Capítulo 310 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El Castillo del Invierno. Allí, Julie estaba mirando su espada en una habitación fría.

“…”

Con una mirada en blanco, examinó la longitud de la hoja y la empuñadura una y otra vez. El fino metal se endureció al absorber maná, y el mango se alisó donde su mano lo había agarrado a lo largo de los años.

“Esta es mi espada…”

Julie sostuvo la espada.

“!”

Un escalofrío le recorrió la espalda y el pelo se le puso de punta. Se sentía tan natural que no estaba segura si estaba sosteniendo la espada o si la espada la estaba sosteniendo a ella.

“…Mmm.”

Julie se estremeció. Luego, se sentó en la cama y miró las actas del encuentro familiar.

Skydark: Aquí cambiare la actas de la reunión por las actas del encuentro… ya q tiene más sentido.. pensándolo bien según yo.. espero no estar mal ya q no leí los capítulos más adelantes ya q “meet” tiene varios significados según a lo q  el contexto vaya…

— Deculein era tu exnovio. Rompió el matrimonio a causa de la maldición.

Era bastante difícil entender todo. Era una relación en la que no tenían contacto entre ellos en primer lugar.

“Deculein.”

Julie lo conocía. Él era famoso en la universidad. Según los chismes del mundo aristocrático, era un tipo muy malo.

“…”

Sin embargo, en ese momento, el Deculein que vio Julie era una persona que tenía sus propias cosas. Vivía sólo para sí mismo. Es por eso que Julie no pudo evitar envidiar a Deculein.

“Pero cómo…”

Julie miró una página específica de los encuentros.

[Julie no pudo escapar de Marik debido a la excesiva presión de la misión de Deculein y quedo atrapada en la explosión causada por el espíritu vengativo del interior. Su corazón estaba cubierto de energía oscura y maldecida, pero sobrevivió milagrosamente. Sin embargo, Yukline y Deculein demostraron ser bastante exigentes al buscar compensación por los daños…]

Esto describía del por qué estuvo maldita.

“… No pudimos comprometernos, ¿verdad?”

Diez años podrían cambiar incluso ríos y montañas. Aceptar ese peso tan rápido seguía siendo difícil.

“Uf.”

Julie miró alrededor de la habitación. Los únicos muebles eran una cama, una silla y un libro de texto de caballero. Este paisaje era el mismo que de hace diez años con una diferencia.

La famosa espada que sostenía.

“…Imperio.”

Ella tenía un propósito. Era mucho más segura y honesta que la Julie de diez años después, cuando la realidad la golpeó. La caballero guardián del Imperio. Y…

“Freyden.”

Julie quería proteger a su familia.

 

*****

 

Dos días después.

Julie llegó a la isla.

“La isla… así.”

De hecho, la capital del Imperio cambió enormemente en diez años. Era un lugar tan brillante que sus ojos se sentían secos. Mientras caminaba, parpadeando como un campesino de pueblo, llegó a la Orden de Caballeros afiliada a la Universidad Imperial.

“Detente. Los forasteros no están permitidos a partir de aquí.”

A diferencia de la Torre Mágica, que estaba parcialmente abierta a estudiantes universitarios en general, los Caballeros estaban completamente aislados. Julie se acercó al caballero y le mostró una carta de recomendación.

“Soy una nueva cadete.”

“…”

El caballero leyó la carta.

“Identificación.”

“Sí.”

Cuando ella presentó su identificación, él la leyó junto con la carta de recomendación y asintió.

“… ¿Eres de Freyden?”

“Sí. Una línea colateral.”

“Mmm. Ha pasado mucho tiempo desde que tuvimos un caso de nepotismo. Bien. Entra. Habla con el administrador del dormitorio y te dará una habitación vacía.”

Tan pronto como se enteró de que ella era una cadete y de una línea colateral, inmediatamente comenzó a hablar de manera informal.

Julie asintió.

“Sí.”

Julie entró. Ella conocía bien la estructura interna del edificio de los caballeros.

 

[Dormitorio]

 

Llegó al dormitorio rápidamente y desempacó en la habitación 303.

“Ha pasado un tiempo desde que tuvimos un caso de nepotismo. Los otros cadetes llegarán mañana para el entrenamiento al aire libre, así que descansa.”

El superintendente explicó frente a la puerta del dormitorio.

“Sí.”

Julie se sentó en la cama mientras respondía.

¡Slam—!

El superintendente cerró la puerta.

“…”

Silencio.

“Mmm…”

Una habitación individual. Solía ​​quedarse en una habitación doble, pero ahora era individual. ¿Sería más cómoda una habitación individual, después de todo?

“Estudiemos.”

Todavía estaba muy lejos de aceptar esta diferencia de diez años. Las actas de encuentro familiar, cómo había cambiado el Imperio en los últimos diez años y esta situación. Para aprender todo esto…

“Biblioteca.”

 

*****

 

Tick…

Tack…

Sylvia estaba estudiando. Esto no se trataba de magia sino de educación. Era realmente difícil enseñar a niños estúpidos—

Creak—

Una mujer sacó una silla no muy lejos de ella. Al principio, Sylvia no le prestó mucha atención.

Thud— Thud— Thud— Thud— too, doo— doo–

Pero el sonido de los libros apilados la estaba molestando. Era la característica de la gente que no estudiaba. Simplemente apilaron libros que no podían leer.

Sylvia se frotó la sien y miró hacia arriba. Sus ojos se abrieron.

“…Tú.”

“¿…?”

La mujer, quien acababa de abrir el libro de arriba, la miró e inclinó la cabeza. ¿Julie?

…No. Mirando de cerca, esta no era Julie. Este era mucho más joven.

“…”

“¿Me conoces?”

Cuando Sylvia no respondió, la mujer que se parecía a Julie preguntó.

“…Te confundí…”

“Oh~. Ya veo… por cierto, ¿Eres profesora?”

Sylvia asintió.

“Soy una profesora de magia.”

No había diferencia entre un instructor y un profesor.

“Oh. Profesora de magia… eso es increíble. Soy una cadete de caballeros.”

“¿Estudiante universitaria?”

“Sí. Si eres una profesora de magia, ¿Estaría bien si hago una pregunta?”

¿Por qué era tan amable? Si lo piensas bien, Sylvia fue la primera en hablar.

“¿De qué tienes curiosidad?”

“¿Aprender magia también ayudaría con el manejo de la espada?”

“Sí.”

Una respuesta inmediata. Sylvia levantó su dedo índice y reunió maná sobre el. La corriente de aire azul tomó la forma de una espada.

“Coordinación de maná. Las acciones de los caballeros están todas relacionadas con este poder de coordinación de maná, y la coordinación está más estrechamente relacionada con la magia.”

“Mmm…”

La cadete levantó su dedo índice en una mímica. Estaba tratando de reunir maná como ella misma, pero no funcionó. ¿Cómo se atreve un caballero a seguir a un mago?

Whoosh…

Sin embargo, el maná de la cadete se expresó de forma ligeramente diferente. En un instante, un escalofrío recorrió la mesa y el maná de Sylvia se congeló de azul. Esta demostración de talento hizo que su cerebro se estremeciera por un momento.

Este era un talento. Un verdadero talento del tipo que Sylvia no había visto en mucho tiempo.

“…”

La expresión de Sylvia se endureció.

“¿De dónde eres?”

“Soy de la línea colateral de Freyden.”

“…”

Como esa caballero, ella era de Freyden. Aunque algo era sospechoso, Sylvia miró fijamente a la caballero sin decir nada.

“¿Sí?”

La cadete de pelo blanco inclinó la cabeza.

“¿No quisieras tomar mi clase?”

Cualquiera que quisiera convertirse en profesor no podía simplemente sentarse y ver cómo un verdadero talento se pudría en la biblioteca como esta.

 

*****

 

Muy temprano por la mañana, con los Caballeros afiliados a la Universidad Imperial.

Los visité hoy como comandante de la Guardia Imperial.

“Jaja. El capitán de la Guardia Imperial está aquí al amanecer…”

“Siempre voy a trabajar por la mañana.”

“Oh… como se esperaba de usted.”

El jefe de los caballeros afiliados a la universidad era Bellarin. Me había entregado su posición y ahora estaba sirviendo café en una taza de té.

“… ¿El libro de Apocalipsis también se encontró en esta Universidad de Caballeros?”

Los hombros de Bellarin temblaron. Observé su reacción cuidadosamente, luego tomé un sorbo de mi café.

“Sí… así es.”

Él asintió con una mirada solemne.

“Soy cauteloso al informarle esto, pero… se han encontrado algunas copias de este libro de Apocalipsis en los dormitorios.”

El Apocalipsis del Altar. Se extendió profundamente bastante en el Imperio. Probablemente había bastantes personas en el Imperio que ahora creían en ellos, ya sea a sabiendas o sin saberlo.

“Si hay un informante haciendo trabajo misionero en este lugar… bueno, no somos una agencia de aplicación de la ley. Jaja.”

Mientras hablaba, no dejaba de mirarme furtivamente, fingiendo pedirme un consejo.

“Enviaré a una aventurera. Su nombre es Lia, así que trátala apropiadamente.”

“Sí.”

Saqué la lista de cadetes de él con 「Psicoquinesis」, luego hojeé los nombres. No había nada especial en ninguno de ellos.

“Además, estaré atento a los eventos de la Orden de los Caballeros en el futuro.”

“¡¿Oh?!”

“Dado que también existe el entrenamiento conjunto con la Torre Mágica.”

Caballeros y Magos, Magos y Caballeros. Aunque parecían ser opuestos, el vínculo entre las dos profesiones era claro. Los caballeros solían proteger a los magos, guiándolos en la batalla. Por lo tanto, ahora que la guerra con el Altar no estaba lejos, este entrenamiento conjunto era bastante importante.

“No, personalmente observaré el entrenamiento conjunto.”

“…¿Qué?”

Preguntó Bellarin.

“Qué. ¿Te sientes incómodo en mi presencia?”

“Oh, no. No es eso.”

No solo eso, planeé preparar un plan de estudios para los caballeros usando 「Comprensión」. Incluso si el mundo fuera destruido mañana, los humanos serían los que plantarían un manzano.

“Gracias por tu duro trabajo. Me iré.”

Me paré. Bellarin se inclinó detrás de mí y gritó.

“Sí. ¡Adiós!”

Me paré en la entrada del campo de entrenamiento abierto detrás del edificio principal. Por un momento, examiné el campo de tierra. Estaba tranquilo y silencioso ya que todos los cadetes se habían ido a entrenar.

“¿Mmm?”

Pero había una espada de madera clavada en medio del campo de entrenamiento.

“¿Es ese un jesabap?”

(T/N: Arroz al vapor preparado para un rito ancestral.)

Se puso como una cuchara en un jesabap. Lo agarré.

“…Una espada.”

Una espada. El pequeño palo largo que a Julie le encantaba y era la vida de los caballeros.

Whoooosh—

Lo balanceé. Al principio, un simple movimiento horizontal. Sin embargo, mientras continuaba, la espada se extendió gradualmente por un total de trece movimientos. La fórmula de veintiún golpes por cada movimiento en una habilidad. Por lo tanto, la fórmula de 273 golpes.

Este era el manejo de la espada que ideé por mí mismo mientras pensaba en Julie.

“… Esto es patético.”

Sin embargo, me detuve con la primera habilidad.

¡Thud—!

Negué con la cabeza y volví a clavar la espada en el suelo.

Mientras tanto, Julie estaba estudiando historia en el dormitorio. Ella había terminado su entrenamiento matutino hace un momento.

“¿…?”

Sin embargo, hoy.

En este instante.

Ella vio una situación inusual.

“¿Presidente Deculein?”

El campo de entrenamiento más allá de su ventana. En los terrenos lejanos, que serían vistos solo como un punto para el público en general, Deculein estaba de pie junto a su espada.

“…Se ve igual de mi recuerdo.”

Él no era diferente. Llevaba traje incluso después de graduarse.

“¿Ummm…?”

Independientemente de lo que intentara hacer, Julie apartó los ojos del libro de historia por un momento y lo observó. Miró la espada de entrenamiento de madera que ella había plantado en el suelo, luego agarró el mango con una sonrisa.

Julie parpadeó. Lo había puesto allí para volver y entrenar después de estudiar.

“…”

Sin embargo, en el momento siguiente, sus ojos se abrieron.

Swiiiish—

Podía sentir el movimiento de la espada incluso desde esta distancia. Era difícil describirlos con palabras, así que, en cambio, su boca se abrió mientras sus ojos seguían a Deculein.

Un golpe moviéndose en el tiempo con cada respiración. Una habilidad que los movimientos completaron orgánicamente. Como el arte, como una cascada al pie de una montaña, se desplegó sin detenerse…

“¡Oh!”

Y luego se detuvo al azar.

Clank—

Se rompió cuando Deculein se detuvo.

“Por qué…”

Él sacudió la cabeza como si lo encontrara patético y clavó la espada de madera en el suelo. Luego, abandonó los campos de entrenamiento.

“…”

Por otro lado, Julie—

¡Slam—!

Ella salió corriendo del dormitorio.

¡Boom, bang, bang—!

Deculein ya había desaparecido, pero corrió a ciegas y sacó la espada de madera clavada en medio del campo de entrenamiento. Agarrándolo, pensando en el movimiento que acababa de mostrar Deculein.

“¿Lo hizo así…?”

Paso a paso, empezó a recrear el recuerdo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente