Capítulo 20- Prestar una mano amiga

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Hermano mayor Hua, ¿eres realmente tú? ¿Cuándo volviste?” La persona que hizo esta pregunta era una adolescente de catorce o quince años. Llevaba un vestido que tenía un diseño floral disperso. Tenía una apariencia muy bonita y alegre. Sus ojos oscuros y límpidos se centraron en Li Hua y se llenaron de alegre sorpresa.

“Ayer”, respondió Li Hua muy cortésmente, pero no la miró con igual familiaridad.

Por otro lado, Li Shu dejó el carro en una posición de descanso. Mirando a esa chica, le presentó a Li Hua en un tono un tanto burlón: “Es la hija de su tercer tío, Chunni”. No sabía si debía decir que su cuarto hermano era denso o meticuloso. Tenía memoria fotográfica, pero si no le importaba alguien, nunca sería capaz de recordarlo.

Agarrando la trenza brillante de su pecho y mirando a Li Hua, Chunni hizo un puchero juguetón. “Hermano mayor Hua, ¿te olvidaste de mí otra vez? Incluso traje azufaifas a tu casa durante Año Nuevo”.

Li Hua recordó las azufaifas. Después de que pasó el Año Nuevo, el hermano mayor agarró dos puñados grandes de azufaifas y los metió en su mochila. Pero, realmente no tenía ningún recuerdo de esta chica. “Chunni, ah. ¿También vas al mercado?”

“Sí, mi papá y mi mamá están allá”. Chunni señaló a la pareja casada que estaba detrás de ellos que también empujaban un carrito con cestas de bambú llenas de peces. Ella los saludó con la mano y dijo: “Mamá, estoy aquí”.

Aprovechando esta oportunidad, Li Hua caminó al lado de Li Shu y bajó las manos hacia el carro. “Tercer hermano, déjame empujar el carrito”.

Li Shu se hizo a un lado con tacto, luego le dijo a Chunni: “Chunni, las piernas y los pies del tercer tío no son buenos. Date prisa y regresa para ayudarlo a empujar el carrito”.

En lugar de escuchar a Li Shu, Chunni se acercó al lado de Li Hua. Mientras se inclinaba para comenzar a ayudarlo, ella respondió: “Está bien. Mi mamá está allí y lo está ayudando”.

Él la miró por un momento, luego detuvo a Chunni y le dijo: “Niña, aquí estamos yo y el cuarto hermano. Todavía deberías regresar y ayudar al tercer tío. Además, la tercera tía no estará contenta si te ve por aquí con nosotros”

“Ella no lo hará”. Sintiéndose un poco ansiosa, tiró apresuradamente de la otra chica que aún no había dicho una sola palabra. “Qiqiao, date prisa y diles. ¿No fue mi madre la que me dijo que viniera a ayudarlos?”

Qiqiao parecía tener uno o dos años más que ella, pero su personalidad era mucho más tímida. Al enterarse de que Chunni la había llevado a la conversación y se enfrentó a los largos y estrechos ojos de flor de durazno de Li Shu, sus mejillas se sonrojaron y no pudo pronunciar una sola palabra.

Chunni solo podía hablar por sí misma. “Es cierto. Tercer hermano, mi madre escuchó que el hermano mayor Li se iba a casar. Incluso está planeando comprar algunos regalos de boda en el mercado hoy y que me los traiga esta noche”.

“¿Qué quieres decir con que el hermano mayor se va a casar?” Había algo incorrecto con sus palabras.

“Tercer hermano, ya no es temprano. Si no nos damos prisa y llegamos tarde al mercado, no será fácil vender el pescado”. A Li Hua no le gustaban los extraños discutiendo los asuntos de su familia. Además, Li Man y Xiaowu todavía los estaban esperando.

Estas dos personas, una de ellas no entendía lo que estaba sucediendo debido a una barrera del idioma, y ​​la otra era demasiado joven y de mente pura para entender. No quería que fueran perjudicados por las críticas de un extraño.

“Si, vamos”. Li Shu no prestó más atención a las dos adolescentes y caminó directamente al lado de Li Hua. Aunque Li Hua era un hombre joven, no estaba acostumbrado a realizar ningún tipo de trabajo manual ni estaba tan familiarizado con empujar un carro como Li Shu. En el pasado, el carro casi había terminado cayendo en una zanja varias veces con Li Hua empujando.

Li Shu se rió de su hermano menor. Solo había pasado dos años estudiando, pero ya era muy torpe para realizar trabajos manuales. Empujó a Li Hua a un lado y empujó el carro solo.

En la parte delantera, Li Man estaba sosteniendo la mano de Li Xiaowu y no había prestado atención a lo que sucedía detrás de ella. Los dos estaban charlando y sonriendo mientras caminaban.

En realidad, a pesar de que no podían entender lo que la otra persona decía, la sensación de emoción y expectativa por ver cosas nuevas era la misma en todos los idiomas.

Li Man preguntó: “¿Qué tipo de cosas tendrá el mercado? ¿Habrá espinos chinos recubiertos de azúcar en palos? ¿Gente practicando espectáculos paralelos? ¿Gente vendiendo sus habilidades o artesanías? ¿Alguien que realiza un truco de artes marciales rompiendo una gran losa de piedra que le habían colocado el estómago a otra persona?”

Li Xiaowu dijo: “El segundo hermano dijo que habrá mucha gente, comida deliciosa y cosas divertidas allí. El cuarto hermano dijo que después de vender el pescado, me compraría albóndigas con carne”.

Li Man agregó: “Ah, claro, ¿habrá personas vendiéndose como esclavos para ganar dinero para enterrar a sus padres? ¿O habrá escenas excesivamente dramáticas de un tirano local secuestrando mujeres en las calles? Me pregunto cómo se verán los héroes. ¿en los tiempos antiguos se verán así de hermosos con en televisión?”.

Li Xiaowu dijo: “El primer hermano mayor y el segundo hermano mayor me dijeron que el mercado estaría abarrotado y que podría haber gente mala por ahí. Definitivamente tienes que estar cerca de nosotros cuando lleguemos al mercado más tarde”.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente