Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 22 – IRN – El enemigo de ayer (1)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Los dos héroes disfrutaron de un divertido viaje mientras descendían por las aguas turbulentas antes de caer en picada por la cascada. Cayeron a una distancia desconocida hacia el fondo del barranco, y apenas pudieron salir del agua.

Le dolía todo el cuerpo, y su estómago se retorcía. Tenía una larga herida abrasiva en la espalda, y todo su cuerpo estaba empapado. Fue la peor sensación. Él nunca quería volver a experimentar esto de nuevo.

“Ooh-ehhhhhhk. Kol-ruhk, kol-ruhk.”

Artpe estaba haciendo un sonido extraño mientras vomitaba el agua. El sonido era lo suficientemente horrible incluso como para enfriar un amor de mil años. Pero, Maetel estaba al lado de Artpe, y su expresión seguía siendo normal. Parecía preocupada mientras le daba palmaditas en la espalda a Artpe.

“¿Estás bien, Artpe?”

“¡No estoy bien! A diferencia de ti, no puede mantener el equilibrio mientras era arrastrado por la cascada”.

“¿Por qué no? Después de que me di cuenta de lo que estaba pasando, sólo tenía que mover mi cuerpo un poco…….. “

En ese momento, Artpe no se encontraba a si mismo simpático, ya que tenía pensamientos maliciosos hacia Maetel. El sentimiento era tan intenso que le hizo preguntarse si podría haber ganado batallas milagrosas como uno de los Cuatro Reyes Celestiales si hubiera estado lleno de malicia como esta.

“Ojalá estuviera sufriendo en lugar de Artpe…”

Pero, se vio confrontado con la cara sinceramente preocupada de Maetel, por lo que esos sentimientos se desvanecieron. Artpe se avergonzó innecesariamente, así que apartó la mirada de ella mientras respondía con una pequeña voz.
“No es nada. No duele tanto, así que está bien”.

“¿En serio? Qué alivio.”

A Artpe le preocupaba que sus pertenencias se hubieran perdido mientras era arrastrado por la cascada. Revisó sus pertenencias y todo seguía ahí. Todavía tenía las dos bolsas de dinero y el huevo negro.

Maetel aún tenía la bolsa de la poción dentro de su armadura, y se había agarrado fuertemente a su espada bastarda y a su espada larga. Poco a poco se fue aclimatando al hecho de que había algunas cosas que eran más importantes que la vida como aventurero.

También era un hecho que los dos héroes estaban igualmente empapados. Para empeorar las cosas, estaba más cerca del invierno que del otoño. Los vientos fríos estaban bajando su temperatura corporal.

“¿Debería hacer una fogata?”

“Sí, tengo frío.”

Maetel tenía una tímida sonrisa en su rostro mientras asentía con la cabeza. Artpe miró hacia el cielo violeta. Estaba oscureciendo lentamente. Había pasado un año, por lo que se preguntó si era posible que los soldados del reino aún los estuviesen buscando cerca de aquí.

“Aunque sigan buscándonos, ya no importa”.

Incluso si uno descontaba sus niveles, las habilidades que poseían eran formidables. Podrían hacer frente incluso a uno de Nivel 200 que posee una clase rango alto. Tampoco había forma de que alguien por encima de ese nivel los buscara. Tenían mejores cosas que hacer.

“Aquí.”

“¡Wow!”

Artpe extendió varias hebras de Cuerdas de Mana, y cortó un árbol cercano. Sus acciones eran tan naturales que Maetel empezó a aplaudir. Pero la actuación de Artpe acababa de empezar.

Creó bordes en las cinco cuerdas de maná negras, y los rotó para cortar el árbol en trozos pequeños. Sólo movió una pequeña porción de la pila de madera. Como toque final, Artpe utilizó Hyper Rubbing para causar una fricción intensa entre la madera. Hizo que se incendiara.

Estalló en llamas. Todo el proceso duró sólo 25 segundos.

“¡Como era de esperarse, Artpe es increíble!”

“Si tuviera un hechizo mágico de fuego, podría hacer esto en dos segundos….”

Ahora tenía mucho dinero, así que se preguntó si debería haber comprado simples hechizos mágicos cuando tuvo la oportunidad. Artpe pensó en visitar la Torre de los Magos en el futuro mientras se calentaba en el fuego. Maetel se pegó a él y empezó a frotar su mejilla contra la de él.

Ya estaba acostumbrado a este nivel de contacto físico, así que Artpe sólo podía dar pequeños suspiros. Por otro lado, Maetel tenía una sonrisa oculta triunfal en su rostro.

“Hooo. Esto es cómodo y genial. El hecho de que no estemos haciendo nada es muy bueno, Artpe”.

“No quiero que te encariñes con ese sentimiento. Tienes que tener cuidado o no querrás hacer nada más después. En el momento en que piensas que el trabajo es una mala idea, tu vida se acaba”.

En su vida como demonio, había visto a aquellos que se habían ganado el premio gordo creando un libro o un artículo relacionado….. estaban aquellos que soñaban con no trabajar toda su vida viviendo de las regalías. No obstante, estas personas no lo lograron porque carecían de experiencia y sentido común.

“Eh-ee. Es bueno hacer algo así de vez en cuando. Si lo hacemos todos los días, no será tan bueno”.

“…a veces dices cosas inteligentes.”

Los dos pequeños héroes descansaron en silencio uno contra el otro.

Hacía mucho tiempo que no podían pasar un tiempo tan despreocupado. Habían sido continuamente atormentados por los agentes internos de la Mazmorra. Su situación actual es tranquila y pacífica.

No sintió la necesidad de hablar. Los sonidos del agua que fluía por el barranco y el crujido de la madera ardiendo ahogaban el silencio.

Cuando pasó un poco de tiempo, Maetel abrió la boca para hacer una pregunta.

“…..Artpe, ¿qué vamos a hacer a partir de ahora?”

“¿Qué quieres hacer?”

“Quiero ser más fuerte. Quiero ayudar a los desafortunados. Además, Artpe y yo……..”

“Sí, deberías parar ahí. Todo lo que dijiste lo podrás hacer con el corazón en alto”.

“¿En serio?”

Los ojos de Maetel tenían un brillo extraño. Estaba seguro de que ella había malinterpretado algo otra vez. Fue una molestia corregirla, así que mantuvo la boca cerrada. Y en ese momento, se escuchó un sonido fuerte sin previo aviso.

[¡,Maten…al……. Príncipe Heredero…!]

[Caballeros…. Su Alteza…..]

Se podía escuchar el sonido de armas chocando entre sí, y sintió como el Mana que le rodeaba se consumía para activar un hechizo mágico. Luego hubo una voz severa y una voz desesperada mezcladas con esos sonidos. Era un escenario que podría ocurrir al principio de una novela sobre un caballero. ¡Era el un muy esperado Cliché!

Cuando Artpe evaluó la situación, su cara se arrugó mientras murmuraba para sí mismo.

“Mierd**a. Un incidente ocurrió inmediatamente cuando dijiste algo innecesario. Pensé que sería capaz de descansar al menos dos páginas más.”

“¿Crees que tengo alguna habilidad que desconozco?”

“No, creo que esto es sólo parte de nuestro karma.”

En ese momento, había una pelea en algún lugar cercano. Si Artpe y Maetel no la hubieran oído, no habría problema. Pero, una vez que escucharan el sonido de la pelea, Artpe supo que se involucrarían de una manera u otra.

“¿Por qué?”

“Así es como funciona el mundo.”

Quería decir que ella siempre fue así en su vida anterior. Sin embargo, empujó hacia abajo esas palabras con firmeza.

Sí, este era el destino de un héroe. Era extraño, pero dondequiera que iba el héroe, ocurría un incidente que podía o no ocurrir en cien años. El héroe inevitablemente era absorbido por el desorden, y el héroe se convierte en el protagonista principal de la crisis. El héroe resolvería el problema de una manera precipitada, ¡y el valor de su nombre aumentaría!

De todos modos, esto no era algo que pasara una o dos veces. Dondequiera que iba un héroe, este siempre estaba involucrado en algo. Podría haber un despertar de una ruina legendaria, La visita de un Archimago, el despertar de un monstruo antiguo o un intento de asesinato de la familia real!

Esto izo que uno se preguntara si un héroe moriría de estrés incluso antes de tener la oportunidad de luchar contra el Rey Demonio. Los eventos accidentales que ocurrieron alrededor de los héroes eran frecuentes y molestos!

“Me pregunto si tal disturbio ocurriría en primer lugar si el héroe no hubiera existido. Dondequiera que vaya el héroe, los desastres le siguen. Por eso tenemos que matar a dios”.

Fue una explicación tan incoherente. Era como decir que un manzanero tenía que decapitar al rey, porque había una buena cosecha. Sin embargo, Maetel asintió con la cabeza de una manera seria.

“¡Mataré a dios por Artpe!”

“Muy bien. Qué confiable.”

Mientras Artpe y Maetel tenían una conversación estúpida, el sonido se acercaba. Los gritos se mezclaban con los sonidos del acero chocando. El cuerpo de Maetel se estremeció como si le molestara. Artpe podía leer fácilmente sus pensamientos internos, así que soltó una risa amarga mientras hablaba.

“Eventualmente seremos arrastrados a lo que sea que esté pasando allí, Maetel. Si te molesta, deberías adelantarte. Me quedaré aquí un poco más para calentar mi cuerpo”.

“Ah. No.”

Inesperadamente, Maetel agitó la cabeza de un lado a otro.

“Me molesta y quiero rescatarlos, pero… la persona que tengo que proteger es Artpe. Si me voy sin cuidado, Artpe podría quedar atrapado. Si te hirieran, sentiría ganas de suicidarme”.

“¿Qué….?”

Fue una respuesta tan inesperada que Artpe se quedó sin palabras.

El amor de Maetel por él era pesado. Era tan pesado que se preguntaba si lo aplastaría hasta la muerte. Por otro lado, temía que su presencia tuviera una extraña influencia en la héroe pura.

Si hubiera sido la héroe de su vida pasada, ella habría corrido inmediatamente hacia los que estaban en problemas, y los habría salvado. No importaría si el lugar tuviera trampas o un enemigo fuerte.

Sin embargo, ahora tenía a Artpe. Tenía a alguien a quien tenía que proteger. Por eso dudaba al reflexionar sobre las diversas consecuencias de sus acciones.

Por supuesto, no podía culparla por ello. La mayoría de la gente evitaba meterse en los problemas de otros. Ellos protegieron lo que era importante para si mismos. Artpe no era más que un antiguo miembro de los Cuatro Reyes Celestiales, así que se alegró un poco al enterarse de que Maetel lo atesoraba tanto.
Aún así, sintió como si algo no estuviera bien.

‘Cuando desperté como un niño humano, supuse que me convertiría en la mayor variable que causaría el mayor cambio entre mi vida pasada y la actual….. Sí, tenía razón. Soy la mayor variable. Se supone que ella es el faro de luz más brillante, pero esta variable fue capaz de llevarla al nivel de un humano normal….’

De repente sintió miedo, pero no lo demostró. Organizó con calma la situación dentro de su cabeza. Tranquilamente habló hacia la chica rubia, que le estaba mirando.

“Eso suena estúpido. Nos involucraremos de todos modos. Por eso deberías hacer lo que te apetezca”.

“Quiero estar al lado de Artpe… para siempre.”

“….sí. Muy bien.”

Sentía como si hubiera recibido una confesión de amor excesivamente pesada, pero la descartó como si estuviera imaginando cosas. Artpe dio un gran suspiro al levantarse.

“Ah. ¿Artpe?”

“Hmmph.”

Había hecho el fuego, porque quería crear una atmósfera adecuada. Pero, sólo necesita una pequeña cantidad de maná para secar su ropa. Emitió una pequeña cantidad de maná para secar su ropa interior y su bata. Luego extendió su mano para hacer que su cuerpo no tuviera humedad.

“Ya que nuestra ropa está seca, vámonos. Si yo voy, ¿irás tú?”

“…..¡sí!”

Los dos héroes seguían hablando de una manera que no encajaba con los héroes, pero finalmente fueron capaces de asumir el trabajo que los héroes realizan. Un héroe era una fuerza violenta que se metía en las peleas de otros. Un héroe intentaba resolver los problemas de una manera a su gusto. Los héroes eran los más entrometidos. ¡Esto era lo que era un héroe!

“Ya que estamos a punto de entrometernos en los asuntos de otra persona, te diré la postura básica que tomaremos.”

“¡Sí!”

Artpe corrió por el bosque con Maetel mientras hablaba con ella. La resistencia de Artpe era muy pobre comparada con la de Maetel. Sin embargo, había pasado el nivel 140, por lo que tenía suficiente destreza física para dominar a la mayoría de los mercenarios. No era un simple mago. Poseía la Clase Héroe y eso influyó en él.

“La parte más difícil es decidir qué lado es el agresor. No tenemos idea de las circunstancias detrás de la pelea. No tenemos idea de quién es bueno y quién es malo. Este tipo de cosas no son tan claras como a uno le gustaría que fueran”.

“Ooh-mmmmmm. Esto es demasiado difícil.”

“Bueno, digamos que decidimos a qué persona queremos matar.”

“¡Heeeek!”

Hasta ahora, sólo había matado monstruos. Maetel se asustó con la idea de matar a un humano. Como era de esperar, era inmadura con respecto a este tipo de cosas. Artpe soltó una risa amarga mientras continuaba su explicación.

“¿Y si después descubrimos que matamos a los buenos? ¿Y si ayudamos a los malos? Hay veces en que tal cosa ocurre.”

“¡No puedes matar a gente buena!”

“Pero, podría haber malentendidos. Los buenos también pueden pensar que somos los malos, y pueden pelear contra nosotros”.

“De ninguna manera…”

Lágrimas sin derramar brillaban en los ojos de la inocente héroe. Se enfrentó a una explicación que no podía ser aceptada por los valores simples que poseía. Por eso su mente estaba en un estado de confusión.

La verdad es que Maetel era increíblemente tierna ahora mismo. ¡Cómo puede ser tan justa e inocente! Cada vez que causaba una mancha negra en su corazón blanco y puro era la más dulce….. mierd**a. Un mal hábito que adquirió durante sus días como el Cuarto Rey Celestial había aparecido. Artpe se calmó mientras continuaba diciendo sus palabras.

“Por eso nuestro criterio no puede ser el bien o el mal absoluto.”

“¿Eh….?”

“Nadie puede determinar lo que es absolutamente bueno o malo. Esta es la provincia de los dioses. Esto no es el mundo dem….. Esto no es algo que deban decidir los humanos. Si hacemos tales juicios, sería una forma de arrogancia y engaño”.

“Huuuuuuuh——?”

Se estaban acercando a la conmoción. Por eso Artpe tenía que hacer esto simple. Tenía que hablar con voz firme, para que ella nunca lo olvidara.

“Por eso deberías pensar que alguien que te odia es malvado.”

““······.”

Era una forma de pensar más propia de un Rey Demonio que de un héroe.

“Si alguien intenta matarte, dañarte, usarte o tener deseos indecentes…. Todos son malvados. Te pones del lado del bien, y los demás del lado del mal”.

“Sin embargo, Artpe, acabas de decir que no debemos decidir lo que es bueno o malo….”

“No estamos determinando el bien y el mal absolutos. Es una forma relativa del bien y del mal. Aceptar que no siempre tendrás la razón, entonces haces lo que quieres”.

Era una forma de pensar tan absurda, ridícula y fraudulenta. Aunque Maetel era joven e ingenua, sabía que las palabras de Artpe estaban equivocadas. Un solo paso en falso haría que uno cayera en el pozo del mal. Era una forma de pensar absurdamente egoísta y arrogante.

Pero, había vivido con una filosofía como la de un demonio durante varios cientos de años. Había sido el más débil entre los Cuatro Reyes Celestiales, y siempre sufrió bajo una violencia irracional. Por eso había desarrollado esa mentalidad.

Sin embargo……..

“Artpe….”

Maetel levantó los ojos, todavía temblorosos, para mirar a Artpe. Sabía que habían entrado en el lugar de la pelea, pero aún así hizo la pregunta.

“¿Cómo me juzgas, Artpe?”

“Tonta. Ni siquiera tienes que hacerme esa pregunta. ”

Artpe levantó la comisura de la boca. Se rió mientras hacía una declaración.

“Estás ‘siempre’ en la categoría del absoluto ‘bien’ para mí, heroe-nim.”

“……de acuerdo, Artpe.”

Maetel asintió con firmeza. Al otro lado de los matorrales, las armas chocaban ruidosamente. Ella le contestó mientras se lanzaba hacia el lugar de la batalla.

“¡Entonces haré lo que quiera hacer!”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente