Capítulo 334 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En la sala de conferencias de la residencia Masal, Lia se sentó en la mesa redonda de madera y escaneó a los miembros del Equipo Asesino de Deculein. De izquierda a derecha, Lawaine, Leo, Carlos, Ganesha, Dozmura, Reylie y… Elesol  de la Sangre Demonio, que estaba hablando por radio a través de una bola de cristal. Dijo que todavía no podía confiar completamente en ellos, así que envió eso en su lugar.

“…Así que, ¿Qué vamos a hacer ahora~?”

Preguntó Ganesha con una sonrisa.

“¿Vamos directamente a la mansión de Deculein~?”

“Primero, este es el itinerario de Deculein.”

Descartando ligeramente su propuesta ignorante, Lawaine presentó el documento proporcionado por Yeriel.

“También es evidencia de que Yeriel está del lado de Su Majestad.”

“…”

Por un momento, el rostro de Ganesha se volvió frío. Ella se volteó hacia Lia.

“¿Es eso cierto? Que Yeriel se une a este equipo.”

“Sí.”

Lia asintió.

“¿Por qué?”

“…¿Qué?”

“¿Aun no sabes por qué?”

“Eso….”

Lia movió los labios, pero no emitió ningún sonido. Francamente, no lo sabía, aunque conocía los escenarios de Yeriel y Deculein. Por supuesto, la relación entre esos dos no era tan mala como en el guión original, pero a Yeriel probablemente no le gustaba mucho Deculein.

“¿Porque si lo dejamos como está, la familia colapsará?”

Respondió Lia. Deculein era la cabeza de Yukline. Entonces, si él traicionaba al emperador, toda la familia traicionaría al imperio. Yeriel no correría ese riesgo, al menos en esta situación en la que Deculein no tenía motivo y cooperó con el Altar por razones desconocidas.

Porque todos para Yeriel era familia.

“Yeriel se arrepentirá más tarde~.”

“¿Arrepentirá?”

Preguntó Lia, haciéndose la tonta.

“…Pero, ¿Por qué el profesor cambió repentinamente~?”

Ganesha parecía insatisfecha mientras buscaba los bocadillos en la mesa. Tal vez, estaba preocupada por el origen de Yeriel.

“…”

Lia observó a Ganesha. Los Aventureros Red Garnet conocían el secreto de Yeriel. Supongamos que la propia Yeriel lo supiera, eso solo sería una razón para cooperar. Si ella no mataba a Deculein, moriría. Porque… Yeriel no tenía el linaje de Yukline.

“… ¿Por qué el profesor está tratando de destruir el continente?”

Ganesha murmuró.

“Porque ya ha perdido demasiado.”

En ese momento, la puerta se abrió y una voz majestuosa resonó en la sala.

“Ha perdido demasiado.”

Yeriel, la segunda hija de Yukline y la hermana menor de Deculein, los miró con veneno en los ojos. Su voz goteaba con resentimiento.

“No es solo su prometida.”

Yeriel se acercó y se sentó, abriendo uno de los periódicos sobre la mesa. Todos los titulares hablaban de Deculein. Esta era parte de la ofensiva de la Isla Flotante, incriminándolo como un plagiario y condenándolo como un falso mago. Los medios de comunicación de las fuerzas pro-imperiales se unieron a varias otras familias nobles para destrozar su reputación.

“Ustedes pueden pensar que es solo la opinión pública.”

Yeriel torció los labios en una mueca.

“Pero esta no es para Deculein.”

Una personalidad estaba extremadamente obsesionada con las apariencias externas, incluida la reputación pública, el estatus, la posición y la sociabilidad. Eso era Deculein, o al menos por lo que Deculein era conocido.

“Así que, él quiere recuperarlo. La gente, la magia y su cara… todo.”

Lia miró en silencio a Yeriel. Sin embargo, con una mirada aún insatisfecha, Ganesha se dio la vuelta.

“…Ya veo.”

Lia consideró sus pensamientos sobre Deculein.

Lo que él quería al convertirse en un villano y qué tipo de final estaba tratando de alcanzar. Desafortunadamente, no podía compartir ese pensamiento con todos los demás. Independientemente de si era cierto o falso, eso iría en contra de la voluntad de Deculein. Ella se rebelaría contra su deseo de ‘sigue siguiéndome’.

Ella arruinaría sus planes.

“En efecto. Porque es Deculein, eso es posible.”

Por supuesto, todo podría ser parte del truco de Deculein. Deculein podría estar cooperando con el Altar, y podría ser que uniera fuerzas con su Dios para destruir el continente. Para ofuscar eso, podría estar usando su psicología contra ellos.

Por lo tanto, el corazón de Lia todavía estaba en ese período de transición. Todavía estaba en una encrucijada sobre la verdadera naturaleza de Deculein…

Probablemente solo se revelaría al final.

“Entonces, bienvenida, Yeriel.”

Lia sonrió y le ofreció la mano a Yeriel.

 

*****

 

Yo estaba leyendo una carta en la oficina del presidente en la torre. Era el papel mágico que me entregó Yeriel muy temprano ese día.

[Asistí como dijiste. Hice que fueras un tipo realmente malo.]

Las cosas iban como yo… no, como pensábamos que irían. Yeriel me conocía bien, así que no fue contra la corriente. No reavivó inútiles afectos familiares ni dijo que no quería hacerlo. Más bien, se preparó diligentemente sin una palabra de queja.

En la historia original, ella era feroz y despiadada, y finalmente mató a Deculein con veneno, por lo que la reputación que yo quería ella la crearía en un mes.

[Sigue informándome.]

Estuve a punto de cortar el contacto con eso, pero sentí que algo se apoderaba de mí. Tomé la pluma que estaba a punto de dejar de nuevo y agregué:

[…No dudes de ti misma. Lo estás haciendo bien.]

— Profesor.

Le di la vuelta a la nota y miré la bola de cristal en mi escritorio.

— La Profesora Louina y el mago Ihelm están en movimiento.

Informó Julie.

“…¿Es así?”

Por el momento ella todavía está en la universidad. Julie estaba actuando como el caballero Imperial llamado Yuri.

— Sí. Los dos no tienen nada que ver con el Altar. Más bien, están hurgando en el sótano de la torre para investigar. Los nuevos miembros de la facultad también están con ellos.

Esta era su tarea, seleccionar aliados y enemigos. Jade de la suciedad. Irónicamente, yo era enemigo de mis aliados y aliado de mis enemigos.

“Vigílalos, y no tienes que informarlo verbalmente. Puedo ver lo que tú ves de cualquier manera, y es una bola de cristal conectada con la visión.”

— Sí. Por cierto, ¿estás bien?

“…Responderé por decimotercera vez; Estoy bien.”

— Es porque me preocupa que estés solo. Por supuesto, ahora sé que soy la única persona en la que puedes confiar.

“Te he dicho que ahora mis habilidades mágicas son superiores a las de antes.”

Jugueteé con el mango de mi bastón. Un circuito, una especie de núcleo mágico, fue implantado en este bastón. No hubo dudas sobre su desempeño.

“… Los circuitos de los que maté.”

Los asesinos de la Isla Flotante. Había recogido sus cadáveres antes de que la Isla Flotante pudiera hacerlo. Estaban tan fragmentados que fue un poco difícil conseguir lo que necesitaba, pero logré extraer los vasos sanguíneos y circuitos fragmentados y trasplantarlos al bastón.

[Bastón Obsidiana Snowflake con profundos rencores y maldiciones]

Gracias a esto, a mi bastón se le dio un nombre muy negativo: Rencor y Maldición. La maldición era la anomalía de estado más viciosa de este mundo, evidenciada por la maldición que llevó a Julie casi a la muerte. La mayoría de los humanos no podían maldecir a nadie, y aquellos que habían sido maldecidos no podían sobrevivir. Fue por una muy buena razón que Sophien llamó a su poder una maldición, después de todo.

“Mi magia es más pura que nunca.”

Por supuesto, más del 90% de eso se debió a mi equipamiento, pero, de todos modos. Enumeremos brevemente los efectos escritos en este pentagrama.

— La calidad del maná operado a través de este bastón aumenta en 1 grado.

— Volumen mágico [6666/6666]

— 66% de aumento en la velocidad de operación mágica.

— Comprensión de la Obsidiana Snowflake al 100%.

Como bastón, su capacidad de maná era mayor que la mía, y entendía y calculaba la magia por sí mismo… de todos modos, aparte de todo eso, ni siquiera pude vencer a la primera habilidad. Usando este bastón, pude usar maná de Nivel 2, que estaba en el mismo nivel que Adrienne. El costo de obtener todos estos tremendos efectos fue solo una maldición.

El usuario sufre del estado anormal ‘Maldición y Rencor’.

Por supuesto, como dije antes, una maldición era la peor condición del mundo, pero dado que ese era el precio, un efecto tan tremendo era posible. Además, la maldición era una maldición de la mente, no del cuerpo, y mi mente nunca perdería ante una maldición.

…Muere, muere, muere, muere.

Solo tenía que ignorar estos susurros. No todas las maldiciones eran tan simples como esta. Pero esta era la parte limitada de la maldición que podía perforar mi poder mental.

— Profesor. Ahora Louina e Ihelm están entrando al sótano debajo de la Biblioteca de la Torre.

Informó Julie. Así que, Louina e Ihelm estaban entrando en el reino del Altar.

“Iré, así que espera allí.”

Me puse de pie, agarrando mi bastón.

 

*****

 

…Se estaba creando otro ecosistema bajo la Torre Mágica de la Universidad Imperial. Era un templo construido por los profesores universitarios, magos y caballeros que iban al lado del Altar. Ellos rezaron a su Dios en este sótano y, a cambio, recibieron un elixir que les dio ‘talento’.

Un salto que podría hacer a los caballeros más fuertes y a los profesores más inteligentes…

“¡Shh!”

Louina se llevó la mano a los labios. Siguiéndola, Ihelm frunció el ceño mientras leía la Biblia del Altar.

“Yo no dije nada.”

“¡Shh! ¡Shh!”

“Eso es más ruidoso.”

Louina e Ihelm habían seguido los rumores de la Torre Mágica hasta este pasaje oscuro.

“Tienen agallas para construir una instalación como esta debajo de la Torre…”

“Eso significa que su poder ha crecido.”

La única fuente de luz eran las velas a ambos lados de la pared.

Escondidos en las oscuras cavernas, Louina e Ihelm intentaban desenterrar las raíces que amenazaban los cimientos de la Universidad Imperial.

“Espera.”

Swooosh…

Una espeluznante niebla yacía espesa sobre el suelo.

Crack, crack. Crack——

Al detectar intrusos, un grupo de esqueletos crujieron mientras se ponían de pie.

“Hmm… He visto esa magia en alguna parte antes.”

Ihelm se rascó la nuca y Louina apretó los dientes.

“Ya lo se. Casualmente, yo también. Lo vi en nuestra universidad.”

Esta era la magia de uno de los profesores de esta torre. Incluso sabía el nombre. Era Relin. Ese profesor gordo los traicionó…

Stomp—

El sonido de pasos cayó detrás de ellos, enviando escalofríos por las espinas dorsales de Ihelm y Louina.

Los dos se dieron la vuelta.

“…!”

Y ambos casi se caen en estado de shock. Un hombre familiar estaba parado allí y los miraba fijamente.

“Presidente… ¿Deculein?”

Deculein asintió.

“Qué lugar más curioso. ¿Ha habido alguna vez un lugar como esta en la Torre?”

Luego, al ver su sonrisa, Louina tragó saliva. Un miedo primordial le puso la piel de gallina en los brazos y un sudor frío le goteó por las sienes.

“¿No es así, Louina? ¿Ihelm?”

Preguntó Deculein.

En el momento siguiente, los esqueletos se estrellaron contra ellos…

Pagina Anterior
Pagina Siguiente