Capítulo 258 – El Villano que Quiere Vivir

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Un espacio fuera del mundo, y por así decirlo, fuera del sistema. El cielo era tan rojo como la sangre y oscuro. Espíritus y fantasmas vagaban sin forma afuera.

“No sabía que había un lugar como este en el Palacio Imperial.”

Este era un evento que no estaba en el guión. Sophien se rió.

“Qué, si hay una puerta conectada al inframundo, este sería un lugar muy importante. Así que, ¿No está bien estar en el Palacio?”

“¿Es así?”

“Sí. Así que ten cuidado. Los fantasmas son como los humanos, pero en algunos aspectos diferentes. Están llenos de todo tipo de emociones.”

“…”

Miré la taza. La mitad restante del té se hinchó, roja y mohosa. Esto era sangre

“Hmph. Entremos. A los muchachos de por aquí no les agradamos.”

Asentí y seguí a Sophien al interior de la habitación.

“Profesor.”

Dijo Sophien mientras se sentaba en la cama.

“Estoy buscando un alma aquí.”

“…”

Fruncí el ceño ligeramente. Por supuesto, los fantasmas y las apariciones no eran demonios, pero eran seres igualmente espirituales, por lo que sentí un rechazo hacia ellos cercano al instinto.

“¿Alma?”

“Sí. Hay un registro histórico que describe la leyenda de esta casa en el estudio del Emperador. Dicen que se abre una vez cada seis años. Para ser exactos, seis años, seis meses y seis días.”

  1. Un número considerado siniestro tanto en los tiempos modernos como en este mundo.

“Se abre una vez, así que, ¿no sería injusto regresar sin obtener nada?”

Sin embargo, no me importaba el número.

“¿Aun tiene ese libro?”

“Ja ja. Profesor, sabía que diría eso.”

Sophien se rió a carcajadas y luego sacó con orgullo un libro.

[Registros del Palacio Imperial]

Era un elemento valioso que contenía maná, según la Vision.

“Pero respóndame antes de eso.”

“…”

Miré a la Emperatriz.

“¿Qué tipo de alma quiere encontrar?”

Sabía vagamente. La madre de Sophien, asesinada por Rohakan.

“El alma de alguien y el recuerdo que queda en mi cabeza.”

Sophien se tocó la sien.

“Es un fantasma que puede o no estar aquí. Sin embargo, si lo ves, lo sabrás de un vistazo.”

“Sí.”

Asentí.

“La solicitud de Su Majestad es mi deber.”

“…Hmph. Este es un favor. Aunque no lo he dicho, es un favor.”

“¿Lo es?”

“… Tsk.”

Un favor. Incluso si no era gran cosa, la palabra del Emperador tenía más fuerza vinculante que la ley. Sophien era alguien que siempre cumplía su palabra, y ella misma lo sabía, por lo que un favor no era diferente de una declaración política.

“Este maldito Profesor.”

Juré lealtad, pero el Emperador no me influyo. Me convertiría en la espada más afilada, pero no bajaría mi valor. No me convertiría en un sirviente traidor que solo chupa y repite las cosas correctas. Un verdadero sirviente era digno de confianza, pero difícil de tratar, por lo que exigiría una causa de Sophien sin importar nada.

“Sí, es verdad. Esto es un favor, un favor. Te pedí un favor. ¿Está bien?”

El Emperador me entregó el libro con el ceño fruncido. Le entregué la nueva versión de Blue-Eyes en respuesta. Entonces, Sophien sonrió con ojos cansados.

“…Profesor. Los sirvientes dicen que cada acción que tomas es política.”

“¿Es así?”

“Sí, eso es seguro. ¿Me estás dando esta novela, pensando que esto es a cambio de mi pedido?”

“Por supuesto que no. Léalo. La trama ha cambiado bastante.”

La obra maestra de Sylvia contenía sus sentimientos. Se había vuelto notablemente más madura.

“…Sí. lo leeré. Vete, por ahora. Ver tu cara me cansa…”

Sophien me hizo señas para que me fuera.

 

*****

 

Al día siguiente, Sophien llamó a todos a la oficina del Emperador. Originalmente era donde el Emperador y sus súbditos se reunían para discutir asuntos políticos, pero no era muy diferente del Palacio Imperial.

“Debieron haber tenido una buena noche. No aceptaré las débiles quejas de que no lo tuvieron. La primera semana aún no ha terminado.”

Junto a los 58 participantes del evento, los funcionarios del Palacio se reunieron en la casa antigua durante una mañana segura, y ahora la oficina estaba repleta con unas doscientas personas. De hecho, no podía dejar que el gobierno siguiera ocho semanas solo por su evento.

“No necesito una discusión sin sentido.”

Gracias a Dios, murmuró Epherene sin darse cuenta.

“Sin embargo, hay una petición especial. Significa que hay una persona aquí que se atrevió a pedirme a mí, el Emperador, que celebre una audiencia.”

Petición especial. El rostro de Epherene se endureció. Olvidando incluso al Emperador por un momento, hubo murmullos detrás de Epherene.

“Esta petición especial expone el pecado. Se supone que revela a un criminal. Pero estos pecados son innumerables, y tres de ellos son los más graves.”

Sophien apoyó la barbilla en su mano.

“Primero, asesinato.”

Epherene buscó a Deculein. Él estaba más cerca del Emperador.

“Seguido de, asesinato. Y…”

Sophien miró a su alrededor y luego continuó sarcásticamente.

“El intento de envenenamiento del Emperador.”

El mundo pareció detenerse.

“…Mmm. Dado que esto es cosa del pasado, sería correcto arreglarlo como un intento de envenenar a la princesa. De todos modos.”

Snap—!

Los sirvientes se adelantaron con montones de papeles.

“Voy a poner este cartel grande en la plaza central. Para que aquellos que estarán presentes en esta petición especial escriban sus nombres.”

“…”

En ese momento, la cabeza de Deculein se movió y Epherene siguió su mirada.

… Directo a Julie. La caballero blanca pura se enfrentó a Deculein.

“Por un día, recibiremos las firmas de cualquier testigo. Con esto, la reunión ha terminado. Me incomoda que tal petición haya llegado durante este tiempo de armonía, pero este también puede ser el camino hacia la verdadera paz. Durante sus descansos, olvídense de la petición y diviértanse.”

Sophien sonrió y miró la oficina por última vez antes de levantarse de su asiento.

 

*****

 

…Después de la reunión hubo una fiesta.

Las figuras influyentes como Deculein, Louina y Betan eran populares, pero aquellos como Primienne, Lia y Maho, plebeyos o realeza fuera del imperio, fueron tratados como terceras ruedas.

“¿Pero no tienes novio? Pido.”

Así que, Epherene regresó intencionalmente a su habitación y jugó a las cartas con Lia, Maho y Primienne. El propósito de este evento, en opinión de Epherene, era promover la armonía en medio del miedo. Aun así, los nobles ignoraron a Lia y Primienne debido a su estatus, y solo estaban construyendo amistades entre ellas.

“No. ¿Y tú? ¿No tienes novio? Yo también pido.”

Preguntó Lia, apostando 10 Elnes. Epherene negó con la cabeza.

“No tengo tiempo. Pero hay muchos hombres que coquetean conmigo. Lo viste, ¿verdad? Incluso los nobles me hablan.”

El título de ser discípula de Deculein parecía ser importante, y hubo muchos magos famosos que invitaron a Epherene a comer, como Betan, Delpen e incluso el elder Gaelon.

“Pero ¿Por qué no fuiste? También estaba el elder de la Mesa Redonda.”

“No quise. La forma en que tratan a las personas es demasiado diferente. En cuanto a Maho, y también a la vice directora Primienne.”

“Así es~; eso casi tan doloroso~. Soy una princesa, pero ni siquiera fui tratada como una baronesa~. Estoy fuera. Todos, muestren sus mazos~.”

“…”

Maho fingió llorar y Primienne mostró sus cartas en silencio.

“Cuatro de un tipo de tres. Gané.”

“¡Ah!”

El ex directora de Seguridad Pública tomó los Elnes amontonados sobre la mesa.

“¿Cuáles son las posibilidades~?”

“Ya lo sé, vale.”

Epherene tiró sus cartas y se enterró en su silla. Lia dejó escapar un suspiro.

“Fufu.”

Con una sonrisa, Primienne volvió a barajar las cartas.

“Lia, ¿por qué te convertiste en una aventurera a una edad tan temprana?”

“Tengo un objetivo.”

Objetivo. Epherene pensó por un momento, ¿Cuál era su objetivo? Al principio, era una venganza contra Deculein. Era solo venganza, pero…”

¿Qué hay de ahora?

Epherene se volteó para mirar a Lia.

“Escuché que te lastimas mucho cuando haces cosas como las cosas que hacen un aventurero. ¿No es doloroso?”

“Estoy muy acostumbrada al dolor. Ya casi nada duele.”

“…”

Epherene y Maho se sumieron en el silencio mientras Primienne distribuía las cartas.

“Pido.”

Bang Bang Bang—!

En lugar de un golpe en la puerta, sonó más como golpes rápidos.

“Qué demon, quién—”

Bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang-!

“…”

“…”

En ese momento, Epherene, Maho y Lia se escondieron detrás de la espalda de Primienne. Se abrazaron fuertemente y miraron hacia la puerta.

— …

Cuando no hubo respuesta, los golpes cesaron. Sin embargo, una voz sonó en su lugar.

— Epherene. ¿Está ahí?

Epherene agudizó el oído. Era la voz de Deculein.

— Abre la puerta.

Él le dijo que abriera la puerta. Epherene tragó saliva y respondió en voz baja.

“…¿Profesor?”

Lia la atrapó cuando se acercaba a la puerta.

“Shh. Mira por la ventana.”

Lia señaló la ventana.

“El sol ya se ha puesto.”

El sol estaba siendo oscurecido por nubes oscuras, y me vino a la mente una regla.

[No salgan de su habitación después del atardecer]

“No es el Profesor Deculein. El Profesor es alguien que cumple las reglas.”

“Entonces—”

“Un fantasma que solo imita una voz.”

Primienne dijo. Se acercó valientemente y se asomó por la mirilla de la puerta.

“… ¿Profesor Deculein?”

Ella frunció el ceño y murmuró.

“Oye. Es el verdadero Profesor Deculein.”

“¿Qué? ¿Enserio?”

Epherene corrió a comprobarlo.

“¿Huh? Es el verdadero.”

De hecho, Deculein estaba allí. Estaba parado frente a la puerta.

— La duda es una virtud. Está bien, escucha atentamente. No todas las habitaciones son seguras, especialmente cuando no sale el sol. En ese tiempo, incluso la habitación de invitados no es segura. Búscame, o visita a Su Majestad, o a Julie.

“¿Sí? Oh, está bien, Profesor. Pero ¿Qué fue eso de ahora? ¿Usted estaba llamando a la puerta?

— No. Ese era un demonio.

“OMG.”

— Me iré ahora.

Stomp, stomp.

Deculein se alejó y la luz del sol volvió a filtrarse. Pronto, las nubes oscuras desaparecieron.

“… Supongo que podemos salir ahora, ¿verdad?”

Las otras tres la detuvieron, pero Epherene abrió la puerta de inmediato.

Creek—

La puerta se abrió normalmente. Miró a ambos lados del pasillo y con cuidado dio un paso adelante.

“Oh, es verdad. La audiencia especial. Tengo que ir a firmar como testigo.”

Epherene miró hacia atrás.

“¿Ustedes ya firmaron?”

Pero como si todas estuvieran demasiado asustadas, se pegaron a la pared.

“Ve…Ve primero. Te seguiremos.”

“… Son todas unas cobardes.”

Epherene hizo un puchero, pero caminó hacia la plaza.

[Redacción de firma para membresía]

Se colocó un gran cartel en el centro de la plaza. Epherene se acercó y estaba a punto de firmar con su nombre, pero de repente frunció el ceño.

“… ¿Por qué hay tantos nombres?”

De un vistazo, más de 200 firmas. Demasiados nombres llenaron el espacio. Cuando inclinó la cabeza y miró hacia arriba, se dio cuenta en algún momento—

“…Espera.”

[Deculein von Grahan Yukline]

[Iggyris von Kreil Freyden]

El nombre de Deculein era normal. Sin embargo, debajo de él, Iggyris von Kreil Freyden.

“Esto…”

Epherene conocía este nombre, sintiendo la piel de gallina. En primer lugar, era un nombre tan famoso que incluso aparecía en los cuentos de hadas.

“¡Tan espeluznante—!”

“¿Qué es tan sorprendente?”

Epherene miró hacia atrás con el rostro pálido y vio a Deculein de pie detrás de ella.

“¡Pro-Profesor! ¡Pro-Profesor-!”

“¿Estas loca?”

Epherene rápidamente corrió hacia Deculein y trató de ser abrazada en sus brazos, pero la Psicoquinesis la detuvo.

“¡No, mire esto!”

Rápidamente señaló el cartel. Deculein miró el nombre Iggyris y todos los nombres de los muertos debajo de él. Deculein frunció el ceño un momento pero luego aclaró su expresión con un asentimiento.

“¿Cuál es el problema?”

“Quiero decir, ¿No están ya todos muertos?”

“Sí. Todos bajo Iggyris.”

“¡Ese es el problema…!”

“Esta es una casa maldita. También es el umbral al inframundo.”

“¡¿Qué, in-inframundo ?!”

Epherene se quedó boquiabierta por la sorpresa, cayendo lo suficientemente bajo como para tocar el suelo.

“Cuando se pone el sol, los fantasmas pueden interactuar con nosotros.”

Por otro lado, Deculein habló con calma como si estuviera recitando un pasaje de un libro.

“Aquí.”

Señaló otro nombre.

Incluso está el nombre de Decalane.

¡RUMBLE—!

El trueno resonó en lo alto. Sobresaltada, Epherene miró hacia arriba.

“…Gulp.”

El sol estaba siendo oscurecido por nubes oscuras, y el mundo estaba siendo teñido de oscuridad…

Pagina Anterior
Pagina Siguiente