Capítulo 344 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El Análisis del Faro publicado de forma anónima por Louina estaba enviando turbulencias a través del continente. Un cometa destruiría todo. Desde los nobles del Imperio y los reinos hasta los humildes plebeyos y los prisioneros, todos hablaban de ello.

Eso no era lo sorprendente. Se podía confirmar de inmediato mirando al cielo, incluso si tú no podías entender la teoría de Louina o incluso leer que algo se acercaba.

— ¡El continente colapsará! ¡El castigo de Dios destruirá a los humanos!

Todas esas voces discutiendo la destrucción sacudieron el continente. El malestar social era inevitable y estalló en todo el continente a medida que los asesinatos y los saqueos se extendían como una plaga.

“No hay necesidad de darse prisa. El avance ya ha sido decidido.”

Sin embargo, en la cámara más interna del Palacio Imperial, Sophien estaba tranquila. Practicó Go mientras se reunía con los ministros de cierto país que la habían visitado.

Tap—

Puso primero la piedra negra y luego la piedra blanca con la otra mano.

Tap—

Una vez más, colocó dos abajo.

Tap—

Y, al final de un combate contra ella misma…

“Su Majestad Emperador.”

Maho abrió la boca. Sophien levantó la cabeza y la miró.

“Cuando me hospedaba en el Palacio Imperial, nosotras hablamos.”

La presidenta de Yuren, Maho, continuó hablando en voz baja. Ella no dudó ni siquiera frente al emperador.

“Pero ahora Su Majestad se ha convertido en emperador y yo me he convertido en la presidenta del Principado.”

“¿Y?”

Preguntó Sophien. La expresión de Maho se volvió seria.

“… El continente está en peligro.”

Era otra forma de decir que no era el momento de sentarse y jugar al Go. Sin embargo, para Sophien, el Go era más importante que cualquier otra cosa, incluso la destrucción.

“Espera hasta que termine.”

El último encuentro con Deculein. Por eso, para derrotar a ese tipo que nunca había sido derrotado.

“Sin embargo, Su Majestad…”

Sophien le entregó una carta, tranquilizando a Maho.

“Toma.”

“¿…?”

“Estos son los que he seleccionado personalmente. Estos son los rostros que serán enviados a Annihilation.”

Maho lo leyó. Incluyendo al Equipo Aventurero Red Garnet, Lawaine, Delric, Yeriel y…

“… Su Majestad. ¿Que son estos nombres?”

Los ojos de Maho estaban fijos en cierto párrafo.

— Ellie, Elesol y Carixel del Desierto.

Eran los nombres de Sangres Demonios. Entre ellos, Elesol era una mujer buscada.

Sophien respondió mientras jugueteaba con las piedras Go.

“Con la llegada de un cometa, ¿No perecerá el continente? No hay necesidad de encender el odio humano cuando los mayores males están ante nuestros ojos.”

Maho tragó saliva, más nerviosa que nunca.

“Su Majestad….”

Ahora sentía que este emperador era increíblemente admirable. Rompió la cadena de odio que llevaba cientos de años como si nada…

“Sí. Tiene mucha razón.”

Tap—

Sophien puso la piedra negra.

“Pero Su Majestad, este análisis del faro anónimo.”

Dejó con cuidado el libro que sacó detrás de ella. Sophien sonrió.

“… Lo sé. Lo he leído.”

“Oh, ¿Es así?”

Maho se aclaró la garganta. Ahora, como cabeza de Yuren frente al emperador, tenía algunas cosas que debía decir.

“Además, Su Majestad. Hicimos nuestra investigación.”

“¿Investigación?”

Tap—

Maho continuó mientras observaba cómo el tablero se llenaba lentamente.

“Sí. Los enemigos de Su Majestad están por todas partes dentro del Imperio, incluida la Torre Mágica y la Orden de los Caballeros. Primero, los encontraremos…”

“Ya sé sobre eso.”

“¿…?”

Maho inclinó la cabeza. Se olvidó de su dignidad por un momento mientras sus ojos se agrandaban.

“Sé sobre los enemigos dispersos por todo el Imperio y quién inventó el hechizo para este faro.”

“¡Oh! ¡¿Enserio?!”

El público aún no sabía quién construyó el faro que estaba tratando de destruir el continente en este momento.

“Sí.”

Sophien asintió como si hablara de un asunto trivial. Después de todo, ¿El Emperador lo sabía todo, incluso en su indolencia?

“Como se esperaba.”

Cuando la admiración de Maho la dejo-

“Es Deculein.”

“¿…?”

El rostro de Maho se endureció.

Tap—!

La siguiente piedra negra de Sophien rompió una esquina del bloque de madera. Fue un movimiento estratégico en el que las piedras negras devoraron al blanco, un movimiento genial en el que ningún otro experto jamás pensaría. Sophien se burló y volvió su mirada hacia Maho como si estuviera satisfecha.

“Me refiero a ese Deculein.”

“No… no hay manera…”

“Hmph. Que es que no hay manera. Maho, este es el tipo que salvó tu vida y la de Yuren.”

Sophien apoyó la barbilla en las manos. Con los ojos en llamas, miró fijamente a Maho.

“Él está tratando de destruir el continente.”

“!”

Maho contuvo la respiración, apretando las manos alrededor del dobladillo de su falda.

“La evidencia está en todas partes. Sobre todo, los profesores que lo servían enviaron una carta anónima.”

Sophien deslizó un trozo de papel. Un documento de denunciante enviado por Relin y los otros profesores de la Universidad Imperial, escrito a mano y cobardemente, afirmaba que la locura de esta destrucción inminente era obra de Deculein.

“Deberías leerlo también.”

“…”

Maho lo tomó con manos temblorosas.

“Y luego, únete a la expedición. Mataremos a Deculein…”

 

*****

 

Subí al faro. El interior era agradable por la naturaleza de mi Obsidiana Snowflake, y era hermoso porque mi sentido estético impregnaba cada piedra. Desde lo alto del faro, miré al cielo y observé el movimiento del cuerpo celeste descendiendo al mundo.

Entonces, de repente, sentí una punzada de preocupación por la condición de la caballero que estaba detrás de mí.

“Julie, ¿Está bien este lugar?”

“Sí, por supuesto.”

Su complexión había mejorado.

“Es un espacio hecho de Obsidiana Snowflake, ¿no?”

“…Lo es.”

En otras palabras, este era el espacio más armonioso para Julie en este momento. La Obsidiana Snowflake la abrazaría con el frío óptimo.

“Por cierto, ¿Cómo te sientes?”

Julie dio un paso más cerca y preguntó. Volví a mirar al cielo. En la extensión oscura y turbia de Annihilation, las estrellas parpadeantes ocasionales y la luz de la luna eran hermosas.

“… Se siente como si el péndulo de un reloj se moviera dentro de mi cuerpo.”

Tic- Tac-.

Tic- Tac-.

Este corazón ya había perdido su función, pero algo más dentro de mi cuerpo, tal vez algo llamado alma, me estaba moviendo.

“Es curioso, ¿verdad?”

Cerré los ojos por un momento. Podía sentir la resonancia en el aire, el maná del cielo e incluso el polvo de la tierra. Todas esas pequeñas cosas fueron entendidas.

“Se dice que una persona alcanza la mayor iluminación en el momento de su muerte. Tal vez yo también sea así.”

Por supuesto, Rohakan tenía esa característica de ‘Breve rejuvenecimiento antes de su muerte’. Sin embargo, obtener la libertad en el momento de la muerte no era algo que todos los humanos tuvieran en común. Ser liberado de todo lo que lo ata, la tierra en la que se encuentran y el cielo más allá, el límite del que no pueden escapar.

Indiferencia hacia el mundo. El pensamiento se libera de las ataduras, la intuición penetra la esencia del mundo y la mente es única.

“Creo que ahora puedo comprender el mundo.”

Cerré los ojos en silencio.

“Parece que el momento de la trascendencia no está muy lejos.”

Entonces, Julie dio un paso adelante. Se acercó y me abrazó, envolviendo sus brazos alrededor de mi cintura.

“¿Mmm?”

“… Prometiste que no te irías antes que mí.”

Esas palabras trajeron una sonrisa involuntariamente a mis labios. Asentí.

“…Sí.”

Puse mi mano sobre la de ella y lentamente moví mi maná. No necesitaba tanto poder; solo el maná contenido en mi bastón fue suficiente. Pensé que comprendía los principios de este mundo ahora, así que no había necesidad de desperdiciar maná.

Gwoooohhh…

El maná generado por el bastón impregnó el faro y comenzó a resonar. La luz azul y blanca que estalló como una cascada nos empapó. En su temblor, el faro irradió suavemente el camino.

El lugar al que llegaría el camino estaba muy lejos, pero el cometa estaba llegando rápidamente.

“…Julie.”

Mire hacia atrás.

“¿Puedes protegerme durante tres días?”

La magia que buscaba se realizaría en tres días. Sin embargo, el final mágico no era simplemente una colisión planetaria. Esto era un milagro que se realizaría utilizando el maná generado por la colisión.

“Por supuesto.”

Julie sonrió profundamente. Como si estuviera genuinamente feliz, se arrodilló sobre una rodilla, agarrando su espada.

“Yo, Julie, como tu espada eterna, sin importar qué.”

Mirándola, me reí. Al final, Deculein no terminaría con Julie y no podría alcanzar ese ideal llamado amor, pero…

“Te protegeré.”

Su felicidad era la mía.

 

*****

 

Guauuuuu…

Al mismo tiempo, la llamada del faro se extendió por todo el continente y en las crestas de las cordilleras cerca de Annihilation.

“!”

Los ojos de Lia se agrandaron mientras miraba a su alrededor. Los miembros del equipo de Masal que dormían a su alrededor también se estaban despertando uno por uno.

“¡¿Lo sentiste?!”

Preguntó Lia. Ganesha asintió y Lawaine ya había puesto su mano en la vaina.

“¿Qué fue eso?”

Preguntó Lawaine. Lia se levantó y miró más allá de las montañas.

“…Oh.”

El faro se podía ver de un vistazo desde esta cresta.

“Mira eso.”

Lia señaló hacia arriba y los miembros del equipo de Masal la siguieron.

“… ¿Veo que está brillando~?”

Ganesha dijo.

Rumble—!

En ese momento, un gran rugido sacudió la tierra. En el siguiente, se formó un mensaje en las retinas de Lia.

Activación del Faro — 72:00

El tiempo restante era de sólo tres días. A través de la Elementalización, Lia se asomó al faro lejano.

“!”

Su corazón comenzó a latir con fuerza.

“¿Qué?”

“…Deculein.”

Deculein la estaba mirando. Miró directamente hacia donde ella estaba, y cuando sus ojos se encontraron, sonrió.

“Está bien.”

Ganesha colocó su mano sobre su hombro.

“El apoyo llegará pronto de todo el mundo.”

El apoyo de todo el mundo. Sí. Todos los que quieran evitar que el cometa caiga en el continente vendrían aquí. Matarían a Deculein e intentarían destruir el faro.

“Nosotros ganaremos.”

Lawaine dijo con confianza. Miró la torre azul y blanca, casi admirando su apariencia.

“Pero ese es el gusto del profesor. Es bonito.”

“…Sí.”

El faro era hermoso. No solo su apariencia externa sino también el camino de luz que emite ahora.

“Leo. ¿Carlos?”

Lia llamó a los dos niños. Los dos, mirando con éxtasis, volvieron a sus sentidos.

“¿Sí? ¿Que?”

“¿Pueden entrar primero? Ustedes no levantarán sospechas de la gente de allí.”

Leo y Carlos también estuvieron bastante cerca del Altar, gracias a la inocencia única de los niños.

“¡Sí!”

“Okey.”

La molestaba usar niños como exploradores, pero no eran lo suficientemente débiles como para ser tratados tan fácilmente.

“Pero, Lia. Ya sabes. Si me encuentro con Deculein primero.”

Leo estuvo a punto de correr de inmediato, pero Carlos miró hacia atrás con una expresión algo molesta.

“¿Puedo matarlo?”

“…”

Lia reflexionó, pero la respuesta vino de otra persona.

— No.

Una voz incluso con ira. El Munchkin pelirrojo al otro lado del saco de dormir de Lia habló.

— Es mi responsabilidad matar a Deculein, el traidor iracundo que me traicionó…

En respuesta a la declaración del Emperador, todos simplemente estuvieron de acuerdo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente