Capítulo 92 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Castillo de Hadekain.

Yeriel recogió el collar del escritorio. Parecía ser un artefacto, específicamente un accesorio que grabó una determinada escena.

“Echa un vistazo,” sugirió Jolang con un gesto con la mano. Yeriel todavía tenía sus sospechas sobre él, pero pronto infundió su magia en la bola de cristal del collar.

— Sólo necesitas llevar a cabo tu misión. No importa cuál sea el resultado, Yeriel permanecerá encarcelada en la propiedad.

Al escuchar una voz familiar, comenzó a mirar el video en silencio.

— Eso es todo para lo que ella sirve.

Jolang observó su expresión con atención, pero ella no fue lo suficientemente descuidada como para mostrar su agitación frente a sus enemigos.

— Estoy seguro de eso. Cada uno de sus movimientos sigue siendo insignificante, sin embargo, incluso ha agregado la vigilancia a su lista de deberes.

Junto con su voz, reflejaba parcialmente la figura de Deculein. Estaba sentado en una elegante silla en su mansión, haciendo girar una copa de vino con el ceño fruncido.

— Si ella llega a hacer algo estúpido …

Deculein miró a su compañía. No pudo ver quién era, pero su cabello rojo se destacó.

— Estoy seguro de que ya sabes qué hacer, aunque no lo diga.

El video terminó. Fue breve, pero según la fecha de la grabación, sucedió el año pasado.

Jolang sonrió.

“Creo que tú, como maga, puedes confirmar mejor la autenticidad de este artefacto. Eso no es todo.”

Luego extendió un trozo de papel sellado.

“El cabello rojo no es común, así que lo busqué y descubrí que …”

Jolang obtuvo ciertos documentos movilizando todas sus conexiones en el gremio de aventureros, demostrando su poder para romper incluso aquellos que priorizaban la confianza y la lealtad por encima de todo.

“Mira el objetivo.”

Yeriel revisó el párrafo que señaló en el contrato Ganesha-Deculein.

 

── [Acuerdo Sub-Misión del Gremio] ──

 

◆ Resumen: Los Aventureros de Red Garnet deben cumplir fielmente la misión asignada por Deculein von Grahan Yukline.

◆ Objetivo: Yeriel von Delun Yukline.

◆ Contenido: Entregado verbalmente por seguridad.

(* El cliente ha pagado la tarifa de confidencialidad de primera clase, evitando que los detalles se escriban en este contrato).

◆ Sello / —– /

───────────────────────

 

“No sé qué tipo de misión es, pero contigo como objetivo, es obvio …”

“Imbécil.”

“… ¿Qué?”

Sin embargo, la respuesta de Yeriel fue mucho más allá de lo que esperaba Jolang. Mirándolo, ella sonrió.

“Nada. Solo me preguntaba si acababas de enterarte de nuestra mala relación ahora.”

“… Ja ja. ¿En serio?”

“La forma en que hablas haría pensar a cualquiera que me dediqué al trabajo de la propiedad porque me gusta mucho Deculein~ Suficiente. Si tu negocio ha terminado, lárgate.”

Al igual que ella, Jolang tampoco tenía expresión. En cambio, habló con calma.

“Si es así, entiendes mejor lo que quiero decir.”

“Aún mejor, mi trasero. ¿Eres realmente un completo idiota? Parece que ni siquiera puedes entender las palabras ‘lárgate’.”

Él mostró una suave sonrisa cuando ella maldijo, pero cuando volvió a hablar, su rostro se endureció.

“Maldito bastardo sin pe**ne.”

“…”

Él apretó el puño escondido debajo del escritorio mientras líneas de humillación y vergüenza corrían por sus ojos. Jolang tembló. Yeriel se limitó a torcer las comisuras de los labios hacia arriba.

“¿Qué estás viendo? Dije que largues.”

“… Te arrepentirás de esto algún día.”

Después de dejar esa amenaza, Jolang cerró la puerta de golpe.

Yeriel, mirando tranquilamente su desaparición con los caballeros del Palacio Imperial, inmediatamente desvió su mirada hacia el collar y el contrato sobre el escritorio.

“Señorita.”

Cuando su mayordomo entró en la habitación, Yeriel miró por la ventana en silencio.

En el pasaje, podía escuchar sonidos fuertes provenientes de la explosión de ira de Jolang, pero la noche misma finalmente había recuperado su paz.

Ella miró el cielo estrellado.

“Oye.” Ella murmuró, su voz llena de dolor.

“¿Sí?”

“Creo que Deculein nunca tuvo la intención de cumplir su promesa desde el principio.”

Ella trazó el contrato y el collar con su dedo, admitiendo que él la había engañado con éxito hasta ahora.

Él le dijo que incluso haría un juramento en la superficie, pero en realidad realizó actos tan sucios detrás de escena. Aunque la tranquilizó repetidamente, todo era parte de su plan para usarla y desecharla en algún momento.

“¿Es eso así?”

Deculein solo prometió verbalmente, posiblemente ya sabiendo que ella rechazaría su idea de prestar juramento, ya que al final todavía eran miembros de la misma familia. Creyendo en sus palabras, ella no recibió nada más que traición a cambio.

Ese maldito bastardo.

“¿Qué debería hacer?”

Sabía, por lo menos, que no debía contarle nada de esto. No debería mostrar ni la más mínima señal de estar al tanto de sus planes.

Jolang no le hablaría primero de todos modos. Él vino a ella para evitar que Deculein obtuviera más poder del necesario, después de todo.

“… Nosotros … No, esta propiedad ha estado de su lado durante mucho tiempo.”

Esas palabras fueron tranquilizadoras, pero Yeriel sintió una sensación de tristeza que no pudo captar en el rincón de su corazón.

¿Todavía deseaba acercarse más al que llamaba hermano mayor?

“Gracias. Puedes volver.”

“Bien. Descanse bien, señorita.”

Tan pronto como su mayordomo se fue, Yeriel apagó todas las luces, permitiendo que la luz del cielo nocturno fuera de la ventana entrara a raudales en la oficina del Lord. En la oscuridad, volvió a reproducir el video del collar.

“…”

Al escuchar las frías palabras de Deculein y mirar el contrato con más atención, Yeriel en secreto se secó las lágrimas.

 

*****

 

… Los estudiantes comenzaron a regresar con sus maletas, la rivalidad y los vítores entre los caballeros resonaban ocasionalmente. Asimismo, los dormitorios y las calles comerciales volvieron a su vida cotidiana.

Solo por la atmósfera del campus, ya se podía inferir que la reapertura de la Universidad Imperial era inminente.

“¡Profesor Titular!”

Los estudiantes que regresaban a la universidad desde sus lugares de origen u otros países disfrutaron de un descanso pacífico mientras esperaban que comenzaran sus clases, pero sus educadores pasaban el tiempo de manera muy diferente.

Tanto los profesores de pregrado como los profesores de magia se ocuparon de la preparación de la clase.

“¡Tome, lo encontré!” Allen dijo, acercándose a mí. Ella estaba a punto de irse al final del último semestre, pero parecía haber decidido quedarse un poco más.

“Estos son los viejos planes que menciono antes.”

Ella le tendió una pila de documentos. El padre de Epherene, mi amigo aún con velo, había escrito previamente una propuesta de plan de lecciones.

Tenía la intención de consultarlo para mi clase del segundo semestre.

“… Mmm.”

Leí los documentos.

 

[Título de Lección: Uso Puro de los Cuatro Elementos Principales]

 

Su esencia era permitir a los estudiantes manejar los elementos de una manera más pura, pero era obvio por qué Deculein no lo aceptaba.

Después de todo, era una lección teórica tan avanzada que debería enseñarse, en términos modernos, a estudiantes de maestría y doctorado en lugar de a estudiantes universitarios.

“Creo que va a ser un curso bastante avanzado.”

“¡Ah! ¡¿Avanzado?!”

Los ojos de Allen se abrieron con sorpresa. Asentí con la cabeza, causando que ella se llenara de asombro.

Pensé en cambiar su alcance a uno más apropiado de una manera que se adaptara a mi aptitud, tal vez en la línea de [Uso Puro de los Cuatro Elementos Principales: Manipulación de Series] o [Uso Puro de la Tierra y Fuego].

Deculein es talentoso con la manipulación de series, y sus atributos eran tierra y fuego.

“Okey. Buen trabajo. Puedes volver.”

“Oh, este también es para ti. Llegó antes.”

Allen entregó un paquete de patrocinio completo. Sin embargo, probablemente contendría solo una carta de Epherene.

“Entonces, me iré ~”

Después de que Allen se fue, lo abrí.

 

[A mi patrocinador.

Soy Solda Epherene.

Como ya habrá notado, ahora me ascendieron al siguiente rango. Ya no soy una Debutante, pero … me siento más infeliz ahora que antes después de haberme ofrecido como voluntario bajo la guía de un profesor vicioso llamado Deculein. Por supuesto, lo hice por voluntad propia, y no me arrepiento de ello, pero ese caracol azul es mucho más cruel de lo que pensé (omitido) …

… Gracias a él, yo, desafortunadamente, no tuve más remedio que usar la mayoría de sus preciadas donaciones en un instante. Hasta donde yo sé, pagué por varios copyrights de conocimiento, pero todo lo que registré en mi mente fue que mi presupuesto desapareció como un caracol royendo madera.

Independientemente, yo, Solda Epherene, le prometo que algún día superaré a ese caracol azul, patrocinador. Me convertiré en un mago lo suficientemente grande como para demostrar que su decisión de apoyarme no estuvo mal.

Hasta entonces, acortaré mis cartas.

Atentamente,

Solda Epherene.]

 

“Un caracol azul …”

Lo doblé y lo guardé en el cajón. Después, encendí una bola de cristal que mostraba el interior del [Laboratorio de los asistentes de enseñanza].

Whoong—

A través del holograma, vi a Epherene estudiando y a Drent en medio de la investigación.

“Se siente vacío.”

Esa sala fácilmente podría acomodar a docenas de personas juntas y tenía una gran cantidad de equipos de alta gama. Incluso sus escritorios, sillas, purificadores de aire y termostatos eran de primera categoría.

Sin embargo, solo estaba ocupado por dos personas.

Si solo Sylvia estuviera sentada con ellos.

Pero esto era mejor. Actitud de clase, comprensión, talento… ella era perfecta en todo.

“… Ella debe estar bien en la isla flotante.”

Además, Yukline e Iliade eran enemigos. Si permanecíamos juntos más tiempo del que ya estábamos, no sabía qué tipo de locura haría Glitheon.

Al aceptarlo, salí de la oficina.

El trabajo de hoy fue una investigación como jefe de la Oficina de Coordinación y Planificación Financiera. Mi primer destino fue la oficina de Louina en el 43º Piso. Después de todo, era la que más dinero consumía en estos días.

Ding—

“…?”

Tan pronto como salí del ascensor, fruncí el ceño. Había demasiados magos en el pasillo.

“Oh, bienvenido, Director Ejecutivo,” dijo Louina, habiendo notado mi apariencia.

“… Aquí hay bastantes asistentes de enseñanza.”

“Oh, ¿ellos? Estoy realizando un período de pasantías.”

“¿Pasantías?”

“Sí.”

“¿Cuántos pasantes tienes?”

“Un centenar. Había demasiados. Incluso después de un examen cuidadoso, solo logré reducirlos a 100 personas.”

Su voz sonaba indiferente.

Honestamente, no me importó en absoluto.

Diez de sus pasantes no serían tan buenos como Drent, e incluso si uno combinara los 100, no serían tan buenos como Epherene.

“Este piso parece infestado de cucarachas.” Solté antes de que pudiera contenerlo.

En ese momento, el parloteo en el pasillo lleno de gente se detuvo. Los cien estudiantes en prácticas de Louina me miraron casi al mismo tiempo, pero inmediatamente volvieron a su trabajo cuando nuestras miradas se encontraron.

Ella se cruzó de brazos.

“¿Cucarachas? Eso es ir demasiado lejos.”

“… solo dame el informe.”

“Toma. Tengo todo resuelto.”

Rápidamente me entregó un documento, casi como si me hubiera estado esperando.

Lo miré y lo guardé en mi maletín.

“Oh, cierto. Director ejecutivo. Escuché que tomaste a la niña de la familia Luna bajo tu guía.”

“Lo hice.”

“Ella tiene talento. ¿Qué vas a hacer con esa niña?”

Nuestras miradas se encontraron en silencio.

Ahora que lo pensaba, me di cuenta de que ella era nuestra compañera de clase en ese entonces.

El padre de Deculein y Epherene. Probablemente sabía incluso un poco sobre su relación.

Louina continuó.

“Bueno, ese es el Jefe de la Oficina de Coordinación y Planificación Financiera del que debo ocuparme. De todos modos, toma. Esta es una invitación a una conferencia de Locralen.”

 

[¡Invitamos al Profesor Deculein a la Sociedad Locralen! ¡Bienvenido!]

 

Sociedad Locralen. Por encima de esa oración, una Quest apareció en el aire.

 

Quest principal: Extraña Sociedad Locralen

◆ Moneda de la tienda +1

◆ Maná +50

 

Locralen, considerada como una de las quest principales de los jugadores magos.

Recibí su invitación.

“¿Tú también vendrás?”

“¿Qué? Oh, estoy ocupada con el trabajo. Ese boleto de Locralen te da tres personas más para llevar contigo, así que siéntate libre de llevar a cualquiera.”

 

*****

 

“Oh, Sylvia, viniste.”

Rose Rio saludó a Sylvia, que ahora vivía en la Isla de Wizard’s Wealth.

El lugar de encuentro de hoy fue en el Penta Hall, la biblioteca más famosa y espaciosa de la isla flotante, en el décimo piso del Megiseon. Sylvia llevaba mucho tiempo queriendo entrar, ya que era conocida por tener una ‘colección de todos los libros del mundo’.

“Toma esto. Es tu pase diario.”

Solo el 5º rango, Lumiere, magos o superior podrían ingresar, pero el 2º rango, Etérico o superior podría controlar el acceso a este. En consecuencia, Rose Rio tenía el poder de permitir que Sylvia ingresara a sus instalaciones.

“Gracias.”

“Vale. Vámonos ahora ~” La maga Etérico abrió la puerta, su lenguaje corporal decía que estaba acostumbrada.

Al entrar, Sylvia admiró sin comprender el aroma de los libros y esta vasta extensión que utilizaba la totalidad del 10º Piso de Megiseon como biblioteca.

“Es espacioso.”

“Correcto. La magia de barrera del Archimago aumenta aún más el tamaño de este lugar. Incluso podría ser más grande que el continente en este punto. Dicho esto, casi todos los libros del mundo están aquí. Y no solo los libros de magia. También tenemos libros comunes.”

“¿Puedo pedir prestado alguno de ellos?”

“Sólo tres volúmenes. También tendrás que pagar por los copyright de conocimiento de aquellos con la autoría adjunta.”

“Copyrights de Conocimiento.”

“Sí. Exactamente.”

Sylvia asintió, dándose cuenta de que Rose Rio era incapaz de pronunciar pronunciaciones complejas.

“Este es un centro de ocio. Si estás buscando algo, pregúntale a ese niño. Es un addict de la biblioteca.”

Al llegar al mostrador de información de la biblioteca, señaló al mago con túnica.

Silva inclinó la cabeza.

“Addict de la biblioteca.”

“Si. Hay muchos adictos aquí, pero ese tipo es el más útil. Sabe qué libros hay en esta biblioteca y dónde están. Es casi como si su cerebro se hubiera convertido en el Penta Hall mismo.”

Sylvia asintió y se acercó a él.

“¿Tienes alguno de los libros de Deculein?”

“Hay diez escritos de Deculein aquí, dos de los cuales están bajo protección.”

Los ojos de Rose Rio se agrandaron.

“¿Por qué buscas sus obras? Casi toda su literatura es basura excepto estas tres.”

Agitó la mano en medio de la biblioteca y sacó la [Asamblea de los Elementos Puros], la [Complejidad de los Cuatro Elementos Principales] y el [Método de Creación Elemental].

“Después de estos tres, Deculein se perdió. Sin embargo, ahora ha regresado de entre los muertos. De todos modos, estos tres son los logros que más lo ayudaron a convertirse en el Profesor Titular. Para entonces, debo haber estado en la mitad de mi adolescencia o algo así.”

“Yo aun no creo que haya escrito eso. Incluso ahora, con él logrando un gran éxito, muchas personas todavía piensan que esas tres tesis son sus mejores creaciones.”

Sylvia se dio la vuelta al escuchar otra voz, encontrando a Gindalf acariciando su barba.

Rose Rio hizo un puchero.

“¿Qué estás haciendo aquí, viejo? ¿Por qué tuviste que venir e interrumpir mi explicación?”

“¿No estará Sylvia pronto a la par con nosotros? Solo vine a verla por mí mismo.”

Gindalf sonrió amablemente y miró a la maga de rango Solda.

“Venir a la isla flotante fue una buena elección. Lo que puedas aprender en la torre es demasiado limitado.”

“Oh, Sylvia, ¿Sabías que él luchó contra los Yuklines por la familia Iliade?”

“Ajajajaja. No hay necesidad de decirle eso.”

Gindalf se puso del lado de ellos durante la guerra de clanes Iliade-Yukline en el pasado ya que él creció con su apoyo, pero también porque no le gustaba la ex Cabeza de la otra facción.

“Gracias.” Después de expresar su gratitud, Sylvia volvió a mirar al addict en el mostrador de información.

“¿Cuál es el trabajo más reciente de Deculein?”

“Éste. [Revisión de Yukline: Comprensión de los Elementos Puros]”

Un libro apareció en el aire tan pronto como el addict extendió su mano, pero hizo que Rose Rio sonriese amargamente y sacudiera la cabeza.

“Oh. No puedes rentar ese.”

“¿Por qué?”

“Porque Deculein lo vendió solo a un número limitado de personas.”

“Sí. Solo se les dio una copia a 17 personas, y todas dieron excelentes críticas. Incluso yo no pude leerlo, pero Lumiere Kreto elogió diciendo que es el mejor libro de texto que combina los conceptos básicos de elementos puros con cursos avanzados.”

“¿Kreto?”

“Si. Astal, el addict a cargo de revisarlo, también lo incluyó en los [100 Libros de Teoría que la Isla de Wizard’s Wealth debe Preservar]. Al mismo tiempo, elogió al Profesor Deculein, diciendo: ‘Esto abre la posibilidad de una era en la que el concepto vago de elementos puros puede establecerse firmemente’.”

Rose Rio hizo un puchero al escuchar esas palabras.

“Quiero decir, es extraño. Si era tan bueno, ¿por qué no se lo vendió al público? Es por eso que solo unos pocos saben lo impresionante que es su contenido en primer lugar. Honestamente, incluso yo quiero leerlo.”

“¿Puedo pedirlo prestado al menos?” Preguntó de nuevo.

“No, no puedes—”

“Sí, puedes, Solda Sylvia.” El addict refutó las palabras de Rose Rio, lo que hizo que frunciera el ceño.

“¿Huh? ¿Por qué? ¿Cómo puede esta chica tomarlo prestado si ni siquiera yo puedo?”

Como una máquina, él volteó la cabeza para mirarla.

“Ella está en la lista de personas autorizadas por el Monarca Deculein para leerlo.”

“… ¿Ella?”

“Sí.”

Rose Rio la miró, encontrando su expresión en blanco. Detrás de ellos, Gindalf se acarició la barba con interés.

“¿Sabías sobre esto?”

“No.” Ella negó con la cabeza sin comprender.

“¿Te gustaría tomarlo prestado?” Preguntó el addict.

“Sí-sí. Me gustaría.” Mientras tartamudeaba, [Revisión de Yukline: Comprensión de los Elementos Puros] aterrizó en su pequeña mano. Ella lo miró fijamente, jugueteando con su suave cubierta.

Rose Rio se humedeció los labios.

“¿Puedo echarle un vistazo también? No, dime qué hay ahí más tarde. Tengo curiosidad— ¡Oye! ¡¿Adónde vas?! ¡Eres tan mala!”

No queriendo escuchar más, Sylvia se dio la vuelta y se escapó.

 

*****

 

… [Laboratorio Asistentes de Enseñanza], a altas horas de la noche.

“¡No puedo hacerlo! ¡¿Cómo puedo terminar todo esto antes de que comiencen las clases?!” Epherene gritó.

Ya estaba a la mitad de su tercer libro, la [Armonía de los Cuatro Elementos Principales].

“¿Estás bien?” Drent preguntó en un tono preocupado. Había estado experimentando con la sensibilización mágica usando piedras de maná junto a ella.

Epherene respiró hondo.

“¿Por qué te postulaste como asistente de enseñanza de Deculein? ¿Fuiste amenazado, como dicen los rumores?”

Hubo muchos chismes sobre las razones por las que eligió al Profesor Titular a pesar de tener un futuro brillante por delante. No, era casi una teoría que Deculein lo amenazara.

“¿Amenazado?”

Drent negó con la cabeza como si no fuera cierto en absoluto.

“Vine aquí porque corrigió mi error de inmediato. Sin embargo, aún me siento mal por ti. Supongo que me volví loco en ese entonces en el examen práctico.”

“… Está bien. Bueno, quiero decir, eso solo significa que mi idea era muy atractiva.”

“Ja ja. Sí, lo era. Lo siento.”

“No te preocupes por eso … De todos modos …”

Epherene miró las pilas de libros en su escritorio.

Había trece en total, pero si se convirtieran en volúmenes con longitudes regulares, habría alrededor de sesenta, ya que cada uno de ellos tenía alrededor de 700 a 800 páginas.

“Tengo 13 tomos difíciles de estudiar. Esto no tiene sentido.”

Y debido a sus copyrights de conocimiento, se quedó sin dinero de patrocinio. En este punto, pensó que nunca podría comer Roahawks por el resto de su vida.

Drent rió amargamente.

“¿Puedo ayudarte con algo?”

“No … El profesor se fue, ¿verdad?”

“Sí. ¿Hace dos horas?”

“Oh ~ entonces me iré también. Necesito descansar.”

“Si. Adiós.”

Como parecía que a Drent le quedaba mucho trabajo, Epherene lo dejó atrás y salió de la habitación.

Sin embargo, cuando estaba a punto de subir al ascensor, miró hacia la puerta al final del pasillo.

 

[Laboratorio del Profesor Titular].

 

“Gulp.”

Tragó saliva sin darse cuenta.

En el pasado, su padre le dijo que escondió sus registros de investigación en el laboratorio de Deculein.

Dado que Deculein estaba monitoreando de cerca su investigación para asegurarse de que no lo sacara, no tuvo más remedio que quedarse allí. Por lo tanto, avanzó con su investigación utilizando solo la lámpara más tenue …

“Dijo que se fue hace dos horas.”

Epherene miró alrededor del 77º Piso, que ya había sido envuelto en la oscuridad.

No había forma de que alguien más que ellos estuviera aquí a esta hora impía en primer lugar.

Se coló lentamente en el [Laboratorio del Profesor Titular] con los talones en alto, y le tomó tres minutos alcanzar una distancia que normalmente podría cubrirse en 30 segundos.

Con un sudor frío corriendo por su frente, agarró el pomo de la puerta y lo empujó ligeramente, haciendo que la puerta se abriera.

“…!”

Epherene estaba terriblemente sorprendida.

No estaba echado llave.

No, o estaba bloqueado, pero en el momento en que Epherene lo tocó, se abrió.

¿Podría ser que su padre lo arregló de esa manera para ella?

“…”

Solo había oscuridad dentro del laboratorio. Examinando los alrededores, no encontró nada sospechoso en la oscuridad vacía.

Epherene se arrastró en silencio como una babosa a través de las baldosas, siguiendo la palabra de su padre acerca de que sus papeles estaban escondidos debajo de uno de ellos.

Una vez que lo toques, lo sabrás.

‘¿Dónde está? ¿De qué baldosa estaba hablando?’

“…”

‘Definitivamente no es este.’

Conjuró maná en su palma para usarlo como fuente de luz ya que no podía ver nada y siguió adelante.

Muy pronto …

Su mano tocó algo duro.

‘¡Lo encontré!’

Epherene agarró su parte puntiaguda, pero por mucho que la agitara, no hizo nada.

“…?”

Tras una inspección más cercana, notó que parecía una especie de calzado.

¿Qué era esto?

Epherene miró hacia arriba, perpleja.

“Ah …”

En ese instante, su cerebro dejó de funcionar y su cuerpo se puso rígido.

“…”

Malévolos ojos azules la miraban en línea recta.

Epherene se dio cuenta de que era demasiado tarde.

Su padre no hizo ningún arreglo para la puerta de este laboratorio.

“¿Qué estás buscando?”

Era solo que el dueño del laboratorio aún no se había ido.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente