ISSTH 510 – ¡La Última Batalla!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Las Tierras Negras eran como una meseta, empujada hacia el cielo, aparentemente por fuerzas geológicas. Muy abajo estaba el Desierto Occidental.

Esta fue la primera vez que Meng Hao vio la frontera entre las Tierras Negras y el Desierto Occidental. Hace años, cuando abandonó las Tierras Negras, no había viajado a través de esta área, sino que había sido teletransportado a través de un antiguo portal a la Región Norte del Desierto Occidental.

Al ver el terreno por primera vez, los ojos de Meng Hao se ensancharon inconscientemente. Ahora, finalmente entendió por qué las Tierras Negras eran el único lugar donde uno podía escapar del Apocalipsis del Desierto Occidental.

La Región Sur del Desierto Occidental era mucho más alta en elevación que las partes del Norte. Por eso, en este momento, las regiones Oeste, Norte y Este ya se habían sumergido completamente y se habían transformado en un Mar Violeta. En esas zonas, incluso olía a mar salado. Aquí en el Sur, sin embargo, los ríos aún no se habían formado.

Toda la lluvia que caía continuó fluyendo hacia el Norte.

La Región Sur del Desierto Occidental era lo suficientemente alta, pero las Tierras Negras… eran aún más altas. Se adentraban miles de metros en el cielo, como un acantilado, como si hubiesen sido formadas por un terremoto.

No hace falta decir que existían interminables cadenas montañosas a lo largo del borde de las Tierras Negras. Esas montañas parecían conectarse al cielo mismo, impidiendo que la tempestad violeta, o cualquier otro ser vivo, entrara.

Esas montañas hacían que la elevación total de las Tierras Negras alcanzara una altura sorprendente. Podía evitar la propagación del Mar Violeta, y además, solo había una manera de entrar…

¡El Fuerte de la Puerta Oscura!

Tenía ochenta mil metros de ancho, justo en medio de todas las montañas. Todos los Cultivadores que lo vieron terminaban jadeando.

El Fuerte de la Puerta Oscura era del color de la noche, y su puerta estaba cerrada. En lo alto del fuerte de ochenta mil metros de extensión se extendía una almena, sobre la cual se podían ver decenas de miles de Cultivadores agrupados en grupos. Estaban charlando y riendo, mientras observaban desde la almena, ocasionalmente apuntando hacia abajo.

Lo que hizo que las pupilas de Meng Hao se contrajeran fue que la Lluvia Violeta a la que se había acostumbrado a lo largo de los años no caía en el Fuerte de la Puerta Oscura. En el exterior, continuó cayendo, pero ni una gota cayó sobre el Fuerte o esa enorme almena.

Fuera del Fuerte de la Puerta Oscura, la tierra estaba llena de niebla y bruma. De hecho, habían pasado años desde que Meng Hao incluso vislumbró el sol. Y sin embargo, allí, en el Fuerte de la Puerta Oscura, se podía ver un majestuoso cielo azul, incluso nubes blancas y esponjosas.

El Fuerte de la Puerta Oscura era como una división entre dos mundos diferentes.

Lo que causó que las expresiones de Meng Hao y Xu Bai se volvieran extremadamente antiestéticas era que entre el Fuerte de la Puerta Oscura y sus dos Tribus se podían ver… más de veinte Tribus de bandidos posicionadas en formación a través de la región. Estas Tribus miraban actualmente a la Tribu del Cuervo Divino y a la Gran Tribu del Dragón Negro con avaricia, burla e intención asesina.

Veinte Tribus de bandidos, con un total de 200,000 Cultivadores y 400,000 Neo-Demonios. Estaban colocados frente al fuerte, y estaba claro que tenían la intención de evitar que alguien entrara en las Tierras Negras.

Dentro de sus ojos, Meng Hao pudo ver la codicia, el salvajismo y también un mensaje.

“¡Si no podemos entrar, entonces puedes olvidarte de pasar tu solo! Si morimos… ¡Entonces morirás con nosotros!

Meng Hao se quedó allí en silencio. Entonces notó algo ubicado frente a estas veinte Tribus. Decenas de miles de postes de bambú se habían erigido y se balanceaban ligeramente con el viento. Todos estos estaban cubiertos de sangre seca que ya se había vuelto negra.

Encima de cada poste de bambú había una cabeza. Esta era toda una tribu, incluyendo ancianos y niños. Más arriba incluso se podía ver la enorme cabeza de un Neo-Demonio, que obviamente era… el Antiguo Totémico Sagrado de esta Tribu.

Todos muertos.

Esta no era otra que la Tribu del Viento Celestial.

Más cerca de Meng Hao y Xu Bai había más de 20,000 postes de bambú pegados al suelo, completamente desnudos. El significado de estos postes era obvio… estaban allí para las Tribus del Cuervo Divino y la Gran Tribu del Dragón Negro.

En el campo de batalla frente a ellos había un silencio mortal. Nadie habló. Sólo se oían los suaves gemidos del viento.

Cientos de miles de Cultivadores comenzaron a respirar pesadamente, y su intención asesina se elevó hacia el cielo.

¡En el Fuerte de la Puerta Oscura… no era fácil entrar!

Se oía otro sonido. Venía de la alta almena en las Tierras Negras. Decenas de miles de Cultivadores estaban allí observando los procedimientos como si fuera una especie de juego.

Para la gente que estaba en la cima, los miembros de la Tribu del Cuervo Divino, la Tribu del Dragón Negro y las veinte Tribus de bandidos no eran más que actores en un escenario, actuando para su disfrute.

Algunos de ellos eran miembros de la Alianza de la Corte Celestial. Otros eran miembros de Grandes Sectas del Desierto Occidental con Patriarcas en la etapa de la Separación del Espíritu. Naturalmente, podrían separarse de las masas y observar el juego de vida o muerte que se desarrolla frente a ellas.

Zhou Dekun estaba en la almena, con sus puños apretados con fuerza y una expresión triste. No había nada que pudiera hacer para cambiar nada de lo que estaba sucediendo. Solo podía ver a Meng Hao en silencio.

De pie junto a Zhou Dekun estaba el joven de la Tribu del Cielo Nuboso, que había aparecido frente a Meng Hao en forma ilusoria para negociar el destino de la Tribu de la Langosta Voladora. Suspiró mientras observaba a Meng Hao y a la Tribu del Cuervo Divino.

“Qué pena”, dijo, sacudiendo la cabeza.

En otra sección de la almena había una mujer que estaba rodeada de expertos poderosos. Claramente, ella ocupaba una posición muy alta. Esta no era otra que… la mujer que por casualidad había conocido a Meng Hao en las Tierras Negras y había sido asustada por él. Esta era un Elegido de la Gran Tribu de la Mariposa Demoníaca, una de las tres fuerzas que conformaban la Alianza de la Corte Celestial. ¡La Diosa Dúo Lan! *

Ella estaba frunciendo el ceño mientras observaba hacia abajo. Su mirada finalmente cayó sobre Meng Hao.

“Duo Lan, ¿Por qué estás frunciendo el ceño? ¿No me digas que esa persona te ofendió?” La suave voz vino de un joven que estaba de pie junto a ella. Era grande y alto, con rasgos hermosos y pelo largo. Con su larga túnica blanca inmaculada y su encantadora sonrisa, era la viva imagen de un Elegido.

Estaba rodeado de tres ancianos que tenían profundas bases de Cultivo. Claramente este joven tenía un estatus ilustre.

Este era el Elegido de la Gran Tribu de la Persecución Celestial, otro de los líderes de la Alianza de la Corte Celestial. ¡Zhang Wenzu!

“Oh nada…”, respondió Duo Lan con frialdad. “Simplemente parece familiar. Siento que lo he visto antes en alguna parte, pero parece que no puedo recordar dónde.”

Zhang Wenzu sonrió mientras estaba parado junto a Duo Lan, mirando a Meng Hao.

“Un pequeño insecto…”, dijo, mirando a Duo Lan con una sonrisa brillante. “Si no puedes recordar, no hay necesidad de pensar en ello. No tiene sentido.”

Duo Lan no parecía estar acostumbrado a que él estuviera tan cerca de ella. Sin pensarlo, dio unos pasos hacia atrás. Lo que no notó, estaba lejos en la distancia entre la multitud en la almena, era la mirada de alguien se desvió de ella a Zhang Wenzu. La mirada de esa persona estaba llena de odio.

El odio desapareció rápidamente sin dejar rastro. La mirada pertenecía a nada menos que al ex Niño Elegido de las Tierras Negras, Luo Chong. Se quedó allí en la multitud. Su expresión era la misma de siempre, pero rechinaba los dientes por dentro. Su antigua secta se había convertido en una rama auxiliar de la Alianza de la Corte Celestial, y él había perdido su posición anterior. Aunque estaba en la etapa de la Formación del Núcleo, tal base de Cultivo no era nada sobresaliente. **

“¡P*ta!” Pensó para sí mismo. “¡Y tú, maldito Zhang Wenzu! ¿Te atreves a tocar a la mujer que me ha gustado? ¡¡Uno de estos días te veré muerto!!” Fue en este punto que de repente se quedó estupefacto mirando hacia abajo. Se frotó los ojos con fuerza mientras miraba a Meng Hao. Entonces, comenzó a jadear.

“Es… ¿Es él?¿Cómo es posible…?”

Mientras tanto, de regreso en las Tierras Negras, en el área controlada por la Alianza de la Corte Celestial, había una secta completamente insignificante. Su nombre era la Iglesia de la Luz Dorada.

Actualmente, la Iglesia de la Luz Dorada tenía alrededor de siete u ocho mil discípulos. Todos ellos tenían expresiones excitadas en sus rostros mientras corrían de un lado a otro por el aire. Un destello brillante gradualmente comenzó a extenderse, junto con un aura impactante.

“¡Ha llegado un mensaje de Lord Quinto! ¡¡El Patriarca ha vuelto!! ¡Vamos a recibir al Patriarca y a Lord Quinto!”

“¡Ten fe en el Lord Quinto, gana la vida eterna! Cuando Lord  Quinto aparece…¡Quién se atreve a causar conflictos!”

De vuelta en la frontera entre las Tierras Negras y el Desierto Occidental, fuera del enorme Fuerte de la Puerta Oscura, Meng Hao y Xu Bai se pararon en medio del silencio mortal.

Meng Hao miró a Xu Bai y dijo lentamente: “La última batalla.”

Xu Bai se quedó en silencio por un momento y luego se echó a reír. Era una risa clara y resonante, llena de terquedad. Miró de nuevo a Meng Hao y asintió.

“¡La última batalla! La victoria significa que podemos entrar en las Tierras Negras. El anuncio prometió una entrada a las Tierras Negras para cualquiera que trajera un Espíritu Demoníaco. No hay necesidad de arrepentimientos por nuestra parte. Si perdemos…”

“Meng Hao, si termino muriendo, ¿Permitirás que la Gran Tribu del Dragón Negro se convierta en parte de tu Tribu del Cuervo Divino? ¿Qué dices?” La expresión de Xu Bai era extremadamente sinceridad cuando miró a Meng Hao.

Meng Hao miró a Xu Bai y luego asintió profundamente.

“En ese caso, ¿Qué necesidad hay de temer a la muerte? ¡Esta va a ser una batalla encantadora!” Riendo con ganas, Xu Bai saltó del dragón negro. Se escuchó un sonido atronador y sus músculos se hincharon haciendo su cuerpo más grande, revelando el poder impactante de su cuerpo físico.

“¡Tribu del Dragón Negro!”, Gritó, mirando a los miembros de su Tribu. Todos levantaron sus miradas para observarlo. “Retiren sus sellos. ¡¡Luchen!!”

Toda la Tribu Dragón Negro respondió: “¡LUCHEN!!”

Los miembros de la Tribu del Dragón Negro siguieron a Xu Bai mientras avanzaba. Desataron las cuerdas negras atadas alrededor de sus muñecas, causando que un aura increíble surgiera de ellos. Todos ellos comenzaron a crecer más grandes. Este sello frenaba el verdadero poder del método de entrenamiento corporal de la Gran Tribu del Dragón Negro.

Después de abrir el sello, los cuerpos de los miembros de la Tribu se hicieron cada vez más altos. Parecían fieros dragones negros mientras avanzaban.

En cuanto a Meng Hao, respiró profundamente. Levantó su mano derecha, donde apareció la Lanza Diabólica. Miró de nuevo a los miembros de la Tribu del Cuervo Divino, y más allá, hacia la Región Norte del Desierto Occidental. Esa era el hogar de la Tribu del Cuervo Divino. Pensó en el Cuervo Dorado y en el Gran Árbol. Pensó en su promesa, y en el largo camino por el que había conducido a la Tribu del Cuervo Divino, hasta aquí.

Muchas imágenes pasaron por su mente, transformándose eventualmente en el momento actual. Esta era… ¡La última batalla!

“¡LUCHEN!” Esta única palabra de Meng Hao resonó como un trueno. Los miembros de la Tribu del Cuervo Divino sintieron que su sangre ardía y su intención asesina se desbordaba de sus cuerpos. La Tribu sabía… que este era el momento final que decidiría la diferencia entre la vida y la muerte.

400,000 Neo-Demonios bloquearon el cielo, emitiendo rugidos que sacudían el cielo. Gran Peludito estaba allí. Ahora, él era un Neo-Demonio de Rango 10. Peluditos # 2, # 3 y los demás no eran un rival para él, pero de todos modos eran intrépidos. El Gigante Salvaje también se podía ver. Gu La, como verdadero Dragoneer, había sido de gran ayuda para Meng Hao durante todo el viaje. En este momento, sus ojos eran de un color rojo brillante.

400,000 Neo-Demonios se lanzaron a la batalla.

El chillido agudo del Loro de repente resonó.

“¡Entren en la Formación! Recuerden, entren en la Formación…”


* Recordemos a Duo Lan en el Capítulo 323. Ella se encontró con Meng Hao y lo llamó “Señor Demonio”.

** Luo Chong es el tipo al que Meng Hao, alias Fang Mu, golpeó con la Espada de Madera del Tiempo en el Antiguo Géiser Dao en el Capítulo 269 . Más tarde, cuando llegó por primera vez a las Tierras Negras, Meng Hao, también conocido como el Señor Demonio, envenenó a Luo Chong en el Capítulo 325. Más tarde, reapareció liderando una fuerza del Palacio de las Tierras Negras contra la Ciudad Santa de la Nieve en el Capítulo 372. Escapó con vida mientras Meng Hao luchó contra el Cultivador en la etapa de la Separación del Espíritu.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente