que este capítulo es un cierre. Capítulos más excitantes vienen ahora! Realmente necesito tomar algo de tiempo para planear el Libro 3. El Libro 3 será el mejor que he escrito desde hace mucho!

Nota de Deathblade: Está en lo cierto. El libro 3 es increíble.

Nota de WuSemb: están en lo cierto, tanto Er Gen como Deathblade, para mí, el libro 3 es uno de los mejores, para mí, de esta novela, es mi libro favorito.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente