Capítulo 1- Secuestrado

Night mode
Pagina Siguiente

El sol se puso en el oeste, los rayos de sol iban extendiendose, la puesta de sol envolvió suavemente la vieja y arruinada aldea de Shenmeigou.

En la tranquilidad de la noche un fuerte golpe de gogng suena repentinamente, haciendo que los aldeanos, que se preparaban para la cena, salieran corriendo apresuradamente hacia la entrada del pueblo.

Algo sucedió, algo debe haber sucedido.

¿Se fue la esposa de alguien? ¿Alguien entró a las montañas para cazar jabalíes? ¿O son los funcionarios del gobierno quienes vinieron a reclutar a los hombres?

Los aldeanos, vencidos por un estado de ánimo inquieto y ansioso, llegaron a la entrada del pueblo, donde encontraron, debajo de un árbol de langosta que había estado muerto durante muchos años, una mujer bastante bonita atada.

Solo vieron su ropa harapienta, su cabello desordenado y su cara de color papel con una expresión de pánico. Ella gritó, pero nadie fue capaz de entender.

De repente, la multitud estalló en un alboroto.

Alguien reconoció rápidamente a la mujer atada “¿No esa la mujer que compró Dalang de la familia Li hace un par de días? ¿Cómo terminó ella así?”

“¿No lo sabes? Esta señora salió y se escapó en secreto anoche. Por fin, fue atrapada por alguien en el pueblo vecino”.

“¡Ja, esta perra está cortejando a la muerte!”

“¿Quién dijo que podías huir? Aunque somos pobres aquí, pero desde que viniste, ¡tienes que aceptar tu destino! Quiero decir, ¿puedes incluso huir? Hubo una vez una chica que Wu San compró el año pasado. Ella también escapó en medio de la noche y también fue capturada y traída de vuelta. Tan pronto como entró en el pueblo, los hermanos Wu la golpearon hasta matarla “.

“Una mujer tan joven, para ser golpeada hasta morir…”

“Tener una cara tan buena en vano… Mira esa piel blanca como la nieve…”

“……”

Li Man miró a la densa multitud, llena de miedo indescriptible, pero no pudo entender la situación. ¿No murió en el accidente de coche? ¿Cómo puede estar atada aquí? ¿A quién debería culpar por esto?

Gritó desesperadamente pidiendo ayuda, pidiéndole a los aldeanos que la desataran. Sin embargo, nadie logró entender lo que ella dijo. Y así, continuaron amontonándose, hablando palabras que ella no podía entender.

Ella no entendió lo que estaban diciendo, pero, a juzgar por su tono y expresiones, no deben ser palabras de elogio.

“Oye, mira, la mujer se despertó, es muy bonita, ¿Eh?”

“No hay uso para tales tonterías. ¡Cada mujer que entra en mi aldea de Shenmeigou solo tiene una forma de escapar, y esa es la de ser ahorcado!”

De repente, una mujer de tez oscura y gorda tomó una verdura podrida de una cesta que iba a usar para alimentar a los cerdos y la rompió en la cara de Li Man.

Fue terrible. Los otros también siguieron su ejemplo: escupieron a Li Man y recogieron pequeñas piedras para tirar hacia ella. Incluso había dos mujeres audaces que simplemente caminaban hacia adelante y maliciosamente pellizcaban su carne.

“¡Para! ¡Vete! ¿¡Quienes son ustedes!? ¡Rápido, déjenme ir!”, Gritó Li Man, el dolor de su cuerpo era mucho menor que el miedo en su corazón. Este es un grupo de aldeanos incivilizados. Su ropa es muy vieja, se parecen mucho a la gente de la antigüedad en los dramas históricos que habia visto.

En este momento, un anciano se acercó. Tuvo una especie de dignidad en su rostro y expulsó a varias mujeres: “Qué alboroto. ¡Apártense del camino!”

“¡Jefe, nosotros también estamos insoportablemente enojados! ¡Una mujer así merece una lección! ¿Deberíamos colgarla o hundirla en el estanque?” Varias mujeres se reunieron alrededor del jefe de la aldea y preguntaron con gran ánimo.

El jefe de la aldea gruñó a las mujeres presentes: “¡Todos ustedes, vayan a caminar! Este asunto concierne a la familia Li y debe ser manejado por ellos”. Luego volvió la cabeza para preguntar al hombre musculoso detrás de él “Wu San, ¿qué pasa con Li Moren? Te ordenaron que lo llamaras, ¿cómo es que, medio día después, no veo el rastro de su sombra?”

Wu San sonrió descaradamente, en realidad mirando a Li Man con ojos lascivos “Algunos de los hermanos Li fueron a las montañas a buscar a esta mujer, dejaron a Xiao Wuzi solo en casa, así que dejé un mensaje con él. Que vengan tan pronto como vuelvan”.

El jefe del pueblo frunció el ceño y miró al cielo. Estaba aún más oscuro. Una vez más volvió la cara para mirar a Li Man. Su rostro revelaba el color del odio.

De la actitud de las mujeres en este momento, Li Man estimó que este anciano debe ser el jefe de la aldea. Ella gritó apresuradamente: “¡Tío, por favor déjame ir! Vamos a hablar un poco, ¿de acuerdo? No sé cómo te he ofendido, pero mientras me dejes ir, podemos discutirlo correctamente, puedo darte dinero como compensación… “.

“¿Qué está murmurando?”, El jefe de la aldea giró la cabeza con disgusto y le preguntó a Wu San.

Wu San tampoco pudo entenderlo y solo negó con la cabeza “¿Quién sabe lo que esta mujer está diciendo? Es mejor no escucharla.

Li Man estaba desesperado. Nadie la escuchaba. Incluso el anciano que disperso a los demás no la escuchaba. ¿Qué debería hacer ella? ¿Qué le iban a hacer? ¿prenderle fuego?.

Pagina Siguiente