Capítulo 63 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Estos días, noticias interesantes habían estado circulando por la Isla de Wizard’s Wealth, creando una atmósfera fresca que se arremolinaba por toda la aburrida isla.

“… ¿Deculein? ¿Ese Deculein?”

“Si.”

El hermano menor del emperador, Kreto, sonrió asombrado tan pronto como recibió el informe.

“Hmm … Entonces, ¿dices que el problema seis se resolverá pronto?”

“El lugar de la comprobación está listo.”

El ‘lugar de comprobación’ del Symposium no se llevó a cabo a menos que la respuesta fuera persuasiva o cercana a ser correcta.

Por lo tanto, el hecho de que se hubiera preparado significaba que se estaban acercando a la solución. Era el problema seis, nada menos.

“Eso es impresionante.”

Kreto lo admiraba puramente.

Por supuesto, su solución en sí todavía no estaba determinada como la respuesta correcta, pero como fanático de Deculein, tenía fe.

“Bueno, ahora es el momento de que vuele.”

Aun no podía olvidar el examen a mitad de período de Deculein. El sentimiento que le infundió continuó en su corazón hasta el día de hoy, reavivando una pasión que casi había perdido.

Por lo tanto, cuando escuchó que el Profesor Titular de la Torre de la Universidad Imperial le enseñaría a Sophien, sintió que la envidia rugía dentro de él tan fuerte que casi dijo: ‘Yo también quiero unirme a la clase.’

“Hay rumores sobre los Ashes.”

“¿Ashes?”

“Sí. Ellos dicen que lo estarán mirando desde ‘allí’.”

‘Allí.’

Ni hablar de un mago normal, incluso su escolta, Fassbender, ni siquiera hablaría de la ‘zona volcánica’.

‘Ashes’ era un título tan vulgar.

“Es normal que provoquen a magos famosos … pero no importa. En el mundo de hoy, la fuerza de Deculein es famosa.”

Era un poderoso mago práctico y, aunque los Caballeros Imperiales lo mantuvieron en secreto, Kreto sabía de la batalla de Deculein contra Rohakan.

“De todos modos, cuando el lugar de la comprobación esté listo, pediré un asiento. No, esta es una orden. Asegúrate de conseguir uno.”

La competencia por las entradas sería intensa. Todos los magos de alto rango se encontrarían allí, después de todo.

“Sí. No habrá problemas.”

Fassbender respondió fielmente a la solicitud de Kreto.

 

*****

 

Al mismo tiempo, en el Megiseon.

“¡Eso es interesante! ¡Realmente lo envió!”

Adrienne leyó una carta de la Academia Wizard en su residencia privada.

La carta decía: ‘La tesis de Deculein es muy razonable y es muy probable que sea la respuesta correcta, así que compruébelo.’

“Escuché que está respondiendo a la pregunta número seis.”

“¡Sí! ¡Es realmente la pregunta número seis!”

La presidenta estaba hablando con una maga de largo cabello negro con coletas. A diferencia de su apariencia juvenil y traviesa, secretamente era una invitada parásita con un aspecto severo y maduro.

“¿Sabes que Deculein está en peligro por tu culpa?”

“¿Huh? ¿Por qué?”

Ella era una persona progresista. Al menos, no discriminaba a las personas por su ‘origen’ o ‘afiliación actual’.

El estándar de Adrienne era solo ‘si era perjudicial para ella o no.’

“Hay bastantes personas buscando a Deculein. Gerek, ese loco, Glipper, Helgun … su nombre ha recorrido un largo camino incluso entre los Ashes.”

Gerek de Personalidad dividida,

Asesino Glipper.

Cadáver Viviente Helgun.

Todos eran famosos entre los Ashes.

“Es todo porque dijiste que Deculein es fuerte.”

“¡¿Huh?! ¿Cómo puede esto ser mi culpa? ¡Tú también perdiste ante Deculein, Cynthia!”

“…”

Su verdadero nombre era Cynthia, pero actualmente se llamaba Arlos.

Hace unos diez años, a la edad de solo catorce, Adrienne se dio cuenta y la convirtió en su discípula no oficial. Hace un mes, ella se convirtió en la criminal que instaló una barrera en el tercer edificio del dormitorio.

“Estaba usando un maniquí en ese entonces. Si fuera mi cuerpo real, habría ganado.”

“¡Estás mintiendo! Si fuera tu cuerpo real, habrías muerto allí ~”

“No tenía intención de matar a ningún mago en ese momento.”

Hace diez años, aunque no al nivel de un Archimago, Cynthia era un talento que probablemente apuntaría a la cima de una profesión en particular.

Adrienne se dio cuenta de sus cualidades a pesar de ser huérfana y la educó directamente.

“¿Qué hay con eso?”

“… Solo quería que supieras que Deculein tiene una recompensa de los Ashes por su cabeza.”

“¡Bien! Más importante aún, ¡¿dónde está mi muñeca?!”

Arlos sacó un cachorro de su bolso.

“¡Wow! ¡Es tan lindo! Va a vivir una larga vida, ¿verdad?”

“Sí. Esa es la razón por la que hice su cuerpo pequeño a propósito. A través de la magia, está garantizado que vivirá mucho tiempo … Probablemente seguirá vivo incluso si mueres con más de 100 años. ¿Por qué estás tan obsesionada con su esperanza de vida?”

“Bueno ~” Adrienne sonrió levemente. “¡Es mejor si vive más!”

Las hadas vivían demasiado para amar a alguien.

La esperanza de vida de los de su especie era dos o incluso tres veces mayor que la de los humanos más longevos, y nunca envejecían.

Por lo tanto, a Adrienne le gustaban las muñecas, ya que podían vivir mucho tiempo.

No fue casualidad que descubrió el talento de Arlos y le enseñó directamente.

Arlos, inconsciente de este hecho, a veces no podía entender sus acciones. Adrienne era juguetona, traviesa y mala, pero la respetaba porque era su maestra.

“Incluso para mí, esa tesis …”

Arlos estiró lentamente su brazo.

“¡No! ¡Esto tiene reconocimiento de iris!”

La presidenta la fulminó con la mirada y rodeó el documento con sus brazos.

Gruñendo, ella retiró la mano.

“Mmm. Resolvió el número seis…”

Ella de repente recordó la primera vez que conoció a Deculein.

‘Ustedes son basura, escorias que han sido rechazada por la sociedad. Carecen de la composición para ser humanos y el atractivo para ser una bestia. Su único talento es retorcerse. Eso no les ayudará a liberarse de sus pobres y sucias raíces.’

A través de un tono agresivo, sus maldiciones y palabrotas brotaron de ira.

Por supuesto, ella sabía por qué odiaba a los Ashes.

“… Cuanto más lo pienso, más me enojo.”

Si se volvieran a encontrar algún día, se prometió a sí misma que le devolvería tal pago.

“¡Oh! ¡Se está moviendo!” La presidenta tembló. Arlos lo miró también.

El perrito, que había recibido la magia pura de Adrienne como su fuerza vital, estaba ladrando y persiguiéndola.

Pff—

Arlos se rió y salió de la mansión.

 

*****

 

Lunes, Mansión Yukline.

Instalé una pizarra en el edificio anexo, que se veía exactamente como la del salón de clases de la Torre de la Universidad Imperial.

─── [Pizarra Doble] ───

◆ Descripción: Una pizarra hecha de piedras mágicas. Una de dos tablas parejas. Debido a la 「Mano de Midas」, su resonancia ha aumentado.

◆ Categoría: Mecanismo ⊃ Comunicación

◆ Efectos especiales: Todo lo que esté escrito en esta pizarra se transmitirá a la otra pizarra a la que está conectada. Su conexión con la otra pizarra no se puede romper por ningún medio mágico.

 

Mano de Midas Nivel 4.

 

Este artículo, mejorado por mi [Mano de Midas], habilitó la comunicación bidireccional que podía entrar y salir de una barrera. Si fuera a escribir algo en el, lo mismo quedaría grabado en la pizarra del aula.

Me dio la capacidad de comunicarme con las debutantes.

Evento – Jefe Intermedio de Rango 5: Barón de los Ashes.

Todo el mundo se estaba preparando para ello.

Por supuesto, no sabíamos cuándo aparecería el Barón de los Ashes. Además, los profesores tampoco podían intervenir en el evento. Por lo tanto, ya no había espacio para que me involucrara.

“Con un poco de ayuda, deberían poder solucionarlo.”

Afortunadamente, dos de las debutantes eran definitivamente inteligentes.

A diferencia de mí, que ni siquiera podía hacer nada sin la ayuda de los atributos del sistema, Epherene y Sylvia eran diferentes. Eran dos de los personajes elegidos con mayor potencial de crecimiento de todos los tiempos.

— Toc, toc.

Abrí la puerta y Ren entró con la cabeza inclinada. Luego me entregó un par de documentos.

“Maestro. Se rumorea que el Conde Zeit está tratando de apoderarse de los Caballeros Freyhem. También grabé mucha información adicional.”

“… ¿Zeit?”

“Sí. Escuché que ya ha reservado el salón de ceremonias.”

Ese era un informe bastante problemático.

Primero leí los documentos.

Fue detallado más allá de la imaginación. Aunque su ‘alcance’ todavía era insuficiente porque solo tenía a Ren y Enen trabajando en esto, la precisión de la información relacionada con las personas que me rodeaban era lo suficientemente satisfactoria.

“Buen trabajo.”

Con la calidad de su trabajo, ya no sentía que desperdiciara dinero en ellos.

Luego le entregué el libro [Yukline: Comprensión de la Magia Elemental] que lo estaba revisando actualmente.

“Esto es…?” Parecía confundido.

“Ocasionalmente escucho el sonido de la magia desde su residencia estos días. Esto debe ser obra de tu hermana.”

“…”

Ren parecía completamente inconsciente de ello.

Lo más probable es que Enen estuviera estudiando magia en secreto como Yeriel.

“Pido disculpas. La educaré bien.”

“Este libro hará eso por ti. Me beneficiaré si mis subordinados tienen y pueden perfeccionar sus talentos de todos modos. Dile que aprenda.”

“…” Ren me miró con sorpresa, lo que me molestó. Solo tenía que hacer lo que le dije que hiciera. ¿Por qué tenía que verse agradecido, sorprendido, etc.?

“Solo tómalo.”

“Okey. Gracias—”

“Prepárate para salir.”

“Como desee.”

Salí con él y pronto encontré una cara familiar esperándome en el estacionamiento.

Louina.

“Jefe. Le estaba esperando.”

“¿Debería echarla a patada?” Dijo Ren.

Negué con la cabeza.

“No tienes que hacerlo.”

“Entiendo.”

Ren caminó en silencio y abrió la puerta del asiento trasero, yo subí primero y ella rápidamente ocupó el asiento a mi lado.

Parecía cansada.

“¿Qué sucede?”

“¿Vas al palacio imperial para la lección de Su Majestad?”

“Sí. ¿No estaba programada su clase contigo para mañana?”

“Lo sé. Solo tengo algo de información que contarte …” Ella sacó un fajo de papel de su maletín.

“En realidad, estaba tratando de preguntar todo esto en el ‘lugar de la comprobación’. Ya se lo entregué a los jueces del Symposium.”

“¿Pero?”

“Si hago eso, podría considerarse un incumplimiento del contrato. Ya que me has dado una segunda oportunidad, quiero darte la oportunidad de rendirte incluso ahora.”

Sus palabras sonaban como una linda amenaza. En respuesta, pregunté con calma: “¿Una oportunidad para rendirme?”

“Toma esto y léelo … jefe.” Ella cortésmente entregó los papeles.

Lo tomé sin decir una palabra.

Fue un análisis de mi respuesta a la sexta pregunta.

Lo leí con atención durante tres minutos.

“… Louina.”

“¿Sí?”

Escondió una sonrisa mientras la miraba.

“Estas son buenas preguntas. Haz estas preguntas en el lugar de la comprobación.”

“… ¿Qué?”

Sus ojos se abrieron y pronto frunció el ceño con frustración. “No, jefe. Piense en—”

“Louina.”

“… ¿Qué?”

Tosí.

Ella no creyó mis palabras, así que decidí hacerlo probable hasta cierto punto para convencerla.

“Escucha cuidadosamente.

‘Esta interpretación rúnica.’

‘No se basa en la suerte.’

‘Te lo diré más claramente.’

‘No soy el Deculein que solía ser.’

‘Esta idea’ es ‘el resultado de mi propio logro.’

‘La capacidad de hablar este idioma es una prueba de ello.’”

“¿…?”

Louina parecía que ni siquiera entendía un poco de lo que acabo de decir. No, parecía que no podía entender los idiomas que acababa de hablar.

“Acabo de hablar en nueve idiomas.”

“… ¿Qué?”

“Sería correcto pensar que no hay idioma en este mundo que yo no conozca.”

Por supuesto, en el continente, el ‘idioma imperial’ se consideraba el idioma universal, al igual que el inglés en el mundo moderno. Sin embargo, cada reino tenía su propia lengua materna.

y lenguajes arcaicos, modismos, etc…

Sin embargo, los aprendí todos por el mero hecho de leer.

“Estoy seguro de que puedo aprender un idioma que nunca he visto ni escuchado en diez días.”

Quizás debido a su vanidad única, muchos libros se escribieron en idiomas extranjeros en la biblioteca de Deculein, pero era demasiado engorroso encontrar y leer cada una de sus traducciones.

En cambio, aprendí los idiomas en los que estaban escritos, lo que me permitió hablar en cualquier idioma como si fuera un hablante nativo.

“Y las runas son una especie de lenguaje. Me tomó bastante tiempo estudiarlos. ¿Entiendes todo esto?”

“…”

Louina abrió los labios sin decir una palabra y pronto se rió.

Parecía y sonaba como un robot.

“Dios … no sabía que tenías talento lingüístico.” Se puso más pálida mientras murmuraba esas palabras y apoyaba su cuerpo contra la ventana.

Sus delgados hombros cayeron y su mirada vacía siguió la vista del exterior.

“¿Solo has escuchado esto, y ya estás tan desconsolada?”

Louina frunció el ceño. “¿Solo?”

Asentí.

“Sí. Todo este calvario se trata sólo de una ‘solución a la pregunta’. ¿No eres cuatro años más joven que yo? Aun puedes crecer mucho, así que el tiempo definitivamente está de tu lado.”

“…”

“Te lo prometí, ¿no? Cinco años. Tú no serás mi piedra de tropiezo y yo no seré tu piedra de tropiezo.”

La Quest principal no era larga. Como ya había pasado medio año en este mundo, el tiempo que me quedaba era de unos cuatro años.

Ella sonrió débilmente.

“… Cinco años es poco si eso significa cortar lazos contigo, jefe. Pero, ¿por qué tienen que ser cinco años?”

“Naturalmente, lo averiguarás.”

“Estamos aquí,” dijo Ren.

Mirando por la ventana, vi mi destino. Los muros exteriores del palacio imperial parecían tan robustos y poderosos como siempre.

Sali del carro.

“Ren. Lleva a Louina a la Torre de la Universidad.”

“Entiendo.”

“… Gracias por su consideración, jefe.”

Louina me saludó con la mano dentro del auto.

Vroom—

Ellos se fueron mientras yo caminaba hacia el palacio.

 

*****

 

… los Ashes germinaron en la oscuridad más profunda de una persona.

Eran parásitos que devoraban emociones y se alimentaban de deficiencias emocionales y cicatrices mentales, después de todo.

Llevando todos los pensamientos de su anfitrión al cáncer, el momento en que su ego se ve envuelto en todo tipo de pensamientos negativos, comenzaría a apoderarse de su recipiente, comenzando por sus partes más débiles.

Louina regresó a la Torre de la Universidad sintiéndose particularmente mareada. Era como si todo su mundo estuviera dando vueltas.

Pulsó un botón del ascensor.

23º Piso.

Su oficina.

Se sentó sin comprender en su silla, rodeándose de un espacio destartalado.

Deculein dijo cinco años.

Cinco años.

Solo cinco años.

Ella podría soportar tanto.

Pero, ¿por qué tenía que ser humillada así?

“…”

Louina vio una carta en su escritorio, una nota dejada por la sociedad mágica. Parecía que alguien le abrió la puerta y se la entregó sin su permiso.

 

[La Sociedad Mágica anuncia por la presente la expulsión de la organización de Louina, de Rango Monarca.]

 

Ella miró fijamente esa oración específica, deduciendo su intención en su decisión de darle la espalda.

Los bastardos que la empujaban intentaban abandonarla y unirse a Deculein una vez más.

Thump—

Su corazón se aceleró.

Thump—

Todo su cuerpo se sentía caliente, y todo tipo de emociones oscuras y dolorosas golpearon su cráneo, haciéndola sentir como si un punzón caliente le atravesara las sienes repetidamente.

‘Estos malditos bastardos.’

Malditos perros bastardos.

“…”

Louina cerró los ojos. Las cenizas se levantaron de sus hombros.

Las partículas oscuras se esparcieron como una telaraña y envolvieron toda su oficina en el 23º piso.

 

*****

 

Dentro de la sala de estudio del 20º piso, el grupo de Sylvia revisó su proyecto.

“Revisé todo. No hay nada de malo en esta parte. ¿Qué hay de tu lado?”

“Nada.”

Cuando Epherene y Sylvia miraban a través de sus partes, la puerta se abrió y Eurozan entró con las manos llenas de golosinas.

Esa fue su señal para tomar un descanso.

“Solo estaba deseando un bocadillo. Gracias.” Epherene inmediatamente extendió la mano y sacó un calamar seco.

Eurozan dijo: “¿Es porque vienen los exámenes? La sala de estudio, la biblioteca y la sala de entrenamiento mágico también estaban llenas. Parece que todos los debutantes se han reunido.”

Sabiendo que este sería el caso, Epherene les había reservado una sala en la Biblioteca desde las 4 de la mañana.

“Hombre ~ el examen final será un poco más fácil, ¿verdad? Después de todo, también hubo ese incidente.”

“No sé. Aparte de eso, ¿qué haces durante las vacaciones?”

“Tengo que ir a mi propiedad. No creo que pueda quedarme en la torre por mucho tiempo. Necesitan bastantes magos allí.”

Los tres chicos charlaron, y Epherene continuó masticando calamares secos para enfriar su cabeza sobrecalentada.

¡Boom—! ¡Boom—!

Escucharon lo que sonaba como explosiones penetrando las paredes a su alrededor de la nada.

“¿Qué fue eso? ¿Hay una pelea?”

Boom—! Boom—!

“¡Aaaaaaaah!”

“…!”

No mucho después de que comenzara el ruido, escucharon un grito. Sorprendidos, Epherene y los demás abrieron inmediatamente la puerta de la sala de estudio.

“¡Oye! ¡¿Qué fue eso?!”

En el pasillo fuera de su sala, cierto mago se volteó. Mirando la parte de atrás de su cabeza, se dieron cuenta de que era ‘Roton’, otro debutante.

Epherene caminó lentamente hacia él. “Roton, ¿verdad? ¿Estás bien? ¿Luchaste con…?”

Se dio la vuelta, revelando su falta de pupilas. Cenizas negras se derramaron como vómito de su boca y oídos bien abiertos.

“¡Aaaah!”

Epherene, sin saberlo, desató la magia, alejándolo. Luego rápidamente corrió de regreso a su sala de estudio.

Bang—!

Tan pronto como cerro la puerta, ella inmediatamente pregunto. “¿Lo…Lo vieron? ¿Lo…Lo vi…vieron? ¿Lo vieron, verdad?!”

“…”

Las otras cuatro personas que estaban con ella permanecieron en silencio, encontrando la escena que acababan de ver tan impactante que necesitaron algo de tiempo para procesarla.

“¿Qué es esto …”

Mirándolos, ella sonrió como si se diera cuenta de algo.

“Estoy soñando en este momento. Debo haberme quedado dormida debido al cansancio que acumulé por estudiar. Eso es, ¿no es así?”

“… Un sueño.”

“Sí. ¿No es esto un sueño? No dormí en absoluto ayer y hoy. Para practicar.”

Sylvia se movió en ese punto. Ella no dudó en absoluto. Extendió la mano y la balanceó contra la mejilla de Epherene.

SLAP—!

Un fuerte sonido sonó cuando Epherene se sorprendió, con la cabeza torcida hacia un lado.

“Ay….”

En ese estado, todo lo que pudo hacer fue mirar a Sylvia mientras un puñado de lágrimas se formaban alrededor de sus ojos.

Dolía tanto que ni siquiera podía gritar. En cambio, sus labios simplemente temblaron a pesar de encontrar lo que hizo injusto y doloroso.

“T-tú …”

“¿Te duele?”

“¡Claro que duele! ¡Me golpeaste tan fuerte!”

Sylvia asintió.

“Lo siento. De todos modos, si duele, entonces no estamos en un sueño.”

“…”

“Solo quería que supieras eso.”

Epherene cerró la boca con incredulidad, y Sylvia volvió a mirar a los otros tres.

“¿Qué hay con ustedes?”

No queriendo ser abofeteado, respondieron apresuradamente:

“E-eso es correcto. Esto no es un sueño. ¿Qué te hizo pensar que esto era un sueño, Epherene?”

“¡No tiene ningún sentido!”

“S-sí…”

… Después de tomar en serio el consejo de Deculein, habían pasado cinco días desde que ella comenzó a hacer ejercicio. Sylvia miró por la ventana de la sala de estudio, sintiendo que sus habilidades físicas habían aumentado.

También se sintió un poco nerviosa, encontrando la apariencia de Roton extrañamente transformado bastante confuso.

“Eso es realmente injusto… Lo que hiciste fue molesto y doloroso… ¿Ya no se me permite decir nada malo? ¿Eh?”

Sylvia ignoró a Epherene, que lloraba mientras la miraba.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente