Capítulo 320 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

….Al mediodía del día siguiente.

El área subterránea del Palacio Imperial fue designada como el sitio del incidente mágico. La entrada al área estaba estrictamente prohibida y todos los magos y caballeros del Palacio Imperial fueron despachados, incluido Lia.

“…Haahm. ¿Qué está sucediendo?”

Lia bostezó y se frotó los ojos. Anoche, había hecho sparring con Delric, Leo y Carlos en sucesión, y siguió preocupándose por Deculein después, por lo que estaba exhausta.

“No te acerques. Es peligroso.”

La gente charlaba y deambulaba por los pasillos del Palacio Imperial, cerca de la biblioteca. Había muchos cortesanos curiosos dando vueltas. Los caballeros los estaban reteniendo, pero cada uno de ellos asomó la cabeza y susurró.

Skydark: “Cortesano”; Persona que antiguamente formaba parte de la corte y estaba al servicio del rey o de su familia.

Lia se acercó a los caballeros y preguntó.

“¿Qué es esto? ¿Qué está sucediendo?”

“Ni siquiera sientas curiosidad… oh. ¿Eres tú, Lia? Hmm… sí, mira por allá.”

El caballero hizo señas a la Biblioteca del Palacio Imperial.

“Fue un ataque mágico.”

“¿Un ataque mágico?”

“Sí.”

¿Fue el Altar? Lia miró por encima del hombro del caballero. La biblioteca ya era un desastre. Las estanterías yacían colapsadas como fichas de dominó, y los libros estaban esparcidos por el suelo.

“Todos los que han visitado la biblioteca en los últimos tres días están desaparecidos.”

“¿Desaparecidos?”

“Sí.”

“¿No te habías dado cuenta de esto antes?”

“…La Biblioteca no es un lugar lleno de gente. Esto salió a la luz anoche cuando desaparecieron un mago seleccionado y su caballero de escolta. Pero hay más que eso…”

El caballero se aclaró la garganta, mirando de reojo. Y luego susurró suavemente.

— El número de personas desaparecidas en este Palacio va en aumento.

“…¿Enserio?”

El palacio era amplio. Mucha gente no lo sabía, pero había decenas de miles de personas viviendo aquí. No solo funcionarios de alto rango y cortesanos, sino también caballeros y magos de palacio, sus asistentes y cientos de invitados extranjeros. Por lo tanto, era difícil desestimar los rumores que ya habían comenzado a circular.

“¿Es hora de que dé un paso adelante?”

El caballero le sonrió a Lia.

“¿Quieres entrar? Creo que será peligroso incluso para ti.”

“Está bien.”

“Bien.”

Así que le permitieron entrar. Lia miró lentamente alrededor de las personas que investigaban el sitio. Había demasiados reunidos aquí. Desde los magos de la corte esparciendo maná aquí y allá, hombres y mujeres con trajes de la agencia de inteligencia, los subcomandantes de los Caballeros Imperiales, Isaac y Lawaine, y Delric.

“… ¿Qué está pasando, Caballero Delric?”

Le preguntó a Delric.

“¿Eh?”

Mientras hablaba con los agentes, él notó que ella se acercaba.

“Oh, ¿eres tú, Lia?”

“Sí.”

Delric fue amable, pero la razón por la que sonrió cuando la vio así fue probablemente por Deculein. No, ¿Fue esto gracias a Deculein?

“Sí. Los magos seleccionados, los caballeros y los bibliotecarios fueron atraídos.”

“¿Adónde ellos fueron atraídos?”

“Este lienzo.”

Delric señaló el retrato en blanco que yacía en medio de la biblioteca.

“El culpable parece ser esto, pero… estamos investigando quién puso este lienzo aquí. ¿Por qué? ¿Vas a unirte a ellos también?”

“¿Está eso bien?”

“Por supuesto.”

Whooong—

Seguidamente algo vibró. Delric sacó una bola de cristal de su capa. Después de mirarlo por un momento, se aclaró la garganta.

“Todos, prepárense. El Conde Yukline estará aquí pronto.”

“¡Sí!”

Ante las palabras de Delric, todos, incluida la agencia de inteligencia, se enderezaron. ¿Era realmente la persona más poderosa del imperio? Lia se sintió inquieta por su lealtad, pero decidió esperar a Deculein con ellos.

Stomp—

Todos en la biblioteca miraron hacia atrás y Lia tragó saliva. Su corazón se aceleró, pero respiró hondo para calmarse y borró su expresión.

“¡Bienvenido, sir!”

Saludó Delric. Lo mismo hicieron los otros agentes, mientras que Lawaine e Isaac mantuvieron sus expresiones hoscas. No había lealtad de esos dos. Tal vez, a Lia le vendría bien su ayuda.

“¿Un ataque mágico?”

Preguntó Deculein.

“Sí, así es.”

Respondió Delric.

“¿Quién se presume que es el mediador?”

“¡Este lienzo!”

El lienzo. Deculein lo miró fijamente durante un momento y luego se acercó.

“Oh, Conde. Es peligroso. No se acerque demasiado—”

A pesar de la advertencia de Delric, él retiró el lienzo sin dudarlo. Examinó la hoja de papel, dándole la vuelta.

“…¿Descubrió algo?”

Isaac preguntó. Deculein asintió sin decir una palabra.

“¿Qué descubrió?”

Esta vez, preguntó Lia. Deculein la miró en silencio.

“Ella bajará de la Isla Flotante.”

“…¿Sí?”

Todos parecían desconcertados. Entonces Deculein colgó el lienzo en la pared y dijo:

“Epherene.”

“…”

Epherene Luna.

“Parece que esa chica está haciendo algo extraño.”

Justo ahora ella estaba siendo perseguida por los oficiales de la Isla Flotante. Su crimen fue ser la semilla del desastre que podría destruir el continente. La mayor amenaza era el Altar, pero la Isla Flotante solo intentaba perseguir a Epherene.

Él podía entender. Eso no significaba que simpatizara. Sin embargo, la Isla Flotante no tenía nada que ver con el continente, por lo que el mayor daño para su organización fue una existencia que tenía el potencial de socavar los cimientos del sistema mágico actual. En simples palabras, Epherene.

“¿Te refieres a esa Epherene?”

“Sí. Ha habido algunos informes faltantes recientemente.”

“…”

Delric miró al agente de inteligencia a su lado. El agente explicó rápidamente.

“103 casos dentro del Palacio Imperial y 830 casos fuera.”

Hubo bastantes desapariciones. Lia también se sorprendió al escuchar que era tan extenso.

“…”

Deculein se perdió en sus pensamientos por un momento, luego torció los labios en una mueca y murmuró.

“Esa es una tontería.”

No sabían lo que era una tontería. Pero, cuando se dio la vuelta rápidamente, preguntó Delric.

“Sir. ¿Adónde va?”

“Voy a buscar a Epherene. La Isla Flotante probablemente debe haber ido a buscarla.”

Lia le preguntó.

“¿Qué va a hacer cuando la encuentre?”

Deculein miró a Lia con ojos fríos. Su voz aguda colgaba como una espada sobre su cabeza.

“…La mataré.”

Deculein se fue sin mirar atrás. Desde la mirada de su espalda, Lia estaba casi convencida.

— El Deculein actual era peligroso.

 

*****

 

Yo estaba corriendo. Mis dos piernas eran más rápidas que un caballo o un automóvil. Si usara el Pasaje del Espejo colocado en todos los rincones del continente, podría cruzar grandes distancias en unos instantes.

El lienzo de Epherene. Estaba claro lo que estaba tratando de hacer con eso. Creo que me di cuenta, ya que una vez hizo algo similar en un futuro lejano. No, ella haría algo similar en el futuro.

…ella se estaba preparando para la destrucción del continente. Estaba pensando en salvar la vida de este continente, con su magia en una escala digna de ser llamada Archimago.

“…”

Sin embargo, no fue esa chica a quien vine hoy. No pude encontrar a la chica que se escondía muy bien, no, la chica que ya no dependía del tiempo.

“Etérico Deculein.”

En lugar de eso, me enfrentaba al cazador de Epherene en la Isla Flotante, este hombre con una pesada capa.

“¿Has oído las noticias?”

Asesino Mayev. Él me preguntó. Miré alrededor. Estábamos al pie de la montaña del imperio, en la cabaña que ellos construyeron. Todavía no sabía lo que estaban haciendo. Solo tenían magia y maná en sus cabezas, por lo que les faltaban al menos diez tornillos.

“…Por noticias. ¿Te refieres a la desaparición?”

“Sí. Epherene está haciendo algo extraño.”

Algo extraño. El rostro de Mayev se arrugó con el ceño fruncido mientras continuaba.

“Definitivamente te hemos dicho que Epherene es un mago extremadamente peligroso. Este es el precio.”

“Solo explica lo que está pasando.”

“Epherene se ha vuelto loca.”

Él dijo. Estaba desconcertado. De hecho, ¿era suficiente estar equivocado de esa manera?

“La magia de Epherene está absorbiendo gente. Ni uno, ni siquiera dos. Es un evento importante que está ocurriendo en todo el continente.”

Eso puede ser correcto. Epherene estaba secuestrando gente en el lienzo. Podría haberse vuelto loca en el tiempo que se repite infinitamente.

“Se ha vuelto loca.”

Dijo el Asesino. Me tragué una risa.

“¿Puedes siquiera atraparla?”

“Sí. ¿Estás planeando colaborar?”

“¿Alguna vez no he cooperado contigo?”

Respondí. De hecho, nunca hubo un momento en que no había cooperado.

“Por cierto, ¿Cómo vas a atraparla?”

“La gran magia.”

Levanté una ceja.

“¿Gran magia?”

“Sí. Es magia gigantesca que congela el tiempo en un espacio específico.”

Algo era extraño. Magia que congela el tiempo en el espacio, es decir, lógica relacionada con el tiempo. Negué con la cabeza y miré a los asesinos.

“… ¿Aceptaste la teoría de Epherene?”

“…”

Ellos no respondieron. Al menos cuando llegaba el momento, todos los magos del mundo no podían hacer nada más que seguir a Epherene.

“Bueno, hay un dicho que dice que, si conoces a tu enemigo y a ti mismo, puedes ganar todas las batallas.”

Se las arreglaron para asentir a lo largo de mis palabras.

“Sí. La teoría de Epherene sigue siendo peligrosa, pero la aprendimos porque podemos manejarla y sellarla de acuerdo con nuestras capacidades.”

Que asquerosa racionalización. Demasiado repugnante para decir que esto es divertido, demasiado patético para decir que es inteligente.

“Hmph. Ni siquiera te molestes con las excusas. ¿Cuándo planeas realizar el hechizo?”

“En tres días.”

Tres días. Pensé en ese momento, y consideré mi poder. El número de los asesinos era seis. El poder de cada uno de ellos era demasiado difícil de soportar incluso para mí. Eran asesinos expertos cuando se trataba de tratar con magos. Sin embargo, tampoco era imposible.

La preparación era la especialidad de un villano. Si eliges tus propios medios, puedes ganar.

Yo pregunté.

“¿Puedes terminarlo para entonces?”

Por lo tanto, tres días era el tiempo que tenía para planear matarlos.

“Por supuesto, es posible.”

Miré a su alrededor en silencio.

“Mmm. ¿Lo es?”

Rápidamente se me ocurrió un plan.

“También creo que lo será.”

… Acerca de matarlos a todos.

 

*****

 

“… Creo que Deculein está tratando de cooperar con el Altar.”

Al mismo tiempo, el Palacio Imperial estaba empapado en la oscuridad. En la habitación envuelta en silencio, Lia finalmente habló.

“Aunque no sé la razón…”

Ganesha se sentó frente a ella con la Sangre Demonio Elesol. Lia finalmente pudo pronunciar esas delicadas palabras.

“¿Enserio?”

Pero, sorprendentemente, Ganesha no pareció sorprendida. Lia encontró eso extraño.

Ganesha le devolvió la mirada mientras ella inclinaba la cabeza y sonreía.

“Ya veo.”

“… ¿Qué con esa reacción?”

“¿Qué?”

“No te sorprende.”

Ganesha se rió entre dientes. Entonces, dejó escapar un pequeño suspiro.

“Sí. ¿Por qué no estoy sorprendida~? ¿Es porque ya he recibido una misión~?”

Lia frunció el ceño, pero Ganesha siguió sonriendo.

“Si tú lo hubieras sabido, los demás también lo habrían sabido. ¿No es así?”

“¿Demas? Te refieres a…”

Lia hizo una pausa. Leo y Carlos a su lado se veían iguales.

“Sí. Así es.”

Ganesha asintió, su expresión cambiando a una de máxima seriedad. Luego, sacó una carta imperial sellada y la tendió.

“Esta es una solicitud de misión que la Familia Imperial nos dio directamente.”

Lia la abrió. Sus ojos se abrieron con asombro.

“…Ha.”

Si fuera la verdad lo que Lia sabía, por supuesto, alguien del Palacio Imperial tendría un atisbo de sospecha.

“La Agencia de Inteligencia Imperial también sospecha de Deculein.”

——[Solicitud de misión: Equipo Aventurero Red Garnet]——
◆ Sigue al objetivo e investiga. Si hay sospecha de traición o conspiración, notifíquenlo inmediatamente.

◆ Objetivo: Deculein von Grahan Yukline.

Lia dejó la carta y miró fijamente a Ganesha.

“Pero la pregunta es, ¿Su Majestad nos creerá? Oh, por supuesto, necesitaremos pruebas.”

Ganesha apoyó la barbilla en su mano.

“¿Qué debemos hacer, Lia? ¿Deberíamos intentarlo? ¿Deberíamos seguir a Deculein?”

Siguiendo a Deculein, revelando que era un espía que colaboraba con el Altar. Obtener esa evidencia y presentarla a la Agencia de Inteligencia Imperial y Su Majestad.

“… No tenemos otra opción.”

Incluso si eso significaba traicionar a Deculein, no había nada que pudieran hacer.

“Justo ahora él está tratando de completar el Faro.”

Incluso si era por ella que Deculein estaba haciendo esto ahora, o por el escenario de Yuli, la ex prometida agregó sin pensarlo mucho…

No, por eso que.

“Tenemos que arreglarlo. Si no podemos convencerlos…”.

Lia apretó los dientes.

“Incluso si tenemos que matarlo… pase lo que pase.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente