Capítulo 266 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En la Biblioteca Imperial. Estaba organizando los registros de la casa antigua.

 

─[Casa Antigua Maldita]─

◆ La cuna del alma con inteligencia comparable a la de un humano. Este parece proporcionar un lugar de refugio que acepta almas insensatas. Su propósito aún se desconoce, y hay espacio para la investigación, por lo que queda por verse…

—-

A continuación había una descripción de todos los círculos y fórmulas mágicas relevantes. También contenía información sobre la interpretación mágica y el desmantelamiento de la concentración de maná y los fenómenos dentro de la casa antigua.

“Bibliotecario. Quédese con esto también.”

“Sí.”

El bibliotecario, Lexil, puso mis escritos en la estantería de la biblioteca. Luego habló con una pequeña sonrisa.

“… Me alegro de que el caos se haya resuelto.”

“¿Te refieres a la casa antigua?”

“Sí.”

Esta aún estaba en el patio trasero del Palacio Imperial, y las almas de Iggyris y Decalane todavía estaban allí.

“Todavía no sabemos si eso fue bueno. Las cunas de las almas son peligrosas. Un alma muerta no debe permanecer en el mundo de los vivos.”

“Como una persona desinformada, no lo sabría.”

“Piensa en ello como hablando conmigo mismo.”

Los restos del Altar, incluidos Syrio y Jaylon, fueron encarcelados en la mazmorra imperial. De hecho, eso fue por la majestuosidad de la Archimaga Adrienne, y no resistieron mucho. Sin embargo, la casa antigua no formaba parte de ninguna quest, por lo que no había una recompensa especial. Por supuesto, al menos los resultados fueron claros. Obtuve la 「Ciencia de la Magia de los Artefactos」 de Decalane.

 

───「Ciencia de la Magia de los Artefactos」───

◆ Información: La esencia de la magia de los artefactos escrita por Decalane de Yukline.

◆ Categoría: Ley Secreta Única

Una tapa dura tejida con maná. Decalane era un mago que había llegado a la cima de las series de la ductilidad. Sus artefactos iban más allá del arte y eran tesoros deseados por nobles de todo el continente. Así que, esto era difícil de aprender, sin importar cuánto entendiera. Después de todo, la manipulación de Deculein siendo el único talento que poseía, ahora era cosa del pasado.

Rompí las Opciones de Series Adicional, eligiendo inmediatamente las series de ductilidad.

“…”

No pasó nada. ¿Era porque la ductilidad y la manipulación eran series similares? No hubo dolor ardiente, ninguna corriente de iluminación, solo una oración del sistema.

La ductilidad se agregó al talento de series.

En ese momento, alguien se acercó y se sentó frente a mí.

“Pero Profesor.”

Era Epherene. Ella habló mientras conjuraba Silencio.

“Usted ya sabe… ¿Sobre el cuerpo de Su Majestad siendo esculpido por el autoproclamado dios? Eso es lo que dijeron, ¿verdad?”

Habiendo escuchado toda la historia de Decalane en la casa antigua, ella tenía mucha curiosidad. No sabía por qué Decalane le explicó incluso eso a esta chica.

“¿Tiene algo que ver con la razón por la que Su Majestad odia a la Sangre Demonio?”

“Eso es un disgusto instintivo.”

“¿Qué?”

“Incluso si el cuerpo de Su Majestad fue hecho por ese dios, ella no es él. Es otra alma.”

Sería correcto ver esta situación como una de las innumerables ramas de la quest principal. Una rama muy especial entre ellos, además. En la mayoría de las quests principales, Dios hizo su propio cuerpo y descendió usándolo como un recipiente, pero se adaptaría una vez que la rama se partiera.

“En otras palabras, Su Majestad debe destruirlo para vivir. La expedición hacia Annihilation y la supresión de la Sangre Demonio también es parte de ella, y son una expresión de su instinto de supervivencia.”

“Bueno… entiendo lo de Annihilation, pero ¿la Sangre Demonio? No todos los de esa raza son malvados.”

“Es por su religión. Al igual que el Altar, también creen en los dioses de la era sagrada pasada. Creen en la misma profecía de que un día vendrá Dios.”

“… Aha.”

Epherene asintió. Luego, sonrió y rebuscó en sus bolsillos.

“Oh, cierto. Profesor, ya sabe. Mire.”

Con orgullo presentó un formulario de solicitud.

“Fui calificada como una de los guardias reales. Delric me dijo que me inscribiría si completaba esto y lo enviaba. Dijo que Su Majestad también quiere que me una. ¡Fufufu!”

Me miró triunfante como si hubiera ganado la lotería.

“…”

Silenciosamente tomé la aplicación en mi mano.

“…¡¿Huh?!”

Rip—! (Romper o hacer trizas)

Lo rompí. Perpleja, Epherene se acercó rápidamente, pero quemé los restos con fuego.

“¡Noooo! ¡¿Q-Qué le pasa nuevamente?!”

“Esta no es una organización a la que alguien como tú pueda unirse.”

“…¿Le ruego me disculpe?”

Epherene frunció el ceño.

“Habrá guerra. La guardia real matará a niños, mujeres y ancianos.”

“…”

“Epherene, ¿Puedes hacer eso?”

Entonces sus labios se curvaron. Era una cara graciosa de ver.

“Por supuesto que puedo hacerlo. Ya he matado a demasiadas personas; He caminado demasiado lejos para regresar al pasado. Es un engaño hablar de moralidad y matar a una o dos personas menos. Pero.”

Miré el acero de madera que flotaba en el hombro de Epherene. Estaba completamente teñido con el color gris de Epherene, y ahora ni siquiera seguía mis órdenes.

“Tú no, Epherene.”

Los ojos de Epherene temblaron ligeramente.

“No eres un mago que mata personas.”

“…”

Epherene bajó la cabeza y se rascó la nuca antes de aclararse la garganta.

“Bueno, eso es… ¡oh!”

Luego me entregó una bola de cristal como si acabara de recordar algo.

“Tome esto. Ya sé cómo usar este reloj de bolsillo, ¿sabe?”

Me mostró el reloj de bolsillo de madera.

“Esa bola de cristal está conectada a la mía. Por lo tanto, consérvelo durante al menos tres años. Incondicionalmente, durante tres años.”

“¿Por qué tres años?”

“Esa es la vida útil de la bola de cristal.”

“Veo que compraste uno barato.”

“¡No tengo dinero, pero de todos modos!”

Epherene colocó su bola de cristal en el reloj de bolsillo.

“Whoooo…”

Mientras miraba, ella respiró profundamente, poniendo maná en el reloj de bolsillo. La energía gris se filtró en el. Y luego-

“…¿Puede escucharme?”

Epherene habló a través de la bola de cristal. Sin embargo, esa voz no llegó a mi bola de cristal, más bien.

— Te escucho.

Mi voz, pero no del yo actual, le respondió.

“¡Uuughhh—!”

Epherene gritó mientras salpicaba espuma de sus labios. Asentí.

“Entiendo. Pero los efectos secundarios son demasiado graves.”

“…Eso es particularmente serio solo en usted. Si fuera una persona común, podría ser capaz de hablar mientras consumo solo una cantidad moderada de maná.”

“Entonces deberías haberte vuelvo rica aprovechando en la compra de acciones.”

“…”

Los ojos de Epherene se abrieron gradualmente. Su boca se abrió sin comprender, y sus fosas nasales se ensancharon.

“…¿Nunca has pensado en eso?”

“No… um… ¡Tengo que irme!”

Se puso de pie y salió corriendo mientras se reía como una maníaca e incluso saltaba. Negué con la cabeza.

Y, entonces una vez más, abrí la Ciencia de la Magia de los Artefactos. La table de contenidos de Decalane era demoníaca desde el primer capítulo.

[1. Un circuito de organismo vivo y en movimiento explorado desde la fuente de los diablos.]

 

*****

 

…Hace una semana, ocurrió el gran incidente, incluso antes de que el impacto del imperio siendo atacado desapareciera. El Emperador Sophien formalizó la existencia del Altar. Al mismo tiempo, se han declarado enemigos del Imperio. El Altar había subido a la superficie. Como consecuencia, las cámaras de gas en los campamentos de la Sangre Demonio en todo el Imperio se completaron apresuradamente. La hostilidad hacia la Sangre Demonio y el Altar se extendió ferozmente entre los aristócratas y los plebeyos.

 

— [El peor atentado terrorista religioso sacude el Palacio Imperial] —

Cientos de eunucos y asistentes muertos o heridos. Parte del Palacio fue destruido.

(Imagen)

El Emperador Sophien declara ley marcial en todo el Imperio y advierte sobre represalias masivas del Altar.

 

“Wow, esto es terrible. Parece que habrá una guerra.”

A las palabras de Gerek, Arlos, leyendo el artículo, bostezó y dejó el periódico.

“Lo sé.”

“Más que eso, ¿Qué sucedió con la cosa que entregaste?”

“¿Te refieres a la muñeca/o?”

“Sí. Dijiste que ahí es donde entrará Dios.”

“No lo sé. Lo acabo de hacer y lo entregué.”

Arlos creó el cuerpo de Dios con todo su corazón. Como maestra titiritera, completó su obra maestra perfecta y la presentó al Altar.

“No sé si les gustó. O tal vez aún no han podido encontrar el ‘aceite lubricante’. De todos modos, estoy tratando de arreglar eso.”

Si Dios intenta gobernar el continente con ese cuerpo, la culpa de Arlos también sería grande. Por eso formó a propósito un equipo aventurero.

“…Pero. ¿Qué vas a hacer en esta ciudad subterránea?”

Gerek sonrió. Como él dijo, Arlos estableció la base de su grupo aventurero aquí en la Ciudad Subterránea del Reino Yuren.

“Aquí es mejor que la isla flotante.”

Yuren era extrañamente diferente bajo tierra. Sobre el suelo, el horizonte lleno de edificios de gran altura era espectacular, pero el suelo debajo era mecánico y misterioso, tal como lo diseñaron los enanos. Incluso salió un sol artificial desde el mediodía hasta las 3 de la tarde.

“Todo es barato y la copia no autorizada también es legal.”

Arlos sonrió y señaló los libros sobre el escritorio.

[Deculein: Magia de Probabilidad (Versión Pirata)]

[Deculein: Análisis del Valor de Colisión (versión pirata)]

[Deculein: Comprensión Correcta de los Cálculos y Fórmulas de Circuitos (versión pirata)]

Una versión pirateada que ignoraba por completo los derechos de propiedad intelectual, pagando cientos de miles de Elnes por libro. Era un espacio por el que la isla flotante haría un escándalo si lo supieran, pero no tenía otra opción.

Aquí estaban los famosos Ashes (Cenizas). El estado que residía en el volcán inactivo en las Montañas Yuren. Un lugar despreciado e insultado por la Torre Mágica ya que estaba lleno de anarquistas, mantenido con un orden caótico y carente de disciplina.

“Pero Arlos, ¿Sabías? Escuché que Deculein vendra a Yuren. Ojalá podamos verlo.”

“¿Deculein en Yuren?”

Arlos frunció el ceño.

“Esa cosa en la que estás participando, la Exhibición Mágica. Viene a echar un vistazo.”

La Exhibición Mágica. Literalmente, una Exposición. Las técnicas mágicas de la Isla Flotante bajarían al continente. Varios países y torres mágicas en el continente se jactarían y compararían sus logros. Incluso los magos desconocidos que no pertenecen a una torre mágica podrían presentar sus habilidades y recibir patrocinio. Este año se decidió que el anfitrión de la exposición fuera Yuren, y Arlos participó con la esperanza de conseguir un patrocinio.

“…Mmm. Entonces, tendremos que prepararnos un poco.”

“¿Prepararnos para qué?”

“Ese tipo no se moverá sin razón alguna. Debe haber oído algo.”

Ding—

En ese momento, la puerta se abrió. Gerek y Arlos se dieron la vuelta.

“¿Son clientes?”

Era un grupo de tres. Parecían no ser de los Ashes, pero se acercaron y con un golpe abajo pusieron unos carteles.

“Es una recompensa de se busca. Si ustedes lo atrapan antes de la exhibición, la recompensa es de 10 millones de Elnes.”

Parecía que estaban tratando de reforzar la seguridad antes de la exposición… Arlos miró el retrato del cartel y sonrió mientras ella asentía.

“¿Sabes quién es?”

“Lo se.”

“…¿Lo sabes?”

“Sí.”

Arlos conocía la cara del cartel y su método de montaje.

“Esta es una muñeca/o que hice. Parece que los chicos del Altar lo han estado usando.”

 

*****

 

Sin importar lo que pasase en el continente, la Isla Flotante no vaciló. No se movieron ni parpadearon. La Exhibición Mágica era un excelente ejemplo de su firmeza. Sin importar en que estuviera el Imperio, hicieran lo que hicieran, la exposición debe llevarse a cabo.

La Torre Mágica estaba en un estado similar. Innumerables experimentos mágicos se estaban llevando a cabo en el campo deportivo de la universidad en preparación.

“¡¿Qué piensas de lo que preparamos?!”

Como era un evento bastante grande que fue reconocido por torres mágicas de todo el continente, Epherene también participaría en un equipo de la Torre Mágica Imperial.

“¡Esta es una máquina de poder!”

Mientras gritaba eso, agitó un certificado de acciones hacia mí.

“Así que montamos esto y volaremos. Será genial si se comercializa; ¡ni siquiera necesita una pista!”

El equipo de Epherene hizo una máquina de poder que se movía con piedras de maná. Era un avión que volaba con un solo piloto. Mientras lo presentaba, Epherene me pidió que calificara su trabajo.

“Um… ¿Qué piensas? ¿Está bien?”

Relin preguntó con cautela. Negué con la cabeza.

“No está bien.”

“¡¿Qué?! ¡¿Por qué?!”

Los ojos de Epherene se agrandaron. Julia y Maho, que estaban en el mismo equipo que Epherene, tenían el mismo aspecto.

“En primer lugar, no hay garantías. Y…”

Le di una patada al motor.

Crash—!

Se rompió.

“Incluso si esto es golpeado por un pájaro que pasa, será aplastado.”

Resoplé como si fuera patético, pero los otros Profesores me miraron. Yo les dije.

“No tienen por qué verme así. Ella está nominalmente debajo de mí ahora, pero la voy a castigar si no está a la altura de mis expectativas.”

Solo entonces todos los Profesores retrocedieron. Epherene le respondía a su grupo y Relin le gritaba.

“¡Si subieras esto tan bien, puedes ser un Profesor! ¡¿Eh?! ¡Cómo te atreves a ser un asistente de Profesor!”

Ese fue el desarrollo correcto. En lugar de estar cubierto por el brillo o la sombra de Deculein.

“¿…?”

Alguien me llamó desde la sombra de la torre. La voz era débil.

— Deculein. Miau.

Era el Munchkin pelirrojo, el gato Sophien.

“¿Que está pasando?”

— No puedo salir por la incursión imperial. Miau. Es más difícil salir por dentro que entrar por fuera. Maldición. Miau.

Diciendo eso, la Munchkin pelirrojo se acurrucó en mis brazos y me hizo cosquillas en la punta de la nariz con su cola.

— Así que, quédate con este gato por un tiempo y llévalo a la exposición.

“¿La exposición?”

— Sí. Vas a asistir de todos modos.

“¿Hay alguna otra razón?”

— Kreto exhibirá allí su invento.

— Miauuu.

Temblando de frío, el Munchkin pelirrojo murmuró.

— Prometí ir, así que iré. Él es mi único hermano. No sé si el Altar podría atacar.

“…Sí. Okey.”

En el momento en que respondí—

Booooom—!

Hubo una fuerte explosión. Sophien y yo nos miramos al mismo tiempo.

“¡Aaah! ¡Aaah!”

La máquina de Epherene había explotado.

— …Pero tu discípula es horrible a veces.

“Vaya, ¿Por qué pasa esto todo de repente? Durante el vuelo de prueba, voló bien, ¡uuuughh! ¡Ayúdenme!”

Ante las palabras del Emperador, no tuve más remedio que asentir.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente