Capítulo 277 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La Exhibición Mágica. El evento, el cual Yuren se preparó ambiciosamente, se desarrollaba pacíficamente. Muchos ciudadanos nativos disfrutaron de la exposición mientras que los de la Isla Flotante bajaron al continente para demostrar sus nuevas habilidades mágicas, e incluso los elders de la Mesa Redonda estaban dispuestos a mover sus pesados ​​traseros para mirar.

Tales como el Addict Astal, el Elder Zechtain, Ihelm, etc.

“..”

Por supuesto, yo también estaba mirando los diversos inventos de la Exhibición Mágica. Ocasionalmente, se podían sentir réplicas volcánicas en el aire, pero no era motivo de preocupación.

“No hubo exhibiciones sobresalientes.”

“Gran trabajo.”

Escuché una voz a mi lado mientras murmuraba solo. Era el jefe final, Quay.

“Has evitado el daño del volcán.”

“Fue Epherene, no yo.”

“Fue con tu ayuda. Pero, ¿Estará bien la niña?”

Quay jugueteaba con una muñeca de engranajes que parecía haber sido traída de algún lugar a la exposición.

“Creo que Epherene está demasiado dotada para ser una humano.”

“¿Lo está?”

“Sí. Para ser precisos, ella no tiene suficiente fuerza mental para manejarse a sí misma.”

“…”

Así es. La debilidad de Epherene era su fuerza mental. Por supuesto, gracias a su voluntad única, estaba por encima del promedio entre los magos, pero el problema era que eso era difícil de manejar con tanto talento.

“Es posible que no pueda distinguir su propio tiempo o que se desvíe de la línea de tiempo.”

Dejé de caminar para mirarlo.

“¿Todavía estás echando un vistazo al continente?”

“Sí.”

La respuesta fue alegre. La forma en que hablaba había cambiado ligeramente. ¿Fue esto porque había estado saliendo con Epherene todo este tiempo? Fruncí el ceño ante el pensamiento.

“¿Y cuál es tu análisis?”

“…No es bueno.”

Él sonrió suavemente y sacudió la cabeza.

“El sistema de clases humanas es repugnante. Así es su codicia. Por supuesto, sabiendo eso, arreglé mi cuerpo por el emperador, pero esto era diferente de verlo con mis propios ojos.”

Pequeñas arrugas se extendieron alrededor de sus ojos.

“El peón que golpeó a un niño por echarle barro en los zapatos. Un cochero que es tratado con más dureza que un caballo. Innumerables seres humanos matando, robando y violando a otros de su misma especie. Y nobles que creen que han sido elegidos, y que dan por sentado su superioridad y privilegio.”

Hizo una pausa por un momento y me señaló.

“Deculein.”

“…”

Sin decir una palabra, avancé de nuevo. Él se mantuvo a mi lado.

“Este mundo será recreado. Me convertiré en un dios y lo limpiaré. Salvaré este continente imperdonable… lleno de tanta maldad y arrogancia.”

El capítulo final de este mundo, marcado por la firme declaración de Quay. Sin embargo, podría ser una conclusión natural que la historia fuera así. Si miraba profundamente, la comunidad humana estaba podrida por dentro. La igualdad perfecta era imposible.

Como le dije una vez a Sylvia, no había paraíso donde todos pudieran ser felices.

“Quay.”

“Sí.”

Stomp— Stomp—

“Ahora, eres un enemigo.”

“¿No éramos enemigos antes?”

“No podríamos haberlo sido. Si te hubieras rendido.”

Quay sonrió.

“Qué vergüenza, pero está bien. Deculein, la oportunidad siempre estará abierta para ti. Había una persona divina en nuestra sociedad. Nosotros lo llamamos sacerdote. Si cambias de opinión, te concederé el mismo sacerdocio. No, incluso si no cambias de opinión, me quedaré con tu alma.”

Diciendo eso, se acercó a la pared de la exposición y pegó algo. Luego, apareció el carácter de la palabra [Apocalipsis].

Pregunté, perplejo.

“¿Qué estás haciendo?”

“Quiero difundir mis profecías por todo el continente. Desde esta erupción, revelaré todas las catástrofes que seguirán este año.”

“…”

Al entrar en la segunda mitad del juego, [Apocalipsis] aparecía repentinamente por toda la ciudad. Fue un evento que amplificaría exponencialmente el número de personas que se volvieron hacia el Altar por temor y fueron engañadas por este libro de Apocalipsis. Pero…

“Voy a ponerlo ahí también. Se destacará más allí.”

No pensé que este autoproclamado Dios se movería sobre sus propias piernas y pegaría cosas aquí y allá.

“Cambia ese tono un poco.”

“¿Huh? ¿Qué tiene de malo mi tono?

Inclinó la cabeza mientras colocaba un poster sobre la pared.

“Parece que tus acciones y tono fueron transferidos de Epherene.”

“Oh ~, todavía estoy viendo a esa niña. Está bien, sin embargo. Mi verdadera alma existe independientemente de esta forma. Ahora mismo, soy sólo un recuerdo. Más bien, escuché que también estás exhibiendo en la exposición.”

“Lo haré pronto.”

“Sí. Observaré desde lejos—”

Biiip—!

Justo en ese momento, un silbido les llamó la atención. Quay se dio la vuelta y vio a un guardia corriendo hacia ellos. Se detuvo a unos metros de distancia, señalando el poster.

“¿Qué estás haciendo? ¡No puedes poner cosas como esta aquí! ¡¿Eres un vendedor ambulante?!”

“Mira esto, tú también. Si lo lees, será beneficioso. Especialmente si eres de Yuren.”

“¡Qué, por favor dame tu identificación!”

El recinto ferial se centró en la conmoción a su alrededor. Los ojos de los que miraban a Quay y al guardia pronto se dirigieron con naturalidad al poster. Eso era lo que él quería desde el principio.

“… Tsk.”

Fingí no ser parte de eso mientras caminaba casualmente por el pasillo y llegué a cierto punto en la sala de exhibición.

[Deculein von Grahan Yukline]

Era el lugar más espacioso y espléndido de la exposición, llamado Pabellón Yukline. Fue asignado al centro de la exposición. Este fue el escenario para el Núcleo Espiritual Demoniaco.

“…”

Sin decir una palabra, imaginé el Núcleo Mágico de Decalane colocado allí por un momento. Pensé en el momento en que presentaría al mundo lo que originalmente fue un logro de Decalane en lugar de él.

— Cielos. ¡Deja de pegar eso en la pared! Lo acabo de quitar, así que ¿por qué lo vuelves a poner?

— Tú lo quitas. Yo lo pegaré de nuevo.

— ¡Hombre! ¡Alguien saque a este tipo!

…Ignorando el alboroto detrás de mí. De todos modos, ¿y si fuera Decalane? ¿Presentaría con orgullo su invento con un largo discurso? ¿O llamaría a todos en su familia y lo trataría como un feriado nacional? ¿Quizás anunciarlo abiertamente y aplastar a sus competidores?

No. No sería nada de eso. Si fuera Decalane, quien quedó en mi memoria como Deculein y Kim Woojin…

 

*****

 

Al día siguiente, estábamos dentro de la aeronave de Yuren hacia el Imperio.

“¿Podemos irnos así? No atrapamos al ladrón de la fórmula. O presumir de nuestros logros. También contribuí el Núcleo Espiritual Demoniaco. Más que nada, ¿Qué es Vervaldi?”

Epherene preguntó con clara frustración. Me encogí de hombros.

“¿Qué quieres decir?”

“¿Qué es Vervaldi, o de quién es el nombre?”

“No lo sé.”

Vervaldi. Este era el nombre del mago desconocido quien presento el Núcleo Espiritual Demoniaco. Tomé prestada la identidad de Arlos, y la muñeca de Arlos la presento. Entonces, en este momento, el Núcleo Espiritual Demoniaco probablemente estaba atrayendo invitados solo de los niveles más bajos en lugar de los magos de mayor rango.

Y este era el método de Decalane. Si este núcleo se presentara con el nombre de otro mago, algunos reporteros y familias rivales se pelearían y pondrían el nombre de Decalane en los titulares. [Decalane desde el más allá], [Superando los logros mágicos de Decalane, el fundador de Yukline a la vez]…

Verlos correr era el pasatiempo de Decalane. Mi personalidad también parecía disfrutarlo hasta cierto punto.

“¿Y por qué me voy? Supongo que está satisfecho con esto; Tengo que recibir elogios por mi máquina a motor, ¿sabes?

“Entonces vuelve.”

“Así que…¿Qué?”

Epherene parpadeó.

“Regresa. Para disfrutar de la admiración que se derrama sobre tu máquina.”

“…”

Epherene se detuvo a reflexionar un rato. Miró por la ventana de la aeronave que aún no había despegado y se aclaró la garganta.

“No, yo también. Tengo algunas cosas que hacer cuando regrese al continente. Yo también quiero regresar de inmediato.”

Se enterró en su silla y yo la observé.

— Ella puede que no distinga su propio tiempo, o que se desvíe de la línea del tiempo.

Lo que dijo Quay era correcto. El tiempo no era una fuerza que los humanos pudieran manejar. Cuanto más creciera el talento de Epherene, más tiempo trataría de lidiar con ella en lugar de tratar con el tiempo. Por eso necesitaba fuerza mental, más fuerte y segura que cuando venció a Decalane.

Pero, ¿Cómo podría uno desarrollar suficiente poder mental? ¿Podría ella crecer?

…Cierta palabra me vino a la mente cuando lo pensé. Persistente. ¿Qué tan duro lo tendría un estudiante de posgrado, siendo regañado por un profesor vicioso? ¿Cuánta insistencia aceptaría? ¿Cuánta paciencia mostraría ella?

Por supuesto, el poder mental no se puede nutrir regañando a ella. Sin embargo, la Epherene actual lo enfrentaba en lugar de escapar. Como pude ver por la erupción volcánica esta vez, Epherene era del tipo que se volvía perezosa si se dejaba desatendida.

Me di cuenta con solo mirar a la chica que había estado ‘trabajando duro en la tesis durante bastante tiempo’. Incluso pasó por algunas regresiones y aun así no podía entender la mitad. Sabía que pasaba la mayor parte de su tiempo simplemente huyendo, aunque este incidente había servido como un despertar.

“Tengo hambre. Tan pronto como regrese al Imperio, necesito comerme un Roahawk.”

“…Mmm. Cierra tu boca.”

“¿Qué?”

Ella estaba leyendo un libro con la boca abierta.

“Cierra tu boca. ¿Por qué mantienes la boca abierta así? Una mosca podría entrar allí.”

“…¿Qué? ¿Qué es todo eso de repente?”

“…”

Epherene reaccionó con confusión, y yo también estaba un poco avergonzado esta vez.

“Ajem. No es nada.”

Una excusa vendría después de todos modos. Volví a concentrarme en las revistas de ciencia y química que estaba leyendo.

“¡Whoa! Debería hacer referencia a esto en mi tesis.”

Al igual que ahora, llegaría un momento en que Epherene sufriría, pero tendría que superarlo por sí misma.

“Vamos a ver.”

La conexión entre la ciencia y la magia. Tan pronto como se anunciará, los magos de las torres mágicas de todo el continente atacarían a esta chica…

 

*****

 

Al mismo tiempo, en la Exhibición Mágica de Yuren.

“No hay nada interesante… ¿por qué es tan aburrido?”

La Profesora de Magia Louina miró alrededor del salón de alto nivel, pero había poco que ver. El lado de la Isla Flotante y las otras torres mágicas universitarias también. ¿No tenían algo mejor que mostrar?

“Lo sé. Veo algo de magia nueva, pero no existe la innovación.”

Ihelm se burló mientras caminaba a su lado. A un lado, Maho, Rose y Charlotte, escondiéndose y haciéndose pasar por espectadores, observaban nerviosamente sus reacciones. Louina, sin darse cuenta de ese hecho, respondió con calma.

“Dado que el lugar es Yuren, ¿No crees que están ocultando algo deliberadamente?”

“Verdad. Si el lugar de exposición fuera el Imperio, no lo harían así.”

“… Esto es un poco pobre.”

“Hmph. ¿Qué hay de ti?”

Ihelm preguntó mientras miraba a Louina. Louina se aclaró la garganta.

“Nuestro equipo aún no está listo.”

“No estoy listo, mi trasero. Si hubiera una exposición en las Islas, la habrías preparado a tiempo.”

“…Haah. Bueno. Lo entiendo. ¿Okey? Es solo porque también soy de Yuren. Lo siento.”

“No tienes que disculparte.”

En ese momento, Maho se derrumbó en los brazos de Charlotte y lloró. Al escuchar el sonido silencioso de los sollozos, Ihelm y Louina inclinaron la cabeza.

“Pero, oye. ¿Qué hay de Deculein?

Preguntó Louina. Ihelm negó con la cabeza.

“Su entrada ha sido retirada.”

“…¿Retirada?”

La mandíbula de Louina cayó.

“¿Por qué? Quiero decir, ¿Por qué? Obtuvo el mejor lugar.”

Al enterarse de que Deculain presentaría su invento, Yuren arregló el mejor lugar para él. Pero, ¿qué pasa con él, retirando su entrada en medio de la exposición? ¿No era eso demasiado?

“Entonces, ¿ese lugar grande está vacío? Quiero echarle un vistazo.”

“Ya lo hice; estaba vacío. Parece que estaba tratando de joder a Yuren a propósito. ¿Hicieron algo mal?”

Louina corrió hacia el lugar de Yukline e Ihelm la siguió.

“…Es verdad.”

Aquí, en el lugar más importante de toda la exposición…

[Deculein von Grahan Yukline]

[Retiro de entrada]

Todo lo que quedó fue una placa que decía que se retiró la entrada.

“Wow… ¿Cómo pudo hacer esto?”

“¡Hmph! ¿Qué quieres decir?”

De repente, una voz pesada y anticuada se interpuso entre los dos. Era uno de los elders de la Mesa Redonda que odiaba a Deculein, Zechtain.

“Como su invento no salió tan bien como pensaba, canceló la entrada pretendiendo avergonzar a Yuren. Es obvio, viendo su personalidad.”

“…Oh. ¿Es así?”

Mientras Louina le seguía el juego para ser cortés, él asintió con la cabeza.

“¡Sí! Por supuesto. Quiero decir, dijo que seguiría la voluntad de su padre. Eso es ridículo. Esto es imperdonable incluso en el mundo mágico. Cancelación de entrada sin previo aviso. ¿Es esta la voluntad de su padre?

Como si hubiera estado esperando algo, Zechtain derramó el odio que albergaba.

“Ja ja…”

“Bueno, eso es cierto.”

Louina se limitó a reír e Ihelm asintió formalmente; sintieron un zumbido que venía de otra parte.

— .

Fue una mezcla de suspiros y gritos ahogados de asombro provenientes del lado inferior de la exposición. Louina miró a su alrededor y abrió mucho los ojos.

“…¿Eh? ¿Por qué el nivel bajo tiene tanta gente?

Ihelm y Zechtain miraron.

“Yo tampoco lo sé. No he estado allí.”

“La gente se sorprende por cualquier cosa.”

— .

… Sin embargo, a pesar de decir eso, los sonidos del interior eran tan intrigantes que se acercaron sin pensar. Louina, Ihelm e incluso Zechtain.

— Esto es… lo estoy viendo por primera vez.

— No, este nombre. ¿Vervaldi? ¿Quién es este mago?

Ahora podían distinguir palabras a medida que se acercaban. Cada uno caminó un poco más rápido.

“…”

“…”

“…”

Louina se quedó sin palabras, pero no era solo ella. Ihelm e incluso el arrogante Zechtain no tenían nada que decir.

— ¡Curator! ¿Qué mago hizo esto? ¿Vervaldi?

— No los conozco bien. Cierto mago de repente lo trajo y lo dejó…

En el rincón más alejado y estrecho del nivel bajo, flotaba un núcleo de maná.

Whoosh…

Brillaba como una estrella azul, emitiendo partículas de maná. Parecía estar hecho solo de maná. La persona que inmediatamente me vino a la mente al verlo fue, después de todo, el Mago de Artefactos Decalane, pero este invento podría superar incluso a Decalane.

“E-Esto es…”

Allí, el Elder Zechtain caminó entre la multitud. Los empujó a todos y llegó a la primera fila. Extendió su mano vacilante cerca de la placa etiquetada ‘Estrella de Mana’.

“Um, no puedes tocarlo.”

Ante la moderación del curator, Zechtain volvió a sus sentidos. Incluso un elder no podía tocar los inventos de otras personas. Zechtain se giró hacia el curator.

“…¿Quién lo hizo?”

“Un mago llamado Vervaldi.”

“Quién es ese…?”

[Expositor: Vervaldi (Independiente)]

Una placa de madera anunciaba al creador, no de plata ni de bronce. El dueño de un talento para pisotear a Decalane fue tratado así.

“Es anónimo. Es una exposición personal que no parece pertenecer a una torre mágica. Pidió exhibir esto solo en un lugar donde no había espacio para exhibir—”

“Averígualo.”

Zechtain murmuró sin comprender. El curator ladeó la cabeza.

“¿Sí?”

“¡Averígualo! ¡Soy Zechtain, un Elder de la Mesa Redonda!”

Su grito resonó por todo el recinto ferial.

“¡No es un talento para estar atrapado en Yuren! ¡Este invento está más allá de Decalane! ¡No, es un talento que puede romper a Decalane! ¡Entonces, encuéntralo ahora mismo—!”

Casi todos los magos famosos reunidos en la sala de exposiciones sintieron sentimientos similares hacia Zechtain, aunque hablaron menos sobre ellos.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente