Capítulo 272 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

¡Clank—!

Se abrieron las rejas de hierro del centro de detención de Yuren y vi salir a Quay.

“Veo que esto está resuelto, ¿verdad?”

“He devuelto todas las cosas que robaste.”

Quay sonrió un poco y Epherene me miró con extrañeza antes de esconder su tesis y sus notas a sus espaldas.

Preguntó Quay.

“Pero… Deculein. ¿Por qué escribiste el lenguaje divino?”

El lenguaje divino, o en otras palabras, el idioma de Dios. El sistema necesario para interpretar y comunicar las revelaciones de la Era Sagrada era difícil de adquirir incluso con comprensión. No, era imposible. En primer lugar, no había tal cosa como un sistema en el lenguaje divino.

“La capilla que me mostraste. Quiero ir allí.”

“…¿La capilla?”

Levantó una ceja sorprendido. Asentí en respuesta.

“Puedo matarte si llego a conocerte.”

“Hmm ya veo. ¿Sabes cómo llegar?”

Jugué el juego como tester e incluso lo completé, pero no sabía mucho sobre el jefe final. Como diseñador del juego, corregí los gráficos borrosos o los efectos de iluminación. Sobre todo, el jefe final era algo que el jugador tenía que matar; no eran algo para entender como con los otros Elegidos del mundo.

“Debería averiguarlo más tarde.”

Sin embargo, había una cosa que sí sabía: el verdadero nombre de este tipo que se presentó como Quay. Sabía el nombre que nadie más en este mundo conocía. No, tal vez incluso el mismo Quay lo había olvidado.

“Entonces, ¿Qué debería hacer ahora?”

“Eres libre.”

“¿Libre?”

Llegó el carcelero, le quitó las esposas y le entregó un papel. Era una identificación temporal de Yuren.

“No hay necesidad de que te ayude a echar un vistazo alrededor de la exposición. Tienes piernas y tienes ojos.”

“…”

Quay parecía ligeramente desconcertado.

“Puedes moverte como quieras.”

“Mmm. ¿Eso está bien?”

“Matarte o detenerte ahora no cambiará nada.”

Obtuve 200 de maná a través de este encuentro y mi capacidad finalmente superó los 5000. Tal logro sería suficiente.

“Te dejaré ir. Encuentra la exhibición con este mapa.”

“…”

Le entregué un mapa. Quay luego jugueteó con sus manos y habló con un tono bastante tranquilo.

“Bien. Pero Deculein. Nunca aprenderás el lenguaje divino.”

“¿La razón?”

“Ese lenguaje cambia cada año. Hemos hablado innumerables idiomas durante innumerables años. Incluso si sumamos toda la historia de tu continente, es menos que las palabras que simplemente enumeramos.”

“…”

Si es así, eso era decepcionante. Sin embargo, no fue razón suficiente para rendirse.

“Dame una pista. Creo que puedo aprender lo suficiente.”

Quay negó con la cabeza.

“Por supuesto, vine a experimentar el continente y la humanidad, pero no quiero darte el conocimiento de esa era.”

“Preguntaré una vez más. ¿La razón es?”

“Tú también eres un ser humano después de todo, y no puedo tolerar la corrupción de lo que Dios ha dado a ustedes los humanos.”

Cuando terminó de hablar, resopló y caminó a mi lado. Parecía más nítido que antes, pero no daba tanto miedo. Lo llamé cuando se fue.

“──Believer Quay.”

Skydark: Believer –Creyente

Por un momento, sus hombros temblaron y un aura divina emanó del cuerpo de la muñeca.

“….”

Quay me miró en silencio. La ira y la duda, el anhelo y el cariño se extendieron en sus grandes ojos. Esas emociones complejas se desencadenaron porque llamé su nombre en el idioma divino.

“Believer. Y Quay. Esas dos palabras no habrían cambiado. Siempre has sido un creyente y siempre te han llamado Quay.”

“…Tú.”

Quay apretó los dientes. Epherene lo miró y le tocó el hombro.

“…”

Él miró a Epherene, volvió a mirarme a mí e inmediatamente sonrió.

“Esta bien. Te daré un pergamino.”

Después de decir eso, sacó uno de los papeles mágicos de Epherene. El papel se alargó y se enrolló como una alfombra, convirtiéndose en un gran pergamino.

“Mira. Incluso si le dedicas toda tu vida, no podrás leerlo todo.”

Inmediatamente después, Quay salió del centro de detención. Llamé a Epherene sin decir una palabra. Quería seguirlo, y Epherene se aclaró la garganta y asintió. Afortunadamente, ella era ingeniosa en este sentido.

“Oh, cierto. ¿Adónde va, profesor?”

“Tengo algo que estudiar, así que debería estudiar.”

“¿Enserio? También hay una biblioteca en el sótano del Palacio Yuren. Vaya allí. ¡Entonces, me retiro!”

Ella se rió y corrió detrás de Quay. Al verla irse, sonreí un poco.

“…Okey.”

 

*****

 

…La princesa de Yuren, Maho, siempre estuvo preocupada por el destino nacional y el destino del país. Sin embargo, la vida de una nación no era tan sencilla como la de los humanos que la habitaban. La muerte de un individuo era solo el final del individuo, pero la muerte de Yuren dejaría a innumerables arruinados.

En un futuro lejano, si Yuren fuera destruido o anexado al Imperio, los ciudadanos que queden atrás podrían convertirse en objetivos por eliminar como los de Sangre Demonio en este momento. Como mínimo, serían discriminados. Esta era la razón por la que Maho no participó activamente en la masacre de la Sangre Demonio. Y por eso quería sentar las bases de una república.

El hoy para la Sangre Demonio era una posibilidad para Yuren: una masacre dirigida a aquellos que carecen de poder. Si la Sangre Demonio no fuera una tribu del desierto, si hubieran sido un país poderoso con el poder de oponerse al Imperio, no habrían caído hasta el punto en que cayeron. Por lo tanto, para Maho, los elders que lideraron la Sangre Demonio en el pasado eran santos que buscaban la paz a pesar de las adversidades. Sin embargo, en esta época, la paz era una debilidad.

Skydark: Cuando se escribe un elder o Elder es una persona no principalmente mayor de edad en el habito del cultivo o poder puede ser una persona joven pero más poderoso q un anciano llego a ser así q pueden referirse a él como elder… espero haberme hecho entender..

Es por eso que Maho estaba trabajando duro para no perseguir a la Sangre Demonio y apoyarlos en secreto. Si la Sangre Demonio fuera realmente erradicada, la punta de la espada del Imperio seguramente apuntaría a otra parte… Maho esperaba que la Sangre Demonio fuera más persistente. Esperaba que continuaran sirviendo como escudo para Yuren.

“Me alegro de que el caso Daedo se haya manejado bien~.”

En la biblioteca del sótano del palacio del Principado de Yuren. Era un espacio tranquilo lleno de estantes y papeles, lleno del aroma de los libros.

Maho le habló a Rose y pasó su mano por la estantería.

“Gracias.”

“Oh, por cierto~. ¿Cómo te fue con el profesor Deculein~?

La frente de Rose se contrajo.

“¿Dime, dime?”

“…Deculein era verdaderamente un noble imperial. Insultó al linaje de Yuren.”

“Ummm~.”

Maho preguntó mientras caminaba por los pasillos de la biblioteca, fingiendo que no era gran cosa.

“Por cierto~, ¿has leído el libro que te recomendé antes?”

“Oh. Si. Te refieres a este, ¿verdad?”

Rose sacó un libro de su bolsillo titulado El futuro del País. El contenido de este libro, que no pudo ser publicado y fue enterrado en la biblioteca subterránea de Yuren, era muy simple. Expuso los principios de la democracia y la soberanía popular.

“Tengo…”

“Creo que es bastante razonable~.”

Si Rose estaba demasiado avergonzada para decirlo en voz alta, Maho dio su respuesta primero.

“¿Este país no está hecho de personas? Entonces, ¿No es natural que las personas sean los dueños~?”

“…”

Rose miró a Maho con sorpresa, pero sonrió un poco y asintió después de un momento.

“…Sí. Yo tengo la misma opinión que de la princesa. Es demasiado duro que los frutos del Estado se den sólo a la nobleza. Es una sociedad formada por el esfuerzo de la gente común, que es la mayoría absoluta.”

“Sí. Así es. Así que lo pensé~. ¿El camino hacia el futuro de Yuren no se encuentra, por casualidad, en eso que se llama república?”

En ese momento, la expresión de los rostros de las dos mujeres se endureció y todo sonido se apagó.

“…”

“…”

Porque cierto espaldar ancho se paró para bloquear uno de los pasillos de la biblioteca, envuelto en un traje oscuro e inmaculado. Sin embargo, nunca imaginaron que él estaría aquí. Deculein. Al leer un libro, se podía escuchar el sonido de pasar las páginas, y las sienes de Rose y Maho estaban empapadas de sudor frío.

Parecía estar completamente concentrado en su lectura, así que ¿no había escuchado su conversación?

“Guau, guau, guau, guau~, guau~. Profesor, profesor~, profesor~.”

Maho, que rápidamente recuperó la compostura, llamó a Deculein. Él se dio la vuelta con retraso y cerró el libro. Miró a Maho con una mirada amable.

“¿Eres tú, princesa?”

“¿Qué estás haciendo aquí~?”

“Es una biblioteca, así que no tengo más remedio que venir.”

Al Profesor le gustaba leer. Maho lo miró y sonrió, pero Rose se sorprendió de lo benévolo que era Deculein con ella. Pero con Rose, él la hablo como una de un linaje bajo.

“Profesor, profesor~, ¿Qué libro estás… leyendo…”

Sin embargo, cuando vio la portada del libro que estaba leyendo Deculein, Maho se congeló.

「El futuro del país」.

Era el libro que le dio a Rose.

“…¿No es esto absurdo~? ¿No es esto absurdo~? Fue tan interesante que lo puse en la estantería~. ¿Cómo demonios  es que algunas personas piensan así~?”

Maho se excusó rápidamente, pero Deculein no dijo nada. Él solo sonrió un poco y volvió a dejar el libro.

“…”

En este momento, el corazón de Maho latía con fuerza. ¿Fueron descubiertos? ¿Estaba atrapada entre la espada y la pared? No, aún no lo sabía. ¿Cómo iba a saber con un solo libro sobre Yuren y su propósito…?

“Democracia. La gran mayoría de los ciudadanos actúan como los amos del Estado.”

Dijo Deculein. Maho se encogió de hombros.

“Es una idea absurda, absurda ~.”

“Ese es el ideal.”

“…¿Sí?”

Sin embargo, la reacción de Deculein fue inesperada. Las orejas de Maho se agudizaron.

“Es ideal. Sin embargo, a los nobles como yo los repugna instintivamente.”

“…”

“Si tal revolución tiene lugar bajo la dirección de los súbditos, o si se discute la revolución, eso podría ser cierto para todos ellos. Los nobles del continente no solo tienen sangre sino también el poder de la magia.”

“…Oh, sí~. Por cierto, por cierto, ~, incluso entre los súbditos, talentos tan sobresalientes como los de un noble—”

“Puede haber. Sin embargo, no son educados sin la ayuda de la nobleza. Los nobles son los que dan apoyo, las torres mágicas pertenecen a los nobles, y los caballeros también deben pertenecer a los nobles.”

“Aun así… ¿no sería posible algún día?”

Deculein sonrió. Era como si le estuviera sonriendo a un niño pequeño, por lo que Maho se sintió avergonzado.

“Princesa. Esta extraña ideología requerirá el sacrificio de lo más alto.”

“…”

En ese momento, Maho sintió algo extraño. Este Profesor del Imperio, que un día le salvó la vida, parecía saberlo todo sobre ella.

“En el caso del Imperio, el Emperador mismo, y en el caso del Reino, el Rey mismo, el comienzo solo será posible cuando renuncien a todo lo que tienen y a sus vidas. Por eso es un ideal.”

Por supuesto, la perspicacia de Deculein no sería tan buena. El Profesor aún no sabía nada de ella. Nunca tuvieron una conversación larga, y él solo leyó un libro.

“De todos modos. Leer una teoría rebelde e interesante te hace decir cosas raras.”

Después de cortar la conversación, Deculein volvió a sonreír amablemente y preguntó.

“¿Tienes algo más que decir?”

“Oh, em…”

Maho luchó por encontrar una excusa.

“Yo… sobre la fórmula de conversión. Que sucedió con eso…?”

“No se encontró la fórmula de conversión en sí, pero se probó la teoría. Gracias a mi discípula.”

“¿Enserio? ¿En serio? Su valor es…”

“Es una teoría que puede salvar a los que están muriendo y proporcionarles una vida eterna.”

“…”

Maho se quedó boquiabierta. Si las palabras de Deculein fueran ciertas, la compensación que reclamaría Yuren sería…

“No te preocupes. No culpo a Yuren por la pérdida. Al menos no le haré ningún daño a Yuren. Pero tengo una petición.”

Deculein le entregó uno de los posters de se busca de Carla.

“Pido el perdón y la protección de esta amiga. Si escucha esa solicitud, asumiré la responsabilidad y evitaré el daño de la próxima erupción volcánica.”

“… ¿Carla?”

Maho miró a Deculein.

“¿Tienes una relación con esta persona?”

“Sí. Fue mi maestra durante un corto tiempo cuando yo era niño.”

La breve explicación de Deculein fue suficiente.

“Ese tipo de relación es suficiente.”

“…Si, si, si. En ese caso…”

“Gracias. Bueno, entonces, tengo trabajo que hacer.”

Sonrió una vez más y pasó junto a Maho y Rose. Las dos miraron fijamente su espalda. En particular, Rose parecía estar atónita.

“¿Esto es diplomacia? Me dijo que el linaje de Yuren es inferior… pero con la princesa.”

“…Ajem.”

Maho se aclaró la garganta y le entregó a Rose el cartel de se busca.

“¿Con respecto a Carla, Fiscal Rose? Por favor.”

“…Oh. Okey.”

Rose asintió de mala gana.

 

*****

 

Mientras tanto, en el Palacio del Emperador.

El Emperador Sophien estaba leyendo Blue Eyes (Remake).

“Hmph. Esto se volvió completamente en un romance.”

Keiron escaneó la portada del libro tirado y respondió.

“¿Está hablando de la novela de la maga llamado Sylvia?”

“Sí.”

“Hay rumores de que este protagonista masculino está basado en Deculein.”

“¡Sí! Eso es lo que molesta.”

Sophien frunció el ceño. Habían pasado dieciocho horas desde que Deculein dejó a Munchkin desatendido. Su nitidez estaba llegando a su punto máximo.

“Deculein ni siquiera me llama después de ir a Yuren, y esta maldita novela está ocupando un lugar en las mejores ventas. Esta maldita historia de amor entre Yukline e Iliade se está extendiendo por todo el mundo.”

La Sophien de hoy era tanto un gato como un emperador. Como siempre mantuvo la posesión, cuando Deculein no estaba presente, dirigía el gobierno desde el Palacio Imperial, y cuando Deculein regresaba, actuaba como un gato y…

“Oh, él volvió.”

En ese momento, Deculein finalmente regresó a su habitación en el Palacio Yuren. Sophien volvió a convertirse en gato, mirando a Deculein…

…..

En la habitación de invitados de Yuren.

¡Miauuuu—!

Tan pronto como entré, el Munchkin se enderezó.

— ¡Llegas muy tarde!

“Pido disculpas. Tenía trabajo que hacer.”

— ¿Trabajo? ¿Qué trabajo?”

El Emperador se acercó y frotó su cara en mi hombro. Sin embargo, este probablemente era el instinto de un gato.

— ¿Un pergamino? ¿Qué es esto? ¿Qué idioma extranjero es ese?

“Su Majestad.”

— …¿Qué?

Sophien era un obstáculo en la interpretación de este lenguaje divino. No, incluso como gato, a Sophien no se le permitió conocer a Quay. Un encuentro demasiado temprano con el jefe final solo la confundiría. Así que, era necesario romper esta magia de posesión.

“Hay algo sobre lo que tengo curiosidad en estos días, Su Majestad.”

— Hmph. ¿Sobre qué? Vuelves tan tarde y tiene una pregunta.

“Extrañamente, es un cierto sentimiento que he sentido de Su Majestad en estos días.”

— …¿Sentimiento?

La Emperador Sophien y los sentimientos que tiene por mí en este momento. Yo sabía acerca de ellos. No había forma de que yo, quien había estado con ella durante cientos de años y recuperé esos recuerdos, no lo supiera.

“Su Majestad.”

— …

El gato me miró sin comprender. Sin embargo, había algo de tensión en su expresión. Ella tenía curiosidad por lo que iba a decir.

“Quizá.”

Miré directamente a los ojos del gato. Con un tono moderadamente pesado y frío, solo hice una pregunta.

“¿Me ama?”

Miauuu—!

En ese momento, Munchkin voló alto en el cielo. Se golpeó contra el techo y se hundió de nuevo en la cama. Eso fue todo.

Miauuu— miauuuu—

Miauuuu—

Miauuuuuuuuuuuu—

El gato siguió maullando como si le doliera la cabeza, y sonreí un poco mientras miraba. Gracias a la gran sorpresa de Sophien, como pretendía, la magia de la posesión se había roto.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »