Capítulo 330 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

….Magia desarrollada para llevar a cabo la vigilancia en el mundo fuera de la Prisión de Pintura — Magia de Cuerda. Se desarrolló de una manera ligeramente diferente de lo que esperaba Sylvia.

Ella pensó en ello como la conexión de la conciencia simplemente insertando la mente de Julie en la muñeca de Arlos. Pero el diario de Julie, que utilizó como medium, reaccionó de forma exagerada. Los recuerdos y el maná contenidos en su diario y cierta obsesión resonaron con la magia.

En otras palabras — Julie, antes de que se rebobinaran sus recuerdos, fue puesta en la muñeca de Arlos. Tal vez ese fue otro de los arreglos de Epherene.

“…”

Así que, Sylvia ahora estaba observando la situación a través de la bola de cristal. Julie vio a Deculein y reveló su identidad.

“Esto es complicado.”

Dijo Arlos. Carla, a su lado, asintió.

“…”

Julie no dijo nada. Observó a su antigua yo reflejado en la bola de cristal con ojos redondos. Sylvia estaba preocupada por eso.

Diez años no era algo que pudiera aceptarse a través de la experiencia indirecta.

“Julie. Puedes ir y entrenar.”

Julie se volteó para mirar a Sylvia, con una pequeña sonrisa en los labios.

“Estoy bien.”

Julie volvió a mirar la bola de cristal.

“También quiero recuperar esos diez años.”

No estaría mal decir que ella era una persona completamente diferente a la Julie actual después de soportar momentos tan difíciles sola.

“¿Por qué?”

Así que, Sylvia preguntó. Recuperar esos diez años significaba que se haría cargo de la vida de la otra persona por su cuenta.

“¿No tienes miedo? Eres una persona completamente diferente a esa, Julie.”

Julie asintió como si lo supiera demasiado bien.

“Sí.”

“¿Entonces por qué?”

No solo Sylvia, sino también Arlos, Carla e incluso Zeit esperaron su respuesta.

“…Tengo miedo.”

Dijo Julie.

“Porque no sé qué pasó en esos diez años, e incluso mirando al Conde Deculein ahora, no siento ninguna emoción. Pero.”

Ella hizo una pausa por un momento, y luego se acercó a la bola de cristal. Sus dedos acariciaron la imagen de Julie antes de rebobinar.

“Esta Julie, que ha estado con el Conde Deculein durante diez años.”

Una sonrisa se dibujó en el rostro de Julie mientras miraba entre Deculein y ella.

“Se ve muy feliz.”

Se ve feliz. A pesar de que ella era la Julie antes de rebobinar, su esencia seguía siendo Julie después de todo, por lo que podía entender. Podía sentirlo de un vistazo.

“Mira la cara que hago… frente al Conde.”

Sus ojos se movieron para seguir los de Julie.

“Conozco esa cara. Así es como me veo cuando uso mi espada.”

Julie sabía que así era como trataba a lo que más amaba. Cuando esta versión de ella estaba con Deculein, era igual que cuando sostenía una espada por primera vez.

“Voy a….”

Eso fue suficiente evidencia.

“… realmente, sinceramente.”

En una vida de invierno sin valor, en un mundo sombrío donde solo debería haber una espada, también había alguien a quien amaba mucho.

De quien ella se enamoró.

“Enamorarme del Conde.”

Era tan extraño que tenía que seguir mirando…

 

*****

 

Estábamos parados en el cuarto de almacenamiento de evidencia, nada aquí aparte de nosotros y el lienzo.

Julie me estaba mirando. Aparté la cabeza, fingiendo rascarme las cejas porque esa mirada era demasiado pesada.

“…Así que eres, Julie.”

“Sí.”

Julie no dudó en responder.

“Estrictamente hablando, por supuesto, no soy más que una inteligencia artificial creada mágicamente. Soy una muñeca con los recuerdos que habitan en ese diario.”

Paso a paso, ella se acercó.

“Así que esta esperanza de vida no es muy larga. Pronto pereceré.”

“…”

Tal pensamiento atravesó mi corazón.

“¿Es cierto?”

“Sí. Así es.”

Ella era Julie, a quien Deculein amaba. Esta mujer tan estúpida que sufrió innumerables veces a causa de Deculein finalmente dio su vida por él.

“Tendré que pensar qué hacer para entonces.”

“…Jaja.”

Ella sonrió. Sin embargo, esa sonrisa fue temporal mientras su mano se movía hacia su cintura.

“¿Ya no sabe qué hacer, Profesor?”

“…”

Ella sacó su espada.

“Confío en usted. No importa lo que esté tratando de hacer.”

Y miró detrás de ella, y el aire rojo de la variable de muerte fluía a través de la puerta.

“Tengo una promesa que hice antes de morir, y no era ser un guardián ni el mejor caballero del mundo.”

El mana revoloteó a través de su espada y se irradió como una niebla fría. Apartó la variable de muerte, impidiendo que se acercara a mí.

“Estaba decidida a convertirme en su espada.”

De hecho, era una promesa que encajaba con Julie. Sonreí.

“¿Ah sí?”

“Sí. Así es.”

Julie asintió.

“Entonces.”

Recogí el lienzo con Psicoquinesis. Para evitar la destrucción del continente y preservar a la gente, tenía mucho trabajo por hacer. Por otro lado, no había tiempo para convencer a nadie. Tenía que caminar mi camino.

“Vamos.”

Por supuesto, no me sentí solo en esos momentos. Pero incluso Deculein, quien fue programado para ser un villano eterno, porque era Deculein…

“Te confío mi vida.”

No podía rechazar la ayuda de Julie. No quería negarme.

“Sí. Sera un honor, Profesor.”

Julie se rió. Su voz era más suave de lo que nunca la escuché.

“…Antes que.”

Me acerqué a ella. Envolví suavemente una mano alrededor de su hombro, y la otra descansó sobre su espada.

“…Oh.”

Las mejillas de Julie se pusieron rojas.

“¿De dónde ha sacado esto? Este trozo de acero no se ajusta a tu dignidad.”

“¿Mmm? Oh… yo tenía prisa.”

“Lo cambiaré.”

Puse la magia llamada Forja en la espada.

Whooosh—

Toda mi magia tenía las propiedades de la Obsidiana Snowflake, por lo que la espada de Julie pronto se templo azul.

Clinck…

El hierro y el maná se frotaron entre sí. Cada debilidad fue llenada por el poder de la Obsidiana Snowflake. Mientras tanto, Julie observaba el proceso aturdida. Confundida, miró el metal en el que se había transformado su espada.

“Y…”

Pero había un proceso más. Ate el último nudo.

“Mano de Midas”.

Agregué una característica que le convenía al consumir todo mi maná restante.

———.

“…Hecho.”

Miré la información con mi Visión.

“Este es un regalo.”

El nombre de esta espada, el cual fue improvisada pero llena de maná y vitalidad…

“Invierno Eterno.”

“¿Lo aceptarás esta vez?”

Yo pregunté.

“…”

Ella respondió con acción. Las manos de Julie se apretaron alrededor de la empuñadura, casi al mismo tiempo.

“¡─!”

Las puertas de hierro se abrieron de golpe.

 

*****

 

“…Su Majestad. Este es un informe urgente.”

Ante las palabras de Ahan, Sophien se hundió tranquilamente en su silla sin expresión.

“La agencia de inteligencia fue destruida…”

Dijeron que irían a buscar pruebas de los crímenes de Deculein y todos regresaron como frías estatuas. Todos menos el Equipo Aventurero Red Garnet estaban congelados.

Curiosamente, no estaban muertos. Estaban congelados vivos.

“En este punto… Creo que podemos suponer que el Profesor nos ha traicionado…”

Los ojos de Sophien se agrandaron. Ahan rápidamente se inclinó y sacudió la cabeza.

“Lo siento.”

“Suficiente. ¿Alguna vez te he culpado?”

“…en ese caso, Su Majestad. Sobre el profesor…”

“No preguntes.”

Sophien se hundió más en la silla. La luz azul de las estrellas se filtraba por la ventana y arrojaba una luz pálida sobre su rostro.

“… Hace mucho tiempo, lo dijo Rohakan.”

En su cabeza, en su corazón, volvió Rohakan del pasado.

“Que yo mataría a Deculein.”

Su majestuosa profecía le pide que se aleje de Deculein…

“…Sí. Él hizo.”

“Ciertamente, Rohakan no es un charlatán.”

Sophien tuvo la corazonada de que la profecía tenía el potencial de ser plenamente realizada, no por nadie más sino por la propia Sophien.

“Sin embargo… Su Majestad. ¿Estará bien?”

“¿Te refieres a mis sentimientos?”

“…Sí.”

Ahan respondió con cautela.

Sophien amaba a Deculein. Solo había una persona en este mundo que la hacía sentir amor, y ese era él. Entonces, si él moría, Sophien no tenía razón para vivir.

La misma Sophien vagamente adivinó ese hecho. Volvería a caer en la ociosidad y el aburrimiento o se suicidaría; debía ser uno de ellos.

“No podría estar bien, ¿verdad?””

Sophien sonrió.

“…Su Majestad.”

El corazón de Ahan se hundió. La estatua de Keiron se movió poco a poco en señal de protesta.

“Está bien. Si mato a Deculein, será por su voluntad… salgan ahora, todos ustedes.”

Ahan retrocedió en silencio y salió de la habitación, y Keiron canceló su forma como una estatua.

“… esta es una noche solitaria.”

Sophien cerró los ojos por un momento y pensó en un futuro no muy lejano. Con una lógica que trascendía a la humanidad, anticipó lentamente todo lo que Deculein pretendía y los motivos detrás de sus acciones.

— Su Majestad.

En ese momento, una voz suave la llamó. La voz de Deculein.

Sophien se volteó y miró un pequeño espejo de mano colocado sobre el escritorio. Era su cosa favorita cuando era joven. El Deculein contenido en él la miraba con una actitud muy desvergonzada.

“Eres tú.”

— Sí.

“…”

— Su Majestad.

Solo mirarlo a la cara fue suficiente para que ella sintiera pena.

— Su Majestad, tengo algo que decirle.

Ella aun no sabía qué quería decir este tipo… o tal vez, quería fingir que no lo sabía.

“Deculein.”

— …

“¿Por qué no juegas Go conmigo?”

¿No fue así como se hicieron cercanos en primer lugar?

“Esta es mi última orden como tu emperador.”

¿Las órdenes del Emperador?

“Conmigo aquí… juguemos un encuentro.”

No. Esta era la petición de la humana Sophien.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente