Capítulo 306 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“…”

Como si huyera de Time, Epherene contempló el desierto. El paisaje helado del mundo era verdaderamente maravilloso.

“La tormenta de arena se ha detenido.”

Murmuró sin comprender, y luego resopló. Los granos de arena se habían detenido en el aire. Espacio vacío. Aire estancado. Naturaleza inmóvil. Ahora, lo que apuntaba toda esta evidencia estaba claro.

El tiempo se había detenido.

“…Tal vez vuelva a la normalidad pronto.”

‘Si espero un poco… No sé por qué sucedió esto de repente, pero tal vez debería esperar. Supongo que el tiempo se detuvo por error, pero no se detendrá por el resto de mi vida. La magia no planificada no debería ser muy fuerte.’

“Pero…”

¿Y si se quedara así para siempre? Epherene estaba aterrorizada.

“…Gulp.”

Su boca estaba seca. Sin darse cuenta, comenzó a rebuscar en los bolsillos de su túnica hasta que encontró un montón de papeles. Era la pregunta del examen de Deculein.

“…Ci-Cierto. Ahora tengo mucho tiempo para estudiar, lo cual es bueno.”

Si esto iba a ser liberado pronto de todos modos, al menos podría adelantarse a la curva.

“¿Debería volver… por ahora?”

Epherene se alborotó el caballo y volvió al santuario. Time aún estaba detenido. Allen, Idnik y Julie también. Daba miedo ver las caras de todas congeladas, pero aun así…

“Los errores mágicos se pueden aprender gradualmente.”

Epherene asintió como si no fuera gran cosa.

Tick—

“¿…?”

Sintió una pequeña vibración en su bolsillo.

Tack—

Del reloj de bolsillo de madera. El tiempo seguía fluyendo para ello.

“¡Oh, tú estás vivo!”

Tick— Tack—

Las manecillas de madera del segundero y el minutero se movieron. ¿Estaba esto tratando de decir que el tiempo se había detenido? O.

“…Tú. ¿Sabes cómo arreglar esto?”

Preguntó Epherene.

Tick— Tack—

No hubo respuesta excepto un tic continuo.

“Oye.”

Tick— Tack—

Tick— Tack—

“…Uf.”

Aun así, sería bueno saber la hora. Epherene dejó el reloj de bolsillo sobre su escritorio.

Tick— Tack—

“Aun así, estoy contigo.”

Hablando con el reloj que hacía tic tac, sonrió.

“Espera. Estudiaré y resolveré esto rápidamente.”

Tick—

Epherene era consciente de la existencia de la energía del tiempo. Este era un tema que publicó como tesis. La energía del propio concepto de tiempo. Podría ser maná, naturaleza u otra fuerza por completo, pero, de todos modos, el tiempo contenía energía.

“Debe ser un problema de tiempo y energía. Creo que puedo resolverlo en tres meses. No, si solo espero, hay una mayor probabilidad de que se resuelva por sí solo, ¿verdad?”

Mientras murmuraba así, comenzó con su análisis del fenómeno. Afortunadamente, gracias a que el tiempo se detuvo inmediatamente después de la manifestación de la magia, pudo razonar e investigar este fenómeno desde el interior del santuario.

Tack—

“…Okey. Sigue mirando, Ticky. El acero de madera se ha detenido.”

Tick—

El acero de madera no pudo resistir el tiempo.

“Es bueno tenerte.”

Epherene asintió.

“Entonces, primero, la pregunta de la prueba de Deculein.”

Existía la posibilidad de que el fenómeno de la detención del tiempo se resolviera solo, por lo que dedicar unos tres días a esta pregunta no debería ser un problema.

“Déjame ver…”

Ella sacó la prueba.

——[Problema para la selección de mago de clase secundaria]——

La siguiente fórmula es un círculo mágico cilíndrico en el que innumerables circuitos están conectados y tejidos tridimensionalmente. Suponga que los radios interior y exterior de este cilindro son R1 y R2, respectivamente.

El cilindro está conectado a una piedra de maná con volumen de maná S y valor de resistencia V como se muestra a continuación. La piedra de maná proporciona el 97,3195 % del poder mágico amortiguado a la esfera.

La concentración de maná en la atmósfera es muy pequeña y puede ignorarse, y el efecto de dispersión también debe ignorarse.

(a) Cree un diagrama de circuito del flujo de maná de la esfera donde R1 < R < R2.

(b) Encuentre el vector mágico en la región donde R1 < R < R2.

(c) Desmonte el círculo mágico y calcule el efecto que tendrá en el mundo la unidad de energía que fluye a través de la región R1 < R < R2.

(d) Escriba la expresión global de la figura tridimensional implementada en la región contradictoria donde R2 < R < R1.

Skydark: Así eran mis exámenes XD

“…¿Qué es esto?”

Epherene pudo ver que era un problema de mucha dificultad. Miró el papel con los ojos en blanco.

 

*****

 

…Tres meses pasaron así. El reloj de bolsillo de madera fue la base para llevar la cuenta de ese tiempo. Gracias a ello, Epherene marcaba los días, cada uno transcurriendo veinticuatro horas. Por lo tanto, han pasado tres meses desde que el tiempo se detuvo.

Exactamente tres meses.

“… Ticky.”

Tick— Tack—

Y ahora Epherene, tirada en el suelo, murmuró mientras miraba el reloj de bolsillo con ojos cansados.

“¡Han pasado tres meses y no he resuelto esto!”

Epherene gruñó y se alborotó el cabello.

“No sé qué hacer con los dos.”

La pregunta de la prueba de selección de Deculein, así como esta cosa de detener el tiempo.

‘No sé. No lo sé en absoluto.’

“¡Ah!”

Ella tiró de su cabello.

“¡No hay respuesta!”

Ella no pudo resolverlo.

“Ha. ¿Cómo lo resuelvo mientras estoy atrapada en este tiempo congelado?”

No podía aliviar su estrés, no salían nuevas novelas, ni siquiera podía comer Roahawk. Epherene no estaba comiendo nada, en realidad, pero no tenía hambre, y eso lo hacía aún más espeluznante. De repente tuvo un pensamiento extraño como, ‘¿Estoy muerta?’

Skydark: Estúpida Epherene…ajjaja

Tick— Tack—

“…Oye. Ticky.”

Epherene volvió a mirar a Ticky.

“¿Qué debo hacer? ¿Soy un fantasma?”

Era magia que estaba perfectamente preparada con buenas intenciones. Pero ahora, estaba atrapada.

Tick— Tack—

Al escuchar el tic tac de Ticky, Epherene dejó escapar un suspiro.

“…dime.”

¿Cómo se volvió así?

“… ¿Sylvia tenía razón?”

La propiedad del tiempo. ¿Era un talento que causaría un desastre no solo para ella sino para todo el continente si ella no pudiera controlarlo? Si es así, ¿Tenia que suicidarse para que el tiempo volviera a fluir?

“No quiero.”

Epherene giró la cabeza mientras se acostaba, mirando los papeles esparcidos por el suelo. La mitad era la teoría de Deculein y la otra mitad intentaba resolver este fenómeno. Escribiendo con maná, no con un lápiz. Si lo hiciera con un lápiz, el grafito no se quedaría allí.

Como tal, solo Epherene y su maná se movían en este mundo. Por supuesto, la fuerza física podría usarse para hacer que las cosas se muevan, como pasar las páginas de un libro o algo así. Pero si lo soltaba, se detendría en el acto.

“Vaya… ¡mie**rda!”

Se levantó con un grito y volvió a tomar la prueba de selección de Deculein.

[La siguiente fórmula es un círculo mágico cilíndrico en el que innumerables circuitos están conectados y tejidos tridimensionalmente.]

Mientras leía la primera oración del problema, una palabra le llamó la atención.

“…¿Cilindro?”

¿Por qué era un cilindro? Epherene levantó los ojos y miró a Julie. Precisamente, se quedó mirando el cilindro del tiempo en el que estaba colocada Julie.

“De ninguna manera.”

Ella saltó.

“¡De ninguna manera!”

 

*****

 

…Tres meses más pasaron así.

“¿No es el cilindro una pista de Deculein? Incluso tuve ese pensamiento extraño, pero no fue así.”

Durante medio año, Epherene trabajó para resolver la prueba de Deculein. Descubrió cómo resolverlo en teoría, pero las piedras de maná no funcionaron en este mundo congelado, por lo que aún no pudo hacer la demostración.

“¿Cómo podría el profesor predecir lo que sucedería y dejara una pista? De ninguna manera, ¿verdad?”

En otras palabras, el tiempo se detuvo y el espíritu de Epherene estaba en peligro. Era más difícil ahora que antes cuando repetía sus regresiones. En ese momento, todos tenían un propósito común.

‘Ahora estoy sola. ¿Qué es esto?’

“Verdad, ¿Ticky? Respóndeme.”

— Tick

Esperó una respuesta, y llegó. Epherene se sintió consolada mientras caminaba por el desierto. Llegó al desierto desde el Imperio a pie. Ahora, planeaba volver al Imperio.

‘Necesito un libro. Creo que tendré que poner algo en mi cabeza para resolver este problema.’

“Casey. Lo encontraré.”

‘Tengo mucho tiempo. Puede ser un año o dos, pero Casey. Lo encontraré y leeré todas sus teorías y libros inéditos. Después de ponerlos todos en mi cabeza, voy a terminar con esta maldita pausa de tiempo.’

“Ticky. Pero.”

Epherene caminaba por el desierto. Sin embargo, ella no llevó nada con ella. Incluso el mapa de Deculein era inútil ahora.

“¿Es esta la dirección correcta?”

Epherene cruzó el desierto con solo dos pies, sin saber si la dirección era correcta o incorrecta.

Tack—

“…Okey. Incluso si estoy equivocada. Puedo volver.”

Tenía mucho tiempo. Epherene caminó penosamente a través de las dunas, buscando el Imperio que puede aparecer o no.

 

*****

 

… Ella vagó así durante medio año.

“Ah… ese es el Imperio.”

No había lugar para la alegría cuando finalmente vio el Imperio. Más bien, solo había llegado a las afueras del Imperio.

“Ticky. Escuché esto un día.”

Epherene resopló.

“Se necesitan tres meses más para caminar desde las fronteras del Imperio hasta Hadekain.”

Tres meses a pie. Pero no sabía qué pasaría si se volvía a perder. El Imperio era más grande que el desierto.

“Esto me está volviendo loca.”

Epherene sintió que perdía la cabeza. Incluso si encontraba el libro de ciencias de Casey y luego descubría el camino, tardaría al menos un año en volver. Por supuesto, dejó señales para no perderse, pero…

“Vamos.”

Epherene caminó mientras se daba cuenta de lo conveniente que era el talento de Allen y esperaba que no hubiera más desesperación que esta.

“… Aun así, es bueno ver gente, Ticky.”

Se sentía mejor ahora que Epherene podía observar a la gente. Había gente en el desierto, pero todos tenían expresiones podridas.

“El paisaje del campo es agradable.”

Un hombre estaba trabajando en una granja, su abuelo montaba a caballo por el camino y un niño corría con la nariz mocosa. Epherene sonrió ante el típico paisaje rural mientras caminaba en este mundo que se había detenido.

 

*****

 

“Finalmente, ese es Hadekain.”

Epherene llegó a su destino, el castillo de Hadekain. Tomó alrededor de tres meses.

“Iré a la editorial… y al nuevo trabajo de Casey. Todo lo que tengo que hacer es encontrarlo. Ticky. Se paciente.”

Tick—

El reloj de bolsillo respondió y Epherene siguió moviéndose. Afortunadamente, ella nunca estaba cansada. No necesitaba comer ni dormir. Epherene era un motor que no necesitaba descansar. Ella estimó que la razón era su talento.

“Esta aquí.”

Finalmente llegó a la editorial de Hadekain.

“Habrá todo tipo de cosas en el sótano.”

Epherene abrió la puerta.

“Solo necesito encontrar el nuevo trabajo de Casey aquí. Hay muchos otros libros de ciencia, así que los leeré todos. Estudiemos aquí…”

Ella entró con el reloj de bolsillo. El personal de la editorial se quedó inmóvil en sus puestos de trabajo.

Epherene primero dejó su bolso. Su paquete contenía los exámenes de selección de Deculein y una colección de hipótesis sobre la detención del tiempo que había escrito hasta el momento. Estos eran los pensamientos que le venían a la mente mientras caminaba.

“Veamos… Tick​y.”

No había necesidad de buscar el nuevo trabajo de Casey. Epherene infundió algo de maná en el reloj de bolsillo.

“Regresemos por un segundo.”

Luego, tic, tac, tic, tac—

Ticky sonaba implacablemente y el tiempo retrocedía. De repente, una voz se elevó y la gente bullía alrededor.

Epherene se paró en la esquina y observó la escena. Ella solo podía observar. Ticky solo estaba mostrando el pasado.

“Es una pena cada vez que lo veo. Ni siquiera pueden interactuar conmigo.”

Parte del ocupado personal de la editorial pasó por Epherene.

“De todas formas…”

Epherene cerró los ojos y abrió los oídos. Ella estaba buscando un cierto nombre…

— …Casey. Designado como prohibido.

¡Snap—!

El espacio se congeló. El pasado fue derribado y el mundo volvió al presente detenido.

“Ahí está.”

El lugar al que se dirigía el empleado de la editorial, murmurando sobre Casey, era el sótano. Epherene lo siguió por las escaleras y se acercó a la estantería para poner el manuscrito de Casey.

“Uf.”

Suspiró con alivio tan pronto como encontró las aplicaciones atascadas allí.

Gracias a Dios también guardaban libros prohibidos.

“Hay tres volúmenes.”

Todos los libros de Casey eran prohibidos, titulados Teoría de la Relatividad. Teoría de la Relatividad Volumen 2, Volumen 3 y Volumen 4. ¿Qué tan importante e impactante fue este descubrimiento científico que necesitaba ser publicado en cuatro volúmenes?

“Mi esperanza estaba aquí.”

Tal vez fue porque había estado viviendo sola durante los últimos dos años; ella estaba preocupada por eso.

‘Pero, gracias a Ticky, no creo que me volviera loca. Si vuelvo y vivo mi vida de nuevo, me recuperaré pronto.’

Fue un poco triste cuando pensó en cuántos años más necesitaría estudiar aquí. De todas formas.

Epherene sacudió el polvo de los manuscritos.

“¿Por qué los magos menosprecian la ciencia?”

El valor de estos manuscritos es más valioso que todos los documentos que esos profesores de magia publicaron ceremonialmente para proteger sus posiciones.

“Incluso envían a los oficiales de purga tras de mí.”

‘Cierto, ¿No puedo simplemente encontrar a los oficiales de purga y matarlos mientras el tiempo se detiene?’

“… esa es una idea arriesgada.”

Epherene negó con la cabeza. Los oficiales de purga simplemente hacen lo que se les dice que hagan, y ella no era una asesina.

“Vamos a estudiar”.

Epherene miró el manuscrito de Casey y se sentó.

Tic, tac— tic, tac— tic, tac—

De repente, Ticky lanzó un fuerte ruido y rebobinó el segundero.

“¿Huh? Ticky, ¿Qué estás—”

Stomp—

El sonido de pasos descendiendo al sótano interrumpió a Epherene. Sorprendida, se puso de pie y miró hacia arriba.

Stomp—

Una zancada llena de elegancia y orgullo. Podía decir a quién pertenecía solo con eso.

Deculein.

“…”

Epherene sabía que ella no podía influir en él, pero se apretó contra la pared casi instintivamente.

— No hacía falta que viniera la cabeza de familia en persona… jajaja.

— Solo guíame.

— ¡Sí!

Deculein estaba con un hombre que parecía ser el presidente de la editorial. El presidente se movió a toda prisa y señaló la estantería donde se guardaba el manuscrito de Casey.

— Eso es todo. Estaba a punto de quemarlos, pero debido a que de repente me contacto… ¿Debo quemarlo justo en frente de usted? Este es el original.

El presidente amenazó el estante con la antorcha que sostenía. Epherene hizo una mueca.

Ahora que lo pienso, ¿Por qué Deculein dejó este manuscrito?

— No.

Deculein negó con la cabeza.

— Déjalo aquí.

— ¿Sí?

— Dije que lo dejes aquí.

Habló como si no fuera importante, pero la cara del presidente era extraña.

— Pe-Pero Lord. Una solicitud muy fuerte de cooperación provino de la Isla Flotante y los Magos del Palacio Imperial.

Un pedido muy fuerte de cooperación. Epherene no sabía muy bien qué significaba eso.

— Tenemos que borrar o expurgar los originales… si descubren que lo estoy guardando; los oficiales de purga pueden tratar de interrogarme.

— No importa.

A pesar de la mención de los oficiales de purga, Deculein no cedió. Pero tal vez fue porque su vida estaba en juego; el presidente reunió el coraje para preguntar.

— …¿Podría preguntarle por qué? Lo siento, pero esta es la primera vez que envían a alguien directamente desde la Isla Flotante, así que no tengo más remedio que preguntar…

Deculein lo miró fijamente durante un largo momento.

— Porque incluso un libro tan inquietante y prohibido podría ser de ayuda.

— …¿Sí? ¿A-Ayuda?

“!”

El presidente seguía sonando sospechoso, pero los ojos de Epherene se abrieron como platos. Sin darse cuenta, se tapó la boca.

— No hagas más preguntas. Vamos arriba.

— …Sí. Está bien.

El presidente se fue sin más preguntas y Deculein se quedó solo en el sótano mirando la estantería.

Y…

— …Algún día ella lo robará.

Sonrió cálidamente como si estuviera pensando en algo, luego se dio la vuelta y subió las escaleras.

“…”

Epherene sintió la contracción de su corazón.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente