Capítulo 30- Golpear a alguien

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Al ver que Li Man iba a ignorarla y marcharse, la esposa del sedundo Shun se enojó de inmediato y agarró el brazo de Li Man para detenerla. “Hey, hermana menor, ambas somos mujeres. No hay necesidad de que tengas prisa por irte solo de verme, ¿verdad? ¿Cómo debería decirlo? En comparación con otras mujeres, sales a perder el tiempo con otros, naturalmente deberíamos sentirnos más cerca la una de la otra ¿No estás de acuerdo?”

Li Man no sabía lo que significaban sus peculiares palabras, pero la mirada sutil de esa mujer realmente la hizo sentirse molesta.

Little Five se sintió tan ansioso que su rostro se enrojeció. Golpeo la muñeca de la esposa del segundo Shun tan fuerte como pudo y la obligó a apartar su mano de Li Man.

El rasguño de Little Five había roto la piel de la muñeca blanca como la nieve de la esposa des segundo Shun. Ella inmediatamente enojada dijo: “Mocoso podrido. ¿Cómo te atreves a lastimarme?”

“No te dejaré intimidar a mi hermana mayor”. A pesar de que todavía era joven, sabía que la esposa del segundo Shun no le había estado diciendo buenas palabras a Li Man.

La esposa del segundo Shun dejó de estar enojada y se río en su lugar. “Little Five, ¿realmente te atreves a decir esas palabras?”

Little Five se sintió furioso. Parecía un becerro pequeño y erizado. De repente cargó y derribó a la esposa del segundo Shun.

“Aiyo, mocoso podrido. Te atreviste a golpear a esta vieja madre. ¡Ayuda, que alguien venga a ayudarme!” La esposa del segundo Shun gritó como si estuviera a punto de matar a un cerdo.

Little Five quedó boquiabierto. Nunca había golpeado a alguien antes.

Al ver esto, Li Man agarró la mano de Little Five y lo llevó con ella mientras corría. “Date prisa, salgamos corriendo”.

***

Li Shu había estado empujando el pequeño carro que había sido cargado con rocas en la montaña, cuando vio dos figuras corriendo debajo. Eran Little Five y Li Man. Él gritó: “Little Five, ¿por qué corren ustedes dos?”

Li Man también había visto a Li Shu, por lo que se le acercó con Little Five.

“Tercer hermano”. Al ver a Li Shu, toda la timidez de Little Five huyó.

“Mírate, estás cubierto de sudor por correr. ¿Estás siendo perseguido por lobos?” Li Shu estacionó el carrito y ayudó a su hermano menor secándole el sudor. Sin ser consciente, su mirada se desvió hacia Li Man. Su frente también estaba cubierta de sudor.

Little Five narró vacilante lo que había sucedido recientemente.

Después de escuchar la historia, los ojos de Li Shu se pusieron rojos. “¿Dónde está esa mujer podrida?”

Little Five señaló en la dirección de donde habían venido. “Recientemente estuvo allí y nos maldijo”.

“Vamos” Li Shu agarró la canasta de Li Man, la arrojó al carro y continuó empujando el carro. Enojado, se dirigió por el camino que llevaría a la aldea.

Li Man se quedó un poco aturdida. Todavía no había conseguido comida para los lechones. Pero, al ver que Little Five estaba ayudando empujando el carrito, se hizo a un lado y también comenzó a ayudar.

Li Shu la miró desde un lado. Ella no era muy alta. A lo sumo, la parte superior de su cabeza solo llegaba a su hombro. Caminando a su lado, parecía casi tan joven como Little Five.

Ella se veía muy delicada. Con sus esbeltas manos blancas como la nieve, presionadas contra el carro, le hizo preguntarse, ¿Cuánta fuerza tenía ella? Mirando su ceño fruncido y sus labios apretados, claramente estaba usando toda su fuerza.

Aun así, ella estaba haciendo todo lo posible para ayudar. Li Shu frunció los labios y sonrió. La fuerza que estaba usando para empujar el carro aumentó.

Honestamente, no fue tan difícil para él empujar solo este carro que estaba lleno de piedras. Ahora que había dos personas aquí para ayudarlo, era como un tigre al que le habían crecido alas. El carro fue empujado por la carretera como si estuviera volando. Li Man no solo no pudo ayudar, sino que tuvo que comenzar a correr solo para mantenerse al día. Al final, no pudo seguir el ritmo y solo pudo dejar que sus manos se cayeran del carro.

En el camino, no habían visto a la esposa del segundo Shun. Li Shu pensó que esa mujer se había vuelto inteligente y se escapó. Pero, para su sorpresa, cuando llegaron a casa, vio a esa mujer apoyada contra la entrada de su casa como si los estuviera esperando.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente