Capítulo 261 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Cayó la lluvia y el cielo se oscureció hasta convertirse en tinta.

¡RUMBLE—!

Una tormenta eléctrica rugió a través de la oscuridad. Los fantasmas ardían frente a las luces intermitentes, pero solo por un momento mientras sus extraños rostros se contraían de ira.

“Qué molestia. Oye. Nosotros llamaremos la atención de estos tipos, así que Syrio, llévala a su habitación.”

Dijo Jaylon. Al mismo tiempo, un grupo de docenas de guerreros del Altar irrumpieron.

“Vamos~.”

Aprovechando esa oportunidad, Syrio tomó a Epherene y Lia en sus brazos y se fue volando con el viento.

Bang—!

Syrio suspiró cuando la puerta se abrió de un golpe. Dejó a Lia y a Epherene en la cama, sonriendo gentilmente.

“Gracias a Dios. Ambas se ven bien.”

“…”

Epherene y Lia lo miraron y escucharon el sonido de la lluvia.

Drip, drip…

Skydark: Onomatopeya del sonido del goteo del agua…

“…¿Por qué?”

Eventualmente, la voz de Epherene se filtró.

“¿Por qué viniste? ¿Es… por ese autoproclamado dios?”

“¿Huh? Jajaja. ¿Autoproclamado dios? Eso es gracioso.”

Syrio se rió entre dientes y arrastró una silla. Le dio la vuelta y se sentó con el pecho presionado contra la parte del espaldar de la silla.

“Bueno. De todos modos, es gracias a él.”

“¿Cuántos templos fueron destruidos?”

Esta vez fue la pregunta de Lia. Syrio rió amargamente.

“Todos, sin dejar ninguno atrás. Eso fue una pena. Ni siquiera tuve tiempo de recibir Omnisciencia/Presciencia.”

“… Así que, ¿Has venido a asesinar a Su Majestad de nuevo?”

Epherene entrecerró los ojos, pero Syrio negó con la cabeza.

“¿Nosotros? ¿De qué estás hablando? Nunca matamos al Emperador.”

“…Ahora no. Antes retrocedí—”

“Incluso antes.”

“¿De qué estás hablando? Estás mintiendo. No, ustedes no pueden recordar antes de la regresión.”

Epherene reflexionó un momento. Estaba haciendo cálculos exactos sobre si podría derrotar a Syrio con su magia.

“No. Lo digo en serio. No puedo recordarlo todo, pero he oído hablar de eso. Del autoproclamado dios del que hablas.”

“¿Qué? Entonces, ¿Quién mató a Su Majestad?

“Simple. El Emperador se suicidó, y nosotros solo fingimos que fue asesinada.”

“…”

Por un momento, Epherene se quedó sin habla. Lia lo miró en silencio. También fue bastante perturbador escuchar su punto de vista. ¿Antes y después de la regresión? ¿El asesinato del Emperador y el suicidio? Ambos fueron desarrollos que se desviaron mucho del guión regular.

Por supuesto, hubo docenas de finales para este mundo, pero… este era un proceso diferente.

“¡Esa es una total mentira!”

Epherene gruñó, pero Syrio solo se encogió de hombros.

“Lo digo en serio. En algún punto, por alguna razón, el Emperador se dio cuenta de quién era ella. Así que se suicidó.”

“…”

“Pero tú la devolviste a la vida. No, nos hiciste devolverla a la vida. Se puede decir que fuimos obligados/coaccionados.”

El rostro de Epherene se arrugó.

“Aunque creas que ustedes nos obligaron.”

Clap—!

Syrio aplaudió.

“¡Oh, cielos!”

Una sonrisa renovada apareció en su rostro.

“El guión estaba amañado desde el principio”.

Entonces, los ojos de Epherene se abrieron lentamente. ¿Se dio cuenta de algo? Como si Syrio encontrara eso lindo, su sonrisa se profundizó aún más.

“Epherene. ¿Aún no lo sabes? Fuimos nosotros quienes detonamos la bomba para que regresaras. El hecho de que matemos desesperadamente a Deculein y que destruyeras el continente cada vez que regresabas es la coerción que te hemos impuesto.”

Para devolverle la vida al Emperador lo más rápido posible, no dejar al Emperador muerto.

“¿Necesitábamos un cuerpo que bajara para la manifestación? ¿Salimos a buscar los materiales? ¿Quién lo hizo? ¿Dios mismo lo dijo? No~. Nosotros nunca hemos sido así.”

Syrio se echó el pelo hacia atrás y sus ojos brillaron intensamente.

“Interpretaste nuestras palabras y acciones. Eso es lo que confundiste con la realidad. Oh, por supuesto, nuestros creyentes eran sinceros. Hay un dicho que dice que, para engañar al enemigo, primero engaña a tus aliados, ¿verdad? Y bueno… de todos modos.”

Syrio se detuvo y de repente miró hacia el techo.

“Lo importante es que cada paso tuyo fue de su intención.”

Su tez se puso pálida.

“Incluso cuando ustedes deliberadamente tomaban turnos para caminar, dar vueltas en U, dar la vuelta, sentarse como idiotas y perder el tiempo… incluso entonces, al final, solo estaban caminando constantemente por el camino que él hizo.”

Volvió a bajar la cabeza. Esa sonrisa desapareció, reemplazada por una mirada tranquila.

“…Aquel del que hablamos es con el Emperador. No, él no es diferente a ser el Emperador. Ahora que hemos eliminado la regresión que impedía su manifestación, es hora de planificar el advenimiento.”

Syrio sonrió de nuevo. Con frialdad, como si se burlara, las comisuras de su boca se curvaron hacia arriba.

“Entonces, ¿Por qué te digo esto? Es simple. Tú, también, coopera. Si cooperas con nosotros, incluso si Dios se manifiesta, sobrevivirás. De lo contrario—”

“Hmph. ¿Qué pasara si el autoproclamado dios no puede manifestarse? Si ganamos, él no puede bajar para siempre.”

Syrio levantó una ceja y asintió.

“Entonces será aún peor. El odio sin fin de Sophien quemará este continente. Porque ella fue hecha así desde el principio.”

“…Le ruego me disculpe?”

“Ahora, su ira está dirigida hacia la Sangre Demonio, pero ¿Y si desaparecen? Eso probablemente irá a otra tribu. ¿Y si esa tribu desaparece? Esta vez a los reinos. Cuando dejen de existir, al principado.”

Syrio dejó escapar un suspiro.

“En realidad, bueno. La última oportunidad del Emperador de ganar entonces era el suicidio. Nosotros también estábamos francamente confundidos. No sabíamos que el Emperador moriría así. Sin embargo… gracias a ese Profesor, ahora el Emperador ya no se suicida.”

“…”

“Incluso el Emperador tiene una razón para vivir. Incluso si se entera de que es un desastre, un monstruo que incendiará el mundo, ahora nunca se suicidará.”

Syrio abrió los brazos de par en par.

“¿Qué opinas? Las cosas que hiciste que pensaste que eran lo mejor resultaron en esto.”

“…No.”

“Qué, no insistas en lo que no es verdad.”

“No es eso.”

“Pero tengo razón~.”

“No.”

“Tengo razón~.”

“No.”

“…cielos.”

Syrio se rió y luego extendió las palmas de las manos.

“De todos modos. Ahora lo sabes, ¿verdad? Todos ustedes están en la palma de Dios. Todo lo que creíste es conforme a nuestra voluntad.”

— ¿Son ellos?

En ese momento, una voz vino desde afuera. Epherene y Lia se voltearon para mirar hacia la puerta, sobresaltadas.

— No es ese lado.

Si no la puerta, entonces la ventana. Cada uno de los tres se dio la vuelta.

— Cuánto tiempo sin verte, Epherene.

“…”

Epherene tragó saliva y Syrio desenvainó su espada.

— Si estás ahí, muévete.

Un fantasma que se parecía a Deculein, pero más viejo y más frío flotaba fuera de la ventana.

Todavía tenía remordimientos en esta vida y ahora vagaba por el inframundo…

“… Decalane.”

— Levántate, ven aquí.

Extendió la mano por la ventana.

— ¿O te dejarás influir por ellos? Estas pulgas, cucarachas y plagas.

“Wow. Todavía hablas de la misma manera.”

Syrio se rió. Luego, frunció el ceño y miró a Epherene y Lia.

“Pero, aun así, ¿No somos mejores que Decalane?”

En ese momento, Lia golpeó a Epherene en la espalda. Epherene se sobresaltó, pero luego se aclaró la garganta.

— Estúpido. No hay otro ser tan inferior como tú en el inframundo.

Una luz roja brilló en los ojos de Decalane. En ese momento, la armadura de Syrio se transformó. Su armadura de metal de repente cobró vida, atándolo.

“¿Huh? ¡¿Qué es esta magia repugnante?!”

“¡Epherene! ¡Vamos! ¡Apresúrate!”

“¡Sí!”

Epherene y Lia se precipitaron por la ventana.

Claaaank—!

Decalane se volteó hacia ellas dos mientras caían, y Syrio sonrió.

“Aun así, nada ha cambiado.”

 

*****

 

Julie estaba tratando sus heridas en su habitación en la casa antigua. Lawaine, Adrienne e Ihelm estaban todos allí con ella. Cansados ​​de los enemigos que no morirían, se retiraron por un tiempo.

“Afortunadamente, Su Majestad está a salvo. El Profesor Deculein me ha enviado un mensaje.”

Lawaine dijo, jugando con una bola de cristal. Ihelm sonrió y se burló.

“¿Quieres denunciar a Deculein, pero crees eso?”

“…No se puede negar que el Profesor es un fiel seguidor de Su Majestad. Sin embargo, ha cometido muchos pecados.”

“¡No! Más bien, ¿Por qué me llamaron aquí? ¡No soy de los que se dejan atrapar por el mundo!”

Adrienne colocó sus manos en su cintura.

“¡Estoy tan enojada en este momento!”

Ella resopló. Ella se veía tan linda por fuera que parecía que se calmaría con una sola palmadita en la cabeza, pero esa era una visión bastante peligrosa de sostener. Ihelm, Julie y los caballeros sabían ese hecho. Si ella, que alcanzó el pináculo de la magia destructiva, se enojara de verdad…

“Mire, Presidenta. Vivos y muertos, todos serán envueltos en su ira.”

Ihelm juntó las manos. La frente de Adrienne se crispó.

“¡Entonces haz algo! ¡Hazlo!”

Enfurecida hasta el punto de lanzar fuego por la boca… no, en realidad solo arrojó fuego.

¡Whoosh—!

Como el aliento de un dragón. Ihelm se giró hacia Lawaine.

“…Um, Caballero Lawaine. Envía un mensaje al Profesor Deculein. Parece estar con Su Majestad en busca de un lugar seguro, así que si la Presidenta también pudiera…”

“¡Olvídalo! ¡Solo dormiré! ¡Ni siquiera quiero ver la cara del Emperador ahora!”

Adrienne yacía en la cama y Julie miró su mapa. Miró por encima de la marca dejada por Iggyris. De repente, la voz de Deculein le vino a la mente.

‘Si vas hacia Iggyris, morirás.’

“…Padre.”

Un padre al que ella no llamaba padre. Él nunca sonrió ni una sola vez, más bien tenía un resentimiento hacia ella por llevarse a su esposa. Si él quería acabar con su vida esta vez…

“¿Estás bien?”

Lawaine le preguntó. Julie asintió y guardó su mapa. Luego, después de revisar sus heridas por última vez, se puso de pie.

“Iré. Todos, por favor descansen.”

“¿Adonde?”

Lawaine e Ihelm, así como Adrienne, que se enterró en la cama, la miraron.

“Tengo un lugar al que ir.”

Julie lo dejó así y agarró el pomo de la puerta. Lawaine saltó y la siguió.

“También iré—”

“Esto es algo que tengo que hacer sola.”

“…”

Lawaine miró a Julie en silencio. Sus ojos eran claros y serios, listos para la muerte.

“…Sí. Por favor ten cuidado.”

No podía acercarse más que eso. No había forma de que pudiera ignorar la determinación de un caballero tan decidido. Lawaine simplemente bajó la cabeza con calma.

“Gracias.”

Julie, con una reverencia, abrió la puerta. Sin embargo, tan pronto como dio un paso, sintió una piedra bajo sus pies.

“¿…?”

Era una piedra de maná.

— Querida Caballero Julie, de tu ángel guardián.

Una piedra de maná etiquetada. Ella lo recogió y siguió caminando mientras miraba el mapa.

…Y así.

 

[Restaurante]

 

Llegó al borde de una pared que no existía en el mapa. Tal vez, un pasaje que conduce al inframundo.

“Gracias por la orientación.”

Shhhh…

El fantasma que la guiaba desapareció y Julie abrió la puerta. La puerta se abrió en silencio.

“…”

Julie se quedó momentáneamente sin palabras. Las velas parpadeaban sobre una larga mesa de madera en un restaurante al estilo de Freyden. Aquí era donde solía cenar con su padre, Zeit y Josephine.

— Tú viniste.

Iggyris estaba sentado allí, mirándola. Su forma ahora era claramente visible.

“Mi Lord. ¿Dónde estamos?”

“¿No lo sabes al verlo? Aquí es donde me quedo.”

Su voz también era más clara. Por otro lado, Julie sintió que su espíritu se alejaba gradualmente.

“Siéntate.”

“…Sí. Lord.”

Julie se sentó frente a Iggyris. Iggyris dejó escapar un pequeño suspiro.

“Julie, tú. Debes haber acudido a mí porque te molesta Deculein.”

“Sí.”

Julie asintió resueltamente. Preguntó Iggyris de nuevo.

“¿Lo odias tanto que quieres matarlo?”

“Sí.”

“¿Cuál es la razón?”

“Hay muchas. Sin embargo, no tengo intención de tomar prestado tu poder. Yo…”

“¿Quién dijo que te prestaría poder? Todavía lo malinterpretas.”

Julie respiró hondo. Su reproche era familiar.

“Saca esa piedra de maná.”

Iggyris señaló el bolsillo de Julie. Incluso la cicatriz en su dedo era la misma que cuando estaba vivo.

“… ¿Es esto algo que me diste?”

“No. Le pedí a uno de mis socios.”

Diciendo eso, Iggyris examinó la piedra de maná.

“Julie.”

“Sí.”

“¿Crees que es culpa de Deculein que tu fuente de poder se haya roto?”

La pregunta de su padre sacudió su corazón. Volvió el día del que no quería recordar ni hablar. Julie negó con la cabeza.

“Creo que es mi culpa.”

“¿Enserio? ¿Qué hay de la culpa de Deculein? ¿Él no tiene ninguna?”

“…”

“¿Puedes decir eso?”

Ella no pudo responder a eso. Sus labios no se movían. Incluso si fuera Julie… no, cualquier gran caballero, incluso un santo. Era imposible no culparlo. Ellos no podrían olvidarlo, diciendo que no era nada. No podían echarse la culpa de todo a sí mismos. Incluso si lo negaba, siempre permanecería, ardiendo sin llama en un rincón oscuro de su mente.

“… Podría estar pensando así.”

Julie apretó los dientes. Temblando, bajó la cabeza.

“¿Es esa la causa de todo el resentimiento que tengo ahora?”

Julie confesó mientras contenía las lágrimas.

“No, creo que… fue por eso.”

Julie levantó la cabeza. Su maná floreció a su alrededor.

“Sí. No sé si solo estaba buscando razones para estar resentida con él todo este tiempo. Las cosas de ese día aún están…”

Las lágrimas brotaron de sus ojos, congelándose lentamente. Frente a esa decisión, Iggyris sacudió firmemente la cabeza.

“No.”

“…”

Julie todavía no sabía a qué se refería. Ella buscó.

…Y.

“Yo lo hice.”

Iggyris habló.

“Nadie más que yo.”

Lo que le hizo a su hija…

“Yo te hice eso.”

El peor pecado.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente