Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 181 – IRN – Plan de Renovación (2)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

 

Cuando llegó la mañana siguiente, Maetel encontró a Etna agarrada al hombro de Artpe mientras dormía. Se enfadó muchísimo, pero no despertó a Etna. ¿Recordaba las palabras de Regina?

 

Tan pronto como Artpe abrió los ojos, vio a Maetel mirándolo fijamente. Su corazón latía más rápido, pero no en el buen sentido.

 

“Cuando todo termine, resolveré este asunto de una vez por todas.”

 

“No debes matarla. También es cuestionable si serás capaz de matar a Etna. No morirá fácilmente.”

 

“Oooh-mmmmm.”

 

Artpe y Etna se levantaron. Y finalmente, el resto del grupo de los héroes se despertó. El Caballo de Acero se había detenido en el aire. El techo del templo se podía ver muy abajo.

 

“Ya hemos llegado a Paladia.”

 

“Artpe, ¿de verdad vas a hacerlo?”

 

“Tengo que hacerlo”.

 

“Paladia———-.”

 

Etna había sido un demonio. Parecía que estaba teniendo un momento de reflexión.

 

“No puedo creer que los héroes reciban ayuda de la nación santa de Paladia.”

 

“Es un momento crucial en la historia de los héroes”.

 

“La historia de los héroes——- Pffft.  Hoo-hooht.”

 

“No te rías, idiota.”

 

En sus vidas pasadas, el grupo de la heroína no había sido capaz de hacer esto. La receta del chef lo había preparado todo. La heroína no podía recibir ayuda de los templos. De hecho, todas las naciones se habían negado a ayudarla. La receta había sido increíble, así que el ritmo de crecimiento de la heroína había sido excepcional. No obstante, todo lo demás se había convertido en un desastre.

 

“Sí, este es un método que le conviene a Artpe. Me gusta.”

 

“Me conoces bien. Ya que esto minimizará la muerte de los demonios, debes darme tu total cooperación”.

 

“No tengo objeciones, mi héroe. Te preguntaré como quieras. Haré lo que me pidas que haga”

 

“Oohk———-.”

 

“¡Yo también soy la heroína! ¡También deberías seguir mis palabras!”

 

“Oh Dios. Supongo que la pequeña señorita también es una heroína.”

 

“¿Pequeña?”

 

“Eres un poco más grande que antes, pero… Pfft.”

 

“¿Acabas de reírte de mí?  ¡Te has reído de mí!”

 

Después de recuperar sus recuerdos, cada palabra que salía de la boca de Etna era innecesariamente tóxica. Puso a Artpe en aprietos. El hecho más preocupante era que Etna decía en serio cada palabra que decía.

 

En lugar de centrarse en las palabras de Artpe, Maetel gruñó hacia Etna. Dejó que Etna se encargara de Maetel. Inmediatamente tomó el control del Caballo de Acero. Parecía que la más problemática de su grupo estaba ocupada con la que consideraba más difícil de tratar. Fue como matar dos pájaros de un tiro. Tal vez, no fue tan malo que Etna hubiera recuperado los recuerdos de su vida pasada.

 

“Eso es muy grosero.”

 

“¿He dicho algo así en voz alta?”

 

“Estoy segura de ello ahora, después de ver tu reacción.”

 

Regina se estaba volviendo muy buena para tratar con las personas  Si ella pudiera ser manejada de alguna manera, sería grandioso para él. Artpe no mostró ningún signo de arrepentimiento ya que tenía pensamientos groseros sobre Regina.

 

“Paladia….”

 

Por otro lado, se acercaban a la capital de Paladia. La expresión de Elrick no parecía muy brillante cuando vio la ciudad de Lihazeta.

 

Como no había peleado recientemente, se había quitado la armadura. Su armadura estaba infundida con un Espíritu Guardián, así que siguió a Elrick. Si alguien viera la armadura caminando detrás de él, Elrick probablemente sería confundido con un nigromante.

 

“Este lugar me hizo darme cuenta de que el mundo no es tan puro como pensaba que sería.”

 

“Dijiste que te cerraron la puerta en la cara cuando les pediste que disiparan tu maldición.”

 

“Así es. Ni siquiera se molestaron en hablar conmigo. Si no fuera por Artpe, aún estaría atrapado en mi armadura”.

 

“Lihazeta…. No, toda la nación de Paladia se había estancado.”

 

Vadinet añadió palabras de ayuda. Hacía tiempo que no visitaba su tierra natal. Por eso llevaba un traje limpio. Se vistió para la ocasión. Se había puesto accesorios que había usado durante su vida dentro de la santa nación de Paladia. Había pasado un tiempo, pero parecía una figura sagrada.

 

“Estábamos demasiado obsesionados con las enseñanzas pasadas que nos habían sido transmitidas. No aceptamos nada nuevo. No enviamos a nadie afuera y no dejamos entrar a nadie. Empezamos a pudrirnos desde adentro. Era así hasta que Artpe-nim nos rompió.”

 

Las palabras que salían de su boca sonaban muy duras.

 

“A un nivel fundamental, no creo que hayan cambiado. Como mínimo, escucharán las palabras de Artpe-nim. Si Artpe-nim no hubiera existido, nuestros futuros descendientes se habrían reído de Paladia. Le debemos mucho a Artpe-nim.”

 

“Haces lo que se te dice según la voluntad de Artpe, pero no has cambiado a un nivel fundamental.  Eres muy parecida a ellos en ese aspecto”.

 

“Cállate, Maetel-nim. Por supuesto, no espero que Maetael-nim entienda mi amor por el héroe-nim!”

 

Antes de que comenzara otra guerra entre la sacerdotisa santa y la heroína, el Caballo de Acero aterrizó en el suelo. Por supuesto, no habían ocultado su presencia. Por eso salieron corriendo los sacerdotes y caballeros santos que vivían en el corazón de Lihazeta. La mayoría de los sacerdotes se habían alistado en la alianza continental, así que estaban luchando contra los demonios en el campo de batalla. Por eso no había tantos sacerdotes y caballeros santos presentes en Lihazeta.

 

Tal vez, esto era una bendición disfrazada.

 

“H…héroe-nin!”

 

“Los dos héroes y…. La Santa Sacerdotisa Vadinet está aquí también!?”

 

Después de la aparición oficial de Aria, el número de santas sacerdotisas aumentó a dos. Por lo tanto, los sacerdotes tuvieron que hacer una distinción entre Vadinet y Aria. Me pareció un poco extraño escuchar ese título, pero ella no dijo nada.

 

“¡¿Qué está pasando?!  Nos dijeron que el grupo de los héroes había entrado en el reino de los demonios!”

 

“Volveremos pronto. Pero, necesito que hagan algo por nosotros antes de que lo hagamos”.

 

“Ohhhhhhhhhhh!”

 

“¡Por fin! ¡El héroe tiene una tarea para nosotros!”

 

La santa nación de Paladia consideraba que su último deber era ayudar a los héroes a derrotar al Rey Demonio! Cuando los sacerdotes oyeron la petición de Artpe, se pusieron muy contentos.

 

“Te ayudaremos en todo lo que podamos! Sólo dinos lo que necesitas!”

 

“Gracias. Vamos———-.”

 

Artpe se dio un golpe en los labios mientras se frotaba las manos.

 

“Vamos a asaltar tu bóveda primero”.

 

“——–¿Qué?”

 

Artpe había activado el Rostro de Hierro. Era una habilidad esencial para los comerciantes y estafadores. Después, buscó por todos los rincones de Lihazeta. Él recogió cada artefacto sagrado que contenía una onza de maná. Extrajo todas las piedras mágicas que encontró. Nadie podía detener a Artpe, que se movía a todo vapor.

 

Fue tan directo en su saqueo que a los sacerdotes les costaba mucho expresar sus quejas. Los sacerdotes miraban con la boca abierta. Vieron como la importante infraestructura de su nación fue desmantelada por él.

 

“H….héroe-nim.  Eso es….”

 

“Si los demonios son capaces de llegar a este lugar, el reino humano ya estaría condenado. Una barrera es innecesaria aquí. Sólo dénmela. Oh, Vadinet. Quiero que desmontes eso.”

 

“¡Sí, Artpe-nim!”

 

“No puedes, héroe-nim. Eso simboliza el honor y la dignidad de Paladia…. ¡Santa Sacerdotisa, no puedes desmantelar eso!”

 

“El honor y la dignidad no pueden salvar sus vidas. Esto les comprará sus vidas”.

 

“Ggoo-oohk.”

 

No hubo discusiones delante de Artpe! En nombre de salvar el futuro de la humanidad, Artpe robó todos los artefactos de Lihazeta. Pudo intimidar a los sacerdotes aturdidos para que le ayudaran. Al final, pudo terminar su tarea en tres horas.

 

“Hoo. No es un botín tan malo”.

 

En términos de capacidad, Artpe poseía la mayor bolsa dimensional del mundo. Guardó la Bolsa Dimensional mientras se daba la vuelta. Artpe tenía una expresión de satisfacción en la cara. Parecía una ama de casa que había terminado de lavar los trapos sucios.

 

“No tienes que sentirte tan molestos. Voy a visitar cada una de las naciones.”

 

“Y….¿vas a hacer esto a las otras naciones?”

 

“Por supuesto. Esto es lamentablemente inadecuado para mis necesidades”.

 

Estaba hablando con el sacerdote de más alto rango dentro de Lihazeta. Le dio una palmadita en el hombro al Obispo Becidi, quien era el representante del Papa. El sacerdote se quedó mudo. Le hizo una pregunta a Artpe.

 

“Héroe-nim, ¿qué planeas hacer en el reino de los demonios?”

 

“El éxito no está garantizado, así que no puedo asegurarle nada. Pero….”

 

Si las cosas salían como él las planeó……..

 

“El significado de la existencia para Paladia cambiará ligeramente.”

 

“¿Qué…?”

 

Dejó atrás a los confusos sacerdotes. Se subió al Caballo de Acero una vez más. Era crucial retirarse rápidamente! Ante su brusco cambio de ritmo, los sacerdotes se quedaron mudos. Los miembros de su grupo le siguieron cuando se subieron al Caballo de Acero. Etna fue la última en subir. Se dio la vuelta y les hizo un guiño.

 

“Deberían vivir duro. No hagan nada de lo que puedan arrepentirse. Esta es su vida extra.”

 

“¿Vida Extra…?”

 

“Cielos”.

 

“Kyaahk, Artpe.”

 

Después, Etna fue arrastrada por Artpe. Se echó a reír a carcajadas. Mientras el Caballo de Acero se dirigía hacia su siguiente destino, los sacerdotes continuaron reflexionando sobre las palabras que dejo atrás Etna. Se preguntaron a qué se refería con “Vida extra”. Al mismo tiempo, pensaron en lo hermosa que era esa doncella.

 

“Saquearemos todas las naciones que estén en nuestro camino. Empecemos a hacer una estimación ahora mismo.”

 

“¿Qué tipo de estimación?”

 

“Es una estimación de la cantidad de Artefactos y Piedras Mágicas que cada nación necesita para defenderse del ejército del Rey Demonio.”

 

Robaría el resto. Cuando oyó sus palabras, sus ojos se abrieron ampliamente, y el blanco de los ojos de Maetel era visible.

 

“Artpe, creo que eres peor que el Rey Demonio.”

 

“No es así, Maetel. El reino de los demonios fue creado gracias a la codicia de los humanos. Esto es indiscutible. ¿No sería apropiado que toda la raza humana compartiera la carga de cambiar el mundo a como debería ser? Realmente trabajamos como perros después de haber sido elegidos como héroes. ¿No deberían otros pagar un precio equivalente a lo que nosotros pasamos?”

 

Su argumento sonaba ridículo, pero extrañamente ella no pudo encontrar fallas en sus argumentos. Maetel se quedó sin habla. Mientras hablaban, el Caballo de Acero se había acercado al imperio de Zard.

 

“Esto no debería sorprenderte. Hay más lugares que tenemos que saquear.”

 

“Hay otros a los que tenemos que robarles… Ya dijiste que saquearías a todas las naciones. ¿Qué más queda?”

 

“Espera un momento. Si vas a saquear después de saquear a las naciones, vas a ….”

 

Desafortunadamente, Elrick se había dado cuenta de su plan.

 

“¿Vas a tal vez…?”

 

“Si no sabes la respuesta, puedes admitirlo.”

 

“¡¿Planeas robarle a las compañías mercantiles?!”

 

Cuando Vadinet oyó la conjetura de Elrick, aplaudió. Era como si Vadinet quisiera decir: ‘Kyaa. ¡Estaba esa posibilidad!’

 

Por otro lado, Maetel asintió ligeramente. Era como si alguien le hubiera explicado que una montaña era una montaña, y que el agua era agua. Sienna se rió. La única que lo tomó en serio, aparte de Elrick, fue Regina. Fue inesperado.

 

“Dan miedo cuando se trata de cualquier cosa relacionada con el dinero. Son un manojo de deseo y voracidad. Incluso el reino mágico no podría vencerlos fácilmente aunque lo intentaran. Sé que Artpe no es tan tonto como para no saber que…”

 

“Por supuesto, lo sé. La empresa Anywhere y las demás empresas comerciales tienen fuerzas ocultas en todos los rincones del continente. Tengo una idea aproximada de lo fuertes que son”.

 

Esto era obvio, pero en una guerra contra el ejército del Rey Demonio, las compañías mercantiles vendieron suministros a un precio más barato. Pero no podían vender sus productos con pérdidas, así que extrajeron su precio de otras maneras. A pesar de ello, formaban parte de la alianza continental y estaban luchando duramente contra el ejército del Rey Demonio.

 

Pero no todas las empresas mercantiles estaban luchando en la guerra. La defensa del reino humano era importante, pero la supervivencia de las empresas mercantiles era más importante.

 

Por eso sus fuerzas de élite estaban protegiendo sus tesoros más importantes. Si parecía que el reino humano iba a caer, las compañías mercantiles estaban pensando en unirse a los Demonios.

 

“No valoran a los humanos ni a los demonios. Ellos valoran más al dinero. Mycenae Valora mas el amor, pero ella es una rara excepción.”

 

“No hables de eso delante de Mycenae. De todos modos, parece que conoces el poder de las compañías mercantiles”.

 

“Así que déjame preguntarte de nuevo. ¿A quién vas a robarle?”

 

“A las Compañías mercantiles”.

 

Energía fría emanaba del cuerpo de Regina.

 

“No me gustan los chistes.”

 

“Deberías pensarlo, Regina.”

 

Artpe sonrió mientras daba una explicación.

 

“El reino mágico no podía tratar fácilmente con las compañías mercantiles, pero también significa que el reino mágico era capaz de hacerlo si así lo quisieran.”

 

“Hubiera sido posible si el reino mágico se hubiera preparado para su colapso al hacerlo.”

 

“Al final, son comparables en poder al reino mágico?”

 

“······.”

 

Regina finalmente se dio cuenta. La persona frente a ella era la culpable que había terminado con el reino mágico! Eso no fue todo. El nivel de Regina no se puede comparar con el nivel que tenía hace un par de años! Ella podría fácilmente robar a las grandes empresas por sí misma!

 

“Por eso estaremos bien. Podemos robarles sin problemas”.

 

“Como era de esperar, Artpe es el más malo de todos…. Pero eso me encanta de ti!”.

 

El grupo de los héroes condujo al Caballo de Acero hacia la ciudad imperial del imperio Zard.

 

El grupo de los héroes, que era más despiadado que el Rey Demonio, empezó a reunir seriamente los ingredientes para el gran hechizo!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente