Capítulo 54- Terco

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Parecía que lavaría ese cuenco hasta la muerte, Li Yan al final no pudo evitarlo. Él se acercó a ella y la interrumpió, “¿En qué estás pensando?”

“¿Ah?” Li Man sintió como si su corazón y alma casi hubieran saltado de su cuerpo. Con un ruido metálico, el tazón en su mano cayo, afortunadamente no se rompió al caerse.

Li Yan cruzó los brazos sobre el pecho y se apoyó contra la cocina, su ceño estaba ligeramente fruncido y la miró con una expresión algo divertida, “¿Por qué te asusta tan fácilmente?” Parecía bastante despreocupada y animada durante los últimos días, por lo que pensó que sería bastante valiente.

Li Man lo miró como si estuviera viendo un fantasma, su mano se colocó sobre su pecho, en el lugar donde su corazón palpitaba salvajemente.

“¿Qué estás haciendo aquí?” Ella lo miró con los ojos muy abiertos, Li Man hizo todo lo posible para hacer su pregunta usando el dialecto local para darse un poco de confianza.

“Oye, has mejorado mucho”. Li Yan levantó una ceja encantado, preguntó, “¿Qué más puedes decir?”

“¿Eh?” Ella entendió la primera parte, pero ¿qué significaba la última parte?

La mirada de Li Yan se desvió hacia su cabello. “¿Dónde está la horquilla?” Resultó que se lo había quitado tan pronto como él había salido de la cocina, tampoco lo había visto durante la cena.

Li Man sabía que estaba hablando de la horquilla. Originalmente, ella había estado preocupada sobre qué hacer, pero ahora que él había venido aquí por su propia voluntad, ella podía devolvérselo.

Apresuradamente sacó la horquilla que había metido dentro de su ropa y se la entregó. “Para ti”

Li Yan entrecerró los ojos, “¿No te gusta?”

Al ver que la sonrisa en sus ojos era reemplazada de inmediato por una tristeza helada, Li Man sintió como si su pequeño corazón estuviera temblando de nuevo. Efectivamente, la apariencia era realmente lo más engañoso. Originalmente había pensado que esta persona tenía el temperamento más amable y cálido basado en su apariencia. Su sonrisa había sido la más tranquilizadora, pero ahora, se dio cuenta, que, aunque su rostro sonriente se veía muy bien, él también podía verse bastante aterrador una vez que esa sonrisa desaparecía de su rostro.

Li Man fingió que ella no podía entender sus palabras. Ella dejó la horquilla en la cocina y dijo en voz baja, “Gracias, no me gusta usar esto”. Después de decir eso, se dio la vuelta rápidamente para volver a lavar los tazones de nuevo.

Sin embargo, antes de que ella pudiera terminar de lavar incluso un tazón, él le quitó el trapo de limpieza de la mano y le sujetó con su otra mano el hombro. La obligó a darse la vuelta para que volviera a mirarlo.

Finalmente sintiéndose molesta, Li Man lo miró y preguntó, “¿Qué estás haciendo?” Ella miro en la dirección de la puerta, esperaba que alguien viera esta escena y la detuviera, pero al mismo tiempo, también tenía miedo de que alguien viera esta escena ambigua. Se sintió insoportablemente aterrada.

Li Yan la miró profundamente. Su mirada era firme y dominante.

Frente a tal mirada, Li Man perdió gradualmente su capacidad de resistir, ella preguntó con inquietud, “¿Qué es exactamente lo que quieres hacer?” Fue solo una horquilla, ¿Por qué parecía que quería tragarla viva?

Una vez que dejó de intentar resistirse, gradualmente, Li Yan retiró una mano para recoger la horquilla y la volvió a insertar en su cabello.

Li Man rodó los ojos en secreto. Esta persona era realmente terca, bien, es fue una horquilla, ella lo guardará.

“Ponte esto por ahora”. Al ver que ella tercamente mantenía la cabeza baja y se negaba a mirarlo, Li Yan curvó ligeramente los labios. Él levantó su barbilla para hacerla mirar hacia arriba.

“¿Tú?” Li Man se sintió un poco enojada, pero luego vio un largo corte en su dedo. Parecía una herida de una cuchilla afilada. De repente pensó en el hermoso grano de madera en la horquilla. ¿Podría haberse lastimado cuando estaba tallando la horquilla?

Li Man levantó el dedo y preguntó con preocupación, “¿Te lastimaste el dedo?”

Li Yan no podía entender todas las palabras que había dicho, pero podía escuchar la preocupación en su voz. La preocupación en su mirada era aún más evidente. La sonrisa reapareció en sus ojos, y él acarició suavemente su cabello con su dedo herido. Con voz confiada, prometió: “Te daré una mejor en el futuro”.

Li Man instintivamente inclinó su cabeza para evitar su mano. Al hacerlo, vio que Li Mo estaba de pie en la puerta de la cocina, su rostro parecía una escultura de hielo, y su expresión parecía lívida.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente