Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 25 – IRN – El enemigo de ayer (4)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El fuego hecho por Artpe era muy cálido.  Los dos atraparon peces del barranco y los cocinaron sobre el fuego.  Usaron sal de 3 monedas de plata.  Maetel no había comido pescado en más de un año, así que se sorprendió por el sabor repentino e inesperado.

“Heeng.  Esto es tan sabroso…”

“Si comes cuando tienes hambre, todo sabe genial…”

Aún quedaban rastros de lágrimas cerca de los ojos de Maetel.  Aún así, se estaba comiendo los peces. Incluso se estaba comiendo los huesos. No pudo evitar sonreír. Comenzó a comer su propia porción de pescado mientras hablaba.

“Has trabajado duro, Maetel. Es cierto que la mazmorra fue muy dura, pero como resultado, pudimos reducir significativamente nuestro período de crecimiento. Podremos movernos con un poco más de tiempo libre.  No, aunque no te guste, nos moveremos a un ritmo más lento. Estoy muy cansado y agotado”.

“Artpe…..”

“Dilo”.

Maetel seguía sin poder calmar su corazón.  Ella inhalaba mientras le hacía una pregunta.

“¿Estás seguro de que no te gustan las mujeres mayores?”

““……….”

¿Todavía estaba preocupada por eso?

Estaba estupefacto. Sonrió mientras agitaba la cabeza de un lado a otro.

“¿No te lo dije antes?  Le di una pequeña advertencia como recompensa por la gema que recibimos”.

“¿Estás realmente seguro?”

“Estoy muy seguro”.

“……sí, te creeré.”

Parecía que su preocupación de que Artpe mirara a otras mujeres eclipsaba su inquietud psicológica por matar humanos. Parece que Artpe no tendría que preocuparse demasiado por ella.

Artpe dio un suspiro de alivio, y estaba a punto de recoger la basura. Pero en ese momento, Maetel habló como si acabara de tener una idea.

“Quiero dormir junto a Artpe”.

“Ya no eres una niña.”

“Quiero dormir contigo. Dijiste que me concederías cualquier deseo que quisiera.”

La voz de Maetel temblaba un poco. Cuando lo escuchó, Artpe se dio cuenta de que estaba bajo una idea equivocada.

No estaba siendo innecesariamente pegajosa con Artpe. Su estado mental era inestable. demás, seguía preocupada por la idea de que Artpe la dejara.

“….de acuerdo.  Dije que te concedería un deseo, así que no se puede evitar”.

“¡Ya-ho!”

Sacó un saco de dormir (5 piezas de plata).  Era un poco estrecho para dos personas, pero estaba dispuesto a usarlo esta noche.

Recogió algunas hojas en el suelo, y puso un paño sobre ellas.  Luego colocó el saco de dormir encima antes de acostarse dentro de él. Como si le preocupara que Artpe se retractara de sus palabras, entró rápidamente. Tenía una expresión de satisfacción en la cara cuando cerró los ojos.

“Buenas noches, Artpe.”

“Es apretado e incómodo aquí, así que ¿cómo podemos dormir bien….  Ya estás dormida”.

“Ssss——–.”

Cuando Maetel fue sostenida por Artpe, parecía que todas sus preocupaciones habían desaparecido. Respiraba con facilidad mientras se dormía rápidamente. Artpe se quedó atónito por esta vista, pero al final, soltó una risa amarga mientras se movía para ponerla en una posición más cómoda.

‘Se siente como si estuviera criando a una hija.’

En verdad, puede que no esté muy lejos de la verdad.  Maetel no recordaba su vida pasada, así que sólo era una niña de 13 años. Si Artpe añadía los años de su vida pasada, que había vivido durante un par de cientos de años.  Era un demonio que se convirtió en héroe.  A veces, sentía profundamente la desigualdad entre las dos vidas, y en esos momentos, le costaba respirar.

Aún así, a Artpe le gustaba estar con Maetel.  Era extraño, pero a veces, se sentía contento y satisfecho.

No fue sólo porque ella era talentosa, que podía liberar a Artpe derrotando al Rey Demonio.  En ese momento, Artpe no tuvo más remedio que aceptar el hecho.  Maetel era verdaderamente…  Ella era muy querida para él.

Fue desafortunado que la niña inocente fuera cambiando.  Ella estaba siendo manchada por su presencia. Pero, él estaba agradecido de que este pequeña niña la apreciara, y ella lo quisiera cerca.

Era como si hubiera cometido un pecado. Se sentía como si estuviera siendo enterrado lentamente bajo un suave pantano.  Era como si se estuviera derritiendo. Tenía miedo de luchar… Fue así de dulce.

‘Aun no debería prestarle demasiada atención.  Puedo ser complaciente después de que matemos al Rey Demonio…’

Sí, tenía cosas que hacer ahora mismo.

Artpe tuvo cuidado de no despertar a Maetel.  Con cuidado sacó su mano del saco de dormir, y activó su magia.  El Hechizo Único del Héroe llamado cuerdas de Maná fue activado en poco tiempo.

“¿”Kook”?

“¡Nos encontraron…!”

Las cinco hebras de cuerdas de Mana se extendieron hacia los alrededores. Las cuerdas de maná emitieron una luz negra mientras bailaban en el aire. Líneas rojas de sangre florecían bajo el oscuro cielo nocturno como flores.  Acompañando ruidos sordos, partes de cuerpos humanos empezaron a caer al suelo.

“¡Cómo!”

Habían estado seguros de que habían tenido éxito en su misión sigilosa. Pagaron por ello con sus vidas. Por supuesto, todavía quedaban muchos.  Artpe sacaría un precio de todos ellos.

Artpe los miró con ojos fríos y habló con una voz más fría como un bloque de hielo.

“Está durmiendo.  Cállense, no quiero que ella se despierte”.

“¿Estás jugando con… kahk!”

Artpe chasqueó su lengua mientras veía a los hombres salir de la oscuridad. Movió los dedos. Las Cuerdas de maná se movían según su voluntad. Se movían como látigos con sensibilidad, y se separaron por el aire. Las vidas de dos o tres personas fueron terminadas en un instante.

“¡Él es más fuerte que la chica…!”

“Parece que son incapaces de aprender. ¿No se dan cuenta de que están muriendo en el orden en de quién abrió la boca primero?”

Los ojos violetas de Artpe dejaban salir una luz radiante en la oscuridad. Era como si sus ojos pudieran atravesar todas las mentiras. Sus ojos sólo contenían la verdad. El grupo de hombres había intentado un ataque sorpresa basándose en la oscuridad. Sus ojos eran como el dios de la muerte para estos hombres.

“No… no podemos ganar.”

“El que es aterrador es en realidad él…  ¡Kahk!”

‘Cuerdas de maná. La experiencia que adquirí luchando como un debilucho se mezcló con el poder del Héroe para convertirse en un hechizo único…..’

No fue un hechizo apropiado. Los Hilos de Maná era algo que desarrolló durante los momentos difíciles de su vida como demonio. Al principio, las cuerdas de maná fue un hallazgo desagradable para él.

Sin embargo, fue capaz de resolver este problema en silencio gracias a este hechizo. Fue capaz de dejar que Maetel durmiera tranquilamente. Esta sola razón era lo suficientemente buena para que él valorara esta magia.

“Nos equivocamos al evaluar su capacidad…”

“¿Adónde huyen?”

Las Cuerdas de Mana fueron capaces de impartir una fuerza abrumadora usando Mana, pero consumían mucho Mana. Por eso no era un arma que se pudiera usar libremente en una situación de batalla.

Por eso Artpe utilizó toda la información que le llegaba a través de sus ojos para encontrar las trayectorias más eficientes. Movió los dedos según los cálculos que había hecho.

Los hombres intentaron todo para detenerlo, pero sus armas y pies fueron más lentos que las cuerdas de maná, que no tenían peso.

“Espera un momento.  Si cooperas con nosotros, tendrás un lugar en el reino recién creado…”

“Adiós.”

Las cinco hebras de cuerdas de mana se reunieron en un solo punto. El último hombre que quedaba aún luchaba por vivir. Murió al ser cortado en varios trozos de carne. Su cara estaba llena de resentimiento. Artpe soltó una risa amarga cuando lo vio.

‘Desde tu punto de vista, probablemente tu lado estaba en lo cierto. En tu próxima vida, espero que seas capaz de vivir una vida como granjero donde no tengas que matar o ser asesinado.  Rezaré por todos ustedes.’

Artpe retractó las cuerdas de maná y miró a Maetel, que estaba acurrucada contra él. Su respiración parecía tranquila. Todavía estaba dormida.

‘No estuvo nada mal.’

Pero parecía que el disturbio no había terminado.  Desde no muy lejos, los invitados principales venían hacia ellos.

“¡Nos descubrieron, capitán!  Si usted acabo de recuperar la gema, usted debe ayudar…..  ¿¡Qué!?”

Desde el principio, Artpe no se había molestado en ocultar su ubicación.  No tuvo ninguna dificultad especial en expulsar al primer grupo que le había tendido una emboscada, y sería lo mismo para los que le habían seguido.

“¿Qué demonios es…?”

“¿¡Imposible….!?”

Se había preguntado sobre la identidad del segundo grupo, que se sentía atraído hacia ellos como polillas.  Eran nada menos que los caballeros que habían acompañado al príncipe heredero Silpennon. Había algunos entre ellos que sufrían de heridas graves. Algunos de ellos tenían la cara hinchada como si estuvieran sufriendo los efectos del veneno.

Aún así, estaban mejor que los hombres que fueron asesinados aquí. Habían venido aquí a pedir ayuda, por lo que no esperaban ser testigos de la muerte de su otro grupo.  Estaban extremadamente sorprendidos.

“B….bastardo!?”

Artpe estaba despierto, mientras Maetel dormía.  No fue muy difícil determinar quién era el culpable.

“Ustedes son demasiado ruidosos.”

Artpe sólo sacó una sola hebra de Cuerdas de Mana para enfrentar su enojo. Estos hombres eran como mobs  comparados con los hombres que habían emboscado al grupo de Artpe. Eran gusanos, que huyeron, porque no podían manejar ni a un solo caballero de nivel 118.

“Callense.  Para siempre.”

“¡Kuhk….!”

La cuerda de maná atravesó el aire. Cuatro caballeros habían sobrevivido, y habían huido hacia esa dirección.  Se ocupó de ellos en seis segundos. Después, una mujer corrió hacia el claro. Fue muy oportuna.

“¡Bastardos!  Se atreven a llamarse a sí mismos caballeros, que protegen a la familia real…..   ¿¡Mmmm!?”

“Shhh.”

Artpe seguía dentro del saco de dormir y miraba con ojos entrecerrados a la mujer caballero Leseti. Leseti vio los numerosos cadáveres esparcidos alrededor del claro, así que cerró la boca.

Ella lo entendió de inmediato, así que fue capaz de identificar fácilmente quien estaba detrás de la matanza.

‘Tenía la corazonada de que no era normal, pero nunca esperé que tuviera una fuerza tan abrumadora.  ¿Quién es este joven? …. Mmm?’

Estaba tan asustada que no podía soltar ni un chillido bajo la mirada asesina de Artpe. Ella silenciosamente repasó la situación cuando de repente tuvo una epifanía.

Hubo un incidente cerca de aquí hace sólo un año. Dos héroes habían nacido en una aldea rural. ¡Cuando desaparecieron, todo el reino había estado en un alboroto!

Dos jóvenes…..

Eran increíblemente fuertes en comparación con sus edades.

Pelo negro y pelo rubio…..

“Ahhhhhhhhhhhhhhh!?”

“Mmmm, Artpe…….?”

“Ah.”

Leseti no pudo contener su exclamación de sorpresa.  Maetel abrió los ojos.  Leseti se dio cuenta tarde de que había cometido un error.  Artpe levantó bruscamente un dedo y Leseti cerró los ojos cuando lo vio.

Había pasado un poco de tiempo.

“¿Estás bien, Artpe?”

“No me hirieron en absoluto, así que no tienes que tocarme sin cesar. Limpiaré esto, así que mantén los ojos cerrados”.

“No voy a cerrar los ojos.  Estoy bien ahora.  Estaré bien ya que Artpe está aquí.”

“No te ves bien…  De acuerdo.  Haz lo que quieras”.

“¡Sí!”

Si no hubiera visto los cadáveres por todas partes a su alrededor, habría podido seguir durmiendo. Sin embargo, una vez que se enteró de su existencia, dormir no era una opción.  Los dos héroes se levantaron de su lugar de dormir y guardaron el saco de dormir. Empezaron a trabajar en la limpieza de los cadáveres esparcidos por los alrededores.

Artpe se llevó todo el equipo que era útil. También se llevó todas las piezas de plata que poseían.  Maetel recogió los cadáveres que había saqueado.

“Artpe, ¿por qué tenemos que matar a otras personas?”

“Es la misma razón por la que matamos a los monstruos.  Todos tenemos algo que queremos de los demás. Todo lo demás es sólo una excusa. La gran cantidad de excusas para dañar a los seres vivos son sólo adornos”.

“Ya veo…..   El acto de vivir es muy duro en sí mismo.”

“Lo importante es darse cuenta de que tenemos que vivir en un mundo así. Puedes respetar la vida de otras personas, pero cuando hay un choque, tienes que seguir adelante para imponer tu estilo de vida.”

“Sí. Muy bien.”

Unos mocosos de trece años de edad hablaban de tonterías filosóficas mientras calmadamente limpiaban los cadáveres.  ¿Qué se suponía que debía decirles?  ¿Debería estar en desacuerdo con sus puntos de vista?  ¿Debería decirles que vayan a leer más libros?

Por supuesto, a Leseti se le prohibió hablar, así que no dijo nada. Ella continuó levantando sus dos manos mientras se sentaba sobre sus rodillas.  Este fue un castigo ideado por Artpe.

“Eso es todo.  ¿Reuniste a todos Maetel?”

“¡Sí!”

“Está bien.”

Después de que Artpe arrojó todos los cadáveres al fuego, se giró para mirar a Leseti.  Todavía tenía los brazos en alto mientras cumplía la orden que se le había dado.  Artpe sonrió con suficiencia mientras hablaba.

“Tu castigo ha terminado.  Deberías volver con el príncipe heredero. Como probablemente ya te habrás dado cuenta, nadie se pondrá de tu lado aunque vuelvas al palacio. Ustedes dos deberían ir a un pueblo remoto. Deberías vivir una vida tranquila, mientras cuidan vacas”.

“Koohk…….”

Leseti no podría dar una respuesta apropiada.  Acaba de suspirar.

Sí, lo único que le pasaba al príncipe heredero era que era el heredero legítimo. Sin embargo, en lo que respecta a todas las demás cuestiones, los rebeldes tenían la ventaja.  Nadie se pondría de su lado.  Esa era la miserable verdad.

“Hey”

En ese momento, un joven salió empujando la hierba más allá de la maleza, y él dio una respuesta en lugar de Leseti.

“¿Sabes por qué hubo una rebelión contra la Familia Díaz?”

Era el príncipe heredero de pelo rojo Silpennon. Por supuesto, Artpe ya había sentido que se acercaba. Por eso no se sorprendió al dar su respuesta.

“¿Atacaron al rey por el hecho de que no era capaz de encargarse de los héroes?”

“Estas en lo Correcto. Por supuesto, no planeo culparlos a ustedes. Ese incidente fue simplemente el detonante. Mi tío…..  El duque era una bestia salvaje, que había estado esperando una oportunidad para desgarrar al rey.  Si no fuera por la huida de los héroes, habría encontrado otra razón para empezar una rebelión”.

Silpennon ya había llegado a la misma conclusión que Leseti de que Artpe y Maetel eran héroes. Aún así, su cara permaneció distante.  Se decía que un hombre crece a través de las dificultades.  Su mirada permaneció en Artpe en lugar de en Maetel.

“Tienes razón.  Aunque volviera imprudentemente al palacio, no hay mucho que pueda hacer. Sólo soy un mocoso que tuvo la suerte de nacer como príncipe heredero. Si actúo precipitadamente, me cortarían la cabeza. Sería montado al lado de la cabeza del rey.”

“¡Su Alteza…!”

“Por eso tengo que ir con ustedes.”

“¿Qué?”

Sus palabras fueron muy inesperadas.  Pero Silpennon siguió hablando con voz sincera.

“El duque se rebeló usando el hecho de que mi padre había perdido la pista de los héroes.  El duque usó esa razón para ganar el trono. Ahora usará todos los recursos disponibles para encontrar a los héroes en un intento de solidificar su reinado”.

“Eso parece probable.”

“¿Qué pasaría si ya estoy en el grupo de los Héroes?”

¿De qué estaba hablando este bastardo?

Cuando Artpe miró a Silpennon, dio una explicación.

“El nuevo rey sería incapaz de encontrar a los héroes, pero yo estaría en el grupo de los héroes.  Estaría ayudando a los héroes. Al final, ¡lograríamos matar al Rey Demonio!  En ese momento, ¡a quién querrían el pueblo y los nobles en el trono! ¡Me querrían a mí, quien gané el título de héroe!”

“Oh oh. Es un plan muy arriesgado y salvaje!  Aún así, no está tan mal”.

“¿No es así?”

Fue una buena idea considerando que fue ideado por un niño.  Este estúpido reino le dio importancia a los títulos en comparación con cualquier otro lugar del mundo.  ¡Este plan sonaba como si realmente pudiera funcionar!

Artpe asintió con la cabeza como si su plan tuviera mérito.  Silpennon estaba entusiasmado por este hecho, así que empezó a gritar sus palabras.

“¡Por eso deberían formar equipo conmigo!  A partir de este momento, perderé mi rango de príncipe heredero.  Los ayudaré a derrotar al Rey Demonio.  me convertiré en una clave dentro del party del héroe!”

“Espera un momento. Hay un gran defecto en tu plan que no puede ser ignorado”.

Artpe habló con frialdad.

“Eres demasiado débil.  No nos serás de ninguna ayuda. Seré franco. Serás una carga, así que piérdete”.

“¡Koo-huhk!”

¡El comentario astuto fue un golpe crítico!  ¡El príncipe heredero no tenía forma de refutar ese hecho!  ¡Las palabras del héroe actual tuvieron un efecto multiplicador!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario