Capítulo 284 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“…Wow.”

Lia miraba con admiración el estudio de Deculein.

“Es tal como lo escuché.”

De hecho, todo era de alta gama. Estanterías, sillas, mesas, cortinas y todo lo demás. También estaba limpio sin una mota de polvo. Los libros, las baldosas del suelo, los marcos de las ventanas e incluso la parte superior de las estanterías parecían más limpias que cualquier otra habitación que hubiera visto antes en su vida.

“¿Huh? ¿Qué demonios, ya lo limpió?”

Yeriel, que estaba rebuscando en los cajones del escritorio de Deculein, se rascó la nuca y murmuró. Lia se acercó más.

“De todos modos, todo lo que necesitas saber es que eres muy similar… ya que lo verás a menudo en el futuro.”

Yeriel lo dijo y ordenó los cajones tal como estaban antes de que llegaran. Deculein parecía recordar todas esas cosas.

“Aquí. Toma esto.”

Después de eso, Yeriel le entregó un papel.

“Esta es una lista de cosas a tener en cuenta. No tienes que hacerlo ya que eres una invitada, pero hay muchas etiquetas que debes seguir.”

La boca de Lia se abrió mucho mientras leía. En el pasillo, camina un poco a la derecha desde el centro. Al comer, asegúrate de observar la siguiente etiqueta. Ten cuidado de no usar palabras vulgares en lo que dices, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla…

“Escuché que te quedaste unas semanas en el Palacio Imperial. Entonces estarás bien.”

“Um… sí.”

Lia asintió. Yeriel agregó con una sonrisa:

“Solo sigue lo que está escrito allí, pero si es posible, no lo destaques en tu vida diaria. Él es una persona tan patológica.”

“¿Patológica?”

Una voz fría sonó detrás de ellas. Yeriel y Lia se sobresaltaron y miraron hacia la entrada del estudio.

“…Ya estás despierto. ¿Son suficientes cuatro noches? ¿Estás bien?”

Era Deculein. Su tez se veía pálida, pero estaba vestido con ropa casual limpia. Con una camisa y prendas de punto negros, parecía menos pesado que un traje.

Él la miró y habló sin rodeos.

“Viniste.”

“Sí. Yo vine.”

“Yeriel.”

Y a Yeriel, le hizo señas para que saliera por la puerta.

“Okey. Oye, si tienes alguna pregunta, ven al quinto piso. Esa es mi habitación. Me quedaré aquí por un mes, así que en cualquier momento.”

“Sal.”

“Está bien.”

Slam—

La puerta se cerró cuando Yeriel se fue.

“…Gulp.”

Lia, ahora sola con Deculein, sintió que se le secaba la boca. Primero él le tendió un pedazo de papel.

“Tómalo.”

“¿Qué es esto?”

“Es la estructura del circuito de tu cuerpo.”

“¿…?”

Lia se estremeció cuando sus ojos recorrieron el papel. Era la anatomía de su cuerpo.

“Esto—”

“Puedo comprender con solo mirar. Qué circuitos recorren tu magia y cómo funciona.”

“…”

Se le puso la piel de gallina en los brazos. Él vio todo su cuerpo, desgarrado como si estuviera listo para una autopsia.

“Primero, míralo con tus propios ojos.”

Snap—

El maná se extendió por la hoja de papel, comenzando en la fuente de energía abdominal y extendiéndose.

“¡¿Wow?!”

“Es el flujo de maná que ves cuando expresas tu talento. Incluso tú puedes ver que actúa por sí solo. No hay reglas; es caótico.”

Arbitrario. Como dijo, el maná de la fuente de energía que se muestra vagaba por el cuerpo.

“El circuito de tu cuerpo es como una tierra sin caminos. El maná dentro de tu cuerpo se mueve sin sistema, en desorden.”

“Ah… sí. Puedo ver eso.”

“La mayoría de los aventureros son así. Se desperdicia mucho maná.”

Era un hecho que ella no sabía. Ella aprendió todo por experiencia.

“Por lo contrario.”

Él chasqueo (snap) de nuevo, y el maná se extendió una vez más por el diagrama. Esta vez fue diferente a las anteriores. El maná se movió ordenadamente como si corriera por un camino bien ordenado hacia su destino sin desperdiciar una sola gota.

“Este es el camino óptimo para tu cuerpo que diseñé. Como valor numérico simple, el consumo de maná se reducirá en un 57 % y la potencia aumentará en un 33 %. En términos de eficiencia, es más de tres veces.”

“Wow… pero espera un minuto. ¿Tú lo diseñaste?”

“Sí. Consideré tu altura, peso y tu capacidad de maná. Es la optimización perfecta.”

Lia frunció el ceño.

“¿Co-Cómo supiste mi altura y peso?”

“Lo sé con solo mirarte. ¿Pero es eso importante ahora? Eso es patético.”

Deculein la regañó y se sentó.

“…Por supuesto. No importa. ¿Cómo puedo preparar el camino?”

“Sencillo. Verteré mi maná en ti.”

“¿…?”

Ante ese extraño comentario, Lia inclinó la cabeza sin comprender. ¿Haría qué, con su maná?

“Significa que construiré los caminos. Con mi maná en tu cuerpo.”

“… ¿Eh?”

“Guiaré tu maná con mi maná para allanar el camino hacia la eficiencia. Si lo repito cientos de veces, el camino se abrirá. Es un entrenamiento acelerado bastante intenso, pero es la mejor manera de acostumbrar a tu cuerpo antes que a tu cerebro. ¿O planeas quedarte aquí por dos o tres años y aprender usando el método lento?”

Lia negó con la cabeza. La quest principal podría terminar en seis meses, por lo que se quedó sin tiempo.

“Pero el dolor es natural, por alterar artificialmente la ruta del circuito y aumentar el ancho.”

“Sí. Entiendo.”

Deculein asintió.

“Entonces prepárate y regresa.”

“¿Sí? Ya estoy preparada.”

“…”

“¡Comencemos de inmediato!”

Lia sonrió ampliamente. No hubo necesidad de preparación. Se había acostumbrado al dolor de todos modos mientras trabajaba como aventurera.

“…Bien.”

Deculein levantó su dedo índice con una mueca. Al final, un poco de maná se elevó y salió disparado, fluyendo a través de la nariz de Lia.

“Estas preparada.”

“Sí. ¡Ya estoy— kyaaaaah!”

Al momento siguiente, Lia vomitó sangre.

“… Uhhhhhhh.”

Cuando recobró el sentido, se derrumbó en el suelo. Su visión era borrosa y sus extremidades se convulsionaban incontrolablemente.

“Uuugh…”

Era difícil incluso respirar. Esto fue lo peor. Este profesor loco, Deculein. ¿Qué iba a hacer este villano? Esto había sido un truco… como era de esperar del villano, Deculame.

“Ahhh— Ahhh— ahhh—.”

Lia, perdiendo algo de racionalidad, abría y cerraba la boca como un pez dorado moribundo.

“Mmm.”

Entonces, llegó su respuesta. Criticando

“¿Esto es todo lo que tienes?”

Lia lo miró, levantando desesperadamente los ojos. Vio la indiferencia de Deculein, claramente en sus ojos. Apretó los puños contra el suelo, forzando un sonido en respuesta.

Deculein asintió.

“Entonces.”

Una ola más violenta y feroz se apoderó de ella.

“!”

Se sentía como si sus órganos se estuvieran derritiendo.

“Ugh…”

En un momento hacía frío y al siguiente hacía calor, todo mientras un extraño dolor la consumía. Ni siquiera podía respirar, y su visión se oscureció antes de perder la cabeza.

“…Tsk. ¿Hay demasiado talento en un cuerpo demasiado insignificante?”

Su voz aún la alcanzaba.

“…Sería mejor tirarla. Es un desperdicio.”

Al escuchar eso, Lia apretó los puños y ardió su voluntad de ganar. Se obligó a abrir los ojos cerrados.

Y ella gritó.

“¡A-Aun n-n-no!”

Quería decir que aun no. Quería decir eso, pero su lengua se torció un poco.

 

*****

 

13:00 pm.

El entrenamiento concluyó en dos horas, y después de terminar me puse el traje para salir.

“¿A….dónde…. vas?”

“A la Torre.”

“¿Qué… hay… acerca…del…próximo… entrenamiento?”

Miré a Lia. Ella estaba en el suelo; su cuerpo estaba cubierto de sangre. Estaba ensangrentada. La sangre goteaba de su boca, rezumaba de su nariz. Incluso sus ojos estaban tan rojos que no sabía si había empezado a llorar lágrimas de sangre. La única razón por la que no me deshice de ella de inmediato fue porque tenía un rostro que se parecía al de Yuli.

“Empieza a sanar primero.”

No habría efectos secundarios ya que ya le había preparado un medicamento.

“¿QuéHayDelPróximoEn…Entranamiento…”

Ignorando sus murmullos, bajé al estacionamiento y me subí al auto que estaba esperando. El secretario Ren condujo hábilmente mientras yo reflexionaba sobre el documento oficial del primer Comité de Personal que celebré.

El objetivo era Epherene. La ubicación era en el 90º piso de la torre. Si el veredicto no salía bien allí, pasaría a la Isla Flotante a continuación. De esa manera, las cosas se volverían aún más problemáticas.

“Estamos aquí. Voy a estar esperando.”

Habíamos llegado a la torre.

“Puedes irte primero.”

“Sí.”

Después de despedir a Ren, tomé el ascensor de la torre.

[90º Piso]

Llegué al 90º piso. Un asistente de profesor ni siquiera podría llegar tan alto normalmente.

La estructura aquí era prepotente y autoritaria. El sujeto del comité de personal miró a los jueces desde un lugar bajo separado por una ventana de vidrio mágico, y los jueces, por otro lado, miraron al sujeto desde un balcón.

“¡Vino!”

“¡Todos estaban esperando!”

Cuando entré, Relin y la facultad me saludaron. Asentí para saludar y me senté.

“¡Profesor Deculein! ¡Estás aquí!”

Adrienne, la cabeza de la junta, gritó con una mirada brillante.

“¡La Asistente de Profesor Epherene llegará pronto!”

Miré a través del cristal de la ventana. En la oscuridad, había una sola silla pequeña y gastada. Epherene se sentaría allí sola.

“Sí.”

Asentí y Adrienne sonrió.

— La Asistente de Profesor Epherene entrara ahora.

 

*****

 

…Sentada en la silla gastada del comité de personal, Epherene estaba pensando ahora en lo que hizo mal.

¿El delito de presentar una tesis a la academia? ¿El crimen de abrazar la blasfema idea de vincular magia y ciencia? ¿Fue un error tan grande cometido?

— La conexión entre magia y ciencia. Me pregunto si la Asistente de Profesor Epherene pensó que esta tesis era verificable.

Era la voz de Relin. Tal vez fue porque todo lo dicho en el Comité de Personal quedó grabado, pero habló formalmente.

“Sí. Pienso que sí.”

Epherene también respondió cortésmente.

“Pensé que era posible. Y pensé que esta sería la base para el desarrollo de la magia.”

— …Profesora Epherene. Existe tal cosa como el prestigio en la magia. También existe el prestigio en la torre.

Ese era Ciare, el profesor que fingía ser manso todos los días, pero miraba hacia abajo y discriminaba a los magos plebeyos.

— Presentaste una tesis a la academia que anuló e ignoró simultáneamente el prestigio de la magia y el prestigio de la torre, y aún así continúas con tu investigación. Esta vez, estás leyendo un libro irracional llamado la Teoría de la Relatividad.

Epherene apretó los dientes y se encontró con sus miradas con determinación.

— ¿No crees que eso está mal?

“Sí.”

Ella respondió de inmediato. El silencio cayó por un momento.

“No creo que esté mal. En primer lugar, no quise dañar el prestigio de nadie.”

Epherene dijo. No importa cuánto lo pensara, no hizo nada malo. Si se trataba de una cuestión de bien y mal, no había nada de malo en ello.

“La conexión entre la magia y la ciencia. ¿Mi pensamiento y mi tesis están tan equivocados?”

— Después de todo, eres la hija de un noble al azar que no sabe nada como se esperaba de alguien que ni siquiera pasó por la academia.

Era Relin otra vez. Esta vez, iba tras su familia.

— Si fueras un plebeyo, tendrías un poco de espacio para la generosidad ya que estarías diciendo eso, sin saberlo. Sin embargo, ese no es el caso incluso para un noble al azar.

Epherene apretó los puños.

— Después de presentar una tesis blasfema que pretende socavar el prestigio de la magia, que socava el rostro de la torre—

“¿Qué es el prestigio?”

Ella interrumpió a Relin.

“¿Es el prestigio algo lo suficientemente grande como para bloquear el progreso? Conectar la magia con la ciencia la hará aún más fuerte de lo que es hoy. ¡Y no quiero decir que la ciencia tenga prioridad sobre la magia! Si armonizamos los dos juntos—”

— ¡Deja de decir tonterías como esa! Una familia sin nombre como tú—

“¡¿Por qué no tiene sentido?! ¿Qué son las identidades o las familias con un nombre? ¡¿Cuál es la importancia de la sangre para un mago?!”

¡Thud—!

Epherene se levantó violentamente, derribando su silla.

“¡Puedo probarlo! ¡Tan solo tendré que probarlo, ¿verdad?!”

La conexión de la magia con la ciencia. Epherene confiaba en poder demostrarlo. Esto se debió a que tenía una abundancia del recurso llamado ‘tiempo’.

“¡Yo! Yo me convertiré en un mago más grande que el lina—”

— Epherene.

Entonces, una voz tranquila interrumpió su apasionado discurso. Deculein.

Epherene tragó saliva y miró hacia arriba.

— Los linajes son importantes. Incluso tú naces con un linaje. Si fueras la hija de un verdadero plebeyo, ¿Tendrías el talento que tienes hoy?

Cuando estaba a punto de responder eso, de repente cerró la boca. Su padre también era mago.

— Tu padre tenía un talento de genio para la teoría. Hay muchos grandes magos en la historia de la familia Luna.

“…”

— Mi linaje Yukline tiene su singularidad que pasará a la historia. Lo mismo con Iliade, Freyden y McQueen. La Torre Mágica solo evalúa la habilidad, pero la habilidad es innegablemente heredada por una parte bastante grande del linaje de uno.

Las palabras de Deculein llovieron sistemáticamente. Era diferente de Relin, que solo estaba desahogando su ira.

— Si ese es el caso, tú cruzaste la línea. ¿Pretendes causar traición al desobedecer el sistema?

“…”

— Eres patética.

Epherene no podía verle la cara. Sin embargo, ella no se sintió traicionada. Ella ya conocía a este Deculein.

— Deja de hablar de esto. Como profesor principal, yo, Deculein, he decidido el curso de la expulsión como el nivel disciplinario esta vez—

Expulsión. En el momento en que una palabra tan fuerte estaba a punto de aplastar el corazón de Epherene…

— ¡Espera! ¡Me niego!

De repente, Adrienne gritó. Ese momento fue la salvación para Epherene.

— ¡Nunca ha habido un caso en el que un mago haya sido expulsado solo porque presentó una tesis incorrectamente! ¡Más aún si se trata de un asistente de profesor! ¡Cuanto menor es la autoridad, menor es la responsabilidad!

La rugiente voz de hada continuó alegremente.

— ¡La Torre Mágica tiene una libertad mágica! Así que, me gustaría concluir con una suspensión de dos años para la Asistente de Profesor Epherene y una evaluación de la suspensión cada trimestre. Además, si quieres regañarlas, ¡debes considerar la negligencia de su supervisor!

La negligencia del supervisor. En otras palabras, la culpa de Deculein. Adrienne respondió audazmente.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente