Capítulo 357 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior

#1.  En la Oficina de Yukline

 

Yeriel, la cabeza de la familia, quien estaba a cargo de manejar los asuntos de la familia, movía las manos a una velocidad invisible.

Había muchos tipos de ‘trabajos’. Los reportes de varios de los negocios de Yukline, los caballeros de la familia, los establos, los planes futuros y sus presupuestos, recompensas por logros, sanciones por violaciones de los vasallos, etc etc…

Yeriel los inspeccionó, juzgo, reunió la evidencia y haría esto personalmente.

Así que ni una sola mancha permanecerá en Yukline, y la dirección de momento no debería desviarse.

Para que Yukline pueda elevarse sobre este Continente y volverse más grande.

“…tal así, una sola palabra, o una sola señal mía, moverá billones de Elnes.”

Así, Yeriel — no.

La ‘cabeza de Yukline’ es un gigante en el Continente que puede manejar billones de Elnes al día y tenía que volverse una persona difícil tratar.

“Pero siempre estoy molesta.”

Porque estaba muy irritada.

La posición de la cabeza de Yukline también es una de estatus, pero su personalidad, que es bastante sensible y exigente, es cautelosa incluso con Delric, el comandante de los Caballeros del Palacio Imperial.

“La gente ni siquiera sabe que hubo un fin.”

Yeriel tenía sus propias razones.

Esto se debía a que todas las personas del continente no lo sabían.

El hecho de que este Continente ya ha sido destruido y regenerado.

“Para ellos, [Fuera del mundo] no es más que una táctica demoníaca utilizada por Deculein. Sylvia es el sol que los salvó de esa prisión o algo así.”

[Fuera del mundo], es la Gran Magia manifestada por el malvado Deculein con la ayuda del Altar, que el continente y todas estas personas quedaron atrapados en ello y casi matados, y que apenas sobrevivieron gracias a Sylvia.

Una historia errónea.

“¿Acaso esto tiene sentido?”

Yeriel miró fijamente frente a ella. Golpeó el escritorio y distorsionó la arrogancia ante ella.

“Jaja… no hay nada que pueda hacer.”

El sujeto quien recibió esa ira, Lia, sólo sonrió amargamente y se rascó el cuello.

“Ya que el Profesor mismo lo quiso así.”

“… Sí, pero, aun así.”

Yeriel hizo un puchero con los labios.

“De todos modos. Aun no lo encontraste, ¿verdad?”

“Sí. Aun no.”

“Si tú no puedes encontrarlo, nadie será capaz de encontrarlo.”

En la historia del Imperio, a los únicos con Titulo de Caballeros que fueron reconocidos oficialmente por la Familia Imperial fueron ‘Red Garnet’. Ellos, quienes fueron nada menos que los héroes del Continente, Yeriel, y el Emperador les encomendaron la misma misión.

Encontrar a Deculein.

“¿A dónde demonios fue?”

Yeriel refunfuñó y miró por la ventana.

El cielo en Yukline estaba despejado. En el suelo más fértil, el territorio el cual había crecido más comercialmente y científicamente, es la segunda ciudad imperial más grande después de la capital.

Todo esto es gracias al legado de Deculein.

Gracias al conocimiento que había dejado en el faro.

“Él no está muerto—”

“Él está vivo.”

Lia detuvo la preocupación de Yeriel.

“… ¿huh?”

Lia la miro con profunda convicción: Los labios de Yeriel se torcieron.

“Si, entonces, ¿Dónde demonios esta?”

“Pero Yeriel, ¿Qué harías si el Profesor aun estuviera vivo?”

Preguntó Lia. Yeriel respondió inmediatamente.

“Lo protegeré hasta sus últimos momentos.”

Últimos momentos.

Yeriel lo sabía.

Que Deculein, después de todo, no podía sobrevivir.

Aunque Deculein estuviera vivo y respirando en este momento, su tiempo era limitado.

“Quiero estar con él hasta su último momento. Quiero mostrarle este Yukline.”

“… Ya veo.”

Lia le dio una pequeña sonrisa. Verla así, Yeriel levanto las cejas.

“Y ¿tú?”

“¿Huh?”

Yeriel señaló con el dedo a Lia.

“¿Qué harás cuando veas a Deculein?”

“…”

Lia reflexionó por un momento sin decir una palabra, luego de repente, miró arriba al aire.

Un carácter particular apareció siendo invisible para Yeriel, pero era claramente visible para la retina de Lia.

Victoria.

La Quest principal había sido completada con la desaparición del jefe final. La recompensa evidente era un ‘ticket’.

¿Qué tipo de ticket era este? ¿Un ticket para un parque de atracciones, un ticket para un club o un buffet, o es ticket que enviara de regreso a la ‘tierra’?

Lia aun lo tenía con ella.

“Yo… yo no sé. Tan solo, hay muchas cosas. Hay cosas que quiero hacer y hay cosas que quiero preguntarle.”

“¿Cuales?”

Yeriel entrecerró los ojos. Parecía sospechar sin razón.

“Si, algo así.”

Lo que quería preguntarle era por qué le dio el diario.

Lo que yo quería hacer es …

“Y, ¿Qué planeas hacer luego de que lo encuentres? ¿Permanecerás como aventurera?”

Lia sonrió amargamente sin decir una palabra. Yeriel parpadeó.

“¿Por qué? ¿Tienes otros planes?”

“Sí. Quiero pensar sobre ello.”

Lia había pasado bastante tiempo en este Continente.

Sin embargo, ahora tiene un ticket y puede vagamente predecir a donde este ticket la llevaría.

El único problema es que solo hay un ticket.

“Y porque la persona que amo podría estar aquí.”

En la mente de Lia, la última imagen de Deculein todavía estaba clara.

Su rostro, quien lo consideraba un niño, y su apariencia, que parecía parecerse tanto a Kim Woo Jin, esto aun permanecía en su retina.

“¿Amas?”

“Sí. Si es esa persona.”

Así que.

Si, por casualidad.

Lo encuentro, y él es Kim Woo Jin.

Y, su muerte no puede ser evitada en este Continente.

“Tengo algo que quiero darle.”

Voy a darle este ticket.

 

#2.  En el Desierto

 

En un desierto lleno de vientos fuertes.

En el lugar donde la arena espesa te atrapa las piernas y la alta temperatura del maná quema tu piel, y una colina desolada donde las huellas humanas no permanecen mucho tiempo.

Había un hombre que lo atravesaba casualmente.

Paso a paso, había un hombre que se hundía en la tierra haciéndole parecer como si se derritiera en el calor.

Como él caminaba en silencio, de repente escaneo su alrededor.

El lejano sol, la luz ardiente sobrecalentándolo, el horizonte vacío e infinitamente abierto. Con un pie, pisó su sombra que colgaba sobre el suelo escarlata.

Entonces…

Shooaaaa

Sopló un viento claro. Era una corriente de aire que estaba empapada en  Mana. Esta brillaba como la luz de una estrella, revelando un ‘lugar’ oculto en este desierto.

Era una cabaña.

Una vivienda sencilla hecha sólo de madera.

“… ¿Estás dentro?”

Mientras preguntaba, el hombre abrió la puerta de madera empujándola para adentro.

Kikik—Más allá de ese crujido al abrir esta es una cabaña impecable y Limpio sin una mota de polvo.

Después de todo, era así como le gustaba.

“Adelante.”

El hombre, quien murmuro un poco,  colgó su túnica y turbante aislante en el colgador y se sentó en una silla.

“¿Viniste?”

Una voz de repente lo llamo. El hombre miró alrededor y sonrió.

Con lentes en el puente de su nariz y llevando una túnica negra, leía un libro — el mas grande villano de esta era.

El siervo más infame del Altar incluso registrado en los libros, el enemigo común del Continente y un villano merecedor de muerte.

“Deculein. Tiempo sin verte.”

Deculein von Grahan Yukline.

No, ya no era más un noble, así que no era necesario mencionar la última parte.

“Sí, ha sido bastante tiempo desde que lo vi, su alteza Kreto.”

Sin embargo, la apariencia de Deculein, a la cual Kreto enfrentaba, reflejaban restos mortales.

Con un cuerpo el cual pronto moriría, en un Continente donde todos sus habitantes lo resienten y lo odian, esperando solo a que llegue sus ‘últimos días’, él aún conserva su apariencia, el cual es más noble como ningún otro.

“¿Qué sucedió con Quay?”

Ante la pregunta de Deculein, Kreto le dio una irónica sonrisa.

“Murió.”

Quay murió.

Él defendió a Kreto en el momento en que el Continente fue destruido. La muñeca que lo manifestaba se convirtió en arcilla. Kreto disperso sus restos en el mar.

Quay murió así, pero dentro de Kreto, extraños sentimiento perduraron.

Sintió una sensación de vacío y al mismo tiempo una sensación de alivio.

“Cuando él murió, sentí como si una parte de mi hubiera ido.”

“¿Es así?”

“Sí. De alguna manera, él parecía satisfecho en sus últimos momentos. Parecía que finalmente había sido capaz de conciliar sus penas.”

Kreto miró a Deculein. Deculein se acercó y se sentó frente a Kreto.

“Ya veo.”

Respondió Deculein como si esto no fuera nada.

Kreto le preguntó, como si ya supiera que esto no era nada.

“Deberías saber la respuesta que estoy buscando.”

La respuesta que él estaba buscando.

¿Cuál es el origen de estos ‘extraños sentimientos’ que Kreto sintió por Quay?

“Esa es la única razón por la que vine a ti.”

Cuando Kreto recordaba a Quay, su emoción siempre se desbordaba.

Kreto quería conocer la verdadera naturaleza de su corazón, el cual no podía explicarse como simple compasión o simpatía, y que no podía comprender en absoluto.

“Su Alteza.”

Deculein le sonrió.

“¿Por qué me pide una respuesta que su Alteza ya tiene?”

La voz suave de Deculein hizo que se arrugara la frente de Kreto.

Con resentimiento, Kreto preguntó.

“… que respuesta tengo.”

“Sí. El nombre de Majestad Kreto dado, y la vida que su Majestad ha tomado, esa es su respuesta, su Majestad.”

—— No hay otra razón por la cual Quay salvó a Su Alteza.

A las palabras de Deculein,  Kreto cayó en una profunda reflexión.

El crujido de las tablas de madera de la cabaña y la tormenta de arena golpeando contra la ventana, por un largo tiempo.

Así de bajo y silencio, bruñe en su cabeza y de repente estalla  en una derrotada risa.

“Pfft. ¿Es así?”

De hecho, el propio Kreto ya tenía alguna idea.

El nombre Kreto era, por supuesto, el comienzo, había innumerables similitudes de sus sentimientos lo sintió de hecho ahora en este continente.

“¿Si tuviera un hijo y lo perdiera un día, es así como me sentiría?”

Dijo Kreto.

Deculein negó con la cabeza diciendo.

“Ese es un sentimiento que aún no experimento.”

“… ¿Es así?”

Kreto sonrió y miró el escritorio. Las varitas estaban prolijamente ordenadas.

De repente, una idea le vino a la mente.

“¿Vas a ir a Locralen ahora?”

Locralen.

El día prometido había llegado, Deculein iría allí ahora. La dueña de Locralen, en Locralen, estará esperando por él en el pasado y le abriría la puerta.

Después de eso, continuaría como todos recuerdan.

Porque el nudo debía ser atado sin una pulgada de error.

“… Sí.”

Deculein sonrió levemente.

 

# 3. Locralen

 

… Epherene estaba en Locralen.

Un plan era desmantelar Kaidezite como una Archimaga y soportar 385 años en este espacio limitado, eso son, 140.525 días, o 3.372.600 horas.

Solo había una recompensa por aguantar tanto tiempo, un simple encuentro.

En este Locralen, Epherene se encontraría con el Deculein del pasado y a su yo más joven, y debería estar satisfecha con eso.

Reunirse con la persona que pensó que nunca volvería a ver.

Ser capaz de ver su rostro, abrazarlo en sus brazos y poder hablar con él.

Era una felicidad tan plena y absurda que no se atrevía a esperar más que eso.

——Por cierto.

“… Gracias.”

Epherene no sabía cuántas veces ya había dicho esto. En Locralen, lleno con la energía del tiempo, ella lo miro a él, al quien permanecía con ella; Esto era como un sueño.

“Profesor.”

“No tienes nada por cual agradecerme.”

Dijo Deculein.

Epherene estaba sorprendida por lo que dijo él. Era terrorífico que él  aun pueda moverse e incluso más increíble que ella estuviera frente a él en carne y hueso.

“¿Sabe usted cuántos años han pasado?”

“No me importa.”

Su forma abrupta de hablar, la forma en que caminaba y miraba la escena de Locralen.

Era como usualmente miraba las cosas.

Parecía tan nostálgico que casi lloró.

“¿Dónde ha estado todo este tiempo? No, ¿Cuánto tiempo le queda al Profesor?”

“No necesitas saberlo.”

Dijo Deculein.

Aun manteniéndolo para si mismo, pero esto no asunto de Epherene. Y como un pequeño conejo, ella rápidamente siguió a Deculein por detrás.

“¿Qué es lo que va hacer? ¿Los 385 años?”

Así que ella pregunto.

Deculein que iba por delante se detuvo.

Hablo, frente a Epherene, dentro de Locralen, un lugar lleno con la energía del tiempo y intersecciones de tiempo donde todo se ha detenido.

“Debemos encontrar una manera de hacer que el tiempo pase.”

“…”

Esas palabras desconcertaron a Epherene.

Por supuesto, eso parecía ser más como es Deculein que cualquier otra persona, pero para Epherene esto era un poco—

“¿No vamos a pasar los 385 años aquí?”

Epherene pregunto a Deculein haciendo un puchero.

“No, Epherene.”

Entonces dijo, Deculein con una sonrisa.

Por supuesto, Epherene también lo sabía.

Junto a Deculein, ellos podían encontrar una forma de salir de esta energía espacio-temporal.

Desde hace mucho tiempo, las cosas que eran imposibles para ella y las cosas que todos decían que eran imposibles, habían sido siempre logrados con el Profesor.

“…….esto será difícil.”

Epherene murmuró en voz baja.

Ahora que Deculein está aquí, y con 385 años.

Incluso esos eones se verían como un prevé momento al lado de la persona que ama.

“¿Difícil?”

Preguntó Deculein, frunciendo el ceño.

“Sí. Cuando se trata de descomponer la energía del tiempo, tengo mucha más experiencia que usted. Y esto es imposible para mí.”

“No, yo ya creo conocer la solución.”

“… ¿Huh?”

Seguidamente, Deculein pone su mano sobre el hombro de Epherene.

Thump—

Esto era meramente un toque gentil de su mano, pero aun así el corazón de Epherene estaba estremeciéndose.

“Epherene. Puedes ver esta esencia. Desmantelar un espacio mágico como este no será una tarea fácil. Seguramente, yo requeriré de tu ayuda.”

“……”

Yo requeriré de tu ayuda.

Con esa única oración, Epherene se volvió animada.

“Cálmate, Epherene. No podemos permanecer aquí los 385 años.”

Deculein palmeo su espalda para regresarla a la realidad, esto causo que Epherene sienta ligeramente romperse su corazón.

“… ¿Por qué no? Aquí, el tiempo esta congelado. Usted nunca envejecerá, y no morirá.”

“No. Aquí dentro, tú puedes envejecer y morir.”

“Cómo—”

“Nuestra mentalidad será desgastada.”

Tal como Deculein dijo, los 385 años es mucho tiempo, ese es un tiempo que ningún mago puede fácilmente soportar.

“Soportar 385 años aquí es como estar aislado del mundo. Si pasas los 385 años aquí, ¿Serás capaz de enfrentar un mundo que no ha cambiado por incluso un segundo durante esos 385 años?¿Serás capas de comunicarte con las personas de ese mundo?”

100 años es el tiempo que le toma a un recién nacido para volverse anciano.

Un recién nacido no puede comunicarse con el anciano, y una comunicación emocional entre los dos es simplemente imposible.

Epherene estará aislada como ‘una quien no pertenece a este mundo’.

Al igual que Demakan, será degenerada a una existencia que está fuera de contacto con el mundo.

“Vine aquí para asegurarme de que eso no suceda contigo. Vine a ayudarte.”

“… Pero. El Profesor estará conmigo.”

Epherene respondió tímidamente. Deculein sonrió.

“Esos 385 años, Epherene. No los subestimes. Ningún ser humano ha permanecido igual después de 385 años. Tus sentimientos por mí definitivamente cambiaran.”

“… pft.”

En ese momento, Epherene involuntariamente se rió. Le saco la lengua mientras miraba a Deculein.

“Qué dijiste.”

“… Qué?”

Mientras Deculein entrecerraba los ojos, Epherene tomo un profundo respiro y se puso detrás de él. Negó con la cabeza y sacó el pecho con orgullo.

“Estoy segura de eso.”

“¿Segura?”

“Sí.”

Epherene dijo mientras golpeaba su pecho.

“Eso no cambiara, eso puedo asegurarte.”

“…”

Como si la apariencia fuera increíble, quizás un poco linda, Deculein sonrió.

“Así que.”

Solo por un momento, mientras apuntaba por esa brecha.

Epherene se acercó a Deculein.

Revoloteando su largo cabello, ella se clavó directamente en los brazos de Deculein, quien fue atrapado por sorpresa, y envolvió sus brazos alrededor de su cintura, enterrando su cabeza dentro de su pecho…

Phut—

Ella abrazó a Deculein.

“Dejare este desliz.”

Dijo Deculein mientras acariciaba su cabeza.

Deculein suspiro.

Un espacio congelado. En Locralen,  donde el tiempo no pasa y el silencio es predominante, solo Epherene y Deculein existen.

“¿Qué es lo vas a hacer?”

Después de un momento de silencio, preguntó Deculein. Epherene lo miró a él, quien tenía los ojos cerrados.

“¿Qué …?”

Ante una pregunta cuidadosa, Deculein le respondió en suavemente.

“Puedo esperar contigo.

“Todo el tiempo que quieras. Puedo pasar el tiempo aquí contigo.”

En ese momento, el rostro de Epherene se iluminó… y trató de recuperar la compostura.

“¿Tanto como yo quiera?”

Ella preguntó, mirando a los ojos de Deculein. Deculein asintió en silencio.

“Hasta que estés lista.”

Este era un ofrecimiento realmente seductor.

Y, Deculein—

“Profesor, no le queda mucho tiempo, ¿no es así?”

Deculein, quien vino a este lugar, está a un parpadeo de la muerte.

Aquí en Locralen, puede vivir cientos de años, pero si saliera de aquí…

“… usted va a morir pronto.”

Su tono era melancólico y empapado en tristeza.

Por el contrario, Deculein sonrió brillantemente.

“Todo está bien.”

Epherene lo miró con ojos insatisfechos.

Jiiiiing— su mirado lo perforo como un láser, -singh.

Dejó escapar un suspiro, ella lo abrazó un poco más fuerte.

“… 1 año.”

Dijo Epherene.

“Probablemente dentro de 1 año, el Profesor será capaz de formular una teoría, y seré capaz de implementar esta.”

“Entonces vamos a comenzar sin demora. Hemos estado estudiando juntos y nosotros solo estaremos juntos por un año.”

1 año.

Comparado a los 385 años, un año es demasiado corto, pero ese año puede ser el más feliz y más precioso en cambio.

Así que Deculein pregunto.

“Un año es suficiente, pero ¿Estarás bien con eso?”

“Si, si yo dijera 100 años, el Profesor me odiaría.”

Epherene sonrió brillantemente.

“Incluso si estuviera conmigo los 385 años, yo no odiaría eso y el Profesor me odiaría por eso?”

Quería mostrarle a Deculein el lado de mí que le gustaría, y quería ser una maga del cual Deculein podría estar orgulloso.

“En cambio, durante ese año…”

Epherene siempre estaba orgullosa de sí misma, por lo que no quería anhelar el amor de Deculein.

No quiero 385 años normales.

“Quisiera que el Profesor me mirara un poco.”

Incluso si Deculein no la amaba tanto como ella lo amaba.

Justo ahora dentro de la mente de Deculein, hay una persona llamada Epherene.

No una discípula, ni una niña adorable, sino simplemente una ‘mujer’ memorable.

“¿Es eso posible?”

Cuando Epherene le preguntó, Deculein suspiró con una sonrisa.

Eso es posible.

“Si. Me esforzaré bastante.”

Epherene se liberó de los brazos de Deculein. En su lugar, se cruzó de brazos.

“Vamos a echar un visto alrededor de Locralen juntos. Como un descanso antes de comenzar a estudiarlo.”

Pagina Anterior
Translate »