Capítulo 333 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“…¿Masal? ¿Matar a Deculein?”

Preguntó Ganesha. Lia se reclinó en la silla y Lawaine asintió con calma.

“Sí.”

En ese momento, la lámpara de maná de la habitación se apagó. Lia rápidamente encendió un fuego. Eso fue tan espeluznante de repente…

Lia tragó saliva y preguntó.

“¿Su Majestad el Emperador misma lo ordenó?”

“Así es.”

Lawaine señaló la carta.

[Confirmar el establecimiento de la nueva unidad Imperial Masal]

Una frase corta y un enorme sello Imperial.

“…”

De repente, un cierto pensamiento surgió en la cabeza de Lia de lo que Deculein dijo una vez.

“Su Majestad lo sabe.”

Dijo Lawaine. Lia se estremeció.

“La existencia del Altar se ha formalizado, y ahora están tratando de ejercer influencia incluso en el Palacio Imperial. Deculein era la cabeza de esa operación.”

La cabeza. ¿Qué pasaría si Sophien, que amaba tanto a Deculein, que buscó su consejo de una manera muy poco imperial, estaba tratando de matar a Deculein?

…Si es así, ¿era este el deseo de Sophien?

“Su Majestad me habló directamente.”

Lia todavía estaba confundida. Por supuesto, Sophien podría estar decepcionada con las acciones de Deculein. Ella podría estar lo suficientemente decepcionada como para matarlo, pero…

“Pero ¿Por qué viniste tú a nosotros~?”

Preguntó Ganesha.

“No fui yo. Su Majestad ha seleccionado personalmente el Equipo Aventurero Red Garnet.”

El Emperador mismo los había elegido. Lia preguntó.

“¿Entonces, somos solo nosotras?”

“No.”

Lawaine negó con la cabeza y luego le tendió otra carta.

“Aún hay dos más, y sobre todo, Su Majestad pide que tú los escojas, Lia.”

“¿…?”

“Si eres una aventurera que ha viajado por todo el país, ¿no hay muchas personas en las que puedas confiar? Debes haber conocido a mucha gente que también odia a Deculein.”

“…”

Alguien que odiaba a Deculein. Él estaba en lo correcto. En este continente, especialmente en el desierto, algunas personas odiaban a Deculein ellas estaban esparcidas por todo el lugar. Por alguna razón, las malas acciones de Deculein se propagan fácil y rápidamente.

“¿Estará bien si elijo un Sangre Demonio?”

Preguntó Ganesha. Lia levantó la mirada sorprendida.

“¡Ca-Capitana!”

Sería difícil para los Imperiales aceptar una Sangre Demonio. Lia agarró el brazo de Ganesha, pero Lawaine respondió primero.

“No importa.”

Los ojos de Lia se abrieron como platos mientras Lawaine continuaba tranquilamente.

“Hay un proverbio famoso, el enemigo de tu enemigo es un amigo.”

Lia se mordió suavemente el labio.

“Además, que enemigo es más peligroso, ya lo sabemos. Comparado con ese enemigo, la Sangre Demonio es un amigo agradable.”

Rattle—

Lawaine colocó una espada sobre la mesa. Este era un regalo de Su Majestad el Emperador, bordado con joyas.

“Así que, junto con Su Majestad, nos ocuparemos del gran mal y salvaremos el continente…”.

— Tomemos un descanso.

En ese momento, la voz del Emperador anunció el final de la reunión. Lawaine se puso de pie.

“Por favor síganme. Ahora iremos a ver a Deculein.”

 

*****

 

Su Majestad hizo una pausa en la reunión. Las figuras clave comenzaron a reunirse en el lago del jardín para una reunión fuera del sitio. Las fuerzas que llegaron primero fueron las facciones pro-imperiales, incluidas Romellock y Lawaine.

“…Aquí está él.”

El siguiente que vino fue Deculein. Estaba con una caballero con armadura.

“Veo que no hay mucha gente.”

El comentario de Lawaine fue respondido por un enojado Romellock.

“¡Porque él solo confía en sí mismo!”

Deculein se acercó y miró a Romellock mientras su caballero se acomodaba tres pasos detrás de él. Pero esa expresión era muy desagradable. Más allá de la mueca, eran los ojos de lástima. Era como ver un perro hambriento en la orilla de la carretera.

“Yo, yo…”

Romellock agarró la parte posterior de su cuello. Deculein sonrió y negó con la cabeza.

“Subirás al otro mundo a este ritmo, Romelock.”

“¡Cállate, Deculein!”

Gritó el anciano.

“¡Mostraste tu lado rebelde hoy! ¡Ningún sirviente ha pisado el camino del Emperador en la historia del continente!”

El camino del Emperador significaba el camino de seda roja que atravesaba el centro del salón. Deculein pisoteó el símbolo que solo el Emperador podía pisar.

“Fue un error.”

Se encogió de hombros. Romellock casi revienta su vaso sanguíneo por su indiferencia.

“¡Bas-Bastardo—! ¡Finalmente estás revelando tus verdaderos colores! ¡He sabido desde antes que fingías ser leal! ¡Fingiste servir a Su Majestad, aumentando tu poder, y apuntando a este momento cuando el Imperio es sacudido!”

La saliva salpicó de su boca abierta de par en par. Deculein frunció el ceño y se sacudió el dobladillo de la ropa.

“¿Puedes siquiera decir que eres un noble que ha recibido la gracia del Imperio después de todo eso? ¿Crees que puedes incluso tomar el lugar de Su Majestad-”

“El Emperador dudó primero de mí.”

La expresión de Deculein se endureció. Romellock, sin saberlo, dio un paso atrás, y Lawaine instintivamente calentó su maná.

“Romellock. El Emperador tiene una enfermedad. Envidia y celos, duda y desconfianza.”

“… ¡Este-Este bastardo!”

“¿Crees que, no lo tiene? Entonces déjame preguntar. ¿Quién fue el que hizo que el servicio de inteligencia me vigilara, llegando tan lejos como para invadir Hadekain y tratar de asesinarme?”

“…”

Romellock se quedó sin habla. Tragó saliva y se obligó a abrir la boca.

“Eso, eso … solo elegiste hacer cosas que despertarían sospechas…”

“Solo estoy respondiendo a eso, Romelock.”

Stomp.

Deculein dio un solo paso adelante, y Romellock y su subordinado retrocedieron dos pasos.

“Para sobrevivir… no.”

En el momento en que hizo una pausa, sus ojos se curvaron pareciéndose a los de un halcón. La ira y el desprecio ardían como ascuas en sus ojos.

“Para no ser asesinado por el Emperador.”

“….”

Romellock guardó silencio y Lawaine apretó los dientes.

“Entonces, de ahora en adelante, ten cuidado.”

Deculein cambió de tono en un instante. Una sonrisa apareció en sus labios y su voz se calmó.

“Mi vida es infinitamente más valiosa que todas las suyas juntas.”

La mandíbula de Romellock cayó.

 

*****

 

….a altas horas de la noche, en las afueras de la isla, el Equipo Aventurero Red Garnet y Lawaine estaban parados frente a un pequeño edificio en una esquina.

“Esta es la residencia oficial de Masal.”

Lia volvió a mirar a Lawaine. ¿Estaba bromeando con ellas? No, de ninguna manera.

“¿Este?”

“Sí. El tamaño de la residencia no importa, y las instalaciones y la seguridad son importantes.”

“…”

Lia asintió sin comprender.

“Como también habrás escuchado hoy en el Palacio Imperial, Deculein ahora está fuera de nuestro control.”

Lawaine habló y abrió la puerta de la residencia. Afortunadamente, estaba limpio por dentro.

“Tenemos una oficina y una sala de reunión. Puedes escuchar todas las transmisiones de radio de esa estación.”

Lawaine los presentó uno por uno. Lia lo escuchó en el fondo de su mente, pensando en la escena en el Palacio Imperial.

— Mi vida es infinitamente más valiosa que todas las suyas juntas.

Lo que dijo Deculein. Su narcisismo fue suficiente para ponerle la piel de gallina. Sin embargo, pensándolo bien, podría tener razón. La vida del villano llamado Deculein podría sellar todas las heridas del continente.

“Y aquí.”

Mientras tanto, ellos llegaron al tercer piso, el piso más alto. Lawaine se ajustó la ropa.

“Su Majestad está esperando.”

“… ¿En este lugar en mal estado?”

Preguntó Lia. Lawaine rió amargamente.

“Por supuesto, Su Majestad está en el Palacio Imperial. Sin embargo, se están comunicando con nosotros de forma remota a través de la magia.”

“Oh.”

“¿Estas lista? Una vez que se abra esta puerta, será irreversible. Juntos tendremos que matar a Deculein.”

“…”

Lia asintió, luego Lawaine abrió la puerta.

Creak—

Más allá de la puerta abierta había una mesa de madera con un gato rojo con patas cortas sentado encima.

— Viniste.

El Emperador Sophien. Miró a Lawaine y Lia antes de bostezar. Luego apuntó su cola a los asientos frente a ella.

— Siéntense.

“…Si su Majestad.”

Ambos se sentaron.

— ¿Esto es todo? ¿Ustedes dos?

Lawaine se volteó hacia Lia con la intención de que respondiera.

“No. La Capitana Ganesha y su equipo también prometieron participar.”

Lawaine, Leo, Carlos, Reylie y el resto del Equipo Aventurero Red Garnet. Ya escribieron un contrato con sangre.

— Mmm. ¿Y?

“Y….”

Lia reflexionó por un momento, pero luego respiró hondo.

“La Sangre Demonio. Les he enviado una carta de cooperación.”

— ….

El Munchkin pelirrojo se quedó mirando un rato antes de responder.

— La Sangre Demonio.

“Sí. Su Majestad.”

— ….

El silencio era tenso, pero Sophien no volvió a preguntar por ellos.

— ¿Aparte de eso?

“Además, sería conveniente tener un espía interno.”

— Ya hay un espía.

“…¿La hay?”

Como si fuera algo que Lawaine tampoco supiera, él también pareció sorprendido.

— Sí. Ya he preparado un espía. Son alguien en quien puedes confiar.

En otras palabras, un miembro de la familia Yukline que los ayudaría a matar a Deculein.

“Esa es….”

— Yeriel.

Lia y Lawaine se quedaron quietos.

“Su Majestad. Pero Yeriel es hermana de…”

Lawaine trató de disuadirla, pero el Munchkin pelirrojo resopló y golpeó la coronilla de Lawaine con la cola.

— La relación entre esos dos es la peor.

“También podría ser parte de su plan.”

“No.”

Lía negó con la cabeza.

“Yeriel y Deculein. Esos dos son enemigos.”

Ella dijo eso y apretó los puños. Esta reunión estaba encendiendo un fuego en su cabeza. Podía ver por qué Deculein había dicho: ‘Sígueme’.

“…Yeriel nos ayudará. Ella se convertirá en la nueva cabeza de Yukline.”

“…”

Lawaine miró a Lia y al gato. El Munchkin pelirrojo asintió.

— Así es. Yeriel ya nos ha informado sobre el itinerario de Deculein. Pronto él entrara a Annihilation.

Lia reflexionó.

El asesinato de Deculein en cooperación con Yeriel y la Sangre Demonio. Si Deculein se convirtiera en un mal gigante y Masal lograra matarlo…

— Todo lo que ustedes necesitan hacer es asesinar a Deculein, considerando ese itinerario.

Entonces, se daría la justificación. Una causa tan hermosa que el Emperador perdonaría a la Sangre Demonio, y Yeriel podría asumir con seguridad el liderazgo de Yukline…

Pagina Anterior
Pagina Siguiente