Capítulo 327 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¿Estás bien?”

Quay preguntó cuando se detuvo a su lado. Se rió entre dientes mientras miraba entre Lia y Deculein, y Lia se quedó sin decir una palabra y miró a Quay como si estuviera protegiendo a Deculein.

“…”

El mana ardía en sus manos, pero Deculein se estiró para detenerla.

“No hagas ninguna tontería.”

“… No he hecho nada todavía.”

Lia volvió a mirar a Deculein. Luego, levantó el torso.

“No, disculpa. Tu cuerpo aún está—”

“Estoy bien.”

Alejándose de la renuente Lia, se puso de pie bajo su poder. Estirando primero el cuello y las muñecas, luego se arregló la ropa. Con una maravillosa velocidad de recuperación.

Quay habló.

“La niña que interpretó el lenguaje divino, mucho tiempo sin verte. Nos hemos conocido antes, ¿verdad?”

Lia tragó saliva cuando los ojos de Quay la recorrieron y luego sonrió.

“Pero, ¿por qué no estás matando a Deculein? Aun puedes matarlo en este momento.”

Qué pregunta más grosera, ignorante e incómoda. Sin embargo, no podía permitirse el lujo de dudar frente al jefe final.

“Sí. No vamos a caer en tus planes. No nos mataremos unos a otros.”

“¿Mis planes? Ah, no lo sabes. El faro está completo.”

“…¿Qué?”

Eso fue un poco inesperado. No, más que un poco, muy inesperado.

“Ahora solo tenemos que esperar el tiempo adecuado.”

“…¿El tiempo justo?”

“Sí. Necesito el último ingrediente.”

“¿Cual es eso?”

Incluso Lia no sabía sobre el último ingrediente. La finalización del faro significó el fin del juego y el fin del mundo.

Quay rió suavemente.

“Eso es un secreto ~.”

“…Quiero decir. Entonces, ¿Por qué te molestaste en mencionarlo…?”

“La luz de las estrellas. La luz de la luna. Y la luz del cometa.”

La respuesta vino detrás de ella. Las orejas de Lia se animaron cuando se giró para mirar a Deculein. Como si ya se hubiera recuperado por completo, su tez era normal y no había una sola partícula de polvo en su ropa.

Era un nivel de pulcritud que iba más allá de lo patológico.

“La luz de las estrellas, la luna y el cometa se mezclarán, y ese maná activará el faro.”

“…”

“Así es como se completará el faro, y nadie puede detenerlo ahora.”

Los ojos de Lia se entrecerraron mientras escuchaba, con su ceño fruncido. Deculein se burló.

“Verás lo que será al final.”

“… Incluso te dejé vivir.”

“Recuerdo haberte dicho que era tu última oportunidad. Fuiste tú quien renunció a esa oportunidad.”

Deculein escaneó a Lia. Eso se sentía como un cuchillo de cocina acariciando desde la parte superior de su cabeza hasta los tobillos.

Él se volteó hacia Quay.

“Quay. ¿Qué le vas a hacer?”

Quay se rió.

“¿Qué le harás?”

Lia parpadeó un par de veces y les devolvió la mirada. ¿Qué es esta situación ahora? Ser atrapada con este grupo de personas peligrosas de repente…

Dijo Deculein.

“La mataré si es una molestia. Ella también quería morir.”

“¡Qué!”

Lia gritó. Deculein lucía una pequeña sonrisa.

“Tú eres la que prometió evitar la destrucción del continente muriendo por ti misma.”

“Quiero decir, eso fue…”

Lia se rascó la nuca. Ese final del juego en particular podría contarse como una victoria. Una rama rara de la quest principal se llama el Sacrificio del Héroe.

“No.”

Pero Quay negó con la cabeza. La benevolencia brilló en sus ojos mientras miraba a Lia.

“No te mataré porque eres la niña que interpretó el lenguaje divino. Te he estado observando.”

“…”

“Más bien, quiero que estés conmigo.”

De esta forma, el jefe final demostró que él también era un jugador.

“Sí. No hay posibilidad de que haga eso, así que despierta.”

“Hmm~, qué vergüenza. Deculein decidió estar conmigo.”

Lia miró de soslayo a Deculein. Su expresión seguía siendo la misma.

Preguntó Quay.

“Deculein. ¿Estás planeando regresar al Imperio?”

“Sí.”

“¿No es peligroso?”

Ahora había algo de preocupación en la voz de Quay. ¿El jefe final estaba preocupado por Deculein? Que preciosa escena.

“No importa.”

“¿Enserio? Entonces, Okey.”

La respuesta de Deculein lo convenció rápidamente.

 

“¿Enserio? Entonces… ¿Lia?”

Lia permaneció en silencio.

“Después de noventa y siete días.”

“… ¿Noventa y siete días?”

“Sí. Después de noventa y siete días, un cometa se estrellará contra el mundo.”

Solo ese tiempo? Fue significativamente anterior al progreso normal de la quest principal. ¿Fue porque el faro estaba atrayendo al cometa?

“Inténtalo hasta entonces. Te veo luego.”

Con esas últimas palabras, Quay desapareció. Era como si nunca hubiera estado allí.

“…”

Lia miró a Deculein; sus ojos se entrecerraron con disgusto.

“¿Qué? ¿Me mataras?”

“…”

“Mátame. Mátame.”

Lia golpeó su cabeza contra el pecho de Deculein.

“Vamos.”

“…¿Ir a dónde?”

“La Oficina de Información. Ellos me persiguen, así que no es necesario que intervengas.”

Él dijo que la mataría si fuera una molestia, pero ahora estaba preocupado por ella. ¿Cuáles eran sus verdaderas intenciones?

“Sí. Pero más que eso, ¿qué piensas de lo que dije?”

Lia reunió el coraje para hablar informalmente. Deculein y Yuli normalmente no se hablaban formalmente.

“…”

Deculein dio un paso adelante.

Stomp. Stomp.

Mientras caminaba por el túnel, dijo.

“Tú no eres la Yuli que conozco.”

“!”

En ese momento, el corazón de Lia se hundió. Por supuesto, ella aun no podía decir a qué se refería. ¿No creía que ella era Yuli, o pensaba que había cambiado demasiado?

Entonces, si él ya sabía vagamente que ella era Yuli. Si pudiera distinguir a la actual ella de Yuli del pasado, que era solo una ex prometida que preparaba el juego. En otras palabras, si fuera consciente de que este mundo era un juego…

“…No.”

Lia negó con la cabeza. Eso no podía ser, y ninguna perspicacia, ninguna conciencia reconocería que él era una criatura en un juego.

“¡¿De qué estás hablando?! ¡Yo iré contigo!”

Lia siguió a Deculein.

“¡Vamos juntos!”

Fuera lo que fuera, parecía correcto estar con Deculein ahora…

 

*****

 

‘… Porque soy Yuli.’

Lo encontré absurdo. Esto fue rechazado por el instinto antes de que pudiera entrar en juego el juicio racional.

Sin embargo, tan pronto como pensé que podría ser posible… si la configuración fuera así. Supongamos que la ex prometida de Deculein muere y se reencarna en la actual Lia.

“… Lia salió por un tiempo.”

De todos modos, ese incidente fue ahora cuatro días atrás de mí. Después de ver a Epherene por última vez, escuchar la inquietante revelación de Lia y escapar del asedio llevado a cabo por la Agencia de Inteligencia Imperial, ahora me estaba recuperando en la propiedad de Yukline. Dejando a Lia, que decía ser Yuli, en la mansión.

“¿Salió?”

“Sí. Parece que ella fue a encontrarse con el equipo Aventurero de Ganesha… Le puse un reloj.”

Asentí a Ren.

“Sigue observando lo que hace.”

“Sí. Pero, ¿Estás bien?”

Ren miró el periódico en mi escritorio.

[Presidente Deculain, investigación de plagio de teorías]

[Apoyó en secreto la investigación profana de su discípula Epherene…]

[Acelero los incidentes de desaparición masiva… el sospechoso es la discípula de Deculein, Epherene.]

Todos los periódicos hablaban de mí. Por supuesto, todo fue obra de la Isla Flotante, pero no se mencionó la masacre de sus asesinos. Deben estar avergonzados por ese incidente.

“Estoy bien.”

Sin embargo, esto era poco en comparación con el peso que llevaba Epherene y que Su Majestad podía soportar.

“Sin embargo, Conde. Este caso de Epherene… no es culpa suya.”

Ren agregó cuidadosamente un documento confidencial más a la pila. Parecía ser información que obtuvo por su cuenta.

“El Servicio de Inteligencia ahora está tratando de incriminarle como cómplice.”

Desaparición masiva. Esto era en lo que Epherene había estado trabajando durante los últimos diez días. En comparación con cuando comenzó, la frecuencia ahora fue tan rápida que afectó a la sociedad en su conjunto. Miles de personas desaparecieron todos los días.

“Estará en problemas si respondes demasiado tarde. Si apela directamente a la Corte Imperial, será aceptada. ¿Por qué debería anular los actos arbitrarios de Epherene…?”

“No hay necesidad de hacerlo.”

Interrumpí a Ren y quemé el documento que me entregó.

“En este punto, la Isla Flotante también debería darse cuenta de qué tipo de monstruo creó su arrogancia.”

No era mentira decir que era cómplice de la desaparición masiva, dado que ahora solo faltaban noventa y tres días para que llegara el cometa. Entonces, ahora era el momento adecuado para comenzar.

Quizás Epherene también estaba ajustando el tiempo de acuerdo a su plan. Al ser independiente del tiempo, por supuesto, era libre de hacer lo que quisiera, pero debía estar sincronizada con nosotros para ofrecer ayuda.

“Ren, pasa esto al Palacio Imperial.”

Gracias a eso, pude ayudar a Epherene también. Estar a la altura del prestigio despiadado de Deculein de Yukline, de una manera muy segura y eficiente.

“Pensé en una buena manera de usar este caso de desaparición masiva.”

“…¿Cómo?”

“La ejecución de la Sangre Demonio. Todo lo que tenemos que hacer es enviarlos a todos al lienzo ya que ellos parecen estar desbordando los campos de concentración…”

 

*****

 

…Al mismo tiempo, alguien miraba la escena más allá de la ventana de la mansión Yukline. Es decir, como Deculein se convirtió en enemigo de todos.

“…”

Epherene, sentada en la rama de un largo árbol zelkova, miraba solo la espalda de Deculein.

“…Profesor.”

Ella pateó sus piernas y murmuró.

“No lo sabía antes.”

El documento confidencial que Epherene había visto con sus propios ojos, [Agenda para el Castigo de la Sangre Demonio], Deculein le propuso al Emperador. Eso reavivó la chispa de la discriminación a la Sangre Demonio. Deculein continuaría tratando de obligar a innumerables personas a entrar en el lienzo.

“En ese momento, pensé que solo estabas tratando de usar mi magia para tus fines.”

Epherene conocía ese futuro, pero las emociones que sentía ahora eran bastante diferentes.

“Pensé que ese era el caso.”

Pensó que Deculein, llevado al límite, se estaba volviendo loco. Ella pensó que él estaba tratando de matar a todos sus enemigos alejándolos. Ella pensó que él estaba tratando de defender su posición.

“Viéndolo ahora…”

Ahora, estaba avergonzada de sí misma por haber pensado de esa manera.

Estoy tan avergonzada, y lo siento mucho. Incluso ahora, quiero correr y apoyarme en su espalda y hablarle.

“… usted lo sabía todo.”

Deculein había dicho desde el principio hasta ahora que creía en ella.

“Gracias.”

Como prometió, él la ayudaría de principio a fin. Se convertiría en el ayudante más confiable, un maestro que dio generosamente, y ese faro iluminaría el camino a seguir.

Incluso si ese es el camino, fue odiado por todos. Incluso si el proceso fue demasiado incorrecto, solo el resultado debería ser correcto, al estilo de Deculein.

“Pero, Profesor. ¿Sabe?”

Epherene murmuró suavemente.

“Siempre pienso que no me puede gustar más de lo que ya me gusta, ¿sabe?”

Ella solo podía ver su espalda; ni siquiera podía mirar sus encantadores ojos azules.

“Pero no fue así.”

Epherene siguió observando. No quería perder ni un segundo, así que no le quitó los ojos de encima.

“A medida que pasa el tiempo, me gustas más y más…”

Epherene bajó la cabeza. Apenas estaba conteniendo las lágrimas.

“…¿Huh?”

Cuando notó un movimiento por el rabillo del ojo, los ojos de Epherene se abrieron de par en par.

“¿Qué? ¿Caballero Julie?”

La Caballero Julie, que debería haber estado en el lienzo, vigilaba la mansión de Yukline.

“… ¿Sylvia la sacó?”

Epherene la miró mientras murmuraba algo así.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente