Capítulo 358 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

#4. En la Habitación de Invitados de Locralen.

 

Epherene estaba acostada en la cama, mirando el techo.

En un mundo donde el tiempo se ha detenido, no hay sonido. No hay olor, no hay presencia y no hay dinamismo, así que esto se asemeja a un universo desprovisto de toda vida y cosa.

Porque este es un empaque con la energía del tiempo, Locralen estancado.

Tick- Tack—

Epherene pasa contando mentalmente el tiempo.

Si ella no cuenta el tiempo por sí misma, no será capaz de percibir el paso del tiempo por sí misma.

Tick— Tack—

Tick— Tack—

Este tipo de silencio vuelve locos a los humanos.

Esto se sentía como si estuvieras siendo conducido fuera del alcance del universo, de la galaxia, con el cuerpo desnudo. Incluso al pensar en respirar, tu respiro es sofocado, y algunas veces tu pecho sientes que estas siendo sofocado.

….sin embargo.

“Profesor.”

Cuando llamó de esa forma, un particular sonido se elevó. En un espacio donde todo se había detenido, el foco del único ‘cuerpo’ móvil se extiende bruscamente.

La soledad y el silencio desaparecen en ese momento.

El estancamiento que pesaba sobre ella inmediatamente se disipa, su respiración sofocada se abre, revitalizándola una vez más.

“¿Por qué me llamas?”

Mientras él habla, Epherene mira su espalda y sonríe suavemente.

Al lado de la cama en la misma habitación, un mago quien esta sentado en una silla parece estar bebiendo.

Su maestro, Deculein.

“Tenía solo curiosidad. ¿Ha estado el Profesor en esta cabaña todo este tiempo?”

“… esta es la cabaña de mi maestro.”

La Cabaña de Rohakan.

El Profesor, quien fue el primero en despertar de la hibernación después de la ‘destrucción’ se escondió en el lugar dejado por Rohakan. En la mañana, él se alojó en el desierto, mientras por la noche — en la parte norte del país — dentro de la cabaña mágica.

Epherene sonrió.

“Bueno, ya que usted se ha escondió aquí, nadie fue capaz de encontrarlo……así que ¿No se pregunta cuanto es que el Continente ha cambiado en esos años?”

“Todos los seres humanos son iguales.”

La respuesta de Deculein fue indiferente, ese aspecto era un poco desconocido para Epherene.

Por supuesto que estaba acostumbrada al Deculein frío de siempre, pero este asertivo y irrelevante tono es muy diferente que antes.

“… Por cierto, Profesor, ¿Sabe cuánto tiempo ha pasado?”

Epherene cambió rápidamente de tema. ¿Cuánto tiempo ha pasado?

“108 horas, 13 minutos, 35 segundos.”

Tan pronto como ella preguntó, obtuvo una respuesta inmediatamente.

Incluso Epherene, quien contaba el tiempo, fue sorprendida por lo preciso que fue.

“Uh… bien.”

De repente, una ominosa sensación de malestar resonó en el corazón de Epherene.

Así que, mirando a Deculein, quien esta inmerso bebiendo y comiendo,  ella sintió cierta angustia en su rostro.

……miedo.

También preocupación.

“Profesor.”

Cuando ella lo llamó,  él la miró sin decir una palabra. Desde su preocupada mirada, esa apariencia él ya la conocía.

Que diría, las emociones que ella mantenía, el miedo dentro de ella, y las dos preocupaciones que la estaban molestando—

Él ya las sabia todas.

“Profesor…”

“Epherene, yo veo la verdad.”

Declaro Deculein. Los hombros de Epherene se estremecieron; ella levantó la vista y lo miró a los ojos.

“…….”

En ese momento, sus preocupaciones se volvieron certeras.

Sus ojos, con pupilas de indescriptible profundidad, fluían con un determinado resplandor como si él ya no fuera más humano, con una ‘energía’ mágica superior. Los pelos de todo su cuerpo se le erizaron.

“Ya sabes estoy muriendo. Con la venida de la muerte iluminándome, todo se ha vuelto más fácil de comprender.”

Mientras las palabras de Deculein continuaban, el rostro de Epherene gradualmente se oscureció. Sus ojos se abrieron más grande y sus labios fuertemente cerrados se estremecieron.

“El poder para ‘Comprender’ el mundo y su razón. Se ha convertido en una habilidad. Esta habilidad continuara avanzando por sí misma.”

Por otro lado, una pequeña sonrisa apareció en los labios de Deculein. Como consolando a Epherene. Todo está bien.

Con tal en un tono muy gentil que él nunca había mostrado antes.

“Y finalmente, este se tragará mi mentalidad, intentando egoístamente volver a entender y comprender todo.”

Él estiro su mano. Sus suaves dedos gentilmente tocaron sus cejas y acariciaron sus mejillas.

“Epherene. Los Gigantes no podían coexistir con los humanos. ¿Sabes por qué?”

Una pregunta dulce.

Era tan cálido y extrañamente muy triste.

“… Sí.”

Epherene asintió. Incluso una simple sílaba de su voz tembló como si la ola de una marea se estuviera levantando en su pecho, incluso a pesar de sus esfuerzos de suprimir esto, ella pregunto.

“Un sabio… nunca puede ser feliz.”

Epherene era consciente.

Un hombre que sabe todo no puede ser contenido/satisfecho.

La sabiduría nunca podrá hacer a una persona feliz.

Los más felices son los más ignorantes y quizás los más infelices son los más conocedores quienes ‘saben todo’.

“Correcto.”

Seguidamente, Deculein sonrió tan brillante como el sol.

La respuesta correcta — fue respondida.

“… Por supuesto.”

Epherene frunció los labios mientras ella intentaba parecer sarcástica y indiferente con su respuesta.

“No importa cuánto lo intente, es inútil, ¿No es así? El Profesor no…”

El amor entre un humano y un gigante no se puede lograrse.

Simplemente porque los gigantes no pueden amar a los humanos, tal como un humano no puede amar a una hormiga.

En tal caso, ¿Es la persona llamada Epherene solo una mera hormiga para Deculein ahora?

“No.”

De repente él negó con la cabeza. Como si el supiera sus preocupaciones por adelantado, como si sus miedos fueran innecesarios.

“Aun te veo, te puedo ver a ti, mi discípula, en mi todo.”

“… su todo.”

“Sí.”

Epherene vacilo, metió sus manos en los bolsillos de su túnica y comenzó a juguetear con el acero de madera.

El acero que el Profesor le había dado una vez a ella.

Ella pregunto mientras sostenía esta en sus manos —tartamudeando y con cuidado.

“El perfecto, el perfecto Profesor… dijo, ¿qué? Que significa en ‘todo’. Eso… que significa?”

Después de preguntar esa pregunta, Epherene sintió una moderada vergüenza por primera vez en mucho tiempo.

Ella ya había crecido y tenia la edad y el status de una ‘Archimaga’, pero ante Deculein, ella volvió a ser la joven y estúpida Epherene quien solo causo accidentes en la Torre Mágica hace mucho tiempo

“… Jaja.”

Deculein se rió en silencio por un momento.

“Mírame.”

“… ¿Huh? ¿Mirar al Profesor?”

“Sí, como tú me conoces. Solo tú me has visto, completamente.”

“¿…?”

Epherene no sabía lo que quería decir.

Pero esto no se sentía mal. Las emociones contenidas dentro de las palabras de Deculein causaron resonancia en el sonido de sus palabras.

“Desde el principio hasta el final.”

Dijo Deculein.

Desde el principio, los colores de Kim Woo Jin era aún muy oscuros, luego de días cuando él se asimilo en Deculein, hasta ahora, donde ninguna parte de Deculein ni de Kim Woo Jin puede ser separado.

“Epherene, tú y yo estuvimos juntos.”

La persona llamada Epherene es la única persona quien ha estado con su siempre cambiante vida desde el principio hasta el final.

“Así que, lo que tú ves, es quien soy.”

“…”

Por supuesto, Epherene no puede exactamente comprender lo que reside en lo profundo de su corazón. Pero hay una vaga aceptación.

Pero eso no importaba.

Eso es lo que el Profesor le está diciendo.

Le está diciendo que ella es la persona con quien compartió desde el principio hasta el final y que ella es una preciosa existencia.

“… Profesor, ¿Usted recuerda aquellos días?”

Epherene se humedeció los labios y sacó el acero de madera que ella sostenía en una mano y una varita en la otra mano.

“Estas son mis cosas más preciadas.”

El acero de madera en una mano y la varita en la otra.

“Este también.”

También, el brazalete que llevaba en su muñeca.

Ya estaba roto, pero era un recuerdo de su padre que al que se adhería con fuerza.

“¿Qué le parece? Venga y eche un vistazo.”

“Um…”

“yap.”

Pretendiendo mostrárselo, ella envolvió sus brazos alrededor del cuello de Deculein mientras se acercaba para verlo. Ella forzó su rostro contra su pecho.

Haa—

Hubo un sonido cálido, pero el Profesor no entro en pánico. Solo le pregunto casualmente.

“… ¿No lo odias?”

Skydark: Ósea le pregunta Deculein si no odia a su padre…

¿No lo odias?

¿Cómo no odiar al padre quien la abandonó y usó?

“No puedo odiarlo. Él aún sigue siendo mi padre.”

Epherene ahora lo sabía.

El pasado dependía enteramente de su percepción.

Todas las cosas ‘real’ están en el presente después de todo.

“¿Cómo puedo odiar a la persona quien me dio la vida? Él es el padre quien me trajo al mundo.”

Epherene miró el rostro de Deculein.

Ella abrazándolo con fuerza, con su rostro ligeramente desconcertado.

¿Está restringiéndose a sí mismo de usar el poder de la comprensión? O es quizás una emoción que no puede ser comprendida.

“Además, gracias a mi padre.”

Él era tan lindo con su inusual apariencia de vergüenza, y ella sonreía con mucha felicidad.

“Es que puedo amar. Todo del Profesor.”

Epherene confesó su genuino sentimiento.

 

#5.  1 año.

 

1 año.

El tiempo prometido pasó bastante rápido.

La energía del tiempo dentro de Locralen aún seguía siendo el mismo, pero nuestro tiempo pasó con demasiada rapidez.

Rápido y sin piedad.

“Incluso después de convertirme en Archimaga, hay bastantes cosas por aprender.”

Desafortunadamente, no hay muchas cosas que hacer en un espacio donde el tiempo está estancado.

Ellos no pueden hacer crecer algo juntos aquí, ellos no pueden hacer nada divertido juntos….. o sí?

El resto es un secreto.

De todos modos.

En un mundo donde ellos estaban solos, en el silencio donde nada se mueve, solo estando juntos así era suficiente para Epherene.

… era dulce.

“¿Es así?”

Dijo Deculein.

Ahora, los dos estaban sentados uno al lado del otro en los archivos dentro del sótano de Locralen, escribiendo algo.

“Si. No puedo recordar la historia muy bien. No sé cómo Sylvia escribió eso tan bien.”

Hace tres meses. Epherene comenzó a escribir. Era un diario y al mismo tiempo una novela. Era un tipo de novela autobiográfica.

“¿Le gustaría verlo, Profesor?”

Escribir es una de las cosas que podía hacer con su Profesor.

Con esto, ella podía compartir sus pensamientos y mostrar las historias de su corazón al Profesor.

A diferencia de la magia, la literatura no tiene una respuesta.

“Me falta poco. Ya casi termino…”

Sin embargo, el final no está completamente escrito.

El final podría ser conocido por Deculein, por ella, y por todos.

El final sería inevitablemente una ‘separación’.

Ella y Deculein tenían que separarse al final.

Ese final, el cual es tan obvio, no es escrito.

Ella no quería escribirlo.

“¿Negligencia magia?”

Deculein, se sentó al lado de ella, preguntando. Epherene entrecerró los ojos.

“……no seas como Demakan. Logro e iluminación deben ser sus límites.”

“No importa por que no puedes romper tus limites sin importar cuanto lo intentes.”

“¿Que?”

Un año había pasado, sin embargo, ella aun no estaba acostumbrada a este trato infantil.

Oh, por supuesto, eso no quiere decir que esto fuera desagradable. Aun si ella regresara al mundo ahora, todos tendrían dificultades para tratar con ella.

El tratamiento que a ella le gustaría recibir, no le gustaría. Una idiota a quien no le gustaría recibir incluso si ella quisiera.

Porque todos esos momentos eran preciosos.

“Hmph.”

Ella resopló y agarró un lápiz. Luego preguntó con una burla.

“¿Completo la teoría?”

“Sí.”

Respondió Deculein al instante. Como si lo hubiera esperado, le dio un libro que ya había sido encuadernado. Kkukkuk — él presiono su hombro con la esquina de este libro.

… ella no debió haber preguntado.

“Lo terminé anoche. Lo sabrás cuando lo veas.”

Epherene miro la portada. El título era [Partículas del tiempo].

A los ojos de los demás, ¿Este título se vería más como una novela que como una Teoría Mágica? Un libro que les gustaría leer.

“… Sí, voy a echar un vistazo.”

Pero tan solo al revelarse el primer capítulo, al leer la introducción, y si el lector es un Archimago como ella, lo sabrás.

De hecho, la inteligencia de Deculein ya ha trascendido el mundo.

Él ya se había convertido en un gigante y esta dejando los reinos de un ser humano.

“Las partículas del tiempo es un destructor como no lo es…”

Su propósito es tan simple que puede ser resumido en una sola oración, pero la teoría satisface esa simplicidad que es un avance y un contraargumento que tuerce las leyes del mundo y anula la providencia, con cálculos y ajustes tan precisos que te ponen la piel de gallina.

“Es simple.”

Estaba un poco triste, pero Epherene sonrió con confianza.

“De hecho. Epherene, solo tu talento puede hacer esto. Solo tú, quien puede manipular el tiempo.”

La teoría de Deculein es definitivamente la maximización del talento de Epherene. El misterio de las ‘partículas’ y la explosión de la energía del tiempo de todo Kaidezite dentro de Locralen con una magia del tiempo de ‘gran escala’.

Un ‘milagro’ desde la perspectiva de un humano.

“Si. Puedo hacer esto.”

Epherene declaro.

Ella no leyó atravez de toda su teoría, no tenía que hacerlo.

“Pienso, que esto me tomara un tiempo comprenderlo. Ya que las teorías del Profesor siempre son perfectas.”

En ese momento, los labios de Deculein se crisparon. Debió haberle gustado su confianza.

“Entonces… “

Epherene apoyó la cabeza en el hombro de Deculein, quien estaba sentada a lado de él. Deculein no la rechazó.

“… ¿Tres meses?”

Ella pidió con cautela. ¿Tres meses serían suficiente tiempo para que ella lo comprendiera?

Luego él hizo que ella envolviera sus brazos alrededor de su cintura.

“Um…”

Pero ella estaba preocupada. Estaba siendo demasiada egoísta para querer tiempo para intentar hacer que él se enamore de ella. Porque, durante ese tiempo, hay una posibilidad de que Deculein sea erosionado por su poder.

“No, solo dame un mes—”

“Tómate esos tres meses.”

Así que, ella intento corregirse a sí misma, pero Deculein la corto, diciéndole que tome los tres meses. Epherene lo miro con una cara de sorpresa.

“… ¿estas seguro? ¿Tres meses?”

Él sonrió a la pregunta estupefacta de Epherene.

“Puedo soportarlo. Porque tú estás conmigo.”

En ese momento, Epherene se abalanzo hacia sus labios.

Como una hechicera combativa, agresiva,  ella se fue de frente con un….

——muack.

 

#6.  Tres meses.

 

Durante tres meses, Epherene estudió la magia de Deculein. Ella tomó esto con certeza y pleno entendimiento.

Debido a que la teoría de Deculein estaba explícitamente diseñada para Epherene, todo desde la lógica esta explicada hasta como está formada es entendible.

“…tú puedes.”

Ahora puedes. Con su habilidad, ella puede plasmar sus milagros con las cualidades de una Archimaga quien ya está en completa floración y desbordante.

Ella puede reducir los cientos de años de Kaidezite a un año y tres meses a más.

Sin embargo…

“Si nos separamos así.”

El techo de Locralen, donde la energía del tiempo fluye, Epherene estaba de pie con Deculein.

Ella lo miró con una cara un poco triste, incapaz de ocultar su arrepentimiento.

“¿Podre verle nuevamente?”

El tiempo no fluye por incluso un solo segundo, aun con cada segundo que no pasa es precioso.

Ella ya extrañaba cada momento, y no quería alejarse del Deculein que ella había visto antes con sus propios ojos.

“No pienso nunca darme por vencida.”

Durante un año y tres meses, esos momentos estancados están grabados en el corazón de Epherene, en su joven corazón y en sus ojos; lo que vieron nunca lo olvidaran.

“Profesor… ¿está bien morir así?”

Deculein miró a Epherene en silencio.

Estaba mirando, mirando cada pulgada de su rostro que se había vuelto adulta. Epherene, embarazosa, frunció los labios y agacho la cabeza.

“Quiero morir como un humano.”

Dijo.

“Como un humano como usted, como yo.”

Él quería esto. Sin ser engullido por la Comprensión o influencia por su autoridad, él quiere dormir pacíficamente como Deculein, como Kim Woo-Jin.

Conocía este sentimiento, Epherene lloro en silencio. Elle dio un paso más cerca de él.

“… Profesor.”

Ella lo miro desde una distancia en la cual su nariz podría tocar su pecho.

“El tiempo es el amigo del hombre. Te hace olvidar todas tus penas.”

Como una Archimaga que una vez lidió con el tiempo y aún maneja el tiempo, Epherene no odia el tiempo.

“Pero… incluso si el tiempo llega a pasar y mi cabello se vuelve blanco, y mi vida se vuelve corta.”

Ella entrelazo sus manos hacia su pecho.

Recordó de repente lo que Deculein le dijo hace 1 año.

Las palabras en la que yo fui la única persona con quien compartió su comienzo y su final.

“¿Alguna vez podre olvidar al Profesor?”

Al igual para ella misma.

La persona quien ha estado con él desde el principio, cuando ella fue la más tonta, hasta ahora.

El maestro quien le enseño su magia, la preparo, le enseño su vida y los sentimientos y quien le permitió descubrir quién era Epherene.

“Tan solo verle así es abrumador. Es usted quien me permitió descubrirme a mí misma…”

Él está ahora también aquí por ella; en su final, vino a Locralen para pasar un tiempo junto a ella. Mientra consumía el poco tiempo que le quedaba por ella como un Deculein intacto.

“……..¿Como puedo olvidarlo?”

Por lo tanto, a un verdadero benefactor.

El amado de Epherene.

“¿Cómo podría incluso realmente olvidar al Profesor?”

Con el tiempo podrá, ¿Sera capaz de olvidarlo?

¿Puedo solo el tiempo borrarlo?

Epherene pregunto así, pero Deculein no dijo nada. Él solo puso su mano sobre su cabeza.

“Has crecido mucho.”

¿Estaba midiendo su altura?

Ante sus palabras, Epherene asintió voltariamente.

Ya que ella creció bastante en tan poco tiempo comparado al pasado cuando ella era joven, ella había cambiado bastante desde aquella niña.

“Tus pensamientos también han madurado mucho. Pero aun puedo ver tus estupideces.”

Estupideces— sin saberlo, una sonrisa se mostró en su boca.

Realmente, es la única persona quien puede llenarle estúpida.

“El tiempo te ha cambiado. Has madurado.”

“… Ah.”

Madurado.

Para Deculein puede ser solo un comentario casual, pero para Epherene tiene un leve significado diferente.

Porque fue Deculein quien le dijo esto.

Él es el Profesor quien la ha estado viendo desde aquel tiempo cuando ella no era una adulta aun o no se consideraba así misma como una.

“Te has convertido en una respetable maga.”

Dijo Deculein. Con su mano restante en la corona de su cabeza moviéndolo suavemente.

Acariciándola, admirándola o incluso tal vez amándola.

¿Podría incluso el amor ser una ilusión?

… De todos modos.

“Eres mi discípula. Ese hecho nunca cambiara. Sin importar cuanto tiempo pase.”

Llamándola su discípula, Deculein sonrió.

En ese momento, algo surgió desde lo más profundo de su corazón, y creció una cierta plenitud, pero estaría mintiendo si ella dijera que no estaba decepcionada.

Porque ella aun era solo una discípula.

“… Sí.”

Epherene también sonrió. Sniff— pero ella esnifo sin darse cuenta, y por alguna razón, su boca la sentía salada.

En este punto, lagrimas comenzaron a verse en sus ojos.

De repente, lagrimas repentinamente comenzaron a salir.

“Esto es suficiente…”

Aun ella, no estaba segura si sus lagrimas eran por lo que estaba sonriendo o si su sonrisa estaba produciendo estas lágrimas.

Epherene asintió. Con determinación, se golpeó el pecho.

“Creo que puedo pensar en ello como ser amada.”

Amada.

Como amor, aunque no debe haber sido amor hacia el sexo opuesto, pero al menos esto era ‘amor’.

¿No es todo lo relacionado al amor lo mismo?

“… Sí.”

Dijo Deculein en acuerdo.

Incluso si él no estuviera de acuerdo, esto podría pensar como su consentimiento.

“Si, Entonces…ya, ya estoy lista.”

En el techo de Locralen, un círculo mágico fue construido. La formula diseñado por Deculein fue creada por el mana de Epherene.

“¿Empezamos ahora?”

Preguntó Epherene.

Ella comenzó a reunir el mana dentro de su cuerpo para manifestar el ridículo milagro de la ‘Particularización del Tiempo’.

“Sí.”

Deculein sonrió. Luego le tendió la mano. Como si captara eso.

Epherene tomó la mano con mucho gusto. Entrelazó sus dedos suavemente.

“… esto fue un trabajo bastante difícil lo hiciste bien.”

Sintió un hormigueo en el estómago ante las palabras de Deculein. Epherene no podía mantenerse en pie.

“Yo… ¡ugh!”

Ella rápidamente corrió a sus brazos. Lo abrazó con fuerza alrededor de su cintura. Lo miró desde su amplio pecho y lloró.

“Realmente…”

Mientras lloraba tan fuerte, su energía mágica se reunía para realizar el milagro…

“….Profesor.”

Se enterró en el pecho de Deculein.

Esta persona llamada Deculein, en quien ella confía lo amara por siempre, enterrada en su corazón.

 

#7.  Palacio Imperial

 

Dentro del Palacio Imperial, sin la cámara interna del Emperador, Sophien admiraba una pintura y una escultura.

La pintura era de un mago desconocido y la otra era una escultura de Julie.

Ambos eran tan hermosos que era imposible de notar la diferencia.

Aun así, Sophien dio una sincera evaluación mientras jugueteaba con su barbilla para determinar cuál era superior y cual era inferior…

Hu~—

En ese momento, escucho el susurro de una carta.

Un mana de repente desde lo más lejano.

E incluso antes de leer todo el reporte, Sophien ya se había dando cuenta de a quien pertenecía.

“Locralen ha caído.”

Locralen.  La famosa ubicación que es conocida como el “Cruce de los Tiempo,” al cual ella había prestado una buena cantidad de atención y concentración, había colapsado.

Eso era algo bueno…

Si Locralen se dejaba solo, este habría sido otra semilla de destrucción.

“…entonces.”

Sophien sonrió.

“Llego la hora.”

El Emperador sabía lo que sucedió en Locralen.

Por supuesto, no sabía qué tipo de sentimientos fueron intercambiados, entre Epherene y Deculein, o la cosa especifica que sucedió, pero estaba de hecho muy celosa.

“Ahan.”

Sophien llamó a Ahan. Ahan, que estaba sirviendo té a su lado, rápidamente se inclinó y respondió.

“Si, su Majestad.”

“Llama a Lia.”

Ante esas palabras, Ahan parecía bastante sorprendida, pero calmadamente siguió las órdenes del Emperador.

“Sí, Su Majestad. ¿Qué le debería transmitir?”

“Dile esto.”

Bebiendo té negro en una taza y masticando los refrigerios colocados junto a ella con dignidad, Sophien sonrió con amargura con una profunda sonrisa.

“Creo que sé dónde está Deculein. Ven, vamos a verlo…”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente