Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 185 – IRN – Plan de Renovación (6)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

 

“Ya pueden regresar”.

 

“······.”

 

“¿Qué? Ya pueden irse a casa.”

 

“······.”

 

Después de adquirir todo lo que quería de los propietarios de las empresas mercantes, el continuó deteniéndolos. Artpe continuó impartiendo lecciones a los jefes de las empresas mercantes. Sus lecciones se titulaban: “Cómo vaciar efectivamente las carteras de los héroes y caballeros, ya que se preocupan más por el nombre de las técnicas que por el precio de los objetos”. Como golpeado por un rayo, Artpe de repente dejó de hablar. Ordenó que la reunión terminara. Sus acciones fueron bastante sospechosas.

 

“¿Qué hiciste?”

 

“¿Qué quieren decir? Dejen de decir tonterías. De principio a fin, mi objetivo era recibir su apoyo”.

 

“Apoyo. Sí. Apoyo…….”

 

Los jefes de las empresas mercantes se sintieron ofendidos e irritados por la elección de palabras de Artpe. Pero no pudieron hacer nada al respecto. El nivel de Artpe era tan alto que no podían competir en términos de fuerza. Sólo rechinaron los dientes mientras salían de la tienda.

 

“¿Qué? ¿La sede central? ¿Qué?”

 

“¡¿Qué pasó ahí?!”

 

Hasta ahora habían estado dentro de la barrera. No eran capaces de comunicarse con el mundo exterior. Tan pronto como salieron de la barrera, sus dispositivos de comunicación comenzaron a activarse.

 

Pero ahora no podían volver atrás y discutir con Artpe. Por qué? Ya habían dado su palabra de cooperar con él. Habían acordado renunciar a todas sus piedras mágicas y artefactos. Si le preguntaran por qué vació su sede, Artpe sólo mencionaría el hecho de que habían aceptado renunciar a todos sus objetos. Sería como hablar con una pared de ladrillos.  ¡Su respuesta los haría enojar aun mas!

 

“Ooh-doo-doo-doohk——–.”

 

“¿Qué pasa? ¿Por qué están apretando los dientes? ¿Les duelen las encías?”

 

“No… Estamos bien…”

 

“Ah. Esperen un momento.”

 

Los tres hombres se balanceaban de pie al salir de la tienda.  Pero Artpe de repente retuvo a uno de ellos.

 

“El jefe de la compañía mercante Seros….  ¿Geota?”

 

“M….mi nombre es George.”

 

“Sí. Me refirió a ti. En realidad, tu nombre no es tan importante. La identidad del ser que los controla desde las sombras es importante. ¿No es cierto?”

 

“······!”

 

Cuando Artpe dijo eso, George se paralizó. Intentaba con todas sus fuerzas parecer indiferente, pero su cuerpo temblaba involuntariamente. Había sido comerciante durante varias docenas de años, así que estaba armado con una cara de póquer. Sin embargo, esa habilidad tenía sus límites. No funcionaba contra Artpe.

 

“Desde las sombras———-?”

 

A los otros dos jefes de las empresas comerciales no les importaba lo que estaban diciendo. Tenían miedo de ser estafados mucho más, así que salieron corriendo de la tienda. Los únicos que estaban dentro de la tienda eran el emperador, Artpe y George.

 

El emperador estaba desconcertado por las palabras de Artpe, pero observó la tez de George. Se había puesto pálido. Hacía pensar que las palabras de Artpe no eran mentiras.

 

“¿Podría haber otro dueño para una de las tres grandes compañías mercantes?”

 

“Acabo de enterarme. Puedes relajarte.”

 

Artpe recibió informes de su grupo y desvaneció la barrera.  Habían terminado con seguridad su trabajo. Pero al final del informe de Etna, ella añadió algo más. Artpe inventó una historia para amenazar a las compañías mercantes. No obstante, en el caso de una de estas, su historia inventada se hizo realidad.

 

“- —La ubicación de nuestro cuartel general fue descubierta. El hecho de que vaciaras ese lugar significa….. Ahhhhh.”

 

“Sí. El secreto de su compañía ha sido revelado. Me alegro de que seas rápido en comprendedlo, George”.

 

Artpe erigió una vez más la barrera. Sujetó a George por los hombros mientras este gruñía levemente.

 

“Será mejor que me cuentes todo sobre tus tratos con Jeriet y los otros demonios. No deberías dejar nada fuera. Mataré al Rey Demonio, y si tu historia no concuerda, volveré por ti. Terminará mal para ti y los demás”.

 

“¡Heek!”

 

Esta era la técnica de intimidación que sabía usar, ¡porque había sido un antiguo Rey Celestial! El rostro de George se puso azul. Por otro lado, el emperador ahora sabía que realmente había una conexión entre los demonios y una compañía mercante del reino humano. Se levantó de su asiento sorprendido.

 

“¡Nunca esperé que tu descabellada historia fuera cierta!”

 

“¿Qué acabas de decir?”

 

“Apurémonos y comencemos el interrogatorio. Quiero saber cuánta de nuestra información fue entregada al ejército del Rey Demonio”.

 

“Si sólo fuera el ejército del Rey Demonio, no lo consideraría un asunto tan serio.”

 

“Mmmm———-?”

 

Ante las palabras de Artpe, el emperador ladeó la cabeza confundido. El cuerpo de George empezó a temblar. Artpe mostró una amarga sonrisa.

 

Después de un tiempo, Artpe volvió a reunirse con los miembros de su grupo. Artpe se sintió satisfecho cuando su grupo le devolvió las Bolsas Dimensionales llenas.

 

“¿Será suficiente, Artpe-nim?”

 

“Está lejos de ser suficiente. En el proceso de convertir el reino de los demonios de nuevo en el reino humano, la energía demoníaca se convertirá en maná. Creo que eso compensará de alguna manera el resto de la Mana que necesito”.

 

“¿Qué tan grande es el hechizo….”

 

Estaba convirtiendo el reino de los demonios en un reino humano. También estaba convirtiendo a los demonios en humanos. Sería un hechizo increíble. Pero el hechizo era tan grande que los miembros de su grupo lo estaban pasando mal. Vadinet sólo podía encoger sus hombros.

 

“Roa, eres un desastre”

 

“¿Nyaa? La resistencia esta vez fue feroz. Nyaa-ah”

 

Roa pareció angustiada mientras respondía. Se lamió el brazo.  Estaba completamente curada por el poder sagrado de Vadinet, pero su equipo defensivo había sido destruido. Además, no podía ocultar completamente las cicatrices menores.

 

“Acarícieme, nyaa-ahh.”

 

“Está bien, está bien”.

 

Le encantaba comer más, pero también le encantaba actuar como un gato. Se quedó cerca de Artpe mientras maullaba. Artpe mostro una amarga sonrisa mientras extendía las cuerdas de maná de su mano. Usó su magia de Materialización para borrar cualquier imperfección. Soltó un suspiro. Llegó sin invitación.

 

“Hoo-ooh. Nada ha sido arreglado todavía.”

 

“¡Lo que no se ha arreglado es el estado mental de Artpe! ¡No deberías tocar a ninguna mujer así, excepto a mí!”

 

“Tú eres la única a la que no debería tocar así. Roa es un gato. Ella no cuenta.”

 

“¡Por eso es la más peligrosa!”

 

Artpe siguió el hilo de las conversaciones mientras bromeaba. Miró a cada uno de ellos. Afortunadamente, la única que había resultado herida fue Roa.

 

“Etna, ¿no podías medir el nivel exacto de nuestro enemigo?”

 

“Me di cuenta de que poseía un alto nivel. Creo que podría haber sido uno de los Cuatro Reyes Celestiales”.

 

“Es suficiente.”

 

Lentamente estaba desarrollando la sensación de que estaba matando a la mayor parte de la facción del anterior Rey Demonio del pasado. ¿Estaba haciendo una falsa suposición?  Lo que es peor, el maldito sunbae no había sido capaz de matar al anterior Rey Demonio y a los anteriores Reyes Celestiales. Fueron sellados en cambio!  Mientras más pensaba en ello, el anterior héroe se veía cada vez más incompetente!

 

“Muy bien. Volvamos al reino de los demonios”.

 

“Al final, vamos a volver al reino de los demonios de nuevo.”

 

“Hemos logrado mucho, pero tengo una sensación extraña.  Realmente no sé por qué.”

 

El grupo parecía estar entre satisfecho y desanimado. Artpe tenía una expresión complicada en su cara cuando sujetó a George por el cuello. Se dirigió al emperador de Zard.

 

“Pronto, la marea de la batalla cambiará. Deberías estar preparado para perseguir a los demonios hasta el reino de los demonios”.

 

“¿Crees que los demonios se retirarán por su cuenta?”

 

“No.Podrás perseguirlos”.

 

En palabras de Artpe, los dos ojos del emperador estaban llenos de preguntas. Desde el principio, el emperador no tenía idea de lo que Artpe estaba diciendo. No obstante, Artpe no se molestó en explicárselo.

 

“Vámonos. Cuando vuelva a verte, la guerra habrá terminado”.

 

“La guerra——–Terminará. Eso es música para mis oídos”.

 

“Por eso no debes fracasar antes de que yo lo haga, emperador ahjussi.”

 

“Huh.”

 

El emperador mostró una amarga sonrisa mientras respondía.

 

“Por un breve momento, sonaste como un verdadero héroe. Sería imposible para mí creer que fuiste tú el que vació todas las naciones y las tres grandes compañías mercantes”.

 

“Recogí todo, porque lo necesito. No seas tan mezquino”.

 

El grupo se subió al Caballo de Acero. Planeaban viajar hacia la Puerta Warp más cercana a toda velocidad. Planeaban dirigirse directamente hacia el Reino de los Demonios. Su destino final era el castillo del Rey Demonio (o donde solía estar)!

 

La gran magia se activaría ahí, y cubriría todo el reino de los demonios. Entonces la magia se extenderá hasta engullir a los demonios. Esto sería cierto si todo salia según el plan de Artpe.

 

Realmente había hecho todos los preparativos que podía hacer. Actualmente, Artpe se preguntaba si se podía haber hecho algo más.  Podría haber algo que le faltaba? ¿Y si algún otro rey demonio oculto apareciera? ¿Había más mazmorras secretas que pudiera visitar?

 

Lo que lo estaba matando era el hecho de que tenía que atraer y matar a un enemigo desconocido. Ni siquiera sabía el nivel de este enemigo. Si era el actual Rey Demonio, había alrededor de un 80% de posibilidades de que su grupo ganara contra él. No obstante, este era el anterior Rey Demonio, que era más fuerte que el actual Rey Demonio! Qué tontería era esta!

 

Tal vez no debería haber destruido el castillo del Rey Demonio.  ¿Debería haber averiguado la ubicación de sus enemigos antes de hacer eso? No, si lo hubiera hecho, el ya poderoso y anterior Rey Demonio habría recibido el apoyo del castillo del Rey Demonio. El resultado actual es mejor que los demás.

 

‘Mierda. Culpo al anterior héroe. Todo es culpa suya.’

 

Se sentó en medio del Caballo de Acero, que estaba arrancando. Tenía una mirada melancólica en su rostro. De repente, Maetel le tomó la mano.

 

“No deberías preocuparte demasiado, Artpe.”

 

“¿Qué? ¿No estoy preocupado?”

 

“Artpe no puede saberlo todo. No se puede preparar todo de antemano. Creo que estamos tan preparados como podemos estarlo. Como mínimo, eso es cierto en mi opinión”.

 

“——ha.”

 

Artpe se preguntaba cómo podía cronometrar sus palabras tan perfectamente. Era como si ella ya supiera lo que estaba en su corazón. Fue bastante extraño. Pero, sentía como si ella le hubiera quitado un peso de encima.

 

Sí, si su grupo estaba con él…..

 

Artpe no era apto para el papel de un héroe, pero estaba empezando a tener pensamientos cursis que no le convenían.

 

Maetel siguió hablando…

 

“Por lo tanto, no deberías preocuparte demasiado. No importa si es el actual Rey Demonio o el anterior Rey Demonio. ¡Los destruiré a todos! ¡Lo haré por nuestro hijo, que nacerá pronto!”

 

“Deberías reconsiderar tus palabras. Lo haces sonar como si ya estuvieras embarazada.”

 

“¡No funcionó!”

 

“¡Casi haces que mi corazón se detenga!”

 

La guerra entre los miembros de su grupo estaba a punto de reiniciarse. Artpe maniobró hábilmente a través de la situación mientras movilizaba el Caballo de Acero.

 

Artpe, Maetel, Siena, Regina, Vadinet, Elrick y Etna estaban en sus propios pensamientos mientras observaban el avance por el sendero. Si quisieran analizar todos los pensamientos en sus mentes, estarían despiertos toda la noche. Incluso entonces no sería suficiente tiempo. El Caballo de Acero siguio avanzando en silencio.

 

Cuando llegaron a la primera puerta warp, les esperaban figuras familiares.

 

“Llegan tarde. ¿El emperador se adhirió a ti? ¿Retrasó tus viajes?”

 

“¿Silpennon…?”

 

No sólo era Silpennon. Su guardián, la mujer caballero Leseti, el mago negro Deyus, la santa sacerdotisa Aria y, por supuesto, la mercader de mazmorras, Micenas, estaban esperando ahí al lado de Silpennon.

 

“¿Por qué están aquí?”

 

“Esto realmente se siente como si fuera la batalla final. Como mínimo, deberíamos decorar el lugar como si fuera la última etapa”.

 

“El hecho de que estés diciendo esas palabras me hace pensar que la última página de esta historia se está acercando a nosotros. Me hace sentir nervioso….”

 

“¿Qué quisiste decir con eso?”

 

Cuando la historia de un héroe llega a su fin, todos los personajes importantes suelen movilizarse. Artpe se preguntaba si estaba en una situación similar. De repente, Artpe se puso un poco triste cuando se dio cuenta de que la batalla final estaba a la vuelta de la esquina. Aria mostró una brillante sonrisa mientras intentaba animarlo.

 

“Ya que vas a enfrentarte al Rey Demonio, debo ofrecer mis servicios como la santa sacerdotisa.”

 

“Por supuesto, su presencia será de ayuda…. No. Una santa sacerdotisa debe estar presente en el reino humano. Todavía te necesitan.”

 

“No quedan muchos demonios en el reino humano donde pueda ganar mis puntos.”

 

Mycenae habla. Tenía una idea aproximada de cuáles eran esos puntos. Parecía que planeaba llevarlo a la bancarrota.  Ellos insistían en venir. Sería cruel rechazarlos. Artpe mostro una amarga sonrisa al asentir firmemente.

 

“Muy bien. Todo el reino de los demonios se precipitará hacia mí una vez que empiece el hechizo….”

 

El grupo de Silpennon era la fuerza más fuerte en el reino humano. Su ausencia traería inmediatamente dificultades al reino humano, pero su presencia aumentaría la tasa de éxito del plan de Artpe.

 

Ok.Parece que el emperador tendrá que sufrir un poco más.  Artpe tuvo pensamientos tan irresponsables cuando abrió la puerta al Caballo de Acero. El Caballo de Acero había pasado por varios reforzamientos, así que había mucho espacio. Incluso después de que el grupo de Silpennon entró al caballo de acero, quedaba suficiente espacio.

 

“Vámonos. Iremos todos a matar al Rey Demonio”.

 

“Deberías haber dicho eso desde el principio.”

 

Silpennon sonrió mientras se subía al Caballo de Acero. Se estremeció cuando se encontró cara a cara con Etna. Afortunadamente, ambas partes toleraron la presencia del otro. Leseti y Deyus le siguieron después. Tenían una expresión bastante decisiva en sus rostros.

 

“Ah, Deyus. Borremos completamente tu energía demoníaca antes de entrar en el reino de los demonios”.

 

“¿Kek!?”

 

“No seas un bebé. No te dolerá mucho. Tal vez.”

 

Aria y Mycenae fueron las últimos en subir al caballo de acero. Los ojos de Mycenae brillaron. De alguna manera, ella estaba rebosante de entusiasmo. Era aterrador.

 

“Nyaa. Vamos a volcar su plato de comida. Nyaa-ah-ahhh.”

 

“——sí. Al menos, todavía estás en tu modo normal. Supongo que eso es una bendición”.

 

“¿Nyaa?”

 

El grupo de Artpe entró por la Puerta Warp, que conducía al reino de los demonios.

 

La batalla final se acercaba.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente