Capítulo 67 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Sylvia se había quedado dormida. Afortunadamente, respiraba normalmente. La puse en un lugar seguro y luego miré al enemigo.

Barón de las Cenizas.

Él me estaba mirando con ojos distorsionados, pero no era demasiado amenazador.

En realidad, haber parasitado el cuerpo de McQueen era algo por lo que estaba agradecido.

“Idiota.”

“…”

“¿Por qué te tragaste a alguien que ni siquiera te quedaba bien?”

Estaba incompleto. Parecía que dominaba alrededor del 70% del recipiente, pero el 30% restante todavía estaba bajo el control de Louina, todo porque se tragó un personaje Elegido quien era demasiado poderoso.

“Ya lo sabes, ¿no? No puedes desafiarme con ese cuerpo.”

El contrato que estaba entrelazado en el cuerpo de Louina todavía existía.

Por lo tanto, no podía hacerme ningún daño.

“Este es el fin para ti, parásito.” Mi voz sonó desdeñosa, lo que enfureció al bastardo. La mirada salvaje de sus pupilas negras se oscureció.

Al momento siguiente, hizo un movimiento que ni siquiera yo esperaba.

¡Whooosh—!

El Barón escapó del cuerpo de Louina, provocando que una corriente de aire envuelta en cenizas se elevara en todas las direcciones. Me envolvió como una gran tormenta, revelando un rostro extraño en su interior.

“Es verdad. Fui estúpido.” Dijo el Barón de las Cenizas en el aire, riendo. “Pero si eres tú, entonces será diferente.”

Se filtró dentro de mí, sus partículas fueron absorbidas por mi cuerpo. Después de un tiempo, una voz áspera sonó desde el fondo de mi pecho.

‘¿Cómo te atreves a llamarme parásito? Ni siquiera tienes nada especial dentro de ti.’

Fue una sensación bastante desagradable. Su esencia tocó mi subconsciente, desenterrando varios de mis recuerdos y sacándolos a la superficie.

Respondí suavemente. “… Te daré tiempo para que pienses en tu decisión.”

‘¡No eres más que un ser común! ¡Puedo controlarte fácilmente!’

Cerré mis ojos.

Los recuerdos del pasado, llenos de malevolencia demente y emociones oscuras, corrían por mis venas junto con el orgullo de Deculein.

… Soportando todo, pregunté en voz baja. “¿Puedes controlar eso?”

“…”

El Barón de las Cenizas no respondió. Sin embargo, pude sentir su desconcierto.

Yo solo sonreí.

“Sentimientos de derrota, celos, envidia, ira, odio…”

Dentro de mí estaba el orgullo que las ilusiones o impulsos nunca pudieron dominar.

“Un grito así es bastante elegante, casi un clásico.”

Deculein no fue de ninguna manera una persona “contraproducente”.

‘… ¡Aaaaaaaaah!’ El barón de las cenizas luchó dentro de mí para salir.

No lo dejé.

“Barón. Dime.”

‘Abre—! Abre—!’

“¿Quién está ahí abajo?”

Tenía curiosidad.

¿Con quién se encontró el Barón de las cenizas bajo mi conciencia?

“¿Fue Kim Woojin? ¿O fue Deculein?”

──────!

El grito del Barón se convirtió lentamente en el de una bestia. Fue hecho añicos, arrastrado por el ego de Deculein.

“Presta atención a quien esté dentro de mí.”

A pesar de su lucha, mi mente permaneció tan tranquila como un lago.

“Ese pozo infernal es tu tumba.”

El silencio invadió mi mente.

Ya no existía.

El Barón de las cenizas había sido destruido.

No absorbí ni asimilé con él.

Simplemente estaba aplastado por el ‘ego’ que me llenaba.

“Tsk. Imbécil.”

Un ser que no fuera yo no podría existir en mí.

Así era Deculein.

“…”

Vi a Louina desplomarse en el suelo.

El cuerpo que había abandonado el Barón de las Cenizas estaba dormido, exhausto.

 

*****

 

Louina tuvo una pesadilla.

Soñaba con estar tan celosa y llena de odio por alguien que se convirtió en un monstruo con un sentimiento de inferioridad y derrota. Era como si se convirtiera en la misma persona que despreciaba.

Hubo días en los que Louina también estaba inflada con su propio talento, días en los que estaba orgullosa de su creencia de que resucitaría a la familia McQueen.

Tenía esta pasión que le hacía querer dejar su huella en el mundo de la magia. Le hizo querer convertirse en una profesora de magia respetada por el imperio y desear crear su propia escuela y encender una lámpara en el continente.

Sin embargo, todo fue interrumpido por un hombre.

“…”

Louina abrió los ojos.

Mirando a su alrededor, se agarró las sienes con dolor.

“Ugh …”

Todo el piso estaba cubierto de cenizas, y todo a su alrededor estaba quemado como si un fuego quemara recientemente su vecindad.

Una placa estaba enterrada en algún lugar cerca de ella.

“Esto es….”

 

[23º Piso: Profesora Externa Louina]

 

Sólo entonces se dio cuenta de que no era un sueño.

Mientras él la gobernaba, le trajo vagos recuerdos de lo que ella tuvo que pasar antes.

“Louina von Schlott McQueen.”

“…!”

Una voz la llamó. Sorprendida, Louisa miró hacia atrás y encontró al depredador de su familia.

“… Deculein.”

Sus ojos azules la miraron fijamente, su mirada inquebrantable, firme.

“Este paisaje no es un sueño. Esto es lo que hiciste con ‘ese tipo’.”

“… Sí. Lo sé.” Louina inclinó la cabeza y suspiró. “Lo sé todo …”

Ahora, su mente y su cuerpo estaban agotados.

Ya no tenía deseos. Ella estaba perdida.

Ella lo lamentó.

¿Debería haber inclinado la cabeza desde el principio?

¿Debería haber resistido?

Si lo hubiera seguido como cualquier otro mago, no habría pasado por esto.

“No tengo ninguna intención de huir. Me entregaré. Es mi culpa.” Louina dijo débilmente, secándose las lágrimas.

Esa fue la mejor opción que pudo hacer en esta situación.

“No.” Sin embargo, Deculein negó con la cabeza.

La miró como si la encontrara patética.

“Eso no está en el contrato. ¿Disfrutas romper las promesas?”

“…”

“Si ese es el caso, entonces tienes un temperamento muy desagradable.”

Louina se puso furiosa.

“¿Qué diablos se supone que deba—”

“Recuerdas lo que dije.”

Deculein interrumpió sus palabras.

Mientras su respiración se volvía inestable, continuó hablando.

“Debes convertirte en la Profesora Titular … No.”

Él cerró los ojos y se corrigió.

“Te convertirás en la Profesora Titular. Sin importa lo que pase.”

“… En esta situación—”

“¿Es culpa tuya?” Entonces, Deculein sonrió. Era una burla cercana a la humillación. Sin embargo, su objetivo no era Louina.

“Por supuesto, no puedo decir que tus manos estén limpias de este incidente, pero como bien sabrás, culparse a sí misma no cambiará el mundo. Incluso si las lágrimas salieran de tus ojos, realmente no les importara. Ni siquiera los reconocerán. Los dolores que llevas simplemente serían olvidados.”

“…”

“Pero si dices que no es tu culpa, no es tu culpa.”

Louina no podía entender a qué se refería.

“Lo haré así.”

Tap— Tap—

Deculein se dirigió hacia ella.

Sus zapatos se detuvieron cerca de ella, casi tocando sus rodillas.

“Louina.”

Cuando la llamó por su nombre, ella miró hacia arriba.

“Yukline nunca abandona a alguien a quien eligió abrazar.”

Se acercó a ella, que había caído en mal estado.

“Si me tomas de la mano.”

Sus ojos azules la reflejaban, permitiéndole ver lo sucia que estaba, lo que le provocó una vergüenza infinita.

Pero a Deculein no le importaba.

“Nunca te abandonaré.”

Sus prístinos guantes querían sus manos cubiertas de ceniza.

“Esta es la gracia de Yukline.”

Whooosh …

El amanecer rompió más allá del cielo expuesto por la ventana de la torre, un rayo de luz iluminando la oscuridad a su alrededor.

“…”

En silencio, Louina le agarró la mano. Sus instintos hicieron que su mano se moviera por sí sola.

“…”

Deculein asintió mientras la ayudaba a ponerse de pie.

Louina lo miró después cuando se dio la vuelta y caminó entre las cenizas, haciendo que se esparcieran como una niebla.

Sus partículas se mezclaron con el viento y fueron arrastradas.

Incluso en medio de todo, permaneció intacto por la suciedad cuando se fue.

Una pequeña pregunta apareció en la mente de Louina mientras lo miraba.

¿Cuándo se ensanchó tanto la espalda de ese hombre?

¿Ha estado trabajando duro todo este tiempo?

“Cielos …”

… Pensando que estaba siendo ridícula, Louina se rió.

 

*****

 

El día después del llamado ‘Terror de las Cenizas’, la torre todavía estaba llena de parásitos.

“Jajaja. Eso es verdad. Sí, Sí.”

Deculein se puso muy ocupado debido a la repentina visita de la prestigiosa familia “Jefferson”. Se sabía que habían hecho carrera como directores de producción de la Oficina de Asuntos Legales y la Oficina de Asuntos Internos de generación en generación. Su abuelo también se desempeñó como ministro.

“Como se esperaba de usted, profesor.”

“Oh, por supuesto. No tengo dudas sobre este informe. Louina es, después de todo, una persona de buen corazón. Oh, por cierto, este es el Vizconde Derin.”

“¡Es un honor conocerle! Soy ‘Lopez Derin’, y actualmente me desempeño como subdirector de la Oficina de Asuntos Legales.”

“Es un amigo muy talentoso. Además, sé que esto es grosero de mi parte, pero este también es su fan, así que déjame presentarte … ¡Oh, ~ no tenías que hacerlo ~!”

Jefferson y Lopez aceptaron un pequeño obsequio del Profesor.

Evidentemente un signo de sinceridad.

Nada contra la ley.

Los dos sonrieron felices y pronto escucharon su punto principal.

 

*****

 

En la residencia de López, el subdirector de Justicia realizó una llamada luego de reunirse con el profesor.

“¿Oh cómo está? No es nada importante. Tengo que presentarte a alguien. Ten cuidado. Ven en silencio.”

El Subdirector López reunió a algunas personas para que lo ayudaran con su trabajo ligero usando una bola de cristal. Luego sonrió satisfecho.

“Jajaja. Pensar que pude conocer al Profesor así. ¿Es esta una revelación de Dios de que el puesto de Director es inminente … Tengo mucha suerte estos días!”

 

*****

 

“Es un honor, Profesor. Yo soy ‘Geron’, el jefe del Departamento de Recursos Humanos de la Oficina de Asuntos Legales.”

“Yo soy ‘Alberg’, Subdirector del Departamento de Asuntos Internos.”

“Ja ja. Todos, siéntense. Están haciendo que el Profesor se sienta incómodo.”

López organizó una reunión.

Geron y Alberg se inclinaron profundamente y se sentaron.

A ellos, un profesor desconocido les entregó un informe.

“Bueno, esto es todo. Si. Naturalmente, los rumores ya están circulando. Una vez que se lleve el juicio, terminará sin problemas.”

Pero por alguna razón, al Profesor no parecía gustarle ni la idea de tener un juicio.

Geron y Alberg lo corrigieron apresuradamente.

“… ¡Eso es correcto! Nosotros también queremos hacer lo que quiere el Profesor. Pero hay algunos problemas. ¡Hablaremos con la policía por nuestra cuenta!”

 

*****

 

Alberg, Geron, Lopez, Jefferson.

Los cuatro burócratas visitaron la oficina de Lilia Primienne, Subdirectora del Departamento de Seguridad Pública.

“Subdirectora Primienne. Hay algo que me gustaría decirle.”

“No tenemos nada de qué hablar. Lárguense.”

“¡Oiga, Subdirectora! Al menos escuche lo que tenemos que decir.”

Primienne parecía estar mirando a una escoria, pero su expresión cambió poco a poco mientras los escuchaba.

“Si se niega, el Profesor acudirá directamente a usted.”

“‘Ese profesor’ es una persona difícil de tratar, incluso para usted. ¿No tiene también algunas deudas que pagar?”

Contemplando, ella asintió.

 

*****

 

Había hecho todos los preparativos, pero me encontré con un arrecife en un lugar inesperado. Jefferson hizo una llamada cautelosa con la bola de cristal.

“Sí. Lo siento. Había un problema. En estos días, algunos funcionarios están ardiendo innecesariamente en el sentido de la justicia …”

 

*****

 

“Yo soy del bufete de abogados. Tiene talento, pero es realmente descarado. el informe también necesita una investigación exhaustiva.”

 

*****

 

“No tiene que dar un paso adelante por su cuenta. Bueno pronto … Oh, sí. Perdón. Su nombre es Joseph.”

 

*****

 

Joseph era un alto funcionario de la corte.

Era hijo de algún noble humilde y tenía un estatus cercano al de un plebeyo, pero se convirtió en el más joven en aprobar los exámenes legales y se convirtió en un funcionario judicial con su inteligencia única.

Sin embargo, no tenía amigos con los que se comunicara. Comparado con sus habilidades, su red de conexiones era pobre.

“Alguien como tú en un lugar tan miserable…”

Un profesor universitario visitó su pequeña casa hoy. Estaba lejos de ser ordinario, y la idea de conocerlo a solas ya era extremadamente intimidante en sí misma.

“Siéntate.” Él actuó como si fuera el dueño de la casa. Joseph aceptó su actitud de maestro con mucha naturalidad.

Él presentó un informe tan pronto como lo hizo según las instrucciones.

“Este es un informe sobre las cenizas de la torre.”

“Ya veo.” Joseph vio el contenido con una mirada rápida.

“Ya lo he leído. Aun así, sería absurdo decir que la sospechosa, Louina, no tuvo la culpa en absoluto. Un análisis más justo sería …”

“Ren.”

El Profesor hizo una seña al asistente que estaba detrás de él. Ren dio un paso más cerca y colocó una caja larga y lujosa sobre el escritorio de madera, cubriendo los rasguños y abolladuras en su superficie.

Joseph frunció el ceño y preguntó: “¿Eso es un soborno?”

“…”

Por un momento, la expresión del Profesor se endureció. Respiró hondo y cruzó las piernas, esa serie de gestos presionaron a su presa.

“Eres bastante grosero.”

“Solo estoy siendo honesto …”

“Deberías distinguir entre ser directo y ser honesto, ¿no es así?”

“…”

Joseph inclinó la cabeza en silencio, sus hombros temblaban involuntariamente. Fue un instinto animal.

Se rumoreaba que era recto en la corte, pero era extrañamente difícil ver los ojos de este Profesor.

“Pido disculpas. Pero, ¿qué es esto sino un soborno?”

“Una oportunidad.”

“… ¿Una oportunidad?”

“Correcto. Una oportunidad de ser uno de mi gente.”

El Profesor tocó el informe.

“Me pregunto si su actitud al examinar este informe es el problema.”

“No. Se necesita una investigación más definitiva. La investigación en el lugar no fue justa, y lo más importante, la Profesora Louina ni siquiera fue interrogada—”

“Para ser tan justos…”

Lo interrumpió el Profesor.

“No deberías haber formado una familia.”

Los ojos de Joseph se agrandaron. El Profesor se hundió en la silla sin expresión mientras su mirada torcida lo fulminaba con la mirada.

“Escuché que tu hijo acaba de cumplir seis años.”

“…”

“Entonces, ¿el amor es divertido?”

Joseph no dijo nada. Su respiración se hizo más agitada.

“¿Un hombre justo como tú ama a tus hijos, a tu esposa y a los demás por igual?”

Involuntariamente, miró hacia la puerta de su dormitorio, donde esperaban su esposa e hijos.

El profesor prosiguió.

“Lo sé. Eres diferente y justo, a diferencia de otros funcionarios podridos.”

“…”

“Entonces, lo diré de nuevo. Esta es una oportunidad, no un soborno.”

Sus ojos lo escudriñaron de arriba abajo, destacando sus puños cerrados.

“Lo sabrás. La justicia que comienza desde abajo no sirve.”

“…”

Su boca permaneció firmemente cerrada, pero podía leer todo desde las arrugas de su rostro.

“Entonces, nos vemos la próxima vez.”

El profesor se puso de pie. La esposa y el hijo de Joseph, que lo oyeron, salieron y se despidieron de él.

Dándoles una leve sonrisa, salió de la casa.

Después de eso, se subió al auto estacionado afuera.

“¿Lo tomo?”

Deculein esperó un rato antes de hacerle esa pregunta a Ren.

Ren cerró los ojos y asintió con la cabeza, sus cinco sentidos escudriñaban la casa de Joseph.

“Sí. Abrió la caja y su esposa vio su contenido.”

“Ah, entonces lo aceptará.”

La gente como él nunca aceptaría dinero. No, incluso si lo hiciera, no lo usaría.

Por lo tanto, le dio un regalo al niño.

 

[Ticket de admisión a la Academia Imperial]

 

[Beca de por Vida a la Academia Imperial]

 

“Los dos están discutiendo en este momento.”

— ¡¿No sabes lo que es entrar a la Academia Imperial?! ¡Es un lugar al que no podemos ir, aunque tengamos dinero!

— ¡Déjame pensarlo!

— ¡Qué hay que pensar! Nuestro hijo también puede estar allí …

“Parece que es solo cuestión de tiempo.”

“Okey.” Deculein asintió.

Si no era dinero o joyas, a la gente le resultaba sorprendentemente fácil aceptar ‘obsequios’, especialmente si se trataba de un ‘privilegio’ relacionado con los niños.

Esta fue mi forma de cubrir el caso y al mismo tiempo hacer conexiones.

Joseph fue un tesoro encontrado accidentalmente.

La brillantez del [Hombre de Gran Riqueza] que emitió fue bastante especial.

“Vamos.”

“Como desee.”

El vehículo arrancó suavemente y se movió de acuerdo con la conducción de Ren.

 

*****

 

… No hubo ningún juicio que me preocupara.

La Oficina de Justicia, la Oficina de Asuntos Internos y el Departamento de Seguridad Pública sellaron [Investigación completa] en el informe escrito por Deculein, su profesor subordinado y una debutante, y todos los testigos relevantes adoptaron una postura favorable a Louina. Terminó con la acción de un espíritu parásito llamado ‘El Barón de las Cenizas’.

 

 

─ [Instructora de Magia Imperial Eliminada] ─

El incidente en la Torre de la Universidad ha sido enmendado, pero también se incluye un poder mental impecable en las calificaciones de la Educadora de Magia del emperador. Por lo tanto, Louina von Schlott McQueen ha sido despojada de su puesto…

────

 

Todo este predicamento solo le costó su puesto de Educadora de Magia y una sincera disculpa a las debutantes que sufrieron por ella.

Por supuesto, el hecho de que no hubo víctimas mortales fue un factor importante.

“… Ja ja.”

Louina se rió amargamente y miró hacia su propia oficina.

 

[47º Piso: Oficina de la Profesora Louina]

 

De alguna manera, después de luchar hasta el final con el Barón de las Cenizas y finalmente ser tragada, se convirtió en profesora bricolaje y su oficina se elevó 25 pisos.

“Así que esto es la política.”

Probablemente fue gracias a Deculein.

De hecho, su magnificencia fue admirable.

“Hm …”

Louina miró alrededor del 47º Piso. Era una oficina mucho más espaciosa y ordenada en comparación con la del 23º Piso.

Se sentó detrás de su escritorio y tomó una pluma ornamental para responder a la carta de la Familia Imperial.

“…”

Pensando en cómo empezar, de repente se encontró con la abertura perfecta.

“Cinco años.”

Me vinieron a la mente cinco años.

“… ¿Por qué?”

Era una cláusula en su contrato que había sido cuestionable desde el momento en que se creó.

Cinco años.

¿Por qué no fue un año, ni diez años, ni toda una vida, sino cinco años?

“…él se quedó en casa durante una semana.”

Louina se dedicó a escribir. Deculein quedándose en casa fue un evento bastante inusual, por lo que Louina también lo sabía.

“Según muchos rumores, él ha cambiado desde entonces.”

Si es así, ¿hubo algún evento impactante durante esa semana?

“No, incluso si no es impactante, ¿qué sucedió durante todo ese tiempo?”

Ella se volvió genuinamente curiosa.

¿Qué tipo de incidente provocó que ese obsesivo Deculein se tomara varios permisos, ignorando todos sus horarios durante una semana?

… En ese momento, una sola palabra pasó por la mente de Louina.

“De ninguna manera…?”

 

[¿Fecha límite?]

 

Tocó las palabras garabateadas en el papel con la pluma ornamental en la mano.

Si se trataba de una enfermedad incurable, el período de cinco años era razonable. Eso también aumentaría la probabilidad de que la personalidad de una persona cambie repentinamente.

De cualquiera… si su muerte no fuera muy lejana….

“… No. Eso es una tontería.”

Louina se rió y puso el papel en el cajón.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente