Capítulo 294 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

— ¡Despierte! ¡Comandante! ¡Guardias!

Ruidos de marchas y entrenamientos anunciaron la mañana. Sophien se despertó y miró al techo.

Parpadeo, parpadeo— parpadeo, parpadeo—

“…”

Cuando de repente giró la cabeza y miró por la ventana, había un sol abrasador que parecía que podría derretir el vidrio. El calor del desierto era lo suficientemente fuerte como para doblar cualquier estructura de acero, pero el interior de este edificio principal seguía siendo agradable.

“Keiron.”

— Sí.

“Me siento renovada.”

Su cansancio desapareció y su condición era lo suficientemente perfecta como para no necesitar dormir durante tres días y tres noches. Ella no sabía por qué.

‘¿El Profesor vino y se fue?’

Miró a su alrededor, pero él no estaba a la vista.

— Me alegro. Sin embargo, escuché que los sirvientes están llegando.

“Los sirvientes.”

— Sí.

Sophien sintió un latido en la cabeza. Lo bueno del desierto era que ellos no estaban allí, entonces, ¿Por qué tenían que venir?

“… ¿Qué hay del Profesor?”

Fingiendo no estar interesada, ella preguntó.

— El presidente está explorando amenazas externas. Dijo que el área alrededor de Su Majestad se establecería como una zona segura mediante la instalación de espejos en varios lugares en un radio de tres kilómetros.

“¿Una zona segura?”

— Sí.

En teoría, si usas bien las propiedades de los espejos, puedes monitorear todos los puntos ciegos.

“…”

Sophien levantó el torso sin decir una palabra. En ese momento, sintió que su corazón se ahogaba.

“Otra vez, otra vez, este maldito…”

Thump—

Como si le estuvieran clavando un cuchillo en el pecho, el dolor se extendió por toda su cabeza.

“… Esta maldita enfermedad.”

Si la emoción que sentía por Deculein era amor, ¿Era esto también parte de ese amor?

“Haah.”

Sophien se palmeó el pecho y se levantó. Caminó por la habitación con las manos entrelazadas a la espalda, luego se sentó en la cama.

“Haah.”

Sophien se palmeó el pecho y se levantó. Caminó por la habitación con las manos entrelazadas a la espalda, luego se sentó en la cama.

“Haah”.

…Después de repetir eso unas cuantas veces.

“Parezco una tonta.”

Volvió en sí y se cambió de ropa. La ropa de hoy era un traje completamente negro de Yuren.

“Mmm.”

Ella se sentó en la silla de su oficina con una pila de tareas del gobierno por resolver. Sophien se quedó mirando los documentos.

“Veo que llegaron más documentos esta mañana.”

— Sí. Los guardias esperan la sentencia de los presos.

Sophien se mordió el labio inferior por un momento, recordando a Deculein.

“Dije que todos ellos deben ser asesinados.”

— Sí. Sin embargo, parece que el presidente está siendo cuidadoso.

“…”

Sus ojos se entrecerraron bruscamente. Su corazón volvió a temblar, pero esta vez asintió con calma.

“Okey. Deculein, ese bastardo, dijo que les diera una oportunidad a esos prisioneros.”

Sophien tomó su pluma.

“Entonces, dáselo. Esa oportunidad.”

Una carta personal del Emperador se completaba con una sola frase. Eso se fue volando con Psicoquinesis.

“Esta… es la única oportunidad que les daré.”

El contenido de esa oportunidad que era casi imposible era el siguiente:

[Dentro de dos semanas, propongan cómo hacer florecer las flores más hermosas en medio de las dunas.]

 

*****

 

…La Guardia Imperial construyó torres de vigilancia por todo el desierto y conectó sus nidos con equipos como radios y walkie-talkies. También colocaron tropas en la frontera del desierto para bloquear el tráfico. Como tal, el desierto quedó aislado en solo tres días y se estableció una red para monitorearlo.

“Eso es demasiado rápido.”

— En medio de ese desierto, Lia sudaba profusamente y caminaba por las dunas.

“Es esto por Deculein.”

Lia vitoreó por dentro cuando el hombre incompetente llamado Bell se convirtió en su líder. Sin embargo, la influencia de Deculein aún era fuerte y él decidió restringir el desierto. Por supuesto, Bell estaba bastante disgustado.

“¿Cómo se le ocurrió la idea de detener el agua subterránea?”

Él planeaba bloquear todas las vías fluviales subterráneas utilizando a la tribu Malia, quienes encontraron las venas de agua. Por eso Lia se arrastró por las dunas que intentaron engullirla entera.

“Uf… ¿es aquí?”

Finalmente, llegó a su destino. Recogió su mapa y lo revisó una vez más.

“Es aquí. Un puesto de avanzada subterráneo.”

Este era el puesto de control subterráneo de la Sangre Demonio que visitó cuando era una aventurera. También había algunos amigos Elegidos bastante cercanos aquí. Lia verificó dos veces por cualquier imprevisto—

“¿Quién eres tú?”

Ella escuchó una voz fría.

¡Whooosh—!

Lia sonrió, sintiendo una presencia dentro de la tormenta de arena.

“Soy yo. Ya me conoces.”

“…!”

La arena se calmó. Apareció un hombre con un turbante.

“…¿Espera?”

Los ojos del hombre se abrieron cuando miró a Lia.

“¿Eres Lia?”

“Sí. Soy yo. Kaisel.”

Kaisel. El Sangre Demonio Elegido y el sobrino de Carixel, quien ahora estaba encerrado en Rohalak.

“Me alegro de verte.”

Lia tenía una buena red con los Sangres Demonio, y la razón por la que acudió a él fue, por supuesto, la quest principal.

“…¿Por qué estás aquí?”

“Toma.”

Lia le entregó un documento. Era ultrasecreto, incluidos todos los planes de Deculein, la ubicación de las torres de vigilancia, los lugares de emboscada, etc.

“¿…?”

Kaisel estaba aturdido. Los secretos más importantes del enemigo brillaban justo en frente de él, pero él solo estaba parpadeando, sin entenderlo.

“Tómalo. Estoy aquí para ayudar a las tribus del Desierto y a la Sangre Demonio.”

También conocido como un doble espía. Lia estaba dispuesta a asumir un papel tan peligroso. Esto se debió a que la destrucción de la Sangre Demonio y el desierto sería perjudicial para completar la quest principal.

“Estoy perdido por las palabras. De repente vienes aquí y…”

“¿Me creerías si te dijera que me acerqué a Deculein a propósito para esto?”

Por supuesto, ella no se acercó a él por esto, pero como ya estaba allí…

“¿A propósito?”

Preguntó Kaisel. Lia respondió con valentía.

“Sí. La gente está siendo masacrada. Todos ellos, niños y ancianos incluidos, solo por ser Sangre Demonio.”

“…Pero—”

“El Imperio está tratando de masacrar incluso a las tribus del desierto, y eso no está bien. Por lo tanto.”

Ella empujó los documentos en sus manos.

“Tómalo.”

“Oh.”

Kaisel se lo metió en el bolsillo, pero su tez no se veía bien.

“Pero Lia. Piensa en lo que estás haciendo ahora. Si te atrapan, recibirás la pena de muerte. No, más allá de la pena de muerte, la erradicación de…”

“Ni siquiera tengo una familia. Todo lo que tienes que hacer es guardar el secreto, Kaisel.”

“…Por supuesto, lo protegeré con mi vida. Incluso si esta información no es cierta, te creeré—”

“Es cierta. Es información robada de Deculein.”

Los ojos de Kaisel se abrieron una vez más. Mirando su expresión de asombro, Lia sonrió ampliamente.

“¿Deculein, del profesor que no tiene sangre ni lágrimas? ¿Cómo?”

“Dijeron que me parezco a la ex prometida de Deculein.”

“…Oh.”

Kaisel se sobresaltó. Un pensamiento extraño parecía estar corriendo por su mente. Aun así, dado que no preguntó mucho, parecía un rumor sorprendentemente popular. La Sangre Demonio debe haber estudiado y analizado todo sobre Deculein.

“Así que fue sorprendentemente fácil. También, esto.”

Lia sacó un trozo de papel doblado de su bolsillo.

“Tómalo. Este es un papel doble.”

Papel doble, un par de papeles mágicos formados por dos hojas. Lo que estaba escrito en una página fue copiado y escrito en la otra.

“Si obtengo este tipo de secretos en el futuro, los enterraré en el suelo. Marcaré la ubicación en este papel doble. Y tú, Kaisel, irás a buscarlo.”

“…”

“Soy una doble espía.”

Kaisel asintió con la cabeza en silencio. Tomó la hoja con una mirada severa.

“Gracias, Lia. Tú—”

“No tienes que agradecerme. Voy a hacer esto como una misión de aventurera también. Una doble misión de espionaje.”

Lia agregó con una pequeña sonrisa.

“Y oye, Kaisel. Más tarde, cuando se aclaren todos los malentendidos y se reconozca a la Sangre Demonio…”

“Arriesgaré el futuro de mi raza y te prometo una recompensa.”

Una Quest apareció al mismo tiempo que la promesa de Kaisel.

Quest Principal: El futuro de la Sangre Demonio.

◆ +500 de mana cuando la Sangre Demonio sea independiente.

“Sí. ¡Voy a confiar en ti!”

Lia respondió vigorosamente.

 

*****

 

Después de que Lia regresó, el puesto subterráneo de la Sangre Demonio. Kaisel estaba hablando con alguien a través de la bola de cristal.

— ¿Lia vino y dijo eso en persona?

“Sí.”

— ¿Cómo?

La voz parecía encontrarlo difícil de entender. Sin importar cuán talentosa fuera la aventurera, los secretos de Deculein no eran fáciles de obtener.

“Lilia, tú me lo dijiste. Que Lia se parece a la ex prometida de Deculein.”

— …

“Lia parece haberse acercado a él a propósito. Los Aventureros Red Garnet tampoco quieren la guerra.

Ante las palabras de Kaisel, Lilia Primienne — ex subdirectora de seguridad pública y actual jefa del campamento de Rohalak, se quedó en silencio por un momento.

— Por supuesto. Sus ojos, mirando a Lia en Reccordak, eran inquietantes.

“Aparte de eso, no hay ninguna razón por la que Deculein hubiera acogido a Lia.”

— Así es.

Primienne estuvo de acuerdo.

— En cualquier caso, será una gran fortaleza para nosotros si esa niña se convierte en espía. Ella está en el corazón de la guardia imperial.

“Confirmado.”

— …

“¿Y?”

  1. Preguntó Kaisel, pero las siguientes palabras de Primienne no tenían nada que ver con la Sangre Demonio.

— Pensar que el Profesor filtró secretos. Supongo que Lia realmente se parece a su ex prometida.

“…Sí.”

— Voy a colgar.

Click—

¡Whooo—!

Kaisel apagó su lámpara de aceite.

 

*****

 

El Palacio Imperial temporal fue construido en el desierto. Mientras caminaba por el primer piso, me encontré con una cara familiar.

“Es tan agradable y refrescante aquí…”

Lia estaba sentada en el sofá de la sala de estar. Su ropa estaba empapada en sudor y se estaba quedando dormida con una expresión lánguida. En ese pequeño pecho guardaba la teoría de la elementalización que yo le di.

“Cool delfín…”

“Lia.”

Llamé el nombre de la chica.

“¿Qué?”

“¿Qué has estado haciendo?”

Lia me miró y su expresión se volvió incómoda.

“He estado entrenando. Entrenando en el calor…”

Fingiendo estar muerta, torciendo la cabeza, evitaba la conversación. Me senté junto a ella.

“Lia.”

“…”

“Respóndeme.”

“…Tengo sueño ahora.”

“Antes de que mate—”

“Se lo diré después.”

Respondiendo sin rodeos, ella se disparó.

“Oh—!”

En ese momento, una voz resonó desde el otro lado del pasillo.

“¿Presidente?”

Era el General Bell. La majestuosa figura con su facción a sus espaldas provocó en mí las ganas de matar, pero casualmente le di la bienvenida.

“General Bell.”

“Sí, Presidente, tengo algo que decirle—”

“Dilo.”

La frente de Bell se arrugó ligeramente. Parecía estar insatisfecho con mi forma de hablar.

“Sí, bueno… de todos modos. ¿Ellos dijeron que la ubicación fue identificada?”

“¿Ubicación?”

“Sí. El escondite de un Sangre Demonio ha sido descubierto por este de aquí, Volgen.”

Bell se rió, felicitando al caballero que estaba justo detrás de él.

“Espera por ahora. La vigilancia es más importante que el avance.”

“No, no—”

Bell negó con la cabeza.

“No, no. No es así; no es así.”

Siguió sacudiendo la cabeza. Se sacudió así unas siete veces y luego habló.

“Ya he recibido órdenes de Su Majestad.”

“…¿Ordenes?”

“Sí.”

Ajem. Bell se aclaró la garganta y se cruzó de brazos, luego susurró.

“Así que esto es un aviso, no una consulta. Presidente Deculein.”

“…”

Aviso, no consulta. Miré a Bell. Sin palabras, sin reacción. Simplemente indiferente y seco.

“…”

“…”

A medida que pasaba el tiempo, Bell parecía un poco avergonzado.

“Ajem. De todos modos.”

Él instó fuertemente a mi variable de muerte.

“A partir de ahora, un trato tan indiscriminado será un poco incómodo. Respetarnos unos a otros — sí, creo que sería bueno, así que sepa eso.”

Bell caminó por el pasillo sonriendo como una rata. Decenas de guardaespaldas lo seguían como parásitos. Lia, fingiendo no estarlo, estaba mirando.

“…Ups.”

Ella cerró los ojos de nuevo y se acostó en el sofá.

“…”

Caminé por el pasillo sin decir una palabra. Bell, no había necesidad de enojarse con la inmundicia. Yo mataría a ese tipo de todos modos. Incluso si muriera en un futuro no muy lejano, al menos lo mataría antes de eso.

[Habitación privada: Deculein]

Llegué a mi habitación privada. En el momento en que puse mi mano en el pomo de la puerta…

Chijik—

Sentí un cierto rastro.

“…”

Creak—

Silenciosamente abrí la puerta y miré alrededor adentro. Era fácil colarse en esta habitación. También era fácil copiar o sacar los documentos confidenciales cuidadosamente organizados en los cajones. Era un espacio que fue creado deliberadamente de esa manera.

“…Pero.”

Un ladrón había estado aquí. Miré de cerca con mi Visión, pero los débiles rastros que quedaban eran de una niña inesperada.

“Lia.”

¿Por qué esa chica?

 

*****

 

Bell marchó como un sinvergüenza. Sin embargo, logró resultados. Encontró el puesto de avanzada de la Sangre Demonio, y dado que tomó a la Sangre Demonio como prisioneros, Sophien lo elogió. Por otro lado, Deculein no lograba nada cada vez que maniobraba. Ya sea que la información se filtró o se predijo, el plan para bloquear el agua subterránea también fracasó debido a un ataque sorpresa. Como resultado…

— Abundan los rumores de que Su Majestad está tratando de acabar con Deculein.

La influencia de Deculein en el desierto se debilitó. Incluso Keiron estaba preocupado.

— ¿Hasta cuándo planea humillarlo así?

“Hmph.”

Sophien miró a Keiron y apretó los dientes.

“¿Que te importa? Además, ¿No es cierto que no puede trabajar de todos modos?”

— Usted también lo sabe. Que los Sangre Demonios le están dando mérito militar a Bell a propósito.

“…”

Él estaba en lo correcto. Bell corría salvajemente como un pez en el agua, y la Sangre Demonio le arrojaba todo tipo de cebos. Ellos esperaban que Deculein fuera derrocado y que el incompetente Bell tuviera éxito.

“Haré lo que quiera. Así que cállate y piérdete.”

Sophien agitó las manos. Keiron continuó.

— Su Majestad. Entonces puedes terminar siendo odiada.

“…¿Qué?”

Por un momento, el rostro de Sophien se endureció.

“¿Qué acabas de decir, quién odiar—”

— Desde ese día, Deculein no ha venido a visitar a Su Majestad.

“…”

Ella se quedó sin palabras.

— ¿O quiere que Deculein venga primero y se incline? ¿Qué diga que se equivocó y que quiera volver a estar con Su Majestad?

Le dolían las mejillas y su corazón ardía como si estuviera en llamas. Era un dolor muy extraño.

— Sabe que eso es imposible, ¿no? Puede que obedezca las órdenes de Su Majestad, pero no es de los que doblegan sus convicciones.

“…”

— Además, Deculein es un verdadero noble que valora más la cara.

Keiron continuó.

— Pero Su Majestad ahora está aplastando su orgullo.

“Simplemente call…”

— Está haciendo lo que él más no tolera.

Al escuchar eso, sintió que era un poco injusto.

— Tengo curiosidad.

Lo que no podía soportar, Deculein ya le había destrozado el corazón.

— ¿Su Majestad está abandonando a Deculein?

Dijo innumerables mentiras. Dijo que era solo por Julie y la pisoteó. Pero por qué…

— O tal vez Su Majestad está siendo abandonada por Deculein.

‘… ¿Por qué Keiron me dice cosas tan dolorosas?’

Pagina Anterior
Pagina Siguiente